Leer Ensayo Completo Areas Culturales De Mexico

Areas Culturales De Mexico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.130.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: Stella 15 abril 2011

Palabras: 8273 | Páginas: 34

...

as prácticas religiosas y se establece el sacerdocio. Respecto de su avance en la ciencia, se inician los conocimientos del calendario, la numeración y la escritura jeroglífica. En este horizonte aparecen los olmecas, mayas y zapotecas.

Clásico (100 a. C. –850 d.C.).- Se da paso a las sociedades urbanas y a las civilizaciones teocráticas: teotihuacana, zapoteca, maya y huasteca del centro de Veracruz. Los centros ceremoniales aparecen ya planificados y surge una organización social dividida en estratos, en las que los sacerdotes tienen el poder político. Aparecen nuevas técnicas industriales y la productividad agrícola crece de manera importante. Se desarrolla la arquitectura, escultura, cerámica y pintura mural. En este horizonte aparecen los teotihuacanos.

Posclásico (850-1250 d.C.).- Las sociedades teocráticas se convierten en militaristas. Surge la metalurgia. Grandes grupos de nómadas arriban al altiplano central: los chichimecas, que son grupos salvajes y belicosos que invaden los territorios de las culturas clásicas. Esto trae en consecuencia la caída de las grandes culturas teotihuacana y maya. Los teotihuacanos se dispersan y surgen culturas locales como las de Xochicalco, Tajín, Cholula y la Tolteca-Chichimeca.

Histórico (1250-1521| d.C.).- Las sociedades militaristas forman Estados, que se desintegran con la conquista de los españoles. En este horizonte aparecen los mexicas.

A continuación se da una serie de generalidades de las culturas que surgen en Mesoamérica.

AREAS CULTURALES

Existen tres grandes áreas culturales para el estudio del México antiguo: Oasisamérica, Aridoamérica y Mesoamérica. Las fronteras, entre estas áreas, están marcadas por una serie de elementos económicos, políticos, religiosos, militares, estéticos y artísticos en el conjunto de los pueblos que las habitaban.

Mesoamérica (Mejor conocida como Centro América) es una de las dos zonas de América (la otra es la parte central de los Andes) que tenía civilizaciones urbanas, o "culturas superiores" en la época de la conquista española, en 1519. Esto lo demuestra el hecho de que los Mesoamericanos construyeran pirámides y templos espectaculares, tuvieran grandes mercados, un calendario sagrado, una escritura jeroglífica, un conjunto de dioses, practicaran el juego de pelota y realizaran sacrificios humanos.

La historia cultural de Mesoamérica se divide en tres grandes períodos: El Preclásico, el Clásico y el Postclásico que abarcan desde el 2000 a. de C., hasta la conquista española. En el transcurso de estos períodos, Mesoamérica presenció el nacimiento y caída de muchas civilizaciones. Las otras civilizaciones de Mesoamérica fueron: Olmecas, Toltecas, Teotihuacana, Zapoteca.

Aridoamérica fue llamada así porque el territorio que la comprendía era árido y seco. Era la región del centro y norte de la República Mexicana, en donde las lluvias eran muy escasas.

El terreno con grandes llanuras y serranías semidesérticas no ofrecía agua y alimentos por lo que la mayor parte de sus pobladores fueron nómadas, es decir no se establecían en un lugar fijo. Por temporadas vivían como en pequeños campamentos a orillas de los ríos y vivían de la caza, la pesca y la recolección de frutos o raíces mientras estos recursos les duraban.

Aunque Aridoamérica fue un territorio muy hostil por sus condiciones climatológicas y los pocos recursos que en ella existían, en cada Estado se han encontrado vestigios de la presencia de sus muy antiguos habitantes, lo que nos permite reflexionar en la enorme fortaleza física que tenían y el afán de encontrar nuevas y mejores formas de vida, a pesar de tener que luchar contra los fenómenos naturales y adaptándose a los climas, a la vegetación y lo que la naturaleza les proporcionaba para poder sobrevivir.

A los grupos humanos que habitaron esta zona se les llamó "chichimecas", que quiere decir "bárbaros" o "no civilizados" y se dividían en muchas tribus.

Pertenecieron a Aridoamérica los actuales Estados de: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas, Zacatecas y el Norte de Hidalgo, Guanajuato, Querétaro, Jalisco y Sinaloa.

Oasisamérica: es el nombre de una súper área cultural de la América del Norte precolombina. Se extiende desde el territorio de Utah, en los Estados Unidos hasta el sur de Chihuahua, en México, y desde la costa sonorense del golfo de California hasta el valle del río Bravo. Debe su nombre a su posición como área intermedia entre las altas culturas mesoamericanas y las culturas de los nómadas del desierto Aridoamérica.

A diferencia de sus vecinos del desierto, los oasisamericanos fueron agricultores, aunque las condiciones climatológicas no les permitían una agricultura muy eficiente y por ello tenían que recurrir a la caza y a la recolección para complementar su subsistencia. Construyeron grandes aldeas en Nuevo México y la zona arqueológica de Casas Grandes, en Chihuahua.

REGIONES CULTURALES

MESOAMERICA

• Guerrero: Ocupa aproximadamente el territorio del estado del mismo nombre, en el sur de México. De esta zona proceden los vestigios más antiguos de cerámica, que marca el inicio aproximado del inicio de la civilización mesoamericana.

• Occidente de México: Ocupa los actuales estados de Michoacán Colima, Sinaloa y Nayarit, y parte de Jalisco. Aquí se desarrollaron, entre otras, las culturas Capacha (la más antigua de Mesoamérica), la Tradición de las tumbas de tiro y la cultura purépecha o tarasca.

• Golfo de México: Ocupa la llanura costera del Golfo de México, y la región que en México se conoce como La Huasteca. Aquí se desarrolló la cultura olmeca, el complejo más influyente del Período Preclásico considerado cultura madre.

• Altiplano Central: Ocupa los valles de México, Puebla-Tlaxcala, Toluca, Tehuacán, Morelos y Mezquital, así como las montañas que los circundan. Fue el escenario de varias culturas muy conocidas de la antigüedad mexicana: Teotihuacán, tolteca y mexica.

• Oaxaca: En esta zona de montañas y valles se desarrollaron dos culturas con un desarrollo continuo milenario: la mixteca y la zapoteca.

• Área Maya: Ocupa la península de Yucatán y los territorios de Chiapas y el oriente de Tabasco en México, así como Guatemala, Belice y parte de El Salvador. No requiere mayor comentario: fue el escenario de la cultura maya.

• Norte de México: Son las tierras ubicadas al norte de los ríos Moctezuma-Pánuco, Lerma y Sinaloa. Se trata de una región que formó parte de Mesoamérica en la época del auge teotihuacano. A la caída de esta ciudad, fue ocupada por pueblos cazadores aridoaméricanos, los chichimecas.

• Centroamérica: Se trata de los territorios occidentales de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y el oriente de El Salvador. Las culturas de esta región recibieron influencia de mesoamericana y chibcha, y en algunos lugares su ubicación en ambas áreas es problemática durante los períodos Preclásico y Clásico. Sin embargo, en el Período Posclásico, se integró plenamente en Mesoamérica a causa de las migraciones nicarao y pi

OLMECAS

Los olmecas fueron los primeros en construir centros ceremoniales como La Venta, en Tabasco; Tres Zapotes y San Lorenzo, en Veracruz. La región de la selva húmeda era muy favorable para la agricultura; las lluvias abundantes y las crecientes de ríos fertilizaban la tierra. Los ríos al desbordarse, fertilizaban sus riberas con limo, por lo que las siembras daban excelentes cosechas. Además, el mar les ofrecía peces y mariscos, y si esto fuera poco, las selvas aledañas una caza variada.

En ese lugar abundaban: monos, tlacuaches, jabalíes, iguanas, faisanes, guajolotes, venados, jaguares y muchos animales más. Los olmecas consideraban al jaguar una criatura sagrada y lo relacionaban con el mundo oscuro, frío, nocturno y húmedo de la tierra. Asimismo, lo asociaban con las cuevas y el ejercicio del poder. El jaguar era la principal figura religiosa, lo veneraban porque para ellos representaba los misterios y peligros de la selva, así como la fuerza para vencer los obstáculos de vivir en ella.

Los olmecas, o "habitantes del país del hule", formaron la primera gran cultura mesoamericana y alcanzaron un gran desarrollo; llevaban y traían diferentes mercancías para intercambiar, entre ellas el hule de Tabasco y Veracruz. A partir del comercio y las expediciones, muchos avances de los olmecas se extendieron por toda Mesoamérica, en lugares apartados como Guerrero, el Valle de México, Oaxaca y la zona maya. Al pasar por otras comunidades, enseñaban lo que ellos sabían, por lo que se le reconoce como "Cultura Madre", pues las demás basaron parte de su desarrollo en ella.

Gracias a los ríos de su área geográfica los olmecas desplazaron sus productos con facilidad. Las enormes piedras que utilizaron para sus esculturas y edificios eran deslizadas sobre balsas por medio de las corrientes. Los olmecas desarrollaron una relación comercial muy estrecha con el valle de Oaxaca, la cual fortaleció a las elites zapotecas y facilitó el desarrollo de Monte Albán.

Los olmecas fueron agricultores, comerciantes, artistas y grandes constructores. Trabajaron el barro y la piedra. Tallaban desde pequeñas figuras de jade hasta enormes cabezas de piedra, de más de dos metros de altura, esculpidas en rocas que traían de muy lejos. El ajuar doméstico incluía vasijas de cerámica, metates de piedra, petates, canastos y telas para vestir, elaboradas con hilos de algodón o de fibras ásperas como las de la lechuguilla o la yuca.

La población vivía en aldeas en torno al centro ceremonial dentro del cual residían los sacerdotes y gobernantes con sus familias. Los monumentos olmecas son impresionantes. Los olmecas crearon los principios de un urbanismo ceremonial, iniciaron el desarrollo del calendario con los conocimientos astronómicos que lo fundamentan y establecieron una escritura figurativa. Se piensa que ellos iniciaron los conocimientos de la numeración, del calendario y de la escritura, como se observa en varios de sus monumentos y esculturas.

La sociedad estaba compuesta por distintos grupos; mientras unos cultivaban, otros gobernaban u organizaban ritos para el culto a los dioses. Las necesidades de aquella sociedad estratificada hicieron necesario que algunos administraran la producción, impulsaran el comercio y dirigieran las obras monumentales. Los individuos que dirigían los servicios religiosos conjugaban asimismo el poder político pues poseían conocimientos esenciales sobre el calendario y el momento preciso de la siembra.

Entre los años 500 y 400 a.C., los olmecas tuvieron dificultades y del año 300 a.C. al 200 d.C. su cultura se desintegró; esto llevó a la transformación de algunos lugares y a la constitución de otros con las nuevas culturas que se estaban formando. En los valles de Oaxaca y México empezaron a destacar villas que más tarde dieron origen a centros urbanos importantes.

ZAPOTECAS

Los zapotecas fueron uno de los pueblos que tuvieron un papel muy importante en el desarrollo cultural de Mesoamérica. Establecidos por lo menos desde un milenio antes de la era cristiana en la sierra, valle central y en el istmo de Tehuantepec, Oaxaca, los zapotecas recibieron la influencia de los olmecas

Los primeros zapotecas se establecieron en pequeñas aldeas a orillas de los ríos, las cuales pronto se convirtieron en asentamientos urbanos que conformaron una gran ciudad en el Monte Albán.

Hacia el siglo VI a.C. los zapotecas estaban en posesión de un sistema calendárico y también de una forma de escritura. De ello dan testimonio las centenares de estelas con inscripciones que se conservan en el centro ceremonial de Monte Abán. Dichas estelas se conocen como de ‘los danzantes’, ya que las posturas de las figuras humanas con las que se registran tales inscripciones, mueven a pensar que están bailando. En esa primera etapa del desarrollo zapoteca comenzaron a construirse tumbas de cajón o rectangulares en las que aparecen ofrendas y representaciones del dios de la lluvia conocido como Cocijo, deidad que habría de tener un lugar muy importante en el panteón zapoteca.

Ellos dejaron evidencias arqueológicas en la antigua ciudad de Monte Albán; en forma de edificios, estadios para el juego de pelota, de tumbas magníficas y de valiosas mercancías, incluyendo la orfebrería. Monte Albán era la ciudad principal del hemisferio occidental y el centro de un estado zapoteca que dominó una gran parte de lo que ahora conocemos como el estado actual de Oaxaca. Son famosas las urnas funerarias zapotecas que eran vasijas de barro que se colocaban en las tumbas. Los zapotecos alcanzaron un elevado nivel cultural y fueron, junto con los mayas, el único pueblo de la época que desarrolló un sistema completo de escritura. Por medio de jeroglíficos y otros símbolos grabados en piedra o pintados en los edificios y tumbas, combinan la representación de ideas y sonidos.

En los siglos siguientes, según los datos proporcionados por la arqueología, pueden distinguirse varios períodos de ulterior desarrollo. En el que abarca desde el 300 a.C. hasta el 100 d.C., se dejó sentir la presencia de algunos elementos que más tarde se desarrollarían con mayor fuerza entre los mayas. De esa época provienen asimismo edificaciones más suntuosas, entre ellas las de varios juegos de pelota y algunos templos en Monte Albán y en otros lugares de Oaxaca como Yagul, Teotitlán, y Zaachila.

A ese período siguió el del auge de la cultura zapoteca entre el año 100 d.C. y el 800 d.C. Coincidió con el esplendor de Teotihuacán en la región central. Fue entonces cuando el centro de Monte Albán llegó a su máximo florecimiento. De ello dan fe los templos, palacios, adoratorios, plazas, juegos de pelota y otras edificaciones que allí pueden contemplarse.

Los zapotecas desarrollaron una agricultura muy variada. Ellos cultivaron varias especies de chile, frijoles, calabaza, cacao y, el más importante de todos: el maíz que a principios del periodo clásico daba sustento a numerosas aldeas. Además de agricultores los zapotecos destacaron como tejedores y alfareros.

La pirámide social estaba estructurada de la siguiente manera: aristocracia, comerciantes y artesanos especializados, y campesinos.

Hacia el 900 d.C. este pueblo estuvo gobernado por sacerdotes, pero en los momentos finales del México prehispánico esta función recayó en jefes guerreros.

Eran politeístas, eso quiere decir que tenían varios dioses. Su dios principal se llamaba Xipe Totec.

Al período de esplendor siguió uno de franca decadencia. Otro grupo étnico, el de los mixtecos, ocupó su principal centro ceremonial y se impuso en gran parte del territorio oaxaqueño. Los zapotecas, a veces sometidos a los mixtecos y en ocasiones aliados con ellos, establecieron su ciudad principal en Zaachila. Tan sólo la conquista española puso fin a la existencia autónoma zapoteca.

CUICUILCO

Cuicuilco (que quiere decir lugar donde se hacen cantos y danzas o lugar de colores y cantos) es una zona arqueológica localizada en la delegación Tlalpan en el sur de la Ciudad de México, Distrito Federal, en la Avenida Insurgentes Sur N° 156, en el cruce con Anillo Periférico, a un costado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) . Fue uno de los primeros y más importantes centros ceremoniales en el Valle de México. Cuenta con un basamento piramidal construido entre el 800-600 a. C., que es la principal estructura del lugar hasta la actualidad.

A mediados del preclásico medio (800 a. C.), surgieron aldeas en este lugar, que lentamente evolucionaron y crecieron, transformándose en villas, para posteriormente dar lugar a un gran centro urbano cívico-ceremonial hacia fines del preclásico ( 100 d. C.). Como centro urbano, llegó a ser muy importante, con una sociedad avanzada y jerarquizada en campesinos, artesanos, sacerdotes y gobernantes.

Su declive comenzó a principios del siglo I a. C., ante el creciente auge de Teotihuacán como centro de influencia cultural y religiosa. Por el año 400 d. C. el volcán Xitle, ubicado en las inmediaciones de la serranía del Ajusco, hizo erupción sepultando y destruyendo lo que aún quedaba de Cuicuilco y de Copilco (otro importante centro ceremonial). Este desastre provocó la dispersión de la cultura cuicuilca hacia Toluca y a Teotihuacán, donde se sabe que acogieron a una gran parte de los cuicuilcas e incorporaron muchos rasgos de esta cultura.

Dos de los rasgos característicos de la cultura desaparecieron del valle al extinguirse la ciudad: la plataforma ceremonial de base circular y las tumbas de botellón, caracterizadas por un tiro cilíndrico que daba acceso a la cámara. Curiosamente, ambos rasgos aparecen en el Occidente de México

Las características físicas encontradas en los restos óseos de la población, indican que tenían cabezas redondas afectadas por una deformación craneana tubular directa u oblicua, siendo la primera la más usual. Incluso se acostumbraba la mutilación dental. El promedio de vida podría haber sido de alrededor de 50 años, debido principalmente a la presencia de enfermedades como la osteomielitis.

Se usaron varias tecnologías para la agricultura, el riego, la pesca y la caza. Estas actividades eran la base de su economía y alimentación. Su dieta consistía principalmente en maíz, fríjol, calabaza, tomate, pescado y animales silvestres.

Debido a su ubicación, Cuicuilco se encuentra en una situación difícil. Están en disputa por un lado la planificación moderna y los intereses económicos del lugar y, por el otro, la conservación y legislación del patrimonio arqueológico de México.

Cuicuilco está dividido en dos zonas. La primera es conocida como Cuicuilco A y es donde se ubica el centro ceremonial. La otra es el llamado Cuicuilco B y se encuentra al poniente de Cuicuilco A, en el centro deportivo Villa Olímpica.

CULTURAS DEL NORTE

Los Seris

A la llegada de los españoles, los Seris habitaban la Costa Central del actual Sonora. Tenían un nivel de subsistencia más rudimentario que el resto de los pueblos aborígenes, lo que se convirtió en un serio obstáculo para la consolidación del dominio español en la región. Posiblemente arribaron a estas tierras a través del Golfo de California, ya que hablan la única lengua del tronco yumano en tierra firme sonorense.

Dependían mayormente de la pesca. Capturaban, desde sus balsas de carrizo, peces y tortugas marinas (caguama), y atrapaban aves marinas como pelícanos y gaviotas. Completaban su dieta con la recolección de frutos de plantas del desierto, cuyo procesamiento incluía moler vainas en metates de piedra y cocer en hoyos las hojas y las pencas de maguey.

Los Seris se llaman a sí mismos konkaak, es decir, la gente. El vocablo Seri proviene de la lengua yaqui, y significa hombres de la arena. Los límites de su territorio a la llegada de los españoles eran los siguientes: al norte, el Desierto de Altar; al sur, el Río Yaqui; al este, San Miguel de Horcasitas; y al oeste, el Golfo de California. Su territorio no tenía posibilidades de explotación agropecuaria, tampoco tenían riquezas minerales, y además eran inútiles como mano de obra, ya que en su cultura se desconocía la noción de servir, por lo que no interesó su conquista militar. Por todo lo anterior, conservaron por más tiempo su cultura y su autonomía. Los Jesuitas intentaron concentrarlos en las Misiones de Malenita de los Tepocas, o en la del Pópulo sobre las márgenes del Río San Miguel, pero no tuvieron éxito. Pues los Seris siempre regresaron a sus lugares de origen, por lo que se les consideró rebeldes, belicosos y dedicados al pillaje. La política de los españoles en un principio, y posteriormente la de los mexicanos hacia esta etnia, se caracterizó por pretender el exterminio del grupo, sobre todo en los dos primeros tercios de siglo XIX.

Los Chichimecas

Los chichimecas se integraron con diversas tribus que llegaron procedentes del norte y fueron los primeros que habitaron el territorio de Aridoamérica, hasta que algunos de ellos se establecieron en el área central de Mesoamérica.

Comprendían principalmente tres grupos étnicos de la época prehispánica: los otomíes, los nahuas y los propios chichimecas.

Conforme los grupos iban encontrando lugares que les brindaban alimento y mayor seguridad y gracias al descubrimiento de la agricultura, algunos chichimecas se asentaron en lugares fijos, al sur de Aridoamérica y norte de Mesoamérica, cerca de los ríos y lagos.

A la extensa zona en que se establecieron los chichimecas se le llamó, la Gran Chichimeca y se calcula que ocupó el norte del país, la Baja Californias y lo que ahora son los territorios de los estados de San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Zacatecas, Estado de México y Michoacán.

Los chichimecas fueron en su mayoría nómadas, es decir que no tenían casa, ni un lugar fijo para vivir. Se dedicaban a la caza, pesca y recolección de frutos y semillas y cuando estos se agotaban se mudaban a otros sitios.

Los nahuas y los otomíes en algún momento de su historia lograron establecerse y desarrollar una cultura, pero los propios chichimecas no, por lo que fueron considerados como bárbaros, porque eran muy, pero muy peleoneros.

Cultura Paquimé

Fue un asentamiento prehispánico que influyó en el noroeste de la Sierra Madre Occidental; la mayor parte del oeste de Chihuahua y algunas áreas de los estados de Sonora, Arizona, Utah, Colorado y Nuevo México. Los investigadores calculan que la población probablemente llegó a tener unos 3.500 habitantes, pero se desconocen su filiación lingüística y étnica.

Dicha cultura alcanzó su mayor esplendor en la región de Casas Grandes, Chihuahua, México, en el asentamiento humano conocido como Paquimé. Por esta región pasaron rumbo al sur de México y de América muchas migraciones humanas en distintas épocas, para el año 3,000 a. C. se ubican en la zona los primeros rastros de los grupos yutoaztecas, lo cual confinó a los más antiguos pobladores de origen hokaltecanos al este y oeste de la región.

Alrededor del año 700 d.C. dio inicio la cultura Paquimé en la zona de Casas Grandes con la práctica de la agricultura y construcción de pequeñas casas de adobe semisubterráneas y circulares construidas a la orilla de los ríos Piedras Verdes, San Pedro y San Miguel, dichos ríos forman al unirse el río Casas Grandes.

El origen de la cultura Paquimé (súper área cultural mesoamericana) tuvo lugar unos 2 mil años después de la separación de las culturas Mesoaméricanas y Aridoaméricanas. Algunos de los pueblos aridoamericanos practicaban el cultivos como la zona desértica del norte de México y el sur de los Estados Unidos fue gradual y dilatado: hacia el año 600 d. C. (periodo que coincide con la época del ocaso teotihuacano), algunos grupos aridoaméricanos recién habían adquirido las técnicas agrícolas.

Cultura Chalchihuites

Alta Vista fue el principal centro ceremonial de la que se ha denominado cultura Chalchihuites y representa la máxima expansión septentrional de Mesoamérica. Esta cultura se extendió sobre el corredor de los flancos orientales de la Sierra Madre Occidental, desde el oeste del estado de Zacatecas hasta el de Durango, entre aproximadamente los años 100 a 1250 después de Cristo. Se le considera como cultura fronteriza o bien cultura de transición, según la clasificación del arqueólogo Manuel Gamio, entre los grupos sedentarios mesoamericanos y los grupos de cazadores-recolectores (chichimecas) que habitaban la Mesa Árida del Norte.

Después del año 900, el territorio que ocupó la cultura "Chalchihuites" recibió la influencia de la tradición Aztatlán en el sur de Durango y experimentó el supuesto apogeo de Tuitlán y de algunos enclaves surmesoamericanos que se prolongaron hasta la conquista.

La agricultura fue la principal actividad de estos grupos humanos: su vida giraba en torno a la producción de alimentos en las tierras irrigadas por ríos en terrazas de cultivo. En el área se han encontrado variedades de maíz, frijol y calabaza, base de la alimentación mesoamericana, y pocos huesos de animales y puntas de proyectil, lo que permite suponer que no dependían de la caza o se daba a los huesos un uso que d la cultura "Chalchihuites" surgió del choque entre agricultores invasores provenientes del sur y aborígenes nómadas.

Las causas de la caída de la cultura "Chalchihuites" son oscuras. Existen varias hipótesis que intentan explicarla, como el cambio en las condiciones del ambiente, mayor presión de los grupos nómadas y el colapso de las metrópolis de los valles centrales de Surmesoamérica, entre otras, aunque ninguna ha sido confirmada.

TEOTIHUACANOS

Teotihuacan, a 48 kilómetros al noreste de la ciudad de México, con sus gigantes pirámides, sus palacios, sus templos, conjuntos habitacionales, talleres, mercados y avenidas, fue la ciudad prehispánica más grande de Mesoamérica. La cultura teotihuacana perduró casi diez siglos y alcanzó su mayor auge entre los años 300 y 600 d.C.; se les considera como la sede de la civilización representativa del período Clásico.

La influencia teotihuacana se manifestó en todo el territorio mesoamericano y aun fuera de éste, pues se han encontrado abundantes rasgos de esta cultura en los actuales estados de Nayarit, Durango, Zacatecas y Chihuahua.

En el siglo segundo antes de Cristo, gente de otras áreas del valle de México comenzó a asentarse en la parte oeste de la ciudad de Teotihuacan. Algunos de esos pobladores procedían de Cuicuilco, población que fue abandonada debido a la erupción del volcán Xitle, que formó el actual Pedregal de San Ángel.

Aspectos económicos:

La economía teotihuacana se basó principalmente en la agricultura, el comercio y el tributo. Los teotihuacanos cultivaban maíz, frijol, calabaza y chile; empleaban avanzados métodos agrícolas como la irrigación por canales, la construcción de terrazas en los cerros y las chinampas.

La cercanía de ricas minas de obsidiana, materia prima para la fabricación de cuchillos, navajas y puntas de flechas permitió un activo comercio con estos objetos. Además, intercambiaban cerámica, lapidaria y otros productos con casi todos los pueblos de Mesoamérica.

En su época de apogeo, Teotihuacan tuvo una población cercana a los 200 mil habitantes, que ocupaba aproximadamente 20Km cuadrados. Los teotihuacanos dominaron a los pobladores de los valles de México y Puebla, muchos de los cuales fueron sometidos y obligados a pagar tributo. La producción de textiles alcanzó un gran desarrollo, como se puede observar por el atavío que muestran las esculturas y las pinturas.

Organización política y social:

En un principio, Teotihuacan fue un estado teocrático, es decir, gobernado por los sacerdotes, quienes se habían apropiado de la alta cultura y de los conocimientos superiores.

En la época de auge de Teotihuacan, los militares adquirieron gran importancia, pues eran los encargados de guardar las fronteras y recabar el tributo de otros pueblos, por lo que compartieron el poder con los sacerdotes.

Arquitectura Teotihuacana:

Entre las edificaciones del centro ceremonial destacan la Calzada de los Muertos, la Pirámide de la Luna, el Palacio de Quetzalpapálotl, la ciudadela, la Pirámide de Quetzalcóatl y la del Sol; éste es el monumento más antiguo y más grande de Teotihuacan, pues mide 65 metros de altura.

La arquitectura es monumental y grandiosa; alternaron taludes inclinados con tableros verticales. Todos los Monumentos se construían de piedra y se recubrían con una capa de estuco, que en muchos casos permitía decorarlos con pinturas murales.

Arte Teotihuacano:

En la escultura sobresalen el gran monolito de Chalchiuhtlicue, diosa del agua, y las esculturas y relieves que adornan la fachada de la Pirámide de Quetzalcóatl.

Crisis y Decadencia de Teotihuacan:

En el año 750 Teotihuacan fue incendiada, invadida, saqueada y en parte destruida. Diversos hechas se han propuesto para explicar su caída, entre ellos: la pérdida de control del grupo dirigente, acompañado de la rebelión de parte de la población urbana y rural, invasión de guerreros bárbaros.

CULTURA MAYA

La civilización maya se extendió por el sur de Yucatán, parte de Guatemala y Honduras. Entre los siglos III y XV. Los mayas no constituían un estado unificado, sino que se organizaban en varias ciudades-estado independientes entre sí que controlaban un territorio más o menos amplio. Tampoco hablaban una única lengua.

Construyeron ciudades y centros ceremoniales en varios lugares entre los que destacan: Palenque, Yaxchilán, Edzná, Labná, Sayil, Kabah, Cobá, Dzibilchaltún, Toniná, Mayapán, Chichén Itzá, Tulum, Uxmal, Tikal y Bonampak.

La trayectoria histórica de la civilización maya prehispánica se ha dividido en tres grandes períodos:

El preclásico.- Comenzó hace, aproximadamente, 3.500 años (en el 1500 a.C.). En el que se estructuran los rasgos que caracterizarán a la cultura maya; la agricultura se convierte en el fundamento económico, surgen las primeras aldeas y centros ceremoniales, y se inician diversas actividades culturales en torno a la religión.

El clásico.- Se extendió, aproximadamente, desde el año 300 d.C. hasta el 900 d.C. Constituye una época de florecimiento en todos los órdenes: se da un gran desarrollo en la agricultura, aumento en la tecnología, una intensificación del comercio, y se consolida la jerarquización política, social, sacerdotal y militar. Así mismo se construye grandes centros ceremoniales y ciudades, donde florecen las ciencias, las artes y la historiografía. Hacia el siglo IX, se presenta un colapso cultural, cuya causa pudo haber sido una crisis económica y, consecuentemente, socio-política. Cesan las actividades políticas y culturales en las grandes ciudades clásicas en el área central, muchas de las cuales son abandonadas, y se inicia el período denominado postclásico.

El postclásico.- Iniciado alrededor del siglo X, termina con la conquista española en el siglo XVI. Ella puso fin al proceso cultural mesoamericano, y los mayas quedaron sometidos y marginados en sus propios territorios.

La primera etapa de la civilización maya transcurre durante el ciclo correspondiente a la caza, a la pesca y recolección. También al cultivo de las primeras plantas o período inicial de la civilización agrícola. Su principal cultivo fue el maíz. Durante la segunda etapa surgió una nueva unidad política que era la aldea gobernada por un consejo de jefes o cabezas de familia. La tercera fase del desarrollo de la civilización maya corresponde un orden social y económico, en el que predomina la mujer y se establece el matriarcado. La cuarta etapa de desarrollo se caracteriza por la consolidación de las formas esenciales de la civilización maya y por el paso del derecho materno al paterno definitivo.

La sociedad maya tenía una economía basada en el cultivo del maíz, frijoles, yuca o mandioca, batata, algodón y henequén. La religión era naturista y de contenido dual. Había en ella dioses bienhechores, relacionados con los factores meteorológicos (lluvia, viento) y otros de naturaleza maléfica. Su deidad más importante fue Itzamma, señor del cielo, del día y de la noche.

Desarrollaron un calendarios muy complejo, destinado al cómputo del tiempo. Alcanzaron un notable conocimiento de la astronomía. Tenían un sistema numérico vigesimal basado en el 20, a diferencia del sistema decimal que se basa en el 10. Además, entendían el concepto de cero y desarrollaron el sentido posicional, es decir, que el valor del signo dependía del lugar donde se colocaba.

La sociedad era de naturaleza jerárquica y en ella sobresalían las clases: sacerdotes, aristocracia, hombres libres y esclavos.

Fueron excelentes artistas, pintores de murales y escultores. Desarrollaron un sistema de escritura mediante dibujos (jeroglíficos) que representaban ideas, palabras o sonidos.

TOLTECAS

Después de la caída de Teotihuacan hacia el año 700, hubo en Mesoamérica varios siglos de tinieblas y concusión, cambió el índole de su civilización, las ciudades sin fortificaciones y gobernadas por sabios sacerdotes se desmoronaron y dieron lugar a ciudades guerreras y a religiones más belicosas.

Una de estas ciudades surge hacia el año 950 Tula, la capital de los Toltecas.

Una de las tribus que irrumpió en Mesoamérica fueron los toltecas, un grupo de habla náhuatl que sometió a los nonoalcas, descendientes de los teotihuacanos. Al mezclarse los invasores, con los habitantes de los valles del actual estado de Hidalgo, establecieron una gran ciudad.

Tollan ("Lugar de tules"), cerca del río Tula, fue su capital. Allí levantaron edificios adornados con columnas en forma de guerreros llamados "Atlantes". También esculpieron figuras de jaguares, coyotes y águilas devorando corazones. Hacia el año 1,050 d.C., los toltecas habían convertido a Tula en una gran ciudad, capital de un imperio que dominaba el centro de México y extendía su influencia a regiones muy alejadas. En Tula, la función política estaba ligada a la religiosa y el centro urbano era la sede del gobierno y de la religión.

Los toltecas extendieron su influencia mediante la guerra y el comercio, tomaron de otras culturas formas distintas de trabajar la tierra y de construir templos o casas, obtuvieron riqueza y dominaron territorios. Los pueblos sometidos les daban tributo a cambio de protección militar. Por medio de la guerra obtuvieron riqueza y dominaron territorios; los pueblos sometidos les daban tributo a cambio de protección militar. Los toltecas extendieron su influencia mediante la guerra y el comercio. Los toltecas recibían artículos tan distintos como: cerámica de Centroamérica y turquesa extraída del actual Nuevo México. A su vez, los productos de Tula se han encontrado en lugares tan alejados como Honduras y el sur de Estados Unidos de Norteamérica.

La guerra adquirió, entre los toltecas, mayor importancia de la que tenía en las culturas que florecieron en el periodo Clásico. Aparecen militares profesionales que se identifican con ciertos animales como: los guerreros águila, jaguar o coyote. En adelante, el predominio de los guerreros se hizo más intenso y el espíritu militarista caracterizó a todas las culturas del Posclásico.

El centro ceremonial de Tula tenía pirámides, habitaciones y juegos de pelota; y al igual que en Teotihuacán, se trabajaba la obsidiana y la cerámica. Según un poema, el genio de los artistas toltecas se debía a que: "ponían su corazón en el trabajo".

Los toltecas eran politeístas pero reconocían sobre todos sus dioses a un ser divino superior llamado Tloque Nahuaque, a quien adoraban ofreciéndole flores y resinas aromáticas.

Su economía se basaba en una agricultura de extensos campos de cultivo irrigados por complejos sistemas de canales, donde el maíz el frijol y el amaranto eran el principal cultivo.

Era un estado formado que tuvo su origen en diferentes grupos tribales, siendo el principal el trato tolteca–chichimeca. La sociedad era altamente jerarquizada, pero en su cúspide ya no estaban los sacerdotes ni los sabios, como ocurrió en sociedades anteriores, sino los jefes militares organizados en órdenes que llevan el nombre de los linajes principales.

Los toltecas dominaron un amplio territorio, pero no por mucho tiempo. Hacia el año 1.200 d.C. su fuerza fue destruida por nuevos grupos de invasores. El final de Tula se parece al de Teotihuacán, hacia 1,170 la ciudad y su centro ceremonial fueron prácticamente destruidos; sin embargo, la influencia de los toltecas sobrevivió en varios sitios. Tal es el caso de Chichén Itzá, en la región maya en Yucatán, cuya arquitectura y esculturas, como el Chac-mool, se parecen extraordinariamente entre sí.

TAJIN

El Tajín, "Ciudad o Lugar del Trueno" en lenguaje Totonaca, se localiza en la región del Totonacapan, en la zona norte del estado de Veracruz. Este relevante centro político y religioso de la región del Golfo, se fundó en el año IV d.C. y alcanzó su mayor auge entre los años 800 y 1200 d.C.

El más famoso de todos los edificios de El Tajín es la Pirámide de Nichos, una obra maestra de la antigua arquitectura mesoamericana. Se cree que esta pirámide es un antiguo calendario.

El Tajín es famoso también por sus extraordinarias canchas para el juego de pelota, con tallados de piedra que representan los sacrificios humanos

Los totonacas, el antiguo pueblo que vivió en El Tajín, tuvo un rito religioso fascinante al que se le conoce como el Vuelo de los Voladores.

En el periodo Clásico, los pobladores del centro de Veracruz intercambiaron bienes, servicios e ideas con el Altiplano Central. Las esculturas y figurillas manufacturadas en barro eran realistas. Abundan las representaciones de mujeres vestidas con faldas, con elegantes tocados y ricas vestimentas, adornadas con collares y orejeras. Las famosas caritas sonrientes son otro conjunto de esculturas que caracteriza al Veracruz central.

XOCHICALCO

Xochicalco es un sitio arqueológico que se ubica en los municipios de Temixco y Miacatlán estado de Morelos, México, a 38 km al sudoeste de la ciudad de Cuernavaca El lugar fue habitado en el 200 a.C., con la construcción arquitectónica más notable, construida entre 700 y 1000.

Se convirtió en la principal ciudad de Mesoamérica tras la caída de Teotihuacan. Fue en ese entonces entre los años 600 y 900 de nuestra era, que Xochicalco sirvió de refugio a importantes grupos de inmigrantes provenientes de todos los rincones del México Antiguo.

Son de especial interés los relieves esculpidos en los lados de algunos edificios. El templo de la Serpiente Emplumada tiene finas y estilizadas representaciones de la deidad, en un estilo que incluye una aparente influencia teotihuacana y maya. Otros monumentos en el sitio son: templos piramidales, palacios, dos juegos de pelota, temazcales, una inusual fila de altares circulares y una cueva con escalones labrados hacia el interior.

La cueva es un observatorio astronómico utilizado principalmente para marcar el inicio del ciclo agrícola. Es uno de los observatorios mejor conservados en México.

CACAXTLA

La estratégica zona arqueológica de Cacaxtla, es un conjunto arquitectónico integrado por cinco cuerpos sobrepuestos situado en una loma que domina un valle dentro del municipio de Nativitas, a 19 km. al suroeste de la ciudad de Tlaxcala. Tuvo su esplendor entre el año 700 y el 900 de nuestra era, tras la decadencia de Teotihuacan como la capital más importante del altiplano central, en un periodo mejor conocido por los arqueólogos como el Epiclásico

Cacaxtla alberga vestigios de la cultura Olmeca-Xicalanca. El elemento principal de Cacaxtla es la pintura mural.

Cacaxtla es un claro ejemplo del sistema de construcción que utilizaron sus antiguos habitantes, quienes una sobre otra, levantaron una nueva etapa constructiva sobre el gran montículo orientado en dirección norte-sur. Es decir, que sobre una primera edificación construyeron un nueva.

CULTURA MIXTECA

Los mixtecos ocuparon una extensa región montañosa de los actuales estados de Oaxaca. Guerrero y Puebla. Después de que los zapotecos abandonaron Monte Albán, los mixtecos bajaron de la montaña y habitaron los valles de Oaxaca. Los mixtecos establecieron sus propios centros religiosos. Mitla, que había sido un centro ceremonial zapoteco, se convirtió en la ciudad mixteca más importante.

Los mixtecos construyeron edificios decorados con grecas de piedra que demuestran su habilidad como artesanos. Desarrollaron un estilo de cerámica con mucho colorido, trabajaron los metales y se destacaron como excelentes orfebres. Con oro, plata, cobre y piedras preciosas como la turquesa, las perlas y los corales, realizaron hermosos collares, pectorales, brazaletes, narigueras y anillos. Además, destacaron como comerciantes y mostraron interés por la herbolaria, así como por la astronomía.

Los mixtecos se caracterizaron por escribir códices sobre tiras de piel de venado o en papel amate, en los que registraban acontecimientos diversos e importantes, que actualmente son un bello testimonio de su historia.

Economía.- La base de la economía mixteca fue la agricultura del maíz, para lo cual desarrollaron campos aterrazados con canales de regadío. Los mixtecos desarrollaron una escritura ideográfica y se regían por dos calendarios, el civil y el ceremonial.

Organización social.- Estaban divididos en señoríos, que se unían en ocasiones para enfrentar a otros grupos, por ejemplo a los aztecas. Sin embargo, se piensa que hubo un gobernante -llamado en los códices “Ocho Venado Garra de Tigre”- que a través de la instauración de un sistema burocrático como el tolteca, logró unificar los mixtecas en un solo reino, el que sólo se habría mantenido hasta su muerte. La sociedad era muy estratificada, con una clase alta compuesta de señores, gobernantes y principales; macehuales o comuneros con tierras propias; y campesinos sin tierras y esclavos. Se regían por linajes, donde importaba el orden de nacimiento y las profesiones eran heredadas. El poder residía en la capital y la autoridad central seleccionaba los nobles que gobernaban en cada una de las comunidades.

Culto y Funebria.- La música parece haber sido importante en las ceremonias Mixteca, como lo atestigua la alta frecuencia de instrumentos como sonajas, raspadores, caracoles y dos tipos de tambores que se han encontrado en los ajuares funerarios. Reutilizaron las antiguas tumbas zapotecas de Monte Albán para enterrar a sus nobles, acompañándolos de ricas joyas y vasijas de oro. Estas tumbas eran subterráneas de plantas cruciformes o rectangulares. En algunas se encontraron evidencias de sacrificios humanos.

Patrón de Asentamiento.- Los mixtecas habitaron en grandes ciudades, una de las más importantes fue Mitla, que destaca por sus edificios con decoración de grecas hechas con mosaico, cuyas piedras calzan perfectamente. Las construcciones se agrupan en sectores en torno a un patio. Tenían techo plano sostenido por columnas. Otras ciudades muestran evidencia de fortificaciones y cuentan, además, con grandes plazas, plataformas combinadas con patios hundidos, hileras de pirámides y canchas de juego de pelota. Los sectores suburbanos estaban habitados por sectores campesinos, que vivían en casas aisladas, construidas sobre montículos, de dos a tres en torno a un patio común.

Historia.- La cultura Mixteca tendría un origen común con los zapotecas, desarrollándose luego de forma paralela y bajo la influencia de los toltecas hasta el 1200, luego de lo cual se independizaron. En este momento existía una alta movilidad y los mixtecos alcanzaron amplias zonas en su afán de conquista, tanto hacia la costa como hacia el norte, aunque a su vez fueron invadidos por aztecas y mexicas. Algunos de sus artefactos presentan influencias muy distantes, principalmente de Costa Rica y Panamá.

LOS PUREPECHAS

Entre los siglos XV y XVI, el imperio Purépecha, con capital en Tzintzuntzan, fue una potencia mesoamericana de primera magnitud que resistió el empuje del imperio azteca. Su influencia cultural abarcaba (de sur a norte) desde los límites del Estado de Michoacán y Guerrero hasta lo que hoy es el Estado de México y desde la costa oeste de México hasta los estados de Jalisco, Guanajuato y Querétaro, de hecho, estos dos últimos nombres forman parte de la toponimia purépecha. Su éxito militar y económico se debió en parte a que los Purépechas eran hábiles trabajadores de metales como el cobre y bronce. Este factor sin duda ayudó a mantener su independencia de los aztecas. Los Purépechas antiguos eran hablantes exclusivos del idioma purépecha, una lengua aislada que no guarda relación histórica demostrada con ninguna otra en la región.

Tradicionalmente se ha considerado que la religión P'urhépecha prehispánica era de tipo politeísta. Existía también la "palabra" o "soplo divino" o mensajero, llamado Curitacaheri. También esta triada se puede ver como la madre, el padre y la creación del nuevo ser; mientras que el principio creador masculino se representaba por medio de el Sol, el principio creador femenino por la Luna y el producto o mensajero era Venus.

El cósmos de los Purépechas estaba formado por tres mundos: el mundo de los muertos Cumiehchúcuaro situado bajo tierra, el mundo de los vivos Echerendo situado en la superficie de la tierra y el mundo de los dioses engendradores Aúandaro situado en el cielo. Mientras que el cosmos se dividía en cinco diferentes direcciones, cada una custodiada por deidades llamadas Tirépemes.

El mayor personaje en la historia de los Purépecha es el rey Tariácuri (sacerdote del viento) nacido en el siglo XIV, un símil de Topiltzin Quetzalcóatl. Durante el reinado de Tariácuri el pueblo Purépecha se consolidó como un poderoso imperio cuya influencia se expandió enormemente lo largo de Mesoamérica. Al final de su vida, Taríacuri dividió administrativamente su imperio en tres reinos, uno resguardado por su hijo Hiquíngare y los otros por sus dos sobrinos Hirípan y Tangáxoan.

El "caltzontzin" ('señor de las inumerables casas') o señor michoacano Tangaxoán II se sometió sin presentar resistencia ante el conquistador hispano Cristóbal de Olid con el objetivo de salvar a su gente y de negociar un tratado de paz. En 1530 el gobernador y presidente de la Primera Audiencia Nuño de Guzmán saqueó la región, destruyendo templos, centros ceremoniales y tumbas en búsqueda de metales preciosos. Asimismo, mandó ejecutar a Tangaxoán II, después de someterlo a un juicio en que se le acusó de dar muerte a españoles, mantener ocultamente su antigua religión y alentar la desobediencia. Esto provocó un caos en la región. Muchos indígenas huyeron a los cerros y ocurrieron diversos episodios de violencia.

La arquitectura purépecha se caracteriza por la construcción de grandes plataformas, terrazas y por pirámides de planta mixta conocidas como yácatas.

Existen diversos lienzos que de alguna manera están relacionados directamente con la historia de los Tarascos, por ejemplo: El lienzo de Jucutácato, documento que esclarece la historia del Michoacán prehispánico. Se supone que fue elaborado en la década de 1530 a 1540, basado en la tradición oral. Recuerda a los códices prehispánicos.

El lienzo trata de la migración de artífices nahuas que van al valle de México y de ahí a la zona de Zacapu y las cercanías de Uruapan; y se establecen en Xiuhquillan de donde más tarde partirían en busca de minas. Los estudios parecen coincidir en que se trata de un documento relacionado con la técnica del cobre.

LOS MEXICAS

La historia de los mexicas en verdaderamente sorprendente por su impresionante desarrollo en un tiempo relativamente corto, Transitaron de una organización elemental a ser el imperio más fuerte de la época posclásica mesoamericana.

Su origen, según sus propias tradiciones, se sitúa en la mítica Aztlan "Tierra de la blancura o de las garzas" y se estableció en el centro de una isla, en un lago. Esas mismas características deberían encontrar los mexicas para sedentarizarse y levantar su ciudad.

Salieron de Aztlán y peregrinaron por 200 años para llegar a Tenochtitlan, pero antes, ya en el Valle de México, se instalaron en Chapultepec, de donde salieron expulsados y sometidos por los Colhuas. Siendo tributarios de los Colhuas, estos les ofrecieron ciertas márgenes de libertad si les auxiliaban para enfrentarse con los Xochimilcas. Los Mexicas dan muestra de su habilidad para la guerra y rápidamente masacraron a los Xochimilcas, por lo que ahora por determinación propia, deciden quedarse a vivir un tiempo en Culhuacan. En este lapso, los guerreros aztecas comenzaron a casarse con mujeres colhuas relacionándose socialmente con los descendientes de los toltecas. Años después debido a desavenencias con los colhuas decidieron seguir su camino a la tierra prometida.

En el Códice Azcatitlan los mexica registraron pictográficamente, el origen de su ciudad en el lago de Tenochtitlan, para sus vecinos de Texcoco, Atzcapotzalco, Culhuacan y otras ciudades de la rivera del lago, esta no era más que una pobre tribu, chichimeca, semisalvaje, que decían haber encontrado la señal para fundar su ciudad –un águila sobre un nopal devorando una serpiente- y toleraron su presencia sobre el islote deshabitado.

Los aztecas llamados también Tenochcas o Mexicas, entre 1376 y 1427, fueron tributarios del señor de Atzcapotzalco, pero su cuarto señor, Itzcoatl, inicio una alianza con los texcocanos y derrotó a Atzcapotzalco, Itzcoatl, junto con Tlacaél, acordaron quemar los libros de pintura de los pueblos vencidos, creándose una nueva historia en donde Huitzilopochtli es considerado deidad suprema y se dan, ellos mismos, parentesco con los Toltecas.

Además de este reinado, se efectuó una profunda reestructuración del estado azteca, civil, militar y religioso, creando sistemas administrativos y de consejo, que fueron la base de la consolidación de los mexicas. A Izcoatl, le sucede un hijo, Moctezuma I, quien organizó otra alianza con Texcoco y Tlacopan, para someter a Chalco iniciando su expansión hacia los cuatro puntos cardinales. Así surgió la triple alianza.

Moctezuma II logró destruir el poderío de Texcoco, que había sido hasta entonces su aliado y así los aztecas logran expandir sus territorios hasta Guatemala.

De agricultores-pescadores pasaron a ser principalmente guerreros, pero sin descuidar los aspectos anteriores.

La nobleza mexica y los soldados de rangos superiores tenían tierras propias que heredaban a sus hijos. Sin embargo, su poderío se derivaba principalmente de los tributos que les pagaban los pueblos sometidos al supremo gobernante o Tlatoani.

Bajo las órdenes del Tlatoani, había un gran número de funcionarios, jueces, sacerdotes, recaudadores de impuestos y comerciantes (pochtecas). Los pochtecas gozaban de la protección real y eran tan poderosos que en ocasiones hicieron la guerra por su cuenta. Se dedicaban no sólo al comercio propiamente dicho, sino también al espionaje y a la trata de esclavos. Estos grupos pudientes se denominaban Pilli, y el resto de la población subordinada, se le conocía como macehual.

El grupo de los nobles crecía significativamente debido a las alianzas que sus señores hacían al procurar el casamiento de sus princesas con los conquistadores, por lo que aumento su número de tal forma que ellos desempeñaban casi todos los cargos públicos. También la educación y la religión contribuían a marcar las diferencias sociales. Había escuelas para el macegual, el Calpulli, y otras para el pilli, el Calmecac.

Sin embargo el rasgo que caracteriza primordialmente a la organización de los pochetcas fue su culto a la guerra, estrechamente vinculada con su concepción religiosa. Así, el sol, que era su dios protector, necesitaba ser alimentado con sangre humana para realizar su diario recorrido y vencer a la noche y a la muerte. La guerra y el sacrificio-ofrenda fueron dos elementos que daban sustento a su concepción de la vida, por ello, los sacrificios se realizaban en el templo mayor de Tenochtitlan. Cada año los mexicas celebraban 18 fiestas principales.

Sus deidades fueron muchas, pero sobresalían Huitzilopochti, Tláloc (agua), Quetzalcoatl (viento) y Tezcatlipoca (noche), hermano gemelo y enemigo de Quetzalcoatl.

En el terreno de la ciencia, los aztecas heredaron muchos conocimientos científicos de las culturas anteriores y supieron hacer uso de las matemáticas, la astronomía, la medicina, la botánica, y la zoología. En el aspecto cultura, la arquitectura, la escultura y la literatura dejaron evidencias de su alcance. El templo mayor, las representaciones de tlaloc, la piedra del sol y los libros sagrados –códices- aún podemos conocerlos.

BIBLIOGRAFIA

redescolar.ilce.edu.mx/.../act.../culturaolmeca.html

www.homines.com/arte/cultura_zapoteca/index.htm

es.wikipedia.org/wiki/Cultura_zapoteca –

es.wikipedia.org/wiki/Cuicuilco

bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/.../sec_12.html

mundohistoriamexico.blogspot.com/.../los-teotihuacanos.html

www.monografias.com/.../maya/maya.shtml

redescolar.ilce.edu.mx/.../act.../culturatolteca.html –

es.wikipedia.org/wiki/Cultura_tolteca

www.uwm.edu/~kahl/WebQuests/Tajin/es/id29.htm

mod.precolombino.cl/mods/culturas/cultura.php?

ar.answers.yahoo.com/question/index?qid..

es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_purépecha

www.monografias.com/trabajos10/.../mesaoam.shtml