Leer Ensayo Completo Informe Pedagógico,elementos Del Informe Pedagógico, Ejemplo De Un Informe Pedagógico, Consejos Para Elaborar Los Informes Psicopedagógicos, Características Del Informe Pedagógico - Interrelación Entre La Actividad Y La

Informe Pedagógico,elementos Del Informe Pedagógico, Ejemplo De Un Informe Pedagógico, Consejos Para Elaborar Los Informes Psicopedagógicos, Características Del Informe Pedagógico - Interrelación Entre La Actividad Y La

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.243.000+ documentos

Categoría: Psicología

Enviado por: Ledesma 29 marzo 2011

Palabras: 3227 | Páginas: 13

...

refuerzan, mejora bastante.

Se expresa en oraciones completas y su pronunciación generalmente es clara, gusta de narrar experiencias personales, responde preguntas y transmite recados.

Se relaciona en forma adecuada tanto con su grupo de pares como con los adultos cercanos a ella, es querida por sus compañeros, los cuales siempre la consideran en sus juegos. Es de carácter fuerte, ejerciendo funciones de líder.

Habitualmente está contenta y con seguridad frente a lo que está realizando. Es autónoma en su manejo personal, aunque descuidada con sus pertenencias.

El mayor problema que se tiene en este momento es que logre concentrarse en sus actividades para que lleguen a término y que comprenda que la conversación y el juego tienen otro espacio en la vida diaria.

CARACTERÍSTICAS DEL INFORME PEDAGÓGICO

A continuaci6n se analizan los conceptos presentes en las definiciones y algunas de sus consecuencias.

Naturaleza administrativa: Se ha indicado que el informe pedagógico es de naturaleza administrativa; el hecho de que sea la propia Administración Educativa la que regula y prescribe en determinadas circunstancias la necesidad de un documento de este tipo, le confiere pues una naturaleza administrativa. Pero no es sólo la Administración Educativa; el acceso a determinadas becas o servicios -dependientes por ejemplo de Asuntos Sociales o de Trabajo- o algunas decisiones de carácter judicial exigen un informe psicopedagógico.

Carácter técnico: Asegurado por la especialización de los profesionales que lo redactan, los instrumentos utilizados, y su finalidad que no es otra que servir de base a las decisiones que eventualmente puedan tomarse para el ajuste de la ayuda pedagógica a las necesidades educativas del alumno.

De todas maneras, aunque sobresale mucho más su carácter técnico, no puede olvidarse que a menudo un informe pedagógico puede servir para que un ciudadano vea reconocidos sus derechos, por lo que debe acometerse su redacción con total responsabilidad.

Autoría y la confidencialidad: Este carácter administrativo, oficial, exige que cuando un informe pedagógico deba surtir efectos fuera del ámbito de trabajo de los profesionales ha de reunir algunos requisitos, entre los que conviene señalar la autoría y la confidencialidad.

a) Debe quedar claro, con su firma, el profesional o profesionales que participan en su redacción, así como debe estar perfectamente identificado con su membrete y sello oficial el E.O.E.P. o el D.O. que lo emite.

b) Debe garantizarse la confidencialidad del contenido; la confidencialidad es un requisito contemplado en los códigos deontológicos profesionales, por lo que no es necesario abundar en su necesidad.

Información recabada pertinente, rigurosa y contrastada: Durante el proceso de Evaluación pedagógica no se deben recabar más datos que los que se estimen necesarios y apropiados para responder a su propósito; y los que se incluyan en el informe resultante están sujetos al deber y al derecho al secreto profesional (excepto autorización expresa en sentido contrario por quien corresponda); esto es especialmente significativo en lo referente al componente socio familiar de la Evaluaci6n Psicopedagógica, de cuya situación se ha de informar siempre con suma cautela, ante un potencial uso no previsto. Además, de la confidencialidad de los informes psicopedagógicos también son responsables sus destinatarios (colegios, administraciones, servicios...), por lo que en los mismos se ha de reflejar explícitamente este requisito.

Por otra parte, la naturaleza técnica del informe exige también que los datos y conclusiones que se incorporen sean rigurosos y contrastados.

Deben hacerse constar los motivos y objetivos de la evaluación; los procedimientos y técnicas utilizados para obtener la información, el procedimiento seguido así como el grado de validez de los resultados a juicio de los profesionales. Por otra parte, no se deben formular con la misma certeza todas las aseveraciones que se incluyan en el Informe Psicopedagógico, distinguiendo lo que son inferencias, interpretaciones, de lo que se considere suficientemente fundamentado. Del mismo modo se debe hacer mención de la dimensión temporal del informe; es decir, se debe afirmar su carácter actual, sujeto a las posibles variaciones como fruto de la experiencia escolar, por lo que deberá establecerse plazos para su actualización.

Carácter informativo: Otra de las características del Informe Psicopedagógico es la de constituir un documento para la comunicación de los resultados de la Evaluación Psicopedagógica. Por tanto, el informe ha de ser eminentemente descriptivo y comprensible por sus destinatarios, y su lenguaje, extensión y contenido ha de estar adaptado a ellos. En general, será conveniente transmitir las conclusiones de manera personal, comentando y aclarando cuantos aspectos lo precisen.

De lo anterior se deduce que, de hecho, puedan existir distintas "versiones” de un mismo informe psicopedagógico según sean sus destinatarios y el objetivo del mismo (p.ej. traslado de centro por cambio de domicilio familiar; participación en un programa de diversificación curricular). Estas "versiones" pueden en variar en cuanto a su estructura, el tipo y amplitud de la información, los ámbitos que se enfatizan, etc. En todo caso, siempre asegurarán su claridad y pertenencia a los fines que se persiguen, evitando conceptos que fácilmente puedan degenerar en etiquetas devaluadoras y discriminatorias para el alumno.

En este sentido, el valor comunicativo del informe pedagógico depende también del grado de concreción de las aseveraciones y sugerencias que realice. Por tanto, y aunque suponga mayor compromiso del profesional con el contenido de su informe, se deben evitar las formulaciones genéricas, neutrales y aplicables a la mayor parte de los alumnos.

No puede olvidarse, por otro lado, que la dimensión comunicativa del informe pedagógico se ve potenciada mediante un comentario personal con los destinatarios. Los encuentros que a tal fin se concierten pueden servir para que los E.0.E.P. y los D.0. Aporten las aclaraciones y explicaciones complementarias que se precisen, para que reciban las opiniones y dudas de los receptores, y para sentar las bases de las actuaciones futuras, más o menos inmediatas.

Documento archivable: El informe pedagógico, es también por su naturaleza un documento archivable; es decir, constituye un testimonio duradero de la Evaluación Psicopedagógica realizada, de las recomendaciones ofrecidas, y de las posibles decisiones adoptadas. Por ello, los E.O.E.P. y D.0. deben garantizar su custodia, y asegurarse de su recepción y buen fin por parte de los destinatarios. Pero el informe psicopedagógico no sólo se debe considerar como un documento archivable por su potencial uso administrativo; también lo es por su definición como documento que organiza los resultados y recomendaciones derivados de un estudio técnico que, generalmente, se realiza con vocación de continuidad.

Tras la conclusión del proceso, su plasmación escrita constituye ya un antecedente para futuras intervenciones pedagógicas. Por tanto, los informes pedagógicos se deben conservar durante toda la escolaridad de los alumnos, por el "rastro" que van dejando durante la misma, y al que siempre se recurrirá a efectos de la reconsideración o continua actualización de las medidas educativas que se vayan determinando a lo largo de la trayectoria escolar de los alumnos.

Finalidad: el objetivo del informe pedagógico es concretar las necesidades educativas de los alumnos en términos de la propuesta curricular y del tipo de ayuda que se les debe prestar. Las conclusiones, pues, deben recoger las decisiones básicas respecto a la respuesta educativa (tipo de escolarización; capacidades y contenidos a desarrollar; aspectos organizativos y metodológicos; y cuestiones relativas a la evaluación) y a los servicios personales y materiales necesarios para llevarla a cabo.

CONSEJOS PARA ELABORAR LOS INFORMES PSICOPEDAGÓGICOS.

• Tomar en consideración el grado de certeza de las afirmaciones

• Indicar los datos de forma cualitativa y cuantitativa

• Limitar ciertos riegos frecuentes en la redacción de informes: Reducir uso de tecnicismos; Enfocar evaluación a lo que el sujeto tiene, no sólo sobre lo que le falta; Identificar los instrumentos de evaluación utilizados

• Realizar una presentación secuenciada y coherente

• Evitar la redacción farragosa e incomprensible: utilizar frases cortas, puntos, verbos en presente

• No utilizar abreviaturas y, de hacerse, indicar su significado en el primer momento en que aparezcan

• Utilizar espacios en blanco, para no saturar al lector

• Evitar la ambigüedad

• No presentar excusas en relación a la prueba o a su ejecución por parte del sujeto evaluado

• Al elaborar las conclusiones, se debe utilizar toda la información disponible

• Una vez redactado, se deberá leer íntegramente para analizar la coherencia y poder detectar posibles gazapos o incorrecciones de estilo

INTERRELACIÓN ENTRE LA ACTIVIDAD Y LA COMUNICACIÓN DEL PROCESO PEDAGOGICO.

En los sistemas de actividad y comunicación en que se desarrolla el sujeto se crean las necesidades para estimular o no las particularidades subjetivas de la personalidad. El sujeto va configurando su subjetividad sobre la base de aquello que necesita para individualizar su expresión y alcanzar sus objetivos.

Por ejemplo, el adulto, en los marcos sujeto-sujeto, es portador de una experiencia social, históricamente adquirida, por lo cual su incidencia sobre el niño sintetiza el aspecto esencial del determinismo socio-histórico sobre su individualidad en desarrollo.

El medio no participativo, sustitutivo de la responsabilidad individual, no estimula el desarrollo de la personalidad, sino que lo bloquea e induce pasividad, conformismo, reproducción e inseguridad.

La creación de una atmósfera social participativa pasa por la formación de ambientes institucionales también participativos (escuelas, centro laboral, etcétera). La creación de una cultura participativa donde se respete y estimule la comunicación, es la antítesis de la cultura de la conducta que durante tanto tiempo ha prevalecido en la sociedad humana.

Valoración de la interacción comunicativa en el proceso pedagógico

Al tener que reflexionar sobre estas cuestiones en torno al proceso pedagógico, se hace necesario que definamos ante todo la comunicación pedagógica, también denominada comunicación educativa.

Kan Kalix, autor que corresponde con la pedagogía marxista, define a la comunicación pedagógica como un tipo especial de comunicación profesional -la del profesor con sus alumnos, tanto en el aula como fuera de ella que tiene lugar en el proceso de enseñanza y educación y posee determinadas funciones pedagógicas.3

Otro autor importante, Leontiev, la define como la comunicación del maestro con los escolares en el proceso de enseñanza, que crea las mejores condiciones para desarrollar la motivación del alumno y el carácter creador de la actividad docente, para formar correctamente la personalidad del alumno.

Como se evidencia en las propias definiciones, la comunicación en el sentido pedagógico no puede reducirse a un proceso de mera transmisión de información, las definiciones más recientes destacan el papel de la interacción, de la elaboración conjunta de significados entre los participantes como característica esencial del proceso docente.

Landivar define la comunicación educativa como el área donde ocurren precisamente los procesos de interacción propios de toda la relación humana, en donde se trasmiten y recrean todos los significados.

La comprensión por el docente de la educación como un proceso de interacción y diálogo tiene importantes repercusiones en la concepción del proceso docente real.

Un proceso realmente educativo y no meramente instructivo sólo tiene lugar cuando las relaciones entre profesor y alumnos no son únicamente de transmisión de información, sino de intercambio, de interacción e influencia mutua, cuando se establece una adecuada percepción y comprensión entre los protagonistas del hecho educativo.

A diferencia de la escuela antigua que «obligaba a la gente a asimilar una masa de conocimientos inútiles, superfluos y sin vida que atiborraban la cabeza y convertían a la joven generación en burócratas fundidos en el mismo molde», la escuela nueva tiene que intentar la formación activa de la personalidad de los educandos mediante un rico proceso de comunicación participativa.

Principales características del proceso pedagógico que afectan la interacción comunicativa.

Estilos de dirección autoritario y verticalizado

La comunicación educativa es expresión del estilo de dirección en el cual está insertada. Cuando analizamos la organización institucional docente se puede constatar que se trata de una organización verticalizada, en la cual la toma de decisiones ocurre fundamentalmente de nivel superior al inferior, lo cual se cumple para todas las relaciones insertadas en esta organización (por ejemplo, del instituto a la facultad, del consejo de dirección de la facultad al jefe de departamento, del jefe de departamento al profesor principal de asignatura, del profesor principal al profesor y del profesor al alumno).

Otro análisis al nivel social más general, también permite constatar características que apuntan a un estilo de dirección verticalizado y autoritario. Por ejemplo, cuando se valora cómo se enseña según el modelo educativo que corresponde al proyecto social en nuestro país, nos percatamos de que este proceso resulta aún unilateral, conductista, donde en ocasiones prima la imitación por encima de la reflexión, por parte de los educandos y en el cual, además, todavía coexisten los llamados dobles mensajes por parte del educador, lo que en resumen responde con una pedagogía tradicional.

Este fenómeno se relaciona con el proceso de Centralización de la dirección que tan necesariamente se estructuró en nuestro país. Sin embargo se hace útil la revisión crítica de este principio que permita una mayor democratización de la dirección, como planteara el propio Lenin. Ello a su vez facilitaría mayor autonomía y responsabilidad de los participantes en el proceso. La centralización sin dudas, debe acompañarse de una justa descentralización que garantice la intervención activa de cada miembro de la sociedad en cualquiera de sus procesos.

IMPORTANCIA DE LA ENTREGA PEDAGOGICA EN LA TRASCICION DE LA ESCUELA BOLIVARIANA A LICEO BOLIVARIANO

La educación debe considerarse un continuo humano localizado, territorializado que atiende los procesos de enseñanza y aprendizaje como unidad compleja de naturaleza humana total e integral, correspondiendo sus niveles y modalidades a los momentos del desarrollo propio de cada edad en su estado físico, biológico, psíquico, cultural, social e histórico, en períodos sucesivos donde cada uno engloba al anterior, creando las condiciones de aptitud, vocación y aspiración a ser atendidas por el Sistema Educativo.

La concepción holísta del ser humano en desarrollo exige la articulación y continuidad curricular y pedagógica entre cada uno de los niveles del Sistema Educativo, incluyendo todas las modalidades.

Debe permitir el fortalecimiento de cada educando (a) como persona, el conocimiento de sus propias capacidades y competencias, su formación dentro del concepto de progresividad alimentada por los períodos de vida como continuidad que considera las condicionantes externas en lo antrópico, social, cultural y geohistórico.

El proceso educativo, tal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, está estrechamente vinculado al trabajo a fin de armonizar educación con las actividades productivas propias del desarrollo social local, regional y nacional a través de la orientación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes; formándolos (as) en, por y para el trabajo creador y productivo con visión dignificadora de lo humano, que permita satisfacer necesidades básicas, contribuir al desarrollo regional y por ende al nacional como formación permanente.

Es imposible hablar hoy de Pedagogía Crítica y Construcción de una Pedagogía Bolivariana, sin considerar esta concepción que alimenta las condicionantes internas y externas del proceso y las dominantes específicas correspondientes en cada período de vida del ciudadano en su lugar de vida y acción.

Desde esta concepción humana, integral y progresiva de la educación el inicio de la enseñanza-aprendizaje es en el vientre materno, pasando luego del nacimiento, en lo formal e informal por períodos sucesivos, que en síntesis progresivas elevadas, cada una contiene a las anteriores determinando un proceso que alimenta la continuidad como fundamento de la esperanza de vida escolar. Los estancos y fragmentos del sistema educativo heredado crean barreras progresivas que convierten a cada intercepción de nivel en nódulos críticos que afectan a los niños y niñas que ingresan al sistema; destacan entre ellas las de 1° grado por la ruptura entre el preescolar y el escolar, la de cambio en el 4° grado, o la ruptura del 6° para 7° cuando se inicia el período de adolescencia, y los efectos del 9° y 1° diversificado en los jóvenes. Esa estructura convierte a millones en contingentes elevados de excluidos y lo peor, los hace culpables de su “fracaso”.

La Educación Bolivariana es en el Proceso Revolucionario el sistema que al mismo tiempo resuelve a través de las Misiones la deuda social generada por el sistema de exclusión y crea el modelo de equilibrio social que tiende integralmente la educación del ser social desde la gestación, con el continuo de programas bandera Simoncito (educación inicial al niño en dos períodos, maternal de cero a tres años y el segundo, al niño de cuatro a seis años aproximadamente), Escuela Bolivariana (educación al niño entre seis o siete años y los once o doce aproximadamente), Liceo Bolivariano (educación al adolescente y joven entre doce o trece años y los dieciocho o diecinueve aproximadamente), Escuela Técnica Robinsonianas (educación media profesional al joven) La integralidad y la progresividad articula de manera coherente y continua los ejes del aprender a ser de todo ciudadano con el aprender a convivir, saber y hacer que se da a través de los niveles educativos correspondientes a cada período de vida. Por ello, la educación inicial del período maternal y niñez, centrada en la afectividad, inteligencia y juego derivan en identidad, cognición básica y educación por y para el trabajo liberador, característicos de la educación básica; y estos a su vez, derivan en la formación para la formación para el desarrollo endógeno por convivencia, investigación, manejo del pensamiento complejo y mención para el trabajo que le da esencia al currículo de la educación para el (la) adolescente y joven durante los aprendizajes en los dos niveles del Liceo Bolivariano.

BIBLIOGRAFÍA

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:eJzFk9HDyS4J:bvs.sld.cu/revistas/ems/vol12_1_98/ems04198.htm+interrelacion+entre+la+actividad+y+la+comunicacion+del+proceso+pedagogico&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ve

http://www.buenastareas.com/ensayos/Como-Realizar-Un-Informe-Pedagogico-Y/980451.html

http://www.buenastareas.com/ensayos/Importancia-De-La-Entrega-Pedagogica-En/497467.html

http://www.buenastareas.com/ensayos/Informe-Pedagogico/522683.html

http://www.buenastareas.com/ensayos/Transcicion-De-Escuela-A-Liceo-Bolivariano/500122.html

http://www.buenastareas.com/ensayos/Transcicion-De-Escuela-A-Liceo-Bolivariano/500122.html

http://www.educa.madrid.org/cms_tools/files/63b3175e-ff63-4206-be00-983d45e060c6/EL%20INFORME%20PSICOPEDAGOGICO.pdf