Leer Ensayo Completo Características De La Bioética

Características De La Bioética

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.047.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: klimbo3445 19 marzo 2011

Palabras: 1655 | Páginas: 7

...

xplican el comportamiento de los seres humanos en una sociedad. La ética aplicada estudia cómo se realizan los actos y juicios morales en situaciones concretas. En la ética profesional se vinculan lo normativo y lo práctico. En la ética normativa se establecen estándares de conducta sobre lo correcto y lo incorrecto y se proponen parámetros de la forma en que deberíamos vivir con base en teorías filosóficas específicas. Otra manera de llamar a esta forma de entender la ética es la deontología (ciencia de los deberes).. La ética aplicada (rama de la ética) que se refiere a la aplicación de teorías normativas a la resolución de problemas morales prácticos.

Según la Encyclopedia of Bioethics, la bioética es el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida y el cuidado de la salud, encaminada a la luz de los valores y los principios morales.

La falta de referentes éticos ha desarrollado la bioética, haciendo eco de las inquietudes de la sociedad y favorecer la moral. Incluye planteamientos filosóficos, de derecho, deontológicos, etc. Para proporcionar así acuerdos que se adapten a la realidad social.

La ambigüedad del término “bioética” le ha dado diferentes interpretaciones de acuerdo a la profesión, ya sean médicos, biólogos, ecólogos, teólogos, haciéndola así un campo interdisciplinario y a la vez un movimiento social y cultural.

La bioética tiene como características el ser laica, tolerante, pluralista, autónoma como disciplina, racional, filosófica y discursiva, universal, interdisciplinaria, intermediadota, regulatoria y se aplica a problemas reales.

Aspectos fundamentales en la construcción de la bioética.

Representa una visión ética de compromiso de vida, como quisiéramos que ésta ocurriera, con mejor futuro. La enriquecen:

Los derechos humanos: Tienen como esencia la dignidad humana. No existe definición universal de la dignidad, pero se entiende como un atributo que impone límites para frenar la violencia, discriminación y abuso de poder, considerando que el ser humano es valioso, digno de ser protegido y cuidado. Los derechos humanos de primera generación eran insuficientes y surgieron los derechos de segunda generación (derechos sociales, económicos y culturales), y después los de tercera generación (sobre derechos colectivos y de los pueblos), más tarde se definieron los derechos durante conflictos armados, para refugiados y apátridas.

Los derechos humanos son progresivos e irreversibles, el Estado mexicano ha firmado acuerdos internacionales, obligando al gobierno a cumplirlos. En el 2005 la UNESCO aprobó la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos.

Avances científicos y tecnológicos: Las innovaciones tecnológicas crean posibilidades de prolongar la vida, evitar la muerte con nuevos diagnósticos y terapias que consecuentemente implican riesgos para las personas, generando problemas bioéticos, “paradigma biotecnocientífico”, al que definen como la competencia de adaptar sistemas vivos y naturaleza humana a los proyectos para aliviar sufrimiento innecesario, prevenir enfermedades evitables, mejorar la calidad de vida, programar calidad de vida la descendencia y prepararse para el final de vida. Aunque perturbadoras, las intervenciones en el cuidado de la salud pueden traer grandes beneficios, produciendo aumento en la calidad de vida de la ciudadanía y ahorro de recursos financieros para los sistemas sanitarios. Así, la investigación de la salud tendría que orientarse a buscar alternativas a problemas frecuentes de salud para mejorar la calidad de vida de la población. En la investigación se respetará la autonomía, libertad y dignidad de las personas sujetas a la misma. Los abusos en la Alemania nazi originaron los primeros acuerdos internacionales sobre principios éticos a considerar en la investigación biomédica, asentados en el Código de Nüremberg, después el Informe de Belmont, etc. El Consejo Internacional de organizaciones de Ciencias Médicas (CIOMS) formuló las normas vigentes para realizar estudios en humanos, siendo éstas las normas que rigen en el mundo.

Salud y bioética: Algunos Gobiernos han establecido la protección a la salud como derecho constitucional (México lo hizo en 1983 y en el 2003 estableció el seguro popular), obligándose a proporcionar recursos para prevenir, cuidar y preservar la salud. Han surgido nuevas propuestas en las metas de la medicina, como para el Hastings Center de Nueva York en su documento The Goals of Medicine. Setting New Priorities, donde plantea que la medicina debe enfocarse a prevenir la enfermedad, promocionar la salud, aliviar dolor, curación y cuidado de los que no tienen cura, prevención de muerte prematura y la ayuda a morir. Cabe mencionar que en momentos difíciles, los individuos esperan una atención excelente, respeto, calidez; replanteando una sociedad de derecho sin hacer de lado la tradición clínica. Las enfermedades emergentes son potenciales fuentes de problemas bioéticos, como el SIDA que pasó de ser tema biomédico a problema de salud pública y después un problema social. Esta enfermedad ha estigmatizado a quienes lo padecen, existe discriminación médico-paciente, reveló el poco cuidado en medidas de bioseguridad. El trato a pacientes con VIH ha hecho que se movilicen en defensa de sus derechos médicos, laborales, educativos, políticos, etc.

Entre las aportaciones de la bioética en salud tenemos diferentes cambios: paradigma en relaciones sociales, en las relaciones de poder (decisiones en manos del afectado y no de los médicos o gobernantes), del paternalismo por la corresponsabilidad en la relación clínica médico paciente (el enfermo toma decisiones sobre su salud), autoritarismo por una autorregulación colectiva, deliberación para el diálogo y toma de decisiones (uso de consensos), fortalecimiento de procesos democráticos y plurales.

Pobreza y bioética:

No se tiene el mismo interés a nivel internacional. Sobre todos en América Latina, debido a la pobreza se enfocan sólo en la sobrevivencia y justicia distributiva, a diferencia de países ricos, donde las preocupaciones son por autonomía, respeto y libertad. En México se debería enfatizar en la bioética con vocación social para atender las exigencias que se generan a partir de la polarización económico-cultural de la sociedad y cómo impacta en la salud la pobreza, para dar prioridad a la atención a grupos con desventaja.

Ecología y bioética:

Crece la preocupación por fomentar el respeto al medio ambiente y seres vivos para la conservación del planeta y la humanidad. El deterioro del medio ambiente y sus consecuencias en los cambios climáticos, preocupa para las generaciones futuras. Así la bioética ha enfatizado en hacer conciencia ecológica, así el horizonte moral se ha ampliado, rebasando lo que se conocía como moral de las cercanías. Se procura educar a gobierno y ciudadanos en intervenir responsablemente sobre el medio ambiente para poder brindar recursos a las generaciones presentes y futuras. El protocolo de Kyoto por ejemplo busca regular leyes para el interior de los países.

Globalización y bioética.

La Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO (Octubre del 2005) muestra el interés internacional por reforzar la visión de la bioética para abordar conflictos en las ciencias de la vida, salud y medio ambiente en el contexto de los derechos humanos, favoreciendo así la estructura en su ámbito y dando espacio para la discusión de una nueva visión ética más allá del cuidado de la salud en los servicios sanitarios. Frente a la injusticia social (consecuencia de la globalización), se requiere de una ética que regule la voracidad del capital transnacional y restrinja una economía para el beneficio de unos cuantos, orientando la globalización en un auténtico desarrollo humano fincado en el respeto de los derechos humanos, incorporando la noción de globalización de la justicia (entendida como los mínimos indispensables para que los individuos desarrollen sus capacidades humanas), procurando la lógica de la justicia distributiva. Amartya Sen, quien aboga por la responsabilidad global invoca a esfuerzos internacionales como el Pacto Mundial (ONU), así como las propuestas en Los objetivos del Desarrollo del Milenio para fomentar una asociación mundial para el desarrollo, el objetivo ocho destaca que los países pobres planeen reducir problemas y que los ricos reduzcan aranceles, ayuden a los pobres, aumenten puestos de trabajo a jóvenes, incrementen acceso a medicamentos y reduzcan la brecha digital. La globalización socioeconómica tiene que ir al igual que la globalización de la cultura y moral, señalando derechos y deberes en las relaciones entre culturas sin oprimir la moral de cada una de ellas, evitando una moral global impuesta como única forma. La ética global apunta al terreno común y obligaciones de individuos y gobiernos que tienen con el planeta y la humanidad, para habitantes actuales y futuros.