Leer Ensayo Completo La Diversidad Cultural Como Debate Contemporanea

La Diversidad Cultural Como Debate Contemporanea

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 2.105.000+ documentos

Categoría: Temas Variados

Enviado por: Ensa05 10 abril 2011

Palabras: 7229 | Páginas: 29

...

poseemos cultura.

“La educación comienza por casa” dicen algunos el problema es que en “casa” pero la realidad es que no hay nadie que fiscalice que realmente se les este entregando una buena educación a nuestros niños.

La cultura va más allá de haber tenido la suerte de ver más museos a más galerías a lo largo de la vida. La cultura es la carta de presentación de nuestra sociedad, el reflejo de lo que es Veracruz en realidad, de lo que somos en realidad.

En el siglo XX acontece la época contemporánea y se enmarca en la línea de pensamiento racionalista y su objetivo es por un lado abrir y cerrar cronológicamente el último plexo histórico, por otro, persigue estandarizar cognitiva y culturalmente un contexto dinámico del género homo.

La gran ayuda que esto trae fue provocando la caída del antiguo régimen existente y en Europa abrió el camino a nuevas formas de organización política social, la misma sociedad ve de manera diferente el mundo mismo, van descendiéndose de sus propias culturas para así poder adatarse de mundo nuevo y poder sobre vivir.

ANEXOS

La identidad es definida en relación a otros, en el reconocimiento de los otros como contemporáneos, lo que implica establecer confines, que no son discriminación ni racismo. El reconocimiento del otro como contemporáneo, como existente ahora rompe con la mirada generalizada, inclusive la que tuvo la antropología clásica. Esa mirada de lo otro como exótico, folclórico, objeto de estudio, y no como sujeto histórico. La nueva mirada es reconocer la contemporaneidad de estos pueblos, por lo tanto, establecer relaciones de igual a igual.

LA DIVERSIDAD CULTURAL COMO DEBATE CONTEMPORANIO

SUBTEMA 1 LA DIVERSIDAD CULTURAL DE MÉXICO

Debido a la Conquista de México consumada por los españoles en 1521 fue el mestizaje. Esta mezcla se dio en muy diversos aspectos: desde el más evidente del mestizaje racial, hasta muchas variantes del que podríamos llamar mestizaje cultural, de manera particular el que se refiere a las cocinas. En esta materia alimenticia no hubo conquista sino unión, matrimonio, suma y multiplicación.

dos elementos fundamentales —el indígena y el español— en realidad era un cúmulo de conocimiento más allá de lo azteca y lo ibero. La cocina española trajo a México buena parte de las tradiciones culinarias europeas, con una importante dosis de hábitos provenientes del norte de África; apenas 30 años antes de la conquista de México, España a su vez había concluido ocho siglos de permanencia árabe o mora en su ámbito peninsular.

el territorio que hoy conocemos como México cobijaba a muy diversos grupos indígenas perfectamente diferenciados entre sí, no sólo por sus variados elementos culturales, como son el atuendo tradicional, la vivienda, las costumbres religiosas o la cocina, sino por algo más tajante y evidente: el idioma.

a finales del siglo xx, nuestro país sigue siendo uno de los principales del planeta por lo que se refiere a su diversidad cultural indígena. Cuando una cultura se empieza a perder o diluir, lo primero que comienza a desaparecer es la lengua propia; por ello, la permanencia del idioma autóctono es el mejor indicador de la sobrevivencia cultural de un pueblo, con sus rasgos originales. Pues bien: a dos años del cambio del milenio, la India es el principal país del mundo por cuanto al número de sus idiomas indígenas vivos, con la cifra de 72 (sin considerar las variantes dialectales). México está en segundo lugar en el orbe con 62 idiomas, en pleno 1998. Para sopesar la importancia de esa posición nuestra, conviene anotar que China tiene el tercer lugar con 48 lenguas y la que fue la Unión Soviética tenía el cuarto lugar con 35. Todas estas cifras no son meras disertaciones lingüísticas; reflejan algo más trascendente, como es la supervivencia pasmosa de cultura ancestral; en el caso mexicano, la mayoría de las culturas indígenas son de muchos siglos de antigüedad, algunas hasta de milenios.

Lo anterior quiere decir que México es una potencia mundial en materia de culturas populares y una de las manifestaciones más importantes de la cultura es la cocina de los pueblos.

Nuestra diversidad cultural, pluriétnica, no podría ser un fenómeno repentino: es el desenlace actual de nuestra historia antigua. Aunque no es posible precisar alguna cifra de manera corroborada, se puede afirmar que en aquellos años de la conquista de Tenochtitlán, de seguro había en México más de cien grupos étnicos diferenciados; naciones indias, les llamaban entonces. Cada etnia tenía sus propias costumbres gastronómicas, si bien con algunos patrones o troncos comunes que eran —y siguen siendo— el maíz, frijol y el chile.

El mestizaje gastronómico se inicia en 1521 con la caída de la ciudad de México a manos de los españoles y va desarrollándose después a lo largo de tres siglos, a la par que avanzan las fuerzas militares y religiosas de los conquistadores hacia el sur, el occidente y el norte de esta metrópoli. Hay que recordar que, ya entrado el siglo XVIII, apenas se lograba la conquista, allá por lo rumbos de Sonora y las Californias.

A pesar de los debate sobre la diversidad cultural, tiene muchas implicaciones políticas .En una idea político que no puede circunscribirse al horizonte de tal o cual país, de tal o cual movimiento ético, de tal cual “diferencia “. Incluye una sociedad civil que va más allá del circulo del estacionamiento, y que tiene mucho como escenario para su desarrollo. Se planea hoy en día bajo el signo de una aparente contradicción. Se firman simultantaneamente conceptos que muchas veces parecen excluyentes: integración /diferencia/globalización/localización.

Los individuos tendrían en todas partes las mismas necesidades básicas: alimentarse, vestirse desplazarse por la ciudad, ir al cine o de compras, etc. Corresponderías al mercado y a los bienes materiales modelados satisfacer estas necesidades.

En un mundo contemporáneo estaría constituido por espacios en conexos, por fragmentos diversos (algunos dicen “fretados”) independientes unos de otros. En el contexto de la formación de bloques económicos. Una vez considerando este aspecto integrador se vuelve inmediatamente a la premisa anterior: la diferencia cultural (especificidad de las regiones, riquezas de las cultural locales, variedad de los pueblos y el patrimonio nacional).El debate oscila entre la “totalidad” y “parte”, entre “integración” y “diferencia”, entre “homogeneización” y “pluralidad”.

Dos disciplinas nos ayudan a considerar la problemática de la diversidad cultural. La primera es la antropología, surge del siglo xlx, recalcando ajena. Al examinar las sociedades primitivas, revela tipos de organizaciones sociales fundamentalmente distintas a las sociedades industrializadas (relaciones de parentesco, creencias mágicas, explicaciones mitológicas, etc. Para algunos autores esta distancia es tal que hasta se hace difícil comprenderla (es el caso de Levy-Bruch, cuando define la mentalidad primitiva como algo ininteligible para el pensamiento científico), la cual fue desechada. De cualquier manera, en ambos casos, lo que está planteado en el entendimiento entre grupos distantes en el espacio y en el tiempo, ósea, un conjunto de formaciones sociales que habría florecido a la sombra de la historia de los mundos “civilizados”.

Toda cultura debería por lo tanto arraigasen un territorio especifico, en un centro y con fronteras bien delimitadas, alejando del caos, del desorden, lo ajeno, lo peligroso., por ellos los pueblos primitivos perfeccionaron una serie de mecanismos purificatorios y exorcista pata para relacionarse con lo extranjero..

La segunda disciplina es la historia, ella nos habla de la milticidad de pueblos y civilizaciones que se interpenetran y se suceden con el paso del tiempo ( egipcios, sumerios, griegos, romanos, chinos, árabe….)un cuadro que va transformándose continuamente desde la antigüedad hasta la edad media.la desaparición de muchas civilizaciones afianzo en algunos historiadores la creencia de que las sociedades modernas serian análogas a los organismos vivos .Spengler y Toynbbee vulcanizaron la concepción según la cual cada civilización experimentaría necesariamente una época de acceso y otro de descanso, (una etapa de vida y otra de muerte)

SUBTEMA 3.0 DIVERSIDAD CULTURAL, EDUCACION Y PROBLEMAS SOCIALES

“Vivir es existir en el mundo

Vivir es existir yo en el otro,

es existir fuera de mí,

en tierra extraña.

Es ser constitutivamente forastero,

puesto que no formo parte de aquello

donde estoy”

JOSÉ ORTEGA Y GASSET.

Hoy en dia somos testigos de atrocidades guerras, salvajes despóticas, imperiales y demás calificativos que afuera de escucharlos, leerlos y repetirlos parecen perder el sentido de realidad que quisiera mostrar, el filo de la critica que quiere ejercer y el pero de poder de nombrar lo innombrables que de acuerdo con la añeja tradición cultural, construyen la más poderosa de las armas.

Tal parece que resurgieron la necesidad de rescatar de entre los escombros un discurso que muchas quisieran mantener enterrados en un panteón de las doctrinas fracasadas, derrotadas y olvidadas para entonces volver a hablar de guerras impreiales por redistribuccion de mercados y fuentes de materia prima, análisis geopolíticos para mantener hegemonías económico-politicas a lo largo y ancho del mundo.

Dentro de ellos es fundamental repasar el papel de la educación y sus abanderados principales, los docentes, en la edificación de tal practica en el sistema educativo

Los importantes cambios tecnológicos y sociales vividos en las últimas décadas han ocasionado profundas transformaciones en las sociedades de nuestro entorno. Uno de estos cambios sociales ha sido la multiplicación de la diversidad cultural de sus componentes, diversidad que, en ocasiones, es usada como legitimación de la exclusión social que padecen determinados colectivos minorizados, entre ellos, muchos de los inmigrados que proceden de países empobrecidos de otros continentes.

El reto educativo más importante no sería conseguir la aceptación de la diversidad cultural en sí misma, sino como educar las actitudes y las convicciones para que no se utilice esta diversidad cultural como legitimación de la exclusión social. No se trataría de poner el acento sobre la diversidad y el hipotético enriquecimiento que supone, sino sobre el hecho de ser iguales en dignidad y derechos.

En nuestra sociedad ha incremento cuantitativo del flujo migratorio hacia las ciudades y la

conversión del mismo en un problema duradero ante el hecho de que la

mayoría de los migrantes se queden permanentemente en los lugares de

llegada, ha despertado en la conciencia de ciudadanos e instituciones y

generado en la convivencia cotidiana de estas poblaciones, acostumbradas a

una sociedad fundamentada en la uniformidad, el gran problema de la

diversidad, porque todo migrante porta consigo un legado histórico y cultural

con el que interactúa e influye en su nuevo contexto. Aunado a este fenómeno

está el de la expansión de los medios masivos de comunicación que acortan

distancias entre los pueblos, difundiendo pautas culturales hegemónicas –

aquéllas de la clase en el poder que las hacen ver a la sociedad como propias-,

las que lejos de resolver, sí agudizan el complejo y profundo problema de las

diferencias.

Aislarse y defenderse de esta contaminación y del constante conflicto que

entraña el instalarse en la diversidad o, por el contrario, respetar, aceptar y

convivir con la misma, implicándose en el proceso y tarea de construir una

sociedad en el respeto e integración de la diversidad como proyecto de

sociedad futura, es la polémica que pretende debatir la presente ponencia.

Las migraciones como fenómeno histórico permanente, tanto por su fuerza

cuantitativa como por su complejidad cualitativa, cuestionan el modelo

tradicional de sociedad y fuerzan la consideración, a nivel de reflexión, gestión

y acción, de los grupos culturales y étnicos considerados minoritarios y no

tanto por su cantidad, sino por su exención de lo hegemónico, en la

organización de estas sociedades y en el concepto, construcción y constitución

de nuestra sociedad futura.

Visto de esta manera, nuestras sociedades son culturalmente diversas, si

consideramos que su creación, constitución, recreación y afirmación de lo

propio, es decir, de sus manifestaciones vivenciales, creacionales y simbólicas

que las diferencia unas de otras, son a través de procesos inherentes

propiciados por interacciones entre individuos o grupos; en tiempos y espacios

también interaccionados.

Las migraciones en los países subdesarrollados, entre ellos México, no

constituyen ya simplemente un fenómeno cuantitativo y transitorio que se

incrementa progresivamente, sino que adquiere dimensiones cualitativas

permanentes, debido a los problemas sociales, políticos, económicos; y desde

nuestra acción e interés como educadores, antropológicos porque redundan

directamente en lo educativo; todos inherentes no sólo a la primera

generación, sino extensibles a las siguientes generaciones en las que el

problema adquiere aspectos diferenciales.

Este complejo proceso se desarrolla a través de múltiples componentes, ricos y

diferenciados de cada grupo que inmigra en otro; algunos transmitidos muy

consciente y racionalmente, sobre todo a través de la escuela, para llegar a

propósitos identificados por el propio grupo como importantes y necesarios

para convivir en él; y otros, que se van reconstruyendo en la convivencia, en

la interacción cotidiana –cara a cara-, sin que el grupo los identifique

conscientemente y que se dan, irremediablemente, para mejorar o enriquecer,

o no, al grupo y su dinámica de permanente reconstitución.

De cualquier manera, la apropiación de la cultura del grupo, de su identidad y

de las formas de interactuar con ella, en ella y a través de ella con otros

grupos, son procesos educativos porque se aprenden y enseñan; y viceversa,

los procesos educativos son medios para enseñar y recrear toda cultura.

Todo esto ha originado un movimiento pedagógico dirigido a responder no

sólo al reto que significa la realidad de una sociedad multicultural y

étnicamente plural, sino también a implicarse en el proyecto de sociedad

futura, ya emergente, que significa esta realidad plural y compleja,

caracterizada por el intercambio y la movilidad de las personas y de los

sistemas de valores y modelos culturales y sociales, así como por la

convivencia en un mismo lugar de idéntica pluralidad cultural y étnica.

Subtema 3.1 problemas sociales

En esta entrada trataré de mencionar los principales problemas que se tienen en la Ciudad de México y nuestra países latinoamericanos , que en realidad muchos de estos problemas son característicos de ciudades grandes y otros simplemente son un toque de nuestra cultura o forma de ser o de vivir. Al enunciar estos problemas, también trataré de dar una breve explicación de estos y tal vez una posible solución. La intención es hacer entradas individuales para cada uno de los problemas, explicándolos y planteando posibles soluciones, que en ocasiones podrán parecer muy simples o que no están tomando en cuenta toda la magnitud del problema, sin embargo, para solucionar un problema se tiene que empezar por hacer algo aunque se vaya modificando sobre la marcha y no siempre las soluciones más complejas son las mejores. Al profundizar sobre cada uno de los problema,.

Corrupción: Esto es un problema relativamente complejo, probablemente es de los más importantes por dos razones; si se quita la corrupción, se pueden corregir o ayudar a corregir muchos de los otros problemas y la otra razón es que me parece que es uno en los que todos los ciudadanos podemos contribuir para solucionarlo, sobre todo en ciertas instancias. Donde se va a complicar la descripción de la corrupción es en la separación de los niveles de corrupción, que está desde el policía que te pide una mordida (o el ciudadano que se la ofrece, que es lo mismo), pero este problema también ocurre en el gobierno y en la industria privada al otorgar contratos a cambio de una tajada (si es en el gobierno puede decirse que nos afecta a todos porque es nuestro dinero, si es en las empresas puede decirse que solamente afecta a las empresas) y también están los empresarios que dan dinero a cambio de ciertas concesiones, los políticos que hacen acuerdos a cambio de dinero o de poder, jueces o instancias legales que pueden ya sea dejar libres a personas culpables de algún delito como apresar a personas inocentes y cualquier otro ejemplo de corrupción que se les ocurra que se tiene que separar porque cada tipo de corrupción tiene diferentes consecuencias y diferentes soluciones.

Basura: Como punto sencillo está la basura que los ciudadanos tiran en la calle (no me incluyo), es sencillo porque se resuelve cuando los ciudadanos no tiran la basura en la calle, para ayudar a esto, el gobierno (municipio) puede colocar botes de basura en la calle con cierta frecuencia, para que los ciudadanos responsables no tengamos que cargar nuestra basura más de 100 metros en la mano hasta encontrar un bote de basura, si estos botes de basura tuvieran separaciones dependiendo del tipo de basura, estaría mucho mejor. El punto complicado que va a estallar o no sé si ya estalló (me tengo que informar mejor para cuando profundice en este tema) es la disposición final de la basura, no sé cuántas toneladas de basura se generen en la Ciudad de México diariamente, pero de cuándo he escuchado, sí llenan varias veces el estadio Azteca, así que es un buen de basura y no sé si todavía haya lugar para colocarla, pero creo que ya no, y si todavía hay, en un ratito se va a llenar

El caso es que la basura antes de enterrarla se separe y se recicle lo que se puede reciclar, otras cosas se pueden hacer composta y también se puede en lugar de enterrar la basura, incinerarla o como le llaman "aprovechar su contenido energético", lo que es lo mismo que incinerarla, pero la usan como combustible para generar electricidad, que yo creo que eso de todos modos contamina al quemar la basura, pero la ventaja es que te deshaces de la basura y generas electricidad, las cenizas se pueden usar también para la construcción, no recuerdo bien cómo. Para hacer eso, también se tienen que modificar las leyes para poder generar electricidad de esta forma, sin embargo, como comenté, eso también contamina, solo hay que ver si esa es una buena opción o si al quemar la basura se perjudica más de lo que se beneficia, y puede haber otras posibles soluciones.

Agua: Esto definitivamente es un problema, hay muchos municipios que casi no tienen agua, y la falta de agua es grave para eso hay reducir el consumo, para tener más agua, pues se trata.

Desempleo: Esto tiene muchas causas, que las empresas no contratan tanta gente, además, actualmente con eso de la crisis (aunque no es muy actual, en realidad recurrentemente hay crisis y eso) pues ha habido muchos despidos y no se contrata tanta gente. Pero en el caso particular de las grandes ciudades, creo que parte del problema de desempleo es que como hay muchos empleos en esas ciudades porque hay mucha industria y muchas empresas, entonces gente de fuera donde tampoco hay empleos, viene a las grandes ciudades a buscar trabajo, algunas lo encuentran, sin embargo, no hay empleos para todos. Este punto también es complicado, ya que se deben generar empleos, pero también ayudaría mucho que se generaran empleos en otras zonas del país para que la gente no tuviera que venir a la ciudades a buscar trabajo

Delincuencia: Aquí incluyo tanto los asaltos como lo que tiene que ver con el narcotráfico, asesinatos por dinero y fraudes, ya sea en el gobierno, en las empresas y todo eso. No incluyo otro tipo de delitos como violaciones y asesinatos psicópatas y cosas por el estilo, porque esos son más bien causados por otras causas, sí son un problema, no sé si sea de los principales problemas, pero los otros son ocasionados por causa de la pobreza, necesidad económica y después de eso, pues hay quienes se siguen y sin tener necesidad siguen robando. La raíz de esto, es ya sea, la necesidad económica o el amor al dinero.

Sobrepoblación: la gente viene a la inmigra de su estado a otro lugar de origen a buscar empleos y una mejor calidad de vida de la que tienen. Como posible solución, sería desarrollar parejo otras partes del país y descentralizar el país. Este problema contribuye a muchos de los otros problemas, sin embargo, me parece que es difícil reducir la población que ya se tiene en la Ciudad de México y a lo que se puede aspirar sería a no incrementarla.

Muchos de los problemas tienen que ver con razones medioambientales, como lo son la basura, el agua, transporte público, pero al solucionarlos lo que se hace es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos o evitar posibles problemas a largo plazo, sí, ya son en el corto plazo. ¿podemos solucionar este punto?

El caso es que muchos de estos problemas se pueden resolver o empezar a resolver invirtiendo en su resolución, se puede ver como un gasto, o se puede ver como una inversión en la que se generan empleos (se ayuda a resolver otro problema) y por otro lado se adquiere tecnología, que por alguna razón no se ha desarrollado aquí, pero si al adquirir la tecnología le inviertes más para desarrollar esa tecnología, ya no desde cero, sino desde donde está la tecnología que adquiriste, entonces mejoras la tecnología y vuelves a generar empleos.

SUBTEMA 1 GLOBALIZACION, DIVERSIDAD DE IDENTIDAD CULTURAL

La identidad y la cultura de los pueblos no tienen que asociarse al aislamiento de otras culturas, ni deben confundirse con la defensa de las tradiciones. La cultura e identidad nacionales son fenómenos en contínuo devenir, no estáticos sino como el hombre mismo, históricos.

Estamos en los inicios de un nuevo milenio, y como ocurre siempre en el umbral de los grandes cambios, profetas modernos, cientistas sociales y/o gerentes culturales, como se dice hoy, anuncian un orden mundial diferente que se caracterizará, según estos, por procurar la participación de las grandes y pequeñas naciones en un proyecto conjunto de relaciones sociales, culturales y económicas al que se le ha llamado globalización o aldeanización del mundo.

Estos términos globalización o aldeanización del mundo se utilizan para referirse a la creciente interdependencia mundial de la gente y las naciones. Desde hace unos años, o bien desde la década de los 80, este proceso ha cobrado muchísimo ímpeto, sobre todo debido a los grandes avances en el campo tecnológico.

La globalización de la economía, de las comunicaciones y las tecnologías no es un tema exclusivo de ellas, sino que también penetra hacia lo social y cultural en sentido general, ejerciendo una significativa influencia en la cultura de los pueblos, transformando así las relaciones más cotidianas de los seres humanos de forma radical.

Esta creciente integración internacional ha producido toda una serie de consecuencias de carácter, económico, político, cultural y medioambiental . Lamentablemente, algunas de ellas pueden ser y son negativas. La vida de la gente en todo el mundo está vinculada de manera más profunda, más intensa y más inmediata que nunca antes.

Esto abre muchas oportunidades, da nuevas posibilidades de bien y de mal, como sucede en el caso de gran cantidad de logros humanos, la globalización tiene un lado positivo y uno negativo, ésta ha enriquecido el mundo en sentido científico y cultural, y también ha beneficiado económicamente a muchas personas.

Pese a los resultados positivos en el orden científico y cultural, muchas personas aún temen que los efectos perjudiciales de la globalización superen los beneficiosos, pues las fuerzas de mercado se interesan mucho más por las ganancias económicas que en la protección del planeta tierra.

La cultura es la máxima expresión de la identidad, y nuestras culturas locales se encuentran cada vez más mediadas por los procesos migratorios y por el formidable avance de la tecnología de la comunicación, entonces es de lugar que la identidad sea cada vez más transterritorial e híbrida.

Del 3 al 15 de octubre de 2005 se celebró la Conferencia General de la UNESCO con un objetivo importante: la elaboración de una futura Convención sobre Diversidad Cultural del Mundo, cuya base se encuentra en la Declaración Universal de la UNESCO sobre Diversidad Cultural, adoptada por unanimidad en noviembre de 2001 por la Conferencia General, tras los atentados del 11 de septiembre. Dicha Declaración se fundaba en la conjunción, entre otros, de dos principios ideológicos claves, el reconocimiento del pluralismo cultural y el respeto a los Derechos Humanos, y afirmaba en su artículo 1º que la diversidad cultural es "un patrimonio común de la Humanidad", cuya defensa hará posible un mundo más justo, más abierto y más democrático.

A pesar de que las dimensiones económicas y financieras del fenómeno de la globalización tienden a ser los aspectos más abordados por diferentes estudios, sobre todo de corte neoliberal, y parecen constituir los temas más debatidos en los foros internacionales de los grandes organismos de decisión, no se puede desestimar los fuertes impactos culturales y sociales que tiene este proceso

Desde la región latinoamericana, la globalización es vista con suspicacia por los investigadores sociales, quienes se han empeñado en proponer otras aristas o dimensiones –como se verá a lo largo de este trabajo– frente a la financiera y economicista, por considerar que lejos de estar viviendo un proceso homogenizador desde el punto de vista cultural, nos encontramos frente a un recrudecimiento de las diferencias étnicas, lingüísticas y sociales que abren un espacio para la convergencia de grupos diversos que sienten hoy más que nunca que el mundo es un lugar para la convivencia, el respeto mutuo y la aceptación de las diferencias.

SUBTEMA 1.1 La globalización en su dimensión económica, Política, social y cultural

“No existe otro clima o suelo como el de Veracruz . Es mi tierra, mi casa, la tierra de mi padre, a la que ahora no me dejan volver. Quiero terminar allí mis días, y ser enterrado entre aquellas montañas".

Aunque la globalización es un proceso de vieja data (siglo XVI), que ha pasado por varias etapas de desarrollo hasta llegar a la actual, lo que caracteriza hoy a esta economía mundo es una ley básica, según la cual ella debe funcionar como un sistema económico único en múltiples espacios territoriales distintos: los estados-nación donde la cadena de mercancías como cadena de producción debe circular para lograr la acumulación (Sonntag, 2000: 61).

La expansión vertiginosa de la globalización, desde mediados de los chant en Adeline, responde a un reordenamiento de la relaciones no sólo económicas sino políticas, sociales y culturales (García Canclini, 1998: 10) que hace posible que la globalización sea "una tendencia histórica hacia la interconexión vertiginosa y compleja entre distintas sociedades y/o actores sociales del mundo, lo cual hace que los acontecimientos que tienen lugar en una parte del planeta ejerzan cada vez más significativa influencia entre los sujetos (actores, comunidades, estados y/o bloques regionales) en otras partes del mundo mismo”.

Partiendo de un análisis sobre el concepto de globalización y sus dimensiones económica, política, social y cultural, se toca el tema sobre las relaciones contradictorias que se originan entre la homogenización y la diversidad cultural en el mundo globalizado de la actualidad.

A pesar de que las dimensiones económicas y financieras del fenómeno de la globalización tienden a ser los aspectos más abordados por diferentes estudios, sobre todo de corte neoliberal, y parecen constituir los temas más debatidos en los foros internacionales de los grandes organismos de decisión, no se puede desestimar los fuertes impactos culturales y sociales que tiene este proceso.

No obstante, esa interconexión no es proceso simple sino complejo, dinámico con tendencias contradictorias y desiguales que van desde la universalización / particularización, interconexión / interdependencia; homogeneización / diferenciación, centralización / descentralización, todo lo cual refleja la emergencia de un tiempo lleno de incertidumbres, de cambios, donde se comienza a percibir que estamos en una era global y el mundo es como un todo –aunque coexisten economías nacionales desiguales– dentro de la economía capitalista.

La globalización, término de origen anglosajón, entronizado en los años 80, a partir de las Ciencias Gerenciales, ha convertido el mundo en un mercado global (Mattelart, 1997: 12), donde las empresas multinacionales han unido sus fuerzas mediante fusiones y alianzas estratégicas, dando como "resultado la conformación de grandes emporios privados cuyas cifras de negocios, en 1998, sobrepasan el PIB de naciones de mediano crecimiento: General Motors mueve más dinero que toda Dinamarca, Exxon más que Noruega, Toyota más que Portugal y cualquiera entre una docena de firmas más que Venezuela" .Este proceso ha generado tres acontecimientos claves: la creciente separación de los flujos financieros del comercio en manufacturas y servicios; la desregulación de los mercados monetarios mundiales y la revolución de las comunicaciones que se vuelven instantáneas.

Y aunque la globalización en sus implicaciones históricas actuales, como una realidad emergente, confiere nuevos significados y movimientos a las partes y ayuda a anular y multiplicar los espacios y los tiempos, haciendo igualmente que ciertos ámbitos funciones como unidad en tiempo real a escala planetaria (Castells, 1999), es una realidad heterogénea, contradictoria, viva, en movimiento (Ianni, 1996), que no progresa armónicamente, sino de forma desigual, manifestando tensiones y aumentando en las sociedades y los individuos la sensación de vulnerabilidad, al sentir que en el mundo global las decisiones se toman muy rápido y por fuerzas exógenas a los estados-nación, entrando a formar parte de una sociedad de "riesgo mundial", según la definición de Ulrich Beek, 1998.

El hecho de que la interdependencia sea un rasgo sobresaliente, concebido como un punto de equilibrio entre las naciones, obliga a detenernos en la idea de la globalización como expresión de contradicciones planteadas por la heterogeneidad y las diferencias que definen las relaciones económicas, políticas, sociales y culturales del hombre contemporáneo (Ferrás, 1997: 108).

Por ese motivo, para algunos investigadores latinoamericanos el concepto de globalización basado sólo en los cambios económicos y financieros ya no resulta suficiente. Este fenómeno se expresa también con una dimensión política que pone en cuestión las relaciones entre el Estado, el sector privado y la sociedad civil, con sus correspondientes grupos y organizaciones, para interrogar sobre la pertinencia del concepto de estado-nación, el cual territorialmente está siendo des configurado para entretejer una relaciones planetarias entre grupos sociales y culturales más allá de las fronteras geográficas de los países, dando lugar a nuevas relaciones de participación democráticas .

En el área cultural, la globalización se presenta como un proceso no homogéneo sino diverso, descentralizado, multicultural, como un espacio donde tenderán a ubicarse gran parte de los conflictos y contradicciones de la sociedad global del próximo siglo.

Para García Canclini, (1998: 12), el hecho de que la globalización no cuente con una teoría unitaria no se debe a deficiencias del conocimiento en ese campo, sino también a que lo fragmentario, lo diverso, es un rasgo estructural de los procesos de globalización.

En suma, de acuerdo con la visión latinoamericana, la perspectiva economicista de la globalización resulta hoy agotada para ayudarnos a explicar el conjunto de cambios. Y aunque este hecho no es reconocido ni aceptado por quienes adoptan las decisiones económicas en la economía global, lo cierto es que este fenómeno está profundamente afectado por lo cultural.

Como señala Carlos Moneta (2000: 177), en la crisis financiera de Asia a finales del pasado siglo y de nuestros países latinoamericanos como México, Brasil, Ecuador, Argentina y Venezuela, ha habido incidencia de factores sociales y políticos, asimismo como entre la "cultura global", "las industrias culturales" y la "cultura de masas" se dan relaciones complejas y heterogéneas.

Moneta (2000: 177) propone un concepto más amplio, el de "globalidad" para referirse a la existencia de una sociedad mundial que comprende la totalidad de relaciones sociales que no están bajo control de los estados nacionales, con características de pluralidad, de diferencias y no integración. Una sociedad sin centro, sin gobierno mundial, con elementos diferenciados..., no es una supersociedad que contiene a todas las nacionales, sino un ente complejo, caracterizado por la multiplicidad, la multidimensionalidad y la falta de integrabilidad, cuyas partes y procesos interactúan en permanente comunicación.

A su vez, reserva "la globalización" a un proceso que tiene lugar dentro del contexto de la globalidad, donde interactúan los Estados con actores trans, sub e internacionales en procura de sus respectivos objetivos políticos, militares, económicos, sociales, ecológicos y culturales, generando múltiples redes de relaciones y espacios sociales (Moneta, 2000: 177).

La globalización, al evidenciar contradicciones no sólo entre países o naciones, sino fundamentalmente entre sus individuos y grupos sociales y culturales (grupos étnicos, de obreros, campesinos, grupos organizados de la sociedad civil, minorías sociales, homosexuales, las mujeres), está poniendo de relieve el valor de la cultura, no sólo para consolidar la identidad nacional o para resguardar la posición social sino como un recurso principal para el logro del desarrollo económico y social (Yúdice, 2000: 95).

En su dimensión cultural ha permitido que los ciudadanos del mundo busquen nuevas formas de vivir la democracia, reclamando para sí no solamente derechos civiles y políticos clásicos, sino derechos culturales, de participación, de reconocimiento social, de no exclusión, como forma de enfrentar cualquier intento de negación de las diferencias y un aumento de las discriminaciones.

De allí que la preocupación central de las sociedades contemporáneas sea cómo reducir las brechas, las distancias y cómo lograr la equidad dentro de las diferencias que seguirán separando las culturas, individuos y ciudadanos de diferentes partes del mundo.

En América Latina se han adelantado medidas económicas para adaptarse al esquema de la globalización y aunque algunas de ellas han mostrando ciertos resultados favorables, estos han sido coyunturales no estructurales, todavía lo que no han resuelto los Estados de la zona son los problemas de legitimación política y de reformas sociales de esas propuestas neoliberales Tampoco esas decisiones han resuelto las contradicciones culturales, educativas y sociales que surgen a partir del entrecruce entre una cultura planetaria y una cultura nacional y local. ,posible hoy a través de las tecnologías de la información.

El gran reto, desde el punto de vista de la investigación en estos temas, es lograr acercarnos al estudio de la globalización desde perspectivas diferentes a las utilizadas hasta ahora, las cuales sólo han abordado el problema como un mero problema de finanzas y de técnicas.

En el contexto de la globalización en su dimensión no sólo económica, lo cultural es algo muy complejo, porque no hace referencia exclusivamente a la identidad cultural, sino que reconoce las identidades y diversidades como parte del potencial de la cooperación e integración tanto en sus vertientes de promoción de valores, como de comercio de bienes culturales .

SUBTEMA : 2 IDENTIDAD, EXCLUSION Y RACISMO

(REFLEXIONES TEORICAS DE MÈXICO)

Se analiza el tema del racismo tanto desde el punto de vista teórico --en referencia fundamentalmente con sus lógicas centrales y en su relación con la modernidad-- como desde el de sus manifestaciones concretas en México. Para ello, se revisan algunos conceptos centrales para ubicar el problema de la raza considerada como una construcción social, frente a otras construcciones sociales centrales: la etnicidad y el género. Tales conceptos son la igualdad, la identidad-otredad, la intolerancia, la exclusión y la discriminación. Después trata de demostrar hasta qué punto en México el racismo anti-indígena, a pesar de haber sido negado durante tantas décadas tras el mito del mestizaje, es un fenómeno claro y de gran peso social; y, finalmente, de qué maneras concretas se ha entretejido en México el racismo con la discriminación de género, lo cual ha hecho de las indígenas mexicanas los seres más excluidos del goce de la ciudadanía

SUBTEMA : 2.1 El derecho de sobrevivencia: la lucha de los pueblos indígenas en América Latina

contra el racismo y la discriminación1

Cuando la Organización de las Naciones Unidas proclamó el primer decenio de combate al racismo y otras formas de discriminación, los delegados latinoamericanos negaban que el racismo se diera

en esta región, sin embargo, hoy se reconoce que la discriminación, la intolerancia, la xenofobia y el racismo se dan en todo el mundo, condicionados por el proceso de globalización y son pocos los

países en el mundo que pueden sostener que no tienen problemas de discriminación racial o étnica, tal como la define el artículo 1 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial. Se dice que en América Latina no existe la discriminación racial o étnica, sino más bien la desigualdad económica y social pero en este documento se sostiene que la pobreza y extrema pobreza de las poblaciones indígenas no es un hecho casual, sino que responde al efecto acumulado de políticas discriminatorias desde la época colonial.

SUBTEMA: 2.1 El racismo y la discriminación racial

En la amplia literatura sobre racismo y discriminación racial se subrayan generalmente los aspectos jurídicos, institucionales y personales. Los aspectos jurídicos, (legislaciones, leyes, reglamentos, ordenanzas, decretos etc.) son los que norman un tratamiento diferente para ciertas poblaciones, colocándolas en desventaja. En el ámbito institucional suele mencionarse el funcionamiento de

instituciones públicas y privadas en que reciben trato diferenciado los miembros de minorías y grupos sociales definidos con criterios étnicos y raciales. El tercer aspecto se refiere a la discriminación más sutil, es decir, la que tiene que ver con estereotipos, prejuicios, actitudes y preferencias de tipo individual o colectivo.

En América Latina han existido estas tres maneras de discriminación en contra de las poblaciones indígenas, pero también han existido otras, ya que, como resultado de los procesos históricos, los pueblos indígenas ocupan las posiciones inferiores en toda escala de indicadores sociales y económicos.

La historia de América Latina ha sido una historia de mezclas y cruzas biológicas. Los conceptos blanco, indio, indígena, negro, mulato, moreno, pardo, prieto, mestizo, ladino, cholo y tantos otros

que tienen connotaciones raciales, reflejan las ideas, los estereotipos y los prejuicios de su época y de su contexto histórico.

SUBTEMA : 2.2 La discriminación contra los pueblos indígenas

Desde el primer encuentro entre pueblos autóctonos y colonizadores europeos, los naturales quedaron excluidos de las instituciones y de la sociedad dominante y su vida se desarrolló en el submundo de la fuerza de trabajo, con distintas formas de reclutamiento, regimentación y explotación y con un régimen jurídico especial; durante el período republicano, aunque en algunos países se les concedió la ciudadanía formal, la polarización se agudizó por la dinámica deldesarrollo capitalista, la concentración de la propiedad privada y la estratificación social; sin embargo, más contundente fue la manera en que se afianzó la idea de la nación moderna, que tomó forma a raíz de la independencia política y fue definida por las élites mestizas y criollas, minoría

que impuso sobre las mayorías pre-existentes, los indígenas, su propia concepción de la nación, incluyendo su lengua, religión, leyes, instituciones y valores culturales.

Estas nuevas naciones-Estado les otorgaron la ciudadanía formal, pero les negaron la igualdad real; proclamaron –salvo excepciones- la igualdad de todas las personas ante la ley y concedieron derechos a todos los nacionales, pero los indígenas han sido considerados y tratados como ciudadanos de segunda.

La exclusión social y política coincidió con su marginación económica y su encapsulamiento cultural, ocupando los escaños más bajos en la escala socio-económica y los índices más altos de pobreza y extrema pobreza, hasta la actualidad.

SUBTEMA: 2.3 Indígenas: exclusión y marginación

Siendo los indígenas en su mayoría campesinos pobres, una corriente de pensamiento, basada en el análisis de clases, opinaba que su pobreza y marginación, eran resultado de la explotación capitalista, por lo que la solución se encontraba en la lucha de clases y la transformación revolucionaria del sistema capitalista. Otra corriente, hegemónica en las políticas del Estado, opinaba que la situación deplorable de los indígenas se debía a su marginación cultural del resto, cuando no a la naturaleza misma de las culturas indígenas consideradas no aptas para el desarrollo, y que la solución se hallaba en un proceso acelerado de "aculturación" bajo la sabia orientación del Estado nacionalista.

Las profundas desigualdades económicas entre indígenas y no-indígenas, la marginación social de aquellos, su exclusión política y su subordinación cultural, conforman un cuadro histórico de discriminación persistente que no puede calificarse más que de racismo estructural.

Las poblaciones indígenas pueden ser identificadas, en determinados grados, por las siguientes características:

a. Gran apego al territorio ancestral y los recursos naturales de esas áreas;

b. Identificación propia, e identificación por otros, como miembros de un grupo cultural distinto;

c. Una lengua indígena, comúnmente diferente a la lengua nacional;

d. Presencia de instituciones sociales y políticas consuetudinarias; y

e. Producción principalmente orientada hacia la subsistencia.

Las definiciones anteriores son generales y no resuelven el problema de la cuantificación de las poblaciones. Diversas estimaciones colocan el total de la población indígena en América Latina en aproximadamente 40 millones, diseminados en casi todos los países de la región.

SUBTEMA: 2.4 Etnicidad y pobreza

La primera y más obvia evidencia de la discriminación se advierte al analizar la relación entre la identidad étnica y el nivel de pobreza, pero si admitimos que el término desarrollo se refiere a algo más que crecimiento económico, que se vincula con equidad y calidad de vida, entonces es útil también mirar cómo son satisfechas las necesidades humanas de los pueblos indígenas, algunas

pueden ser satisfechas a nivel individual, otras colectivamente; algunas implican acceso individual a bienes y servicios, otras en cambio significan la presencia de instituciones públicas o privadas capaces de atender necesidades insatisfechas o insuficientemente satisfechas. Una contribución útil la proporciona el índice de desarrollo humano (IDH), elaborado por el PNUD, que aporta información agregada a nivel de países, encontrando que no siempre los que acusan mayor desarrollo económico tienen también un mejor nivel de desarrollo humano. Por ello, el PNUD hace hincapié en dos indicadores adicionales al conocido ingreso per cápita: la esperanza de vida y el conocimiento (escolaridad y alfabetismo entre adultos). A este índice se le agregó el índice humano de pobreza (ihp) y el índice de exclusión social que incluye la forma de acceso a recursos públicos y privados. Se han aportado pocos datos sobre pueblos indígenas, porque esta información no existe o

no es manejada de igual manera en los países de la región, pero puede concluirse que en la medida en que son pobres en términos del ingreso, también carecen de los demás satisfactores y acusan niveles de desarrollo humano (en el sentido del PNUD) relativamente más bajos que el resto de la

población. Ejemplo de ellos son: Guatemala, México, Perú, Bolivia.

El estudio comparativo del Banco Mundial concluye que la pobreza es persistente y severa entre la población indígena de América Latina, como se advierte en el siguiente cuadro que anota la proporción de la población que vive en la pobreza:

PAIS | POBLACION INDIGENA | POBLACION NO INDIGINA |

BOLIVIA | 44.30 | 48.10 |

GUATEMALA | 86.60 | 53.90 |

MEXICO | 80.60 | 17.90 |

PERU | 79.0 | 49.70 |