Leer Ensayo Completo El Alma De La Toga - Resumen

El Alma De La Toga - Resumen

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.626.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Jillian 10 mayo 2011

Palabras: 6338 | Páginas: 26

...

ta escoger el camino correcto, es decir el camino de la justicia, siguiendo no necesariamente lo que dicen los textos o los códigos sino lo que dice su conciencia.

En cada sección del libro presenta casos que ayudarán a los estudiantes en su momento a tomar la mejor decisión incidiendo en el lado ético de la profesión.

Los valores morales son inculcados en el individuo desde pequeños en casa, y no en una carrera, sea derecho o cualquier otra, la idea es que estos sirvan de base para conducirnos en la vida y escoger lo que consideremos correcto o incorrecto.

El autor sostiene que la rectitud de la conciencia es más importante que el ingenio del Abogado y que este no debe aceptar asuntos que para su conciencia sean perturbadoras o inmorales, también nos habla del secreto profesional, dejando claro que el Abogado no debe revelar los secretos que le haya confiado su cliente.

QUIEN ES ABOGADO

El autor define al Abogado como la persona que dedica su vida para abogar por otra persona dando consultas y ejerciendo la profesión de manera continua e ininterrumpida.

Dice también que el Abogado debe tener sentido de previsión, serenidad, amplitud de miras y de sentimientos, la justicia no es fruto del estudio si no que es una sensación.

Ossorio considera que la abogacía no es una consagración académica, sino una concreción profesional. Y dice que nuestro titulo universitario no es de "Abogado", sino de "licenciado en derecho". Y que para poder ejercer la profesión de "Abogado". Debe dedicar su vida a dar consejos jurídicos y pedir justicia en los tribunales. Y quien no haga esto será todo lo licenciado que quiera pero Abogado no.

En resumen señala que el Abogado es, el que ejerce permanentemente la Abogacía. Los demás serán solamente licenciados en derecho, pero nada más.

LA FUERZA INTERIOR

Considera que en el hombre cualquiera que sea su oficio, debe creer principalmente en sí. Sino halla la fuerza en sí mismo no la encontrará en ninguna otra parte.

Recomienda fiar en sí. Vivir la propia vida. Seguir los dictados que uno mismo se imponga y desatender lo demás.

Las decisiones de un hombre prudente no se forman por generación espontanea, sino como fruto de un considerado respeto a opiniones, conveniencias y estímulos del exterior.

Según el autor, el Abogado tiene que comprobar a cada minuto si se encuentra asistido de aquella fuerza interior que ha de hacerle superior al medio ambiente; y en cuanto le asalten dudas en este punto debe cambiar de oficio.

LA SENSACION DE LA JUSTICIA

Lo que realmente importa para un Abogado no es saber el derecho, sino conocer la vida. El derecho positivo está en los libros, pero lo que la vida reclama no está escrito en ninguna parte. Quien tenga previsión, serenidad, amplitud de miras y de sentimientos para advertirlo, será Abogado; quien no tenga más inspiración ni más guía que las leyes, será un desventurado mandadero.

El autor refiere que cuando visito al escritor Daudet y le manifestó que era estudiante de Derecho, éste le dijo: "las leyes, los códigos no deben ofrecer ningún interés. Se aprende a leer con imágenes y se aprende la vida con hechos. Procure ver y observar. Estudie la importancia de los intereses en la vida humana.

La pugna entre lo legal y lo justo no es invención de novelistas y dramaturgos, sino producto vivo de la realidad. El Abogado debe estar bien apercibido para servir lo segundo aunque haya de desdeñar lo primero. Y sostiene que esto no es estudio es una sensación.

Sostiene que el Abogado que al enterarse de lo que se le consulta no experimenta la sensación de lo justo y lo injusto y cree hallar la razón en el estudio de los textos, se expone a tejer artificios legalistas ajenos al sentido de la justicia.

El hombre necesita un sistema de moral para no ser juguete de los vientos; y cuando se halle orientado moralmente, su propia conciencia le dirá lo que debe aceptar o rechazar, sin obligarle a compulsas legales ni a investigaciones científicas.

LA MORAL DEL ABOGADO

La abogacía no se cimienta en la lucidez del ingenio, sino en la rectitud de la conciencia.

Malo será que erremos y defendamos como moral lo que no es; pero si nos hemos equivocado de buena fe, podemos estar tranquilos.

Cuando un Abogado acepta una defensa, es porque estima - aunque sea equivocadamente- que la pretensión de su tutelado es justa, y en tal caso al triunfar el cliente triunfa la justicia, y nuestra obra no va encaminada a cegar sino a iluminar.

Nunca ni por nada es lícito faltar a la verdad en la narración de los hechos.

Abogado que sucumba al que dirán debe tener su hoja de servicios manchada con la nota de cobardía. No digo que el juicio público no sea digno de atención. Lo que quiero decir es que después de adoptada una resolución, vacilar ni retroceder por miedo a la critica, que es un monstruo de cien cabezas irresponsables y faltas de sindéresis.

Cuando se ha marcado la línea del deber hay que cumplirla a todo trance. El transeúnte que se detenga a escuchar los ladridos de los perros, difícilmente llegará al término de su jornada.

EL SECRETO PROFESIONAL

El Autor antes de hablar de secreto profesional, sostiene que la única manera de guardar un secreto es no diciéndoselo a nadie.

El Abogado está obligado a guardar secreto y el no guardarlo es un delito.

En esta parte el autor sostiene que hay diversas formas de interpretar el tipo de relación que existe ente un Abogado y su cliente.

Considera que la Abogacía no es una carrera ni un oficio sino un ministerio y como tal hay que contemplarla sin que le alcance ninguna otra regulación.

El Abogado debe guardar el secreto a todo trance, cueste lo que cueste. El Abogado en la guarda del secreto profesional, puede encontrarse en tres conflictos: conflicto con su propia conveniencia, conflicto con el interés particular ajeno y conflicto con un grave interés social.

Si bien guardar el secreto es la regla general, hay situaciones en que el Abogado debe decir la verdad cueste lo que cueste y pase lo que pase, no pueden caber dudas cuando de por medio está la vida de un inocente. Ha de morir el culpable. En este supuesto se entenderá que el Abogado queda relevado de guardar el secreto y debe descubrir la verdad.

El Abogado no solo no está obligado a mentir sino que no le es lícito hacerlo. La verdad debe ser su norma.

El trabajo del Abogado envuelve una gama de peculiaridades de la conducta que no pueden entrar en las definiciones de los autores ni en los textos de los códigos.. Solo la conciencia de los abogados puede resolverlas con acierto.

LA CHICANA

En el texto el autor denomina chicana a la trampa, argucia, triquiñuela, engaño, ardid, timo. La palabra "chicana" y sus derivados procede del argot francés: chiqué (garlito, trampa) y este del verbo francés chicaner: provocar una disputa; hacer un embrollo o un enredo. En la jerga política se denomina «chicana» al discurso falto de contenido ideológico o programático que busca ofender o provocar al adversario.

En el Perú, Ecuador, Colombia y otros países la Chicana puede ser sinónimo de leguleyada.

El autor sostiene que el empleo de los recursos y formas legales como medio de obstrucción o dilación del procedimiento, es uno de los más condenables excesos del ejercicio profesional, porque afecta a un tiempo la conducta del letrado que los emplea y, el concepto público de la abogacía.

En el texto se presenta una serie de ejemplos donde el empleo de la chicana puede ser justificable en busca del fin o de un fallo que se ajuste a la verdad a la equidad y a la justicia.

El autor sostiene que planteado todo el problema moral, para resolverlo no cree que debamos fiarnos de las leyes ni de los libros doctrinales ni de las opiniones de los más sabios jurisconsultos, sino que es nuestra conciencia, quien nos dirá que se debe hacer y la que nos acusará por nuestra conducta o nos absolverá por nuestra abnegación.

En conclusión el autor sostiene que no ha defendido la chicana porque se ha dado cuenta que en el 98% de los casos ella es una maldad y constituye para el Abogado un deshonor; sin embargo, puede haber un 2% de casos en que la chicana es no solo inevitable sino recomendable y plausible.

En el Abogado podrá dormitar la competencia científica, pero lo que tiene que estar siempre alerta y en centinela es la conciencia.

LA SENSIBILIDAD

El Abogado no puede ser ni frío de alma ni emocionable.

El Abogado actúa sobre las pasiones, las ansias, los apetitos en que se consume la humanidad. Si su corazón es ajeno a todo ello ¿cómo lo entenderá su cerebro? Quien no sepa del dolor, ni comprenda el entusiasmo, ni ambicione la felicidad, ¿cómo acompañará a los combatientes?

Y sin embargo, ¿es lícito siquiera que tomemos los bienes y males ajenos como si fueran propios, y obremos como comanditarios del interés que defendemos? De ningún modo. La sabiduría popular ha dicho acertadamente que "pasión quita conocimiento" y "que nadie es juez en causa propia".

De la conveniencia nos dice: El letrado que ha de obtener la misma remuneración legitima, cualquiera que sea el resultado del negocio, aconseja con templanza, procede con mesura, hace lo que la moral y la ley consienten. El que sabe que ganará más o menos según la solución que obtenga, tiene ya nublada la vista por la codicia, pierde su serena austeridad, participa de la ofuscación de su defendido, lejos de ser un canal es un torrente.

Lo que rinde y destroza al hombre no es el trabajo, por duro que sea, sino la serie inacabable de sensaciones que tienen en tensión al sistema nervioso y que son las características de la vida moderna, y especialmente de la vida del Abogado.

EL DESDOBLAMIENTO PSIQUICO

El profesor Ángel Majorana denomina desdoblamiento psíquico al fenómeno con el cual "el Abogado se compenetra con el cliente de tal manera, que pierde toda su postura personal".

Ossorio piensa que el desdoblamiento psíquico no ha de interpretarse en el sentido que lo hace Majorana, diciendo: "el Abogado no soy yo, sino mi cliente", sino en el de la duplicidad de personalidades, "hasta tal punto soy mi cliente, practicando un doble renunciamiento, y desde tal punto soy yo mismo. Usando facultades irrenunciables".

El autor encuentra plausible y santo renunciar a los intereses, al bienestar, al goce, para entregarse al bien del otro; matar el sensualismo en servicio del deber o el ideal. Eso es sustancial en la abogacía. Defender sin cobrar, defender a quien nos ofendió, defender a costa de perder amigos y protectores, defender afrontando la injuria y la impopularidad.

En esta disposición del ánimo está la esencia misma de la abogacía, que sin tales prendas perdería su razón de existir.

LA INDEPENDENCIA

El letrado ha de sentirse siempre colocado en un grado de superioridad sobre su defendido, como el confesor, como el tutor, como el gerente. Por eso ha de huir cuidadosamente de los siguientes peligros.

a. Del pacto de cuota litis

b. De la mujer a quien se ama

c. De la Familia

d. Del sueldo

e. De la política

El jurista como todo ciudadano ha de tener en materias políticas su opinión y su fe; más conviene educar a la juventud – contrariamente s lo que nosotros se hizo..

A modo de resumen el autor reproduce las palabras de Mr. Raymond Poincaré: "en ninguna parte es más completa la libertad que en el foro. El Abogado no depende más que de sí mismo. Es el hombre libre, en toda la extensión de la palabra. Solo pesan sobre él servidumbres voluntarias; ninguna autoridad exterior detiene su actividad individual, a nadie da cuenta de sus opiniones, de sus palabras ni de sus actos. De ahí en el Abogado un orgullo natural, a veces quisquilloso, y un desdén hacia todo lo que es oficial y jerarquizado".

EL TRABAJO

Siendo personalísima la labor en todas las profesiones intelectuales, quizás en ninguna lo sea tanto como en la abogacía. La inteligencia es insustituible, pero más insustituible son la conciencia y el carácter.

Debemos esforzarnos en hacer por nosotros mismos los trabajos, ya que el cliente tomó en cuenta, al buscarnos, todas nuestras condiciones, desde la intimidad ética hasta el estilo literario.

El autor sostiene que en todas las reglas del trabajo pueden reducirse a ésta: hay que trabajar con gusto. Logrando acertar con la vocación y viendo en el trabajo no sólo un modo de ganarse la vida, sino la válvula para la expansión de los anhelos espirituales, el trabajo es liberación, exaltación, engrandecimiento. De otro modo es insoportable esclavitud.

LA PALABRA

Por la palabra se enardecen o calman ejércitos y turbas; por la palabra se difunden las religiones, se propagan teorías y negocios, se alienta al abatido, se doma y avergüenza al soberbio, se tonifica al vacilante, se viriliza al desmedrado.

La palabra oral o escrita es una de las armas más poderosas de un Abogado. ¿Qué podrá suplir a la palabra para narrar el caso controvertido? ¿Con qué elementos se expondrá el problema?

Unas palabras, las de Cristo, bastaron para derrumbar una civilización y crear un mundo nuevo. Los hechos tienen, sí, más fuerza que las palabras; pero sin las palabras previas los hechos no se producirían.

Abominen de la palabra los tiranos porque les condena, los malvados porque les descubre y los necios porque no la entienden. Pero nosotros, que buscamos la convicción con las armas del razonamiento, ¿cómo hemos de desconfiar de su eficacia?

El autor invita a reflexionar sobre las siguientes cualidades:

a. La brevedad

b. La diafanidad

c. La preferencia de los hechos

d. La cortesía desenfadada

e. La amenidad.

EL ESTILO FORENSE

Se puede vivir sin belleza, sin riqueza y hasta sin salud. Se vive mal, pero se vive. Mientras que sin justicia no se puede vivir.

La justicia es la expresión material de la Libertad. Es, por consiguiente, para el hombre, algo tan esencial como el aire respirable.

El Abogado se debe a la verdad antes que a nada.

Después de la veracidad, la primera condición del escritor forense ha de ser la claridad.

El autor sostiene que los abogados deben sentirse historiadores, novelistas y dialécticos. Que usen de la veracidad, la claridad, la brevedad y la amenidad. Sostiene “amplifiquen estas cualidades porque la palabra hablada la consiente mejor que la escrita. Acentúen la pasión, que también al hablar tiene mejor acomodo que al escribir. Y sientan el honor y el orgullo de ser abogados, que es una de las cosas más grandes que en el mundo cabe ser.

Con la palabra se enardecen o calman ejércitos y turbas; por la palabra se difunden las

ELOGIO DE LA CORDIALIDAD

El juez piensa del Abogado: "¿En qué proporción me estará engañando? y el Abogado piensa del juez: ¿A qué influencia estará sometido para frustrarme la justicia?"

Nos hallamos tan habituados a pensar mal y a mal decir, que hemos dado por secas las fuentes puras de los actos humanos. Gran torpeza es esta. Las acciones todas y más especialmente las que implican un hábito y un sistema, como las profesionales- han de cimentarse en la fe, en la estimación de nuestros semejantes, en la ilusión de la virtud, en los móviles levantados y generosos. Quien juzgue irremediablemente perversos a los demás, ¿cómo ha de fiar en sí mismo, ni en su labor, ni en su éxito? Hay que poner el corazón en todas las empresas de la vida.

CONCEPTOS ARCAICOS

Para los jueces cumplir la regla al pie de la letra es, en muchas ocasiones, criminal; y si los jueces no han de hacerse cómplices de corrupciones o abandonos, deben usar su criterio para obtener resultados satisfactorios en un juicio, ya que en muchas ocasiones los reglamentos son oscuros y faltos de verdad y humanismo. Así que el juez debe resolver los casos como lo juzgue mejor y no tal y como lo dicen Códigos y autos.

Muestran los pueblos su progreso y su depuración por el dominio de lo sustantivo sobre lo formal, y es cosa triste ver a gentes cultas y buenas aferradas a mantener esto sobre aquello.

Antes casos tan flagrantes de injusticia perpetrados en aras de ritualismos necios, debieran todos los magistrados pensar que ellos no son solamente los ciegos ejecutores de las leyes, sino también sus interpretes flexibles y discretos; más aún, los inspiradores de su evolución.

EL ARTE Y LA ABOGACIA

La abogacía más que intereses rige pasiones, y aún podría totalizarse la regla haciéndola absoluta porque detrás de cada interés hay también una pasión; y sus armas se hallan mejor acomodadas en el arsenal de la psicología que en el de los Códigos.

No es cabal Abogado quien no tiene una delicada percepción artística.

Algunos tienen como elementos de expresión la aritmética, la química o el dibujo lineal, nosotros usamos la palabra escrita y hablada, es decir, la más noble, la más elevada y artística manifestación del pensamiento. No existe antagonismo entre el Arte y la Abogacía.

Si el Abogado no es orador y escritor, no es tal Abogado.

El Abogado debe tener inexcusablemente: una revista jurídica de su país y otra extranjera.

Una mitad - según las aficiones - de todos cuantos libros jurídicos se publiquen en su país. Unos cuantos libros de novela, versos, historia, crónica, crítica, sociología y política.

Las novelas y los versos los recomienda porque son la gimnástica del sentimiento y del lenguaje. Son para que el Abogado amplíe el horizonte ideal y mantenga viva la renovada flexibilidad del lenguaje.

Un Abogado debe ubicar los libros como articulo de primera necesidad y dedicar a su adquisición un cinco, un cuatro o un tres por ciento de lo que se gane, aunque para ello sea preciso privarse de otras cosas. Y si el Abogado no puede alcanzar ni aún ese límite mínimo, que no ejerza. La abogacía es profesión de señores y, a la manera que el derecho dé sufragio, debe estar vedada a los mendigos. No se eche esto a cuenta de un orgullo mortificante, sino a la de una rudimentaria dignidad. Que diríamos de un médico que no tiene estetoscopio para auscultar. Pues apliquemos la alusión al Abogado y tratémosle de igual manera.

En fin, hay que estudiar, hay que leer, hay que apreciar el pensamiento ajeno, que es tanto como amar la vida.

LA CLASE

Los abogados, por lo mismo que nuestra misión es contender, cuando cesamos en ella buscamos la paz y el olvido. No hay campañas de grupo contra grupo, ni ataques en la prensa, ni siquiera pandillas profesionales como en otras profesiones. Al terminar la vista o poner punto a la conferencia, nos despedimos cortésmente y no nos volvemos a ocupar el uno del otro. Apenas y de vez en cuando nos dedicamos un comentario mordaz o irónico. Nuestro estado de alma es la indiferencia; nuestra conducta, un desdén elegante.

Hay una costumbre que acredita la delicadeza de nuestra educación. Después de sentenciado un pleito y por muy acre que haya sido la controversia, jamás el victorioso recuerda su triunfo al derrotado. Por el contrario, el vencido es quien suele suscitar el tema felicitando a su adversario - incluso públicamente - y ponderando sus cualidades de talento, elocuencia y sugestión, a las que, y no a la justicia de su causa, atribuye el éxito logrado.

Las clases no implican desnivel personal sino diferenciación en el cumplimiento de los deberes sociales.

La clase es el alto deber que a cada grupo social incumbe para su propia decantación y para servir abnegadamente a los demás.

CÓMO SE HACE UN DESPACHO.

La condición inexcusable para triunfar en una profesión es saber ejercerla. Un tonto puede prevalecer en lo que depende de la merced, mas no en lo que radica en el crédito público.

Medios que un letrado tiene para darse a conocer:

La Asociación. O sea, trabajar en colaboración, estableciéndose bajo una razón social dos o más compañeros y creando entre todos un consultorio. El autor reprueba sin vacilar ese procedimiento por esencialmente incompatible con nuestra profesión. ¿Cómo será posible dividir en partes alícuotas la estimación de un problema y el modo de tratarle y la responsabilidad del plan adoptado?

El anuncio. Aunque algunos lo admiten, afortunadamente la mayoría lo considera como una degradación. Es lícito decir "yo vendo buen café" ¡pero es grosero anunciar "yo tengo honradez y talento"!. Sólo con atreverse a decir esto, se está demostrando la carencia de las prendas más delicadas e indispensables en la psicología forense.

La exhibición. Aunque duela un poquillo la palabra, hay que usarla en su aceptación noble, para venir a parar en que éste es el único medio lícito para darse a conocer. Poner en manifiesto lo que llevamos dentro y lo que somos capaces de hacer.

Hablar de los compañeros que se han dado a conocer como letrados después de haber sido Ministros. Estos son casos aislados y no constituyen sistemas.

ESPECIALISTAS.

Si el hombre es siempre esclavo de la misma tarea, se degrada.

En la abogacía, la especialización toca los limites del absurdo. Simplemente no se puede ser especialista en una sola cosa, porque en la abogacía como en muchas otras profesiones, en un solo caso, gran parte de las veces, se necesita de varias materias de Derecho. Nuestro campo de acción es el alma, y esta no tiene casilleros. ¿Se concibe un confesor para la lujuria, otro para la avaricia y otro para la gula? ¡Pues igual en nuestro caso!

No es indiferente ni inofensivo el proceder mediante especializaciones, porque ellas, aún contra nuestra voluntad, pesan enormemente en el juicio y unilateral izándose nos llevan al error. El civilista nunca creerá llegada la ocasión de entrar en una causa, cuando, a veces, con una simple denuncia se conjuraría el daño o se prepararía el arreglo; el criminalista todo lo verá por el lado penal y fraguará procesos quiméricos o excusará delitos evidentes.

Esta y no otra es la razón de que tan pocas veces un profesor en un buen Abogado. El profesor ve un sector de la vida, forma en él su enjuiciamiento... y todo lo demás se le escapa.

Convenzámonos de que en el foro. Como en las funciones de gobierno, no hay barreras doctrinales, ni campos acotados, ni limitaciones del estudio.

Para el Abogado no debe haber más que dos clases de asuntos: unos en que hay razón y otros en que no la hay

LA HIPERBOLE.

La exageración de la verdad, tan común entre los abogados, debe ser evitada. El buen gusto suele correr parejas con la dignidad y el pudor. Quien sepa guardar su recato y ocupar su puesto, de fijo no fraternizará con sus clientes en lo criminal ni los divinizará en lo civil.

Antes de abrir los registros estruendosos, mire bien si el caso lo merece o no; y en caso de duda, haya de la hipérbole y aténgase al consejo cervantino:

Llaneza muchacho, llaneza.

LA ABOGACIA Y LA POLITICA

Este capítulo figura en algunas ediciones y en otras no.

A lo largo de este capítulo el autor pretende demostrar que en términos generales los Abogados han acaparado y acaparan una influencia nefasta sobre la política y por otro lado, la Abogacía no ha trazado rumbo a la política. Y presenta ejemplo de ambas situaciones.

Al describir al parlamento español de esa época, pareciera que estuviera describiendo al parlamento peruano de hoy. Casi nada ha cambiado:

“Llegamos a nuestro tiempo, que es evidentemente de decadencia y postración en lo político, aunque de prosperidad en otros aspectos. Gobiernan profesionales de varios órdenes: militares, ingenieros, médicos, periodistas y abogados, más no éstos exclusivamente ni siquiera con predominio”.

En la política han entrado las exégesis ínfimas, más no el sentido de la abogacía. Abogar es ver los grandes fenómenos sociales en los casos concretos. El Abogado ve lo social reflejado en lo individual y guía esto con el ánimo inspirado por aquello.

El Abogado que interviene en la política aporta a ella más que el labrador, el fabricante o el obrero, que solo conocen su caso y viven influidos por él.

A partir de unos ejemplos donde el autor señala que ganó en todos los juicios a unos prominentes políticos y perdió en dos casos que eran patrocinados por dos noveles abogados. Si estos dos últimos los hubiera perdido con los políticos, hubiera pensado que la influencia política había sentenciado contra Derecho. Y advierte. ¿Por qué hemos de suponer siempre lo peor? ¿No será mucho más acertado advertir que sobre la conciencia pesan múltiples estímulos de muy variada índole? y es necio pensar que un hombre, por ser juez, responda solo al influjo político.

LIBERTAD DE DEFENSA.

El particular debe ser libre para defenderse por sí mismo, salvo en los casos en que esa libertad puede dañar al derecho de las otras partes o al interés público.

Para el ciudadano es vejatorio que le obliguen a decir por boca ajena lo que podría expresar con la propia, y que una cosa tan natural como el pedir justicia haya de confinarla precisamente a un técnico. El pretorio debería tener sus puertas abiertas a todo el mundo, sin atender a otro ritualismo que al clamor de quien solicita lo que ha de menester.

Con ello los abogados ganaríamos en prestigio sin perder sensiblemente en provecho. Lo primero, porque al no ser nuestro ministerio forzoso, sino rogado, se acrecentaría nuestra autoridad. Lo segundo, porque serían pocos los casos en que se prescindiera de nuestra tutela.

Pero se trata de una cuestión de principios, y aunque hubiera de desaparecer por inútil nuestra profesión, esto sería preferible a mantenerla cohibiendo a la sociedad entera y permitiendo que, en vez de buscarnos, nos soporte.

Sin embargo, sostiene también el autor que la sociedad aún no está preparada para admitir en los tribunales a defensores que no sean abogados.

EL AMIANTO

Sostiene el autor que tiene a los financieros mucha consideración porque sin su capacidad de iniciativa, sin su sed de oro, sin su acometividad y sin su ética maleable, muchas cosas buenas quedarían inéditas y el progreso material sería mucho más lento. Mas no concibe al Abogado Financiero, por la sencilla razón de que si es financiero no puede se r Abogado.

Si un Abogado es Financiero, porque al serlo, estarían mezclando el interés propio con el ajeno y poniendo en cada asunto el albur de hacerse poderosos, vienen a consagrar inmensos pactos de cuota-litis; una cuota-litis hipertrofiada.

Aunque nos ronde la tentación de la millonada debemos dejarla correr hacia sus naturales poseedores, que son los geniales y los aventureros, los grandes descubridores y los hombres de presa. Nosotros los abogados, estamos tan distantes de los unos como de los otros, y nuestra grandeza radica en merecer la confianza de ambos, sin ser consocios de ninguno.

Poder y riqueza, fuerza y hermosura, todas las incitaciones, todos los fuegos de la pasión han de andar entre nuestras manos de abogados sin que nos quememos. El mundo nos utiliza y respeta en tanto en cuanto tengamos la condición del amianto.

LOS PASANTES

Para la generalidad de los licenciados, las obligaciones del pasante aparecen establecidas en este orden:

1ª. Leer los periódicos.

2ª. Liar cigarrillos y fumarlos en abundancia cuidando mucho de tirar las cerillas, la ceniza y las colillas fuera de los ceniceros.

3ª. Comentar las gracias, merecimientos y condescendencias de las actrices y cupletistas de moda.

4ª. Disputar - siempre a gritos - sobre política, sobre deportes y sobre el crimen de actualidad.

5ª. Ingerir a la salida del despacho cantidades fabulosas de patatas fritas a la francesa, pasteles, cerveza y vermouth.

6ª. Leer distraídamente autos, saltándose indefectiblemente los fundamentos de derecho en todos los escritos y, en su integridad el escrito de conclusiones.

La enseñanza del bufete no tiene otra asignatura sino la de mostrarse al Abogado tal cual es y facilitar que le vean sus pasantes. No hay lecciones orales, ni tácticas de dómine, ni obligaciones exigibles, ni sanción. Si bien se mira, existe una fiscalización del pasante hacia su maestro, pues, en puridad, este se limita a decir al otro. "entérese usted de lo que hago yo, y si lo encuentra bien, haga usted lo mismo". Por eso el procedimiento de la singular enseñanza consiste en establecer una comunicación tan frecuente y cordial cuanto sea posible.

Una manía difícil de corregir en los pasantes que en el Perú lo llamamos practicantes es conseguir hacer prácticas en un gran estudio de renombre sin tener en cuenta que el gran Abogado tiene multitud de quehaceres abogaciles complicados casi siempre con la vida política y no tendrá ni un minuto para bregar con la gente joven.

En cambio, los Abogados de menos estruendo pero que son típicamente Abogados pueden establecer una relación de convivencia, una compenetración afectuosa y un trato de camaradería perfectamente adecuados, para ver mucho mundo, muchos hombres y muchos papeles, que es en sustancia, todo lo que se saca de la etapa pasantil.

LA DEFENSA DE LOS POBRES

Constituye la defensa de los pobres una función de asistencia pública, como el cuidado de los enfermos menesterosos. El Estado no puede abandonar a quien, necesitado de pedir justicia, carece de los elementos pecuniarios indispensables para sufragar los gastos del litigio. Mas para llenar esa atención no hace falta, como algunos escritores sostienen, crear cuerpos especiales, ni siquiera encomendarla al ministerio fiscal. Los Colegios de Abogados se bastan para el menester, lo han cubierto con acierto desde tiempo inmemorial, y debieran tomar como grave ofensa el intento de arrebatárselo.

En conclusión señala el autor, que no cabe negar un elemental derecho a todos los ciudadanos pobres, solo para prevenir un mal que algunos positivamente hacen. Lo pertinente es respetar el derecho general y establecer una sanción rigurosa para quienes abusen de él; llevando la firmeza hasta hacer solidarios del daño causado, al litigante, a su Abogado y a su Procurador.

LA TOGA

La toga no representa por sí sola ninguna calidad, cuando no hay cualidades verdaderas debajo de ella se reduce a un disfraz irrisorio. Pero después de hecha esta salvedad, en honor al concepto fundamental de las cosas, conviene reconocer que la toga, como todos los atributos profesionales, tiene para el que la lleva, dos significados: freno e ilusión; y para el que la contempla, otros dos: diferenciación y respeto.

La toga es freno, porque cohíbe la libertad en lo que pudiera tener de licenciosa. Es ilusión, por nuestra función. Por nuestro valer. Por nuestra significación.

El Abogado que asiste a una diligencia en el local infecto de una escribanía, usa un léxico, guarda una compostura y mantiene unas formulas de relación totalmente distinta de las que le caracterizan cuando sube a un estrado con la toga puesta.

La toga nos recuerda la carrera estudiada, lo elevado de nuestro ministerio en la sociedad, la confianza que en nosotros se ha puesto, la índole científica y artística del torneo en que vamos a entrar, la curiosidad más o menos admirativa, que el público nos rinde…

Es diferenciación, porque ella nos distingue de los demás circunstantes en el tribunal; y siempre es bueno que quien va a desempeñar una alta misión sea claramente conocido. Y respeto, porque el clarividente sentido popular, al contemplar a un hombre vestido de modo tan severo, con un traje que consagraron los siglos; y, que sólo aparece para menesteres trascendentales de la vida, discurre con acertado simplicísimo: "ese hombre debe ser bueno y sabio".

Y sin duda tenemos la obligación de serlo y de justificar la intuición de los humildes. ¡Pobres de nosotros si no lo entendemos así y no acertamos a comprender toda la austeridad moral, todo el elevado lirismo que la toga significa e impone!

LA MUJER EN EL BUFETE

Como el libro va dedicado a compañeros principiantes, les diré que importa mucho para vestir la toga (cuya bolsa, por cierto, debe ser bordada por la novia o la esposa) casarse pronto y casarse bien.

¿Procedimiento? Enamorarse mucho y de quien lo merezca.

¿Receta para encontrar esto último? ¡Ah! Eso radica en los arcanos sentimentales. El secreto se descubrirá cuando algún sabio atine a reducir el amor a una definición.

Nada más de la mujer. Vamos con las mujeres. Voy a hacer una dramática declaración. El Abogado no tiene sexo. Así como suena.

Es decir, tenerle sí que le tiene... y, naturalmente, no le está vedado usar de él. Pero en su estudio y en relación con las mujeres que en él entran, ha de poner tan alta su personalidad, de considerarla tan superior a las llamaradas de la pasión y al espoleo de la carne, que su exaltación le conduzca a esta paradoja: el Abogado es un hombre superior al hombre. Esto lo digo en el caso de que a un Abogado le toque alguna mujer muy atractiva como cliente. El Abogado debe ver el atractivo del caso y no el de la dama.

En pocas palabras, la mujer, con el sexto sentido que tiene, se convertirá, aparte de nuestra pareja, en nuestra mejor consejera en nuestros casos. Por eso recomiendo que exista entera comunicación del Abogado hacia su mujer. Claro, esto solamente cuando la mujer está interesada.

HACIA UNA JUSTICIA PATRIARCAL

Las condiciones apetecibles e indispensables, según mi entender, para un buen procedimiento judicial, son estas cuatro: oralidad, publicidad, sencillez y eficacia. En breve hablaré de ellas.

La justicia debe ser sustanciada por medio de la palabra. Esto por las siguientes razones:

Primera. Por ley natural. Al hombre le fue dada la palabra para que, mediante ella se entendiera con sus semejantes. La escritura es un sucedáneo hijo del progreso.

Segunda. Por economía de tiempo.

Tercera. El procedimiento oral es el supuesto imprescindible para la publicidad. Lo sustancial es que hablen a los jueces las partes o sus letrados.

Cuarta. Por seguridad de que los jueces se enteran de las cuestiones. Claro que el Juez o Magistrado que recibe unos autos los debe estudiar hemos de suponer que lo hace. Pero los puede leer bien o leerlos mal o no leerlos. Puede entender todas las razones o dejar de entender algunas y en este último caso no tiene a quien pedir mejor explicación.

En cuanto a la publicidad considera que es un derecho del litigante y del público en general enterarse de los procesos y tener acceso a las audiencias.

Respecto a la Sencillez, sostiene que la técnica judicial no ha tenido energía suficiente para desentenderse de las maneras anticuadas y conserva una red de juicios inacabables, confusos caros y desesperantes.

Por último respecto a la eficacia sostiene que reclama asimismo para los Tribunales un ambiente de decoro material. Cuando esto no se aprecia el público rehúye su cooperación y mira al mundo judicial como su peor enemigo.

DECALOGO DEL ABOGADO

1º. No pases por encima de un estado de tu conciencia.

2º. No afectes una convicción que no tengas.

3º. No te rindas ante la popularidad ni adules a la tiranía.

4º. Piensa siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti.

5º. No procures nunca en los tribunales ser más que los magistrados, pero no consientas ser menos.

6º. Ten fe en la razón, que es lo que en general prevalece.

7º. Pon la moral por encima de las leyes.

8º. Aprecia como el mejor de los textos el sentido común.

9º. Procura la paz como el mayor de los triunfos.

10º. Busca siempre la justicia por el cambio de la sinceridad y sin otras armas que las de tu saber.

CONCLUSIONES

Hemos presentado un resumen por capítulos de los aspectos principales que contiene el texto de Angel Osorio “El Alma de la Toga”, décima edición – E.J.E.A. Ediciones Jurídicas Europa-América Buenos Aires 1981.

Con este libro pudimos reflexionar sobre lo que es o lo que verdaderamente debe ser un Abogado, lo que realmente debemos hacer en nuestra carrera y rechazar todo lo malo que hay también, como lo son todos los actos de corrupción los chantajes, la falta de ética profesional, para que no caigamos en esos actos que lo único que hacen es manchar la reputación de todos los abogados y de la carrera.

Lo narrado a lo largo del libro tiene que ver mucho con nuestra realidad, ello quiere decir que casi nada ha cambiado en aproximadamente 100 años, en el aspecto político, en el aspecto judicial y el económico.

La descripción que se hace del parlamento y de los congresistas no difiere mucho de nuestra realidad, como tampoco difiere de cómo la mayoría veía y aún ve en los abogados, como sujetos que se venden al mejor postor, que solo están preocupados en ganar juicio y ganar plata y no en contribuir a hacer justicia y a pacificar el país.

Está en nosotros los estudiantes de Derecho con nuestros actos ir cambiando la percepción que tiene el común de la gente sobre los abogados y en general sobre el Poder Judicial.

Miguel Torres Castillo

Estudiante UPLA-Derecho

Febrero de 2010.