Leer Ensayo Completo Ciclos De Los Desastres

Ciclos De Los Desastres

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.104.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: monto2435 11 junio 2011

Palabras: 2619 | Páginas: 11

...

e servicios y el medio ambiente, causadas por un suceso natural o generado por la actividad humana, que exceden la capacidad de respuesta de la comunidad afectada.

ETAPAS Y FASES DE LOS DESASTRES

En general se ha reconocido la existencia de una secuencia cíclica de etapas relacionadas entre que se denomina el Ciclo de los Desastres; dichas etapas son las siguientes:

 PREVENCIÓN

 MITIGACION

 PREPARACION

 ALERTA

 RESPUESTA

 REHABILITACION

 RECONSTRUCCION

PREVENCION

Conjunto de acciones cuyo objeto es impedir o evitar que sucesos naturales o generados por la actividad humana, causen desastres. El concepto de Prevención se basa en evitar que distintos fenómenos produzcan desastres.

Ejemplos:

 Reubicación permanente de viviendas, de infraestructura o de centros de producción localizados en zonas de alta amenaza.

 Traslado de amenazas como estaciones de combustible, depósitos de gas ubicados en zonas urbanas o centros vitales.

COMO PODEMOS PREVENIR LOS DESASTRES

 Aprendiendo a determinar las vulnerabilidades que la larga se pueden reducir.

 Estudiando y respetando los causes de los ríos y quebradas

 No vivir en zonas donde puedan ocurrir terremotos y de hacerlo prepararnos.

 Ser racionales y responsables del uso de nuestros recursos naturales.

 Capacitándonos y organizándonos para enfrentar los eventos adversos.

MITIGACION

Mitigar el riesgo presentado por elementos vulnerables a una determinada amenaza en un momento dado para resolver problemas inmediatos enfrentados por la población

La mitigación asume que en muchas circunstancias no es posible, ni factible controlar totalmente el riesgo existente; es decir, que en muchos casos no es posible impedir o evitar totalmente los daños y sus consecuencias, sino más bien reducirlos a niveles aceptables y factibles. La mitigación de riesgos de desastre puede operar en el contexto de la reducción o eliminación de riesgos existentes, o aceptar estos riesgos y, a través de los preparativos, los sistemas de alerta, etc. buscar disminuir las pérdidas y daños que con la ocurrencia de un fenómeno peligroso. Así, las medidas de mitigación o reducción que se adoptan en forma anticipada a la manifestación de un fenómeno físico tienen el fin de: a) evitar que se presente un fenómeno peligroso, reducir su peligrosidad o evitar la exposición de los elementos ante el mismo; b) disminuir sus efectos sobre la población, la infraestructura, los bienes y servicios, reduciendo la vulnerabilidad que exhiben. La mitigación es el resultado de la decisión a nivel político de un nivel de riesgo aceptable obtenido en un análisis extensivo del mismo y bajo el criterio de que dicho riesgo no es posible reducirlo totalmente

PREPARACION

La preparación, ante los desastres y sus manifestaciones principales (hambruna, miseria, epidemias, migraciones forzosas) es uno de los tipos de intervención que integran la denominada gestión de desastres. La preparación ayuda a paliar varios problemas habituales en los contextos de emergencia, como son la falta de tiempo para planificar y actuar, y el caos organizativo. Para ello, consiste en el preestablecimiento de una estructura ordenada con cauces y pautas para la predicción y la respuesta al desastre, permitiendo una mayor efectividad de ésta.

Es vital que te prepares para las emergencias en la casa, la escuela, el trabajo y la comunidad.

Los desastres suelen presentarse sin aviso y rápidamente. Te podrían obligar a abandonar tu vecindario, el trabajo o la escuela. Hasta es posible que debas quedarte en tu casa sin poder salir. ¿Qué harías si cortaran los servicios básicos (agua, gas, electricidad, teléfonos)? Claro que las autoridades locales y el personal de socorro estarán en el lugar de la catástrofe después del desastre, pero no podrán prestar auxilio a todos de inmediato. Así que la mejor forma de protegerte y proteger a tu familia es prepararte antes de que ocurra un desastre.

Agencias locales y personal de emergencias arribaran tan pronto como ocurra un desastre, pero no podrán asistir a todos a la vez rápidamente. La mejor manera de protegerte y proteger a tú familia es estar preparado para un potencial desastre. Nosotros te recomendamos:

 Conseguir un Equipo de Emergencia

 Preparar un Plan Para Casos De Emergencia

 Estar informado de las ultimas noticias

Preparación para terremoto

Haz un plan para el hogar en caso de terremotos

Esto es lo que puedes hacer para prepararte para tal emergencia

 Escoge un lugar seguro en cada sala—debajo de una mesa resistente o de un escritorio o contra una pared interior donde nada pueda caerte encima.

 Ensaya el AGACHARTE, CUBRIRTE Y AGARRARTE al menos dos veces al año. Agáchate debajo de un escritorio o mesa resistente, agárrate y protege tus ojos apretándote la cara contra el brazo. Si no hay una mesa o un escritorio cerca, siéntate en el piso contra una pared interior alejada de ventanas, estanterías o muebles altos que pudieran caer sobre ti. Enseña a tus hijos a ¡AGACHARSE, CUBRIRSE Y AGARRARSE!

 Elije un contacto familiar que resida fuera de la zona.

 Consulta con un especialista para encontrar formas adicionales de proteger tu vivienda, tales como fijar la casa a los cimientos y otras técnicas de mitigación estructural.

 Toma un curso de primeros auxilios en la oficina local de la Cruz Roja de tu localidad. Mantén actualizada tu capacitación.

 Recibe capacitación de tu departamento de bomberos local sobre cómo usar un extintor de incendios.

 Informa a las niñeras o proveedores de cuidados del plan.

Elimina los peligros, haciendo lo siguiente:

 Fijando con tornillos las estanterías, vitrinas y otros muebles altos a los pies derechos de la pared.

 Instalando aldabillas fuertes en los armarios de cocina.

 Atando el calentador del agua a los pies derechos de la pared.

Prepara un equipo de suministros para desastres para el hogar y uno para el automóvil que incluya:

 Botiquín de primeros auxilios y medicamentos esenciales.

 Comida enlatada y un abrelatas.

 Por lo menos tres galones de agua por cada persona.

 Ropa de protección, impermeables, y ropa de cama o sacos de dormir.

 Radio a pilas, linterna y pilas de repuesto.

 Artículos especiales para bebés, ancianos, o familiares descapacitados.

 Instrucciones escritas sobre cómo desconectar el gas, la electricidad, y el agua si las autoridades te aconsejan hacerlo. (Recuerda, necesitarás que un especialista vuelva a conectar el servicio de gas natural.)

 Mantén los artículos esenciales, como linterna y zapatos fuertes, al lado de tu cama.

Aprende qué hacer cuando comiencen los temblores.

 ¡AGACHARTE, CUBRIRTE Y AGARRARTE! Da solamente unos pocos pasos hasta un lugar seguro próximo. Quédate dentro hasta que los temblores hayan cesado y estés seguro(a) de que se puede salir sin peligro. Mantente alejado de las ventanas. En un rascacielos, no te sorprendas de que las alarmas de incendios y los aspersores se disparen durante un terremoto.

 Si estás en cama, agárrate y quédate allí, protegiéndote la cabeza con una almohada.

 Si estás fuera, busca un lugar despejado lejos de edificios, árboles y cables eléctricos. Tiéndete en el suelo.

 Si estás dentro de un automóvil, disminuye la velocidad y conduce a un lugar despejado (tal como se describió anteriormente). Permanece en tu auto hasta que los temblores cesen.

Identifica qué hacer después de que los temblores cesen.

 Comprueba si tienes lesiones. Protégete contra daños adicionales poniéndote pantalones largos, una camisa de mangas largas, zapatos fuertes y guantes de trabajo.

 Comprueba si los demás tienen lesiones. Proporciona primeros auxilios a las lesiones graves.

 Mira si hay incendios pequeños y extíngalos. Elimina los peligros de incendio. Desconecta el gas si hueles gas o crees que hay un escape. (Recuerda, solamente un especialista debería volver a conectarlo.)

 Escucha la radio por si emiten instrucciones.

 Espera temblores posteriores. Cada vez que sientas uno, ¡AGÁCHATE, CÚBRETE Y AGÁRRATE!

 Inspecciona si tu vivienda sufrió daños. Haz salir a todos si tu casa no es segura.

 Usa el teléfono solamente para reportar emergencias que pongan en peligro la vida.

ALERTA

Es el período anterior a la ocurrencia de un desastre, declarado con el fin de tomar precauciones específicas, para evitar la existencia de posibles desgracias personales. Es el segundo de los tres posibles estados de conducción que se producen en la fase de emergencia (prealerta, alerta, alarma). Se avisa que se aproxima un peligro, pero que es menos inminente que lo que implicaría un mensaje de advertencia.

Ejemplo:

Alerta hidrometerológica

Información de emergencia sobre un fenómeno hidrológico esperado que se considera peligroso como puede ser: tornado, avenida, huracán.

RESPUESTA

Los principales objetivos de la respuesta a desastres son evitar peligros inmediatos y estabilizar el estado físico y emocional de los supervivientes. Al mismo tiempo se trabaja en la recuperación de cuerpos y el restablecimiento de los servicios esenciales, como el abastecimiento de agua y el suministro de electricidad. Todo esto se prolonga durante un período de duración variable, en función de la escala, el tipo y el contexto del desastre, pero habitualmente entre uno y seis meses. Las actividades se dividen en una fase de búsqueda y rescate inmediatamente después del desastre, seguida de una fase a medio plazo dedicada a estabilizar el estado físico y emocional de los supervivientes.

En la respuesta a un desastre, es esencial no convertir una mala situación en otra peor fomentando la dependencia de las comunidades o destruyendo los mecanismos comunitarios de apoyo existentes. Más bien, se deben sentar las bases para la ulterior recuperación de la población damnificada. Las situaciones de desastre son altamente inestables, evolucionan con rapidez (muchas veces de manera imprevisible) y requieren por ello una coordinación y cooperación estrechas entre las partes que participan en la respuesta, incluida la propia comunidad afectada.

REHABILITACION

La rehabilitación es un proceso de reconstrucción y reforma después de un desastre, que sirve de puente entre las acciones de emergencia a corto plazo y las de desarrollo a largo plazo, con las cuales puede en parte solaparse. Su cometido consiste en sentar las bases que permitan el desarrollo, aprovechando la experiencia y resultados del trabajo de emergencia previamente realizado

La rehabilitación puede ser temporaria o permanente. Si se rehabilita una zona para su utilización a corto plazo con la finalidad de satisfacer exclusivamente las necesidades esenciales primarias de la población, se considera temporaria. Es permanente cuando la infraestructura dañada se rehabilita mediante medidas destinadas a lograr el pleno funcionamiento de la zona afectada. La rehabilitación puede incluir medidas de preparación para enfrentar los efectos adversos de repeticiones futuras de desastres semejantes, y para la prevención y mitigación de esos efectos, así como para hacer frente a sus consecuencias para el medio ambiente.

RECONSTRUCCION

Las necesidades de los individuos y las comunidades y las respuestas organizadas a dichas necesidades en la reconstrucción son numerosas, diversas e interconectadas.

La implementación efectiva a todos los niveles de la reconstrucción tiene que basarse en información exacta para que resulte cuantitativamente adecuada y culturalmente apropiada. La recopilación de información es una actividad primordial después de cada desastre; con frecuencia las víctimas se sienten vigiladas hasta la muerte antes de haber percibido alguna asistencia real (debido en gran parte a la duplicación y falta de esfuerzos coordinados). Un medio de calmar tales resentimientos consiste en hacer participar a las víctimas en los programas de vigilancia, iniciando así su intervención en el proceso de reconstrucción.

Reconstrucción en la comunidad

Muchas de las inquietudes de la reconstrucción expresadas anteriormente se repiten en la comunidad y el sistema, en particular aquellas que tienen que ver con el suministro de servicios a la comunidad como un todo; sin embargo, hay varias dimensiones en la comunidad e instituciones, en la reconstrucción, que merecen especial mención. Entre éstas se encuentran en primer lugar el uso de la tierra y la localización, pues la reconstrucción en ocasiones requiere cambios importantes, como por ejemplo utilizar áreas nuevas de tierra para instalaciones temporales y nuevo desarrollo. Por otra parte, algunos terrenos tienen que ser abandonados debido a la creciente vulnerabilidad a los peligros. En todos aquellos casos en que se cambie el uso de la tierra es necesario desarrollar mecanismos apropiados, eficientes y justos de compensación, sin embargo el deseo de la continuidad de la víctima del desastre generalmente se refleja en un apego al sitio original en la comunidad y en esfuerzos por reconstruir allí. Por más fuerte que pueda ser esta necesidad, también hay factores materiales muy sólidos, a veces incorporados a sanas razones económicas y ecológicas para la localización original. En realidad, el porcentaje de éxitos de la relocalización después de los desastres no es muy alto. Con frecuencia, la gente que se ve frente a la reubicación se niega a marcharse o abandona los nuevos hogares y comunidad construidos para ella y casi siempre regresa a su hogar original.

CONCLUSION

El “Ciclo de los Desastres” es una situación que vemos repetirse una y otra vez en diversas zonas del globo terrestre. Pero la misma es mitigable, y hasta anulable, si se educa a la población en cómo y dónde construir sus asentamientos urbanos, y, en cómo actuar en caso de ocurrir un evento no deseado (natural o antrópico).

Nuestra percepción es que, a todos los niveles, cada vez estamos mejor preparados para afrontar calamidades de diversos tipos, pero aún nos falta mucho camino por andar. Necesitamos aumentar el número de multiplicadores de una conducta preventiva y convencer a la ciudadanía de que es menos costoso prevenir que reparar daños por no estar preparados para evitar y afrontar situaciones no deseadas.

Para “romper” el Ciclo de los Desastres es necesaria la actualización y la participación activa y entusiasta de todos y cada uno de nuestros docentes, comunicadores sociales y personal de las instituciones que les compete educar a la población en una conducta preventiva.

BIBLIOGRAFIA

http://www.cruzrojaamericana.org/general.asp

http://www.monografias.com

http://www.itfuego.com/desastres/ciclo_2.jpgg