Leer Ensayo Completo Activos Tangibles E Intangibles

Activos Tangibles E Intangibles

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.609.000+ documentos

Categoría: Negocios

Enviado por: Stella 10 abril 2011

Palabras: 3145 | Páginas: 13

...

a de las tecnologías e innove, tendrá garantizado su éxito.

Ante la perspectiva descrita se necesitan herramientas que describan estos activos intangibles, el cuadro de mando integral ,a través de la elaboración de los mapas estratégicos, relacionan y transforma estos activos intangibles en activos tangibles como el dinero. El cuadro de mando integral mediante sus 4 perspectivas utiliza indicadores para describir los activos intangibles de la organización, de tal forma que podamos monitorizar y controlar aquellas actividades intangibles que añaden valor a la empresa.

ACTIVOS TANGIBLES (CLASIFICACIÓN)

* Materias primas y Stocks

* El mobiliario

* Las maquinarias

* Los terrenos

* El dinero .....

ACTIVOS INTANGIBLES (CLASIFICACIÓN)

ACTIVOS DE MERCADO | ACTIVOS DE PROP. INTELECTUAL | ACTIVOS HUMANOS | ACTIVOS DE INFRAESTRUCTURA |

Marcas de Servicio | Patentes | Educación | Filosofía administrativa |

Marcas de Productos | Derechos de Autor | Calificaciones | Cultura corporativa |

Marcas Corporativas | Diseños | Conocimiento sobre actividades | Procesos Administrativos |

Clientes | Secretos Comerciales | Competencias | Sistemas de información tecnológica |

Lealtad del Consumidor | Saber- hacer | | Sistemas de Redes |

Continuidad de Negocios | Marcas | | Relaciones Financieras |

Nombre de la Empresa | Marcas de servicios | | |

Canales de distribución | | | |

Acuerdos de Negocios | | | |

DEPRECIACIÓN

Definición.

Como una forma de búsqueda del conocimiento nos hemos puesto en la tarea de estudiar a grandes rasgos el tema de la depreciación, con el ánimo de crear en nosotros un ambiente de interés en el campo de la contabilidad para así alcanzar nuestras metas propuestas en dicho campo y por ende en nuestra vida.

Como sabemos la contabilidad es un tema bastante amplio y nuestro propósito no es cubrirlo en su totalidad, mas bien, queremos dar un vistazo a manera de estudio para así enriquecer nuestras ideas en el tema.

La depreciación es la reducción del valor histórico de las propiedades, planta y equipo por su uso o caída en desuso. La contribución de estos activos a la generación de ingresos del ente económico debe reconocerse periódicamente a través de la depreciación de su valor histórico ajustado, como podremos verlo más adelante ya entrados en el tema. Con el fin de calcular la depreciación de las propiedades, planta y equipo es necesario estimar su vida útil y, cuando sea significativo, su valor residual.

La depreciación es el desgaste de los activos fijos en la vida útil. Se entiende por vida útil el lapso durante el cual se espera que estos activos contribuyan a la generación de ingresos de la empresa. Para determinarla es necesario conocer ciertos factores como las especificaciones de la fábrica, el deterioro que sufren por el uso, la obsolescencia por avances tecnológicos, la acción de algunos factores naturales y los cambios en la demanda de bienes y servicios a cuya producción o servicio contribuyen.

Al cierre del período, el valor neto de las propiedades, planta y equipo, represado como consecuencia de la inflación, debe ajustarse a su valor de realización, a su valor actual o a su valor presente, el más apropiado en las circunstancias, registrando las provisiones o valorizaciones que sean del caso. De esta disposición se pueden exceptuar aquellos activos cuyo valor ajustado sea inferior a veinte salarios mínimos mensuales vigentes.

Características

Vida útil del activo que deberá ser estimada técnicamente en función de las características del bien, el uso que le dará, la política de mantenimiento del ente, la existencia de mercados tecnológicos que provoquen su obsolencia, etc.

· Valor residual final.

· Método de depreciación a utilizar para distribuir su costo a través de los períodos contables.

Importancia

Realizar las depreciaciones es tan importante para la empresa ya que mediante ellas la empresa deduce los gastos, siempre y cuando estas estén aceptadas por Ley.

Mediante las depreciaciones se pueden reponer una unidad completa, o de lo contrario reacondicionarlos,

Para cubrir la depreciación del activo fijo es necesario formar un fondo de reserva (F) a través de los cargos por depreciación efectuados periódicamente de acuerdo con el método previamente escogido.

El fondo de reserva o depreciación acumulada permitirá sufragar el costo de reemplazo del activo al final de su vida útil.

Con la excepción de los terrenos, la mayoría de los activos fijos tienen una vida útil limitada, o sea, que darán servicio a la compañía durante un número determinado de futuros periodos contables

Clasificación

Métodos de depreciación

Método basado en la actividad

Presupone que la depreciación está en función al uso o la productividad y no del paso del tiempo. La vida del activo se considera en términos de su rendimiento (unidades que produce) o del número de horas que trabaja. Conceptualmente, la asociación adecuada del costo se establece en términos del rendimiento y no de las horas de uso; pero muchas veces la producción no es homogénea y resulta difícil de medir. (Costo menos valor de desecho) X horas de uso en el año = cargo por Total de horas estimadas depreciación

Método lineal

Este método lineal supera algunas de las objeciones que se oponen al método basado en la actividad, porque la depreciación se considera como función del tiempo y no del uso. Este método se aplica ampliamente en la práctica, debido a su simplicidad. El procedimiento de línea recta también se justifica a menudo sobre una base más teórica. Cuando la obsolescencia progresiva es la causa principal de una vida de servicio limitada, la disminución de utilidad puede ser constante de un periodo a otro. En este caso el método de línea recta es el apropiado. El cargo de depreciación se calcula del siguiente modo: Costo Historico Original menos valor de desecho, todo eso entre la vida util (tiempo dado de vida del activo) = Cargo por depreciación vida estimada de servicio

Métodos decrecientes

Los métodos decrecientes permiten hacer cargos por depreciación más altos en los primeros años y más bajos en los últimos periodos. El método se justifica alegando que, puesto que el activo es más eficiente o sufre la mayor pérdida en materia de servicios durante los primeros años, se debe cargar mayor depreciación en esos años. Por lo general con el método del cargo decreciente se siguen dos enfoques: el de suma de números dígitos o el de doble cuota sobre valor en libros.

Suma de números dígitos

Da lugar a un cargo decreciente por depreciación basado en una fracción decreciente del costo depreciable (el costo original menos el valor de desecho). Con cada fracción se usa la suma de los años como denominador (5+4+3+2+1=15), mientras que el número de años de vida estimada que resta al principal el año viene a ser el numerador. Con este método, el numerador disminuye año con año aunque el denominador permanece constante (5/15,4/15,3/15,2/15 y 1/15) al terminar la vida útil del activo, el saldo debe ser igual al valor de desecho.

Doble cuota sobre valor en libros

Utiliza una tasa de depreciación que viene a ser el doble de la que se aplica en línea recta. A diferencia de lo que ocurre con otros métodos, el valor de desecho se pasa por alto al calcular la base de la depreciación. La tasa de doble cuota se multiplica por el valor en libros que tiene el activo al comenzar cada periodo. Además, el valor en libros se reduce cada periodo en cantidad igual al cargo por depreciación. De manera que cada año la doble tasa constante se aplica a un valor en libros sucesivamente más bajo.

Amortizaciones

La amortización es un término económico y contable, referido al proceso de distribución en el tiempo de un valor duradero. Adicionalmente se utiliza como sinónimo de depreciación.

Se emplea referido a dos ámbitos diferentes casi opuestos: la amortización de un activo o la amortización de un pasivo. En ambos casos se trata de un valor, habitualmente grande, con una duración que se extiende a varios periodos o ejercicios, para cada uno de los cuales se calcula una amortización, de modo que se reparte ese valor entre todos los periodos en los que permanece.

Amortización de un pasivo

La obligación de devolver un préstamo recibido de un banco es un pasivo, cuyo importe se va reintegrando en varios pagos diferidos en el tiempo. La parte de capital (o principal) que se cancela en cada uno de esos pagos es una amortización.

Los métodos más frecuentes para repartir el importe en el tiempo y segregar principal de intereses son el Francés, Alemán y el Americano. Todos estos métodos son correctos desde el punto de vista contable y están basados en el concepto de interés compuesto. Las condiciones pactadas al momento de acordar el préstamo determinan cual de los sistemas se utilizará.

El sistema Francés consiste en determinar una cuota fija. Mediante el cálculo apropiado del interés compuesto se segrega el principal (que será creciente) de los intereses (decrecientes).

El sistema Alemán determina que la amortización de capital sea fija. Por lo tanto los intereses y la cuota total serán decrecientes.

El sistema Americano establece una sola amortización al final de un período, en el cual solo se pagan intereses. Al no haber pagos de capital, los intereses son fijos.

Es posible determinar un cuadro de amortización distinto a los anteriormente mencionados.

Amortización de un activo

Existen varios métodos de amortización, tanto de activos inmovilizados (cuotas fijas, crecientes, decrecientes,…). Se trata de técnicas aritméticas para repartir un importe determinado, el valor a amortizar, en varias cuotas, correspondientes a varios periodos.

Desde el punto de vista linguístico la expresión depreciación es más apropiada para reflejar la pérdida de valor de los activos materiales (también llamados bienes de uso). Sin embargo, las normas contables de algunos países elijen la expresión amortización.

Amortización desde el punto de vista contable

Amortizar significa considerar que un determinado elemento del activo fijo empresarial ha perdido, por el mero paso del tiempo, parte de su valor. Para reflejar contablemente este hecho, y en atención al método contable de partida doble, hay que: 1º Dotar una amortización, es decir, considerar como pérdida del ejercicio la disminución del valor experimentado. 2º Crear una cuenta negativa en el activo del balance, que anualmente vería incrementado su saldo con la indicada disminución del valor del bien. De esta forma todo elemento del activo fijo de la empresa vendría reflejado por dos cuentas, una positiva, que recogería el valor de su adquisición u obtención, y otra negativa (llamada de Amortización Acumulada), en la cual se indica lo que vale de menos como consecuencia del paso del tiempo.

Se trata de un artificio contable tendiente a conseguir una mayor aproximación a la realidad económica y financiera de la empresa, y no un fondo de dinero reservado de alguna forma para reponer el inmovilizado al finalizar su vida útil. Para calcular la cuota de amortización para un periodo determinado existen diferentes métodos:

a) Amortización según tablas

b) Amortización constante, lineal o de cuota fija

c) Amortización degresiva con porcentaje constante

d) Amortización degresiva por suma de dígitos

e) Amortización degresiva por progresión aritmética decreciente

f) Amortización progresiva

g) Amortización variable

h) Amortización acelerada

i) Amortización libre

Bienes depreciables

 Activos depreciables:

La inmensa mayoría de los activos fijos de una empresa son depreciables.

Los activos fijos de la empresa que sufren desgasto o deterioro por el uso a que son sometidos o por el simple transcurso del tiempo, hacen parte de los activos depreciables.

Clasificación especial:

Existen algunos fijos que exigen alguna clasificación especial para su tratamiento contable. Consideremos tres de esos activos.

* Edificios:

Los edificios físicamente conforman una sola unidad con el terreno sobre el cual están construidos. Sin embargo para efectos contables es necesario separar el uno del otro, al menos teóricamente.

Dentro de la contabilidad de la empresa tanto el terreno como el edificio deben llevarse en cuentas separadas.

¿Cómo lograr esta separación?

Es fácil, basta con determinar por cualquier medio contable aceptable el costo del terreno y el costo del edificio en forma separada.

* Redes de distribución:

Otros activos fijos de la empresa son las redes de distribución de agua, energía, vapor, gas, etc. que generalmente van incorporadas o adheridas a los terrenos o edificios. Es conveniente independizar contablemente el costo de estos activos.

* Mejoras al terreno:

Los terrenos en su natural concepción no son depreciables, sin embargo es común que a esos terrenos se le hagan mejoras tales como recubrimiento con cemento, asfalto u otro material que los proteja o los engalane. Dichas mejoras son contablemente depreciables y conviene entonces en estos casos independizarlas del costo del terreno, incluyéndolas en una cuenta auxiliar tal como “mejoras al terreno”.

Base Legal

LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA

Art. 10. Reformase el inciso tercero numerales 1 y 3 del artículo 30, modificase el numeral 8) del referido artículo y adiciónase a dicho artículo los numerales 9) y 10) de la manera siguiente:

En los bienes cuyo uso o empleo en la producción de la renta, se extienda por un período mayor de doce meses, se determinará una cuota anual o una proporción de ésta, según corresponda, deducible de la renta obtenida, de conformidad a las reglas siguientes:

1) La deducción procede por la pérdida de valor que sufren los bienes e instalaciones por el uso en la fuente productora de renta gravada.

En los bienes cuyo uso o empleo en la producción de la renta gravada no comprenda un ejercicio de imposición completo, será deducible únicamente la parte de la cuota anual que proporcionalmente corresponda en función del tiempo en que el bien ha estado en uso en la generación de la renta o conservación de la fuente en el período o ejercicio de imposición.

En el caso que los bienes se empleen en la producción, construcción, manufactura, o extracción de otros bienes, asimismo en la lotificación de bienes inmuebles, el valor de la cuota de depreciación anual o proporción correspondiente, formará parte del costo de dichos bienes. En este caso únicamente se tendrá derecho a deducirse de la renta obtenida el valor de la depreciación que corresponda a los bienes vendidos en el ejercicio o período de imposición respectivo.

3) El contribuyente determinará el monto de la depreciación que corresponde al ejercicio o período de imposición de la manera siguiente:

Aplicará un porcentaje fijo y constante sobre el valor sujeto a depreciación. Los porcentajes máximos de depreciación permitidos serán:

Edificaciones 5%

Maquinaria 20%

Vehículos 25%

Otros Bienes Muebles 50%

12 DECRETO No. 496

Determinado el valor de depreciación de la manera que lo establece este numeral se aplicará a dicho valor las reglas establecidas en el numeral 1) del inciso tercero de este artículo para determinar el valor de depreciación deducible.

Una vez que el contribuyente haya adoptado un porcentaje para determinado bien, no podrá cambiarlo sin autorización de la Dirección General de Impuestos Internos, en caso de hacerlo no será deducible la depreciación.

Las erogaciones realmente realizadas para la adquisición, creación, elaboración o construcción de los bienes a que se refiere éste artículo deberán demostrarse por medio de documentos de pago idóneos.

En ningún caso, el Impuesto sobre Transferencia de Bienes Raíces se considerara parte del costo de adquisición de los bienes inmuebles, para efectos del cálculo y deducción de la depreciación de tales bienes.

8) No son depreciables las mercaderías o existencias del inventario del contribuyente, ni los predios rústicos o urbanos, excepto lo construido sobre ellos; en este último caso que se refiere a las edificaciones, para efectos de la procedencia de la deducibilidad, el contribuyente deberá separar en su contabilidad el valor del terreno y el valor de la edificación.

9) Cuando el bien se utilice al mismo tiempo en la producción de ingresos gravables y no gravables o que no constituyan renta, la deducción de la depreciación se admitirá únicamente en la proporción que corresponda a los ingresos gravables en la forma prevista en el artículo 28 inciso final de esta ley; y

10) El bien depreciable será redimido para efectos tributarios dentro del plazo que resulte de la aplicación del porcentaje fijo. No podrá hacerse deducción alguna por depreciación sobre bienes que fiscalmente hayan quedado redimidos.

Objeto

Todas las corporaciones llevan (o deberían llevar) un control sobre la depreciación de sus

bienes. ¿Para qué lo hacen? Básicamente para determinar el costo por desgaste que tuvieron para llevar a cabo la producción del periodo, y para conocer la cantidad que debe invertirse en activos fijos para mantener la competitividad. En las FINANZAS PERSONALES debemos hacer lo mismo que en las finanzas corporativas.

La depreciación de sus activos personales debe tener como objeto darle información

sobre cuanto dinero debe guardar simplemente para reponer sus bienes. Si guarda cada mes la cantidad que usted estime de depreciación, entonces en principio nunca tendrá problema para ir reponiendo sus bienes en el tiempo. Si guarda más podrá ir comprando cada vez mejores ó mayor cantidad de bienes. Si guarda menos, lo más probable es que tenga problemas para reponer sus activos personales en el futuro.

¿De qué depende la depreciación? La depreciación de cada bien depende de tres variables básicas: el valor de bien nuevo, el tiempo de vida estimado para el bien, y el valor de rescate para el bien una vez transcurrida la vida útil. El tiempo de vida estimado, sin embargo, es importante notar que dependerá en buen medida del uso que le de a cada bien, del mantenimiento y de la calidad de producto que compre,