Leer Ensayo Completo Proceso De Penetración Del Capital Extranjero En Venezuela

Proceso De Penetración Del Capital Extranjero En Venezuela

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.942.000+ documentos

Categoría: Historia Americana

Enviado por: karlo 06 abril 2011

Palabras: 8706 | Páginas: 35

...

constituye el estudio del papel jugado por el Estado venezolano en el desarrollo de la estructura económica del país.

La muerte de Juan Vicente Gómez marcó el final de la más larga dictadura que haya conocido la historia de Venezuela; durante 27 años Gómez ejerció el poder y ocurrieron en ese lapso de tiempo importantes transformaciones en todos los órdenes en el país. Tras su muerte, el Programa de Febrero de 1936, proclamado por el General López Contreras en los primeros meses de su mandato, estableció las bases de un proyecto de desarrollo económico y social para Venezuela. El Estado tiene luego de 1936 y gracias al petróleo, la capacidad financiera para aspirar a esos amplios objetivos. El programa plantea también la asociación con capitales privados para llevar adelante esos planes: la creación de un Banco Industrial de Venezuela (1937) o del Banco Central de Venezuela (1940).

Con las inversiones extranjeras, nuestras políticas sobre todo las económicas van a depender mucho más de las empresas internacionales y de aquellos países como los Estados Unidos, trasladando al país la técnica y la organizacióncapitalista más avanzada de la época, pero esto conlleva a condiciones de dependencia tecnológica, pues nuestro país no tenía ninguna posibilidad de participar en la producción y desarrollo de la maquinaria y equipo, actividad que se reservan los países desarrollados. Por su importancia el petróleo pasó a ser el factor determinante en aquella prosperidad económica, ya que fue y será la energía vital para el desarrollo industrial del mundo, sobretodo en el momento de la Primera GuerraMundial donde Venezuela se caracterizó como país exportador de abundante petróleo, con grandes recursos petrolíferos, generando interés de potencias como: (Estados Unidos, Inglaterra, Holanda).

En la primera etapa de otorgamientos de concesiones, la compañía privilegiada fue la Shell de origen anglo – holandesa, ya que en 1912 recibe el permiso de explorar en 12 de los 20 Estados de Venezuela, por un tiempo de 10 años. A partir de 1922 comienzan a llegar las compañías estadounidenses, como la petrolera Sinclair Oil, pocos años después el gobierno de Juan Vicente Gómez (1908 – 1935) otorgará más concesiones a tales compañías, generando el desplazamiento de Shell a un segundo plano.

Ya para 1964 existían más de 25 compañías subsidiarias, que operan en el territorio venezolano, las cuales incrementaron el capital que se ha invertido en la industria petrolera.

PROCESO DE CAMBIO QUE SE INICIÓ EN VENEZUELA POR LA EXPLOTACIÓN DE PETRÓLEO

En 1914 el pozo Zumaque descubre el campo Mene Grande en la costa oriental del lago de Maracaibo y su petróleo abre para Venezuela los mercados energéticos mundiales. Surgió de allí una gestión que, con recursos financieros, tecnológicos y gerenciales provistos y manejados por empresas petroleras foráneas, llegó a extenderse por todas las cuencas sedimentarlas del país y dio significativas proporciones internacionales a la explotación de los recursos petrolíferos venezolanos. La creación por el Estado de la Corporación Venezolana del Petróleo en 1960 y la participación directa del capital privado nacional en esa explotación a partir de 1969 con Petrolera Mito Juan, Talon Petroleum y Petrolera Las Mercedes, no lograron modificar el carácter predominantemente concesionario y foráneo de la industria del petróleo venezolano, ni aminorar sus efectos extranjerizantes.

En las seis décadas que separan el descubrimiento de aquel primer campo petrolero gigante y la terminación por ley del régimen concesionario de hidrocarburos el 31 de diciembre de 1975, el petróleo participó en la vida venezolana como el elemento más dinámico, determinante y decisivo de la transformación política, económica y social experimentada por Venezuela. De un país de economía atrasada, producto de una explotación rudimentaria del campo, con renglones agrícolas responsables de una escasa generación de divisas y con una población mayoritariamente rural/analfabeta, regida por gobiernos dictatoriales caudillescos, pasamos a ser otro país, de mentalidad minera, con una economía dependiente de la explotación del petróleo, una producción agropecuaria insuficiente para atender la demanda doméstica y una población dominantemente urbana/indisciplinada, regida por gobiernos partidistas elegidos por el voto popular.

LAS TRANSFORMACIONES EN LA ESTRUCTURA SOCIAL DE VENEZUELA DESDE 1936 HASTA NUESTROS DÍAS

Desde los años veinte hasta el inicio de los cuarenta se conformaron las bases económicas para la organización de la sociedad venezolana alrededor de los mercados. Los aspectos económicos adquirieron un papel determinante en las relaciones sociales, y se formó un capitalismo rentístico que contaba con ciertos elementos definitorios: era una forma de desarrollo capitalista y nacional, que resultaba de la apropiación de una renta, la petrolera, que modeló la inserción en el mercado internacional. Esta renta debía ser gestionada por el Estado, lo que confería peculiaridad al caso venezolano.

De modo simultáneo, operaban distintos procesos de diferenciación. Éstos afectaban al fundamento organizativo de la sociedad (que se hizo más estratificada y compleja), a las actividades económicas (con el desplazamiento de la agricultura como la actividad más importante y el desarrollo de la actividad petrolera y el comercio externo e interno) y hasta a la propia apariencia del país, que se dividió en dos sectores, uno moderno y otro tradicional y estancado. Mientras se fue generalizando la condición asalariada, se difundió la preeminencia social del valor mercantil.

Entre 1945 y 1958 se acentuaron los procesos anteriores. Sin embargo, vale la pena destacar la incidencia de algunos elementos importantes. Entre ellos destaca la creación y desarrollo acelerado de un mercado interno, proceso que pasó por la urbanización del país. Ello significó, de modo concurrente, la creación de puestos de trabajo a los que fue posible acceder sin mayor cualificación. La existencia de una oferta alimentaria importada compensó, al menos en sus inicios, la que se perdió por el proceso de urbanización. Además, se observó en el área específica de la productividad del trabajo, dentro del sector tradicional y estancado, la influencia del factor migratorio, no vinculable de manera total con factores endógenos venezolanos. La fuerte corriente migratoria se agregó a la fuerza de trabajo doméstica, procedente de países con niveles productivos más elevados. Este es un elemento que actuó sobre la tasa de crecimiento, forzando al alza la productividad. Baste recordar que entre 1937 y 1958 llegaron a Venezuela 450.980 personas, casi todas procedentes de España e Italia. De manera simultánea, aparecieron los primeros desarrollos importantes de la actividad industrial y aumentó la diferenciación socio-económica, debido a la peculiar redistribución del ingreso-renta que se dio a través de la sobrevaluación del tipo de cambio.

Para finales del siglo XIX la pirámide social (crear hipertexto 4) presentó variaciones, como resultado de los cambios en el campo socio-político y económico. Observándose en ella que el nivel más alto de su estructura se encuentran los terratenientes y en el más bajo las personas de ocupaciones sencillas como el servicio doméstico y los campesinos, pero dueños de su libertad. El dinamismo social a finales del siglo no permitió el estancamiento que se vio a principios del siglo. Sin embargo, el movimiento industrial y empresarial fue tomando auge en el país, proyectándose sobre los terratenientes una nueva clase, la burguesía, la cual tenía buena posición económica, permitiéndoles absorber a los terratenientes y a los grandes comerciantes.

LA SITUACIÓN DE VENEZUELA EN EL

PANORAMA INTERNACIONAL

Venezuela, como toda Nación independiente, hace vida en distintas organizaciones internacionales, en el ámbito regional, continental y mundial, así como también en varios organismos internacionales especializados, desarrollando de este modo las orientaciones generales de su política exterior. Venezuela se ha caracterizado durante toda su vida democrática por pertenecer a los organismos y organizaciones internacionales que se han ido creando en el mundo desde mediados del siglo XX, como fórmula para alcanzar el desarrollo social y económico de las naciones, para promover y mantener la paz y tratar de crear un mundo más justo.

Venezuela hace vida activa en distintas organizaciones internacionales, en el ámbito regional, continental y mundial, como la ONU. En el presente tema se hará una revisión general de la política exterior de los distintos gobiernos que se han sucedido en el poder en Venezuela, desde 1958 hasta hoy. Durante todo ese lapso de tiempo Venezuela ha permanecido dentro de un sistema democrático de gobierno en el que, la política exterior ha buscado obtener para el país condiciones idóneas para su desenvolvimiento y desarrollo en el marco de las relaciones internacionales con diversas Naciones del mundo.

En cuanto a los esfuerzos llevados adelante para auspiciar la integración de Venezuela en el ámbito económico latinoamericano, destaca la inserción de Venezuela, en calidad de asociado, al bloque económico del MERCOSUR, asociación conformada por Brasil, Argentina, Uruguay Paraguay y Chile. En medio del actual proceso de Globalización que se vive a escala planetaria, Venezuela lucha por lograr una posición relevante que le permita obtener ventajas de su participación en el sistema económico internacional.

LOS PRINCIPALES ASPECTOS DE LA CULTURA

DE VENEZUELA A PARTIR DE 1936

A partir del gobierno de López Contreras, el proceso modernizador se realizó a través de un nuevo estamento cultural en el que hombres, ideas, educación, salud y progreso se daban la mano. El gobierno de López Contreras en el aspecto cultural demostró gran interés en educación y modernidad. Al finalizar su mandato, se habían creado en Venezuela más escuelas que en otro gobierno. El presupuesto para la educación se había incrementado en un 82%; incorporó al Ministerio de Educación a los intelectuales Rómulo Gallegos y Arturo Uslar Pietri. Creó la Revista Nacional de Cultura (1938) y fundó el Instituto Pedagógico Nacional (1936).

En relación a Bellas Artes, se construyó el Museo de Bellas Artes (1938) y el de Ciencias Naturales (1940. En cuanto al período de Medina Angarita (1941-1945) continúa la cultura progresista de su predecesor; se amplían los espacios de libertad, tolerancia y progreso social. Durante los cuatro años de gobierno se había saneado las finanzas públicas, gracias al petróleo, en tal sentido, ya comenzaba a consolidarse una economía más dinámica.

En la Venezuela de transición Arturo Uslar Pietri ofrece un proyecto educativo-cultural pagado por la “siembra del petróleo”, pero la democracia aún era restringida y no permitía el desarrollo de lo novedoso.

Luis Beltrán Prieto Figueroa Ministro de Educación de la Junta (1945-1948) que derrocó a Medina Angarita, ofrece al país un pensamiento educativo avanzado, el cual consistía en “revitalizar la escuela, la enseñanza primaria y la alfabetización”. En esa onda modernizadora se logran cambios acelerados, como las construcciones urbanas, la participación de la mujer en el proceso productivo no doméstico, las corrientes migratorias de Europa, el consumismo, la movilidad social y otros. En ese momento el nivel cultural dominante es el de la élite tradicional, pero a su sombra y a la de la Universidad, surge otra cultura más moderna, bien informada y ella es la clase media profesional.

En el período de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958) primero como miembro de la Junta de Gobierno y luego en 1952, como dictador, busca la eficacia, en la construcción de obras públicas fastuosas como: el Paseo los Ilustres, Autopista Caracas-La Guaira-Valencia, los Bloques de Catia, Estadios de Béisbol y Fútbol, Hotel Humboldt con el Teleférico auxiliar, Ciudad Universitaria (Hospital Clínico y Aula Magna); obras de Carlos Raúl Villanueva como las Torres del Silencio, la Avenida Bolívar, el Helicoide, el Teleférico de Mérida y otras, muestras fehacientes de la Venezuela moderna.

Sin embargo, este régimen no aceptó la discusión de las ideas políticas, suprimió el Congreso e impuso censura y cierre al periódico El Nacional; intensificó el nacionalismo militar con las celebraciones de “Las Semanas Patrias”, desfiles vistosos, promoción de bandas marciales, simulación de ataques bélicos, defensa personal y otros. Sostienen algunos historiadores que fue una década de cultura tecnócrata y de exaltación patriótica. En consecuencia, de lo antes expuesto se puede afirmar que en el movimiento cultural venezolano, surgieron características de desarrollo bien marcadas entre las que figuran: la educación, la ciencia, el arte, las letras, la música, el teatro, la radiocomunicación y la televisión.

La Educación.

En la primera mitad del siglo XX se comienza a reflejar los esfuerzos de los intelectuales venezolanos para modernizar la educación, inspirados en el pensamiento positivista de Pestalozzi y Fröbel entre los que destacaban José Gil Fourtoul, Rómulo Gallegos, Pedro Emilio Coll, Rafael Villavicencio, Felipe Guevara Rojas y otros. Pero en ese momento no existían las condiciones políticas, económicas y culturales para que este pensamiento sirviera para reformar la educación.

En 1955 se promulga la nueva Ley de Educación, en la cual se incluyeron disposiciones específicas acerca de la educación privada, estableciéndose la distinción, con status legal entre los planteles públicos y privados. En ella, también se establecía la creación de una nueva rama, como era la educación militar, la cual contenía novedosas prescripciones para la creación de liceos militares, los mismos pasarían a regirse por disposiciones especiales, diferentes a las establecidas por el Ministerio de Educación.

La Ciencia y su desarrollo

En el aspecto científico y de investigación se le da inicio a este trabajo en 1940 con la creación del Instituto de Medicina Experimental de la Universidad Central de Venezuela, el cual estuvo a cargo del fisiólogo catalán Augusto Pi Sunyer, al que siguieron el de Medicina Tropical, impulsado por el alemán Martín Mayer en 1947; el Instituto de Ciencias Penales y Criminológicas, encabezado por Tulio Chissioni en ese mismo año; y el Instituto Botánico creado en 1950, el cual acogió el Herbario Nacional, obra de Henri Pittier.

A finales de 1958, se crea el Instituto de Investigaciones Científicas – IVIC, un ente multidisciplinario de investigación avanzada en las áreas de medicina, biología química, física, matemáticas y antropología. Desde sus inicios esta institución se propuso realizar investigaciones desde temas elementales vinculadas a las corrientes internacionales del saber, así como dotar de formación a los jóvenes investigadores a través de actividades de postgrado, este instituto sirvió como base de toda actividad científico-investigativa.

El arte

Las artes plásticas en esta época no permanecieron aisladas del contexto cultural general. La Escuela de Artes Plásticas y la inauguración del Museo de Bellas Artes en 1938 fueron los promotores de nuevos estilos y de polémicas teóricas que dieron lugar a dos tendencias el “realismo social” influenciado por el muralismo mexicano revolucionario y por los “parisinos” o “cosmopolitas”. La escultura, se mantiene casi en el anonimato, a excepción de las obras de Francisco Narváez para la Universidad Central y la Fuente de las Toninas en el Silencio. Otro escultor de importancia fue Alejandro Colina autor de las obras de María Lionza, Indio Tiuna y Cacique Manaure.

En relación a la pintura, esta ha sido desarrollada de tipo paisajista creada por las Escuelas de Caracas, la cual contribuyó al cambio, pero cayendo en la retórica del Avila, del mar Caribe, del araguaney y del bucare.

Entre los pintores más importantes de la época se encuentran: Armando Reverón, Héctor Poleo, Pedro Centeno Ballenilla, Alejandro Otero, Pascual Navarro, Alirio Oramas, Reina Benzecri, Luis Martínez Gómez y otros.

Las Letras

La literatura venezolana del postgomecismo describe al país con imágenes crudas, donde se rebela contra las cárceles, los motivos, modos nativistas, exaltación paisajista etc.

En 1936 algunos escritores de gran importancia en el mundo de las letras exponen sus obras, entre los cuales se pueden mencionar a: Miguel Otero Silva (1939-1955) con “Fiebre” y “Las Casas Muertas”; Ramón Díaz Sánchez publica su obra denominada “Mene” en ella hacía un relato sobre el impacto del petróleo en Venezuela. Antonio Arráiz (1936-1946) con sus obras “Puros Hombres” y Damaso Velásquez”.

La Poesía

La Poesía venezolana sigue siendo romántica, modernista, nativista, siguiendo las tendencias de vanguardia y actualidad; dejando personajes brillantes de la época como a: Andrés Eloy Blanco, llamado el poeta del pueblo con su célebre poema Pintame Angelitos Negros es el poeta de la transición, el que empalma la modernidad con el clasicismo en la temática folklórica y telúrica.

Después de Andrés Eloy Blanco la poesía venezolana es representada por Fernando Paz Castillo, el cual universaliza la experiencia interior de la tierra y lo pequeño.

Por su parte Vicente Gerbasi Poemas de la Tierra y Mi Padre el Emigrante (hipertexto 3); otros como José Edmundo Aray; Aquiles Nazoa; Graciela Blanca Arias de Caballero; Rafael Clemente Arráiz; etc.

La Música

La decadencia musical después del esplendor que alcanzó durante el siglo XIX se prolongó hasta el primer cuarto del siglo XX, resurge nuevamente cuando los autores se inspiran en el pueblo, uno de los protagonistas de esta renovación o resurgimiento fue Pedro Elías Gutiérrez, compositor de música ligera especialmente el vals, joropo, zarzuelas; dirige la Banda Marcial de Caracas de 1903 a 1946, su nombre permanece ligado a la composición del “Alma Llanera” segundo himno nacional.

En la cultura venezolana es importante destacar que, la guitarra como imagen musical del país es una de las pocas expresiones musicales que ha permanecido aún vigente, cabe señalar el reconocimiento internacional que ha logrado alcanzar las composiciones del maestro Antonio Lauro, determinando con esto el liderazgo del gentilicio venezolano en esta disciplina, y, junto a él figuran Alirio Diaz, Rodrigo Riera, Rubén Riera, Luis Zea, Rómulo Lazarde, Aldemaro Romero, Luis Mariano Rivera, Simón Díaz, Juan Vicente Torrealba y otros.

PROCESO IDEOLÓGICO DEL PERÍODO DE

1936 A NUESTROS DÍAS

En la lucha por la libertad de opinión la prensa venezolana, desde Guzmán Blanco hasta la muerte de Gómez y luego durante la dictadura de Pérez Jiménez sus representantes han sufrido cierres, persecución, cárcel y destierros. Sin embargo, pese a estos hechos, el progreso económico de Venezuela desde la aparición del petróleo ha incidido directamente en los medios de comunicación, es así como van surgiendo paulatinamente de manera formal la prensa escrita, como El Universal fundado en 1909; Panorama fundado en 1914; Ultimas Noticias en 1941; El Nacional en 1943; El Mundo en 1958. Igualmente, los partidos políticos de la época editaron sus propios voceros ideológicos, como el caso de “Tribuna Popular” de corte comunista.

Hoy Venezuela representa el laboratorio más grande del mundo en materia del pensamiento político empírico, donde convergen las ideas políticas de aquellos hombres de conciencia sin formación y toda clase de intereses mezquinos que impiden el avance necesario de nuestra revolución.

Este debe ser el lugar que debe ocupar, y debemos ocupar todos los ciudadanos en Venezuela y el mundo, que quieren o se sientan identificado con el carácter filosófico del pensamiento de Bolívar, una sociedad Humanista de Justicia Social y de Paz, es necesario crear el desarrollo de la ideología Bolivariana con bases en los fundamentos que ya están establecidos.

EL PROCESO POLÍTICO DE VENEZUELA A PARTIR DE 1936

La muerte de Juan Vicente Gómez, el desarrollo del proceso político ? social de 1936 a 1941 se caracterizó de la siguiente manera: |

a.- En lo Económico: la economía se convierte en monoproductora.b.- en lo Político: se da un sistema de gobierno ajustado a las necesidades populares.c.- En la legalidad: se establece mayor respeto para el cumplimiento del orden constitucional.d.- en lo Social: las constantes migraciones de las zonas rurales a las urbanas abre camino hacia el urbanismo y la planificación.e.- Se incrementa la actividad internacional por el interés del gobierno Venezolano de buscar y asegurar mercados extranjeros para la venta de su producto (petróleo), entrando a participar en decisiones de mercado y política socio-económica en el plano mundial.f.- Toma mayor impulso la educación y la cultura popular ; en cuanto al sector salud el gobierno presta mayor atención. | |

Para 1940 comienza a desarrollarse la campaña electoral orientada al relevo del Presidente de la República, la lucha política se inicia entre Isaías Medina Angarita candidato oficialista apoyada por las fuerzas gubernamentales, y el candidato de la oposición el escritor Rómulo Gallegos, apoyados por los sectores obreros.

En tal sentido López Contreras impone una política de equilibrio sin violencias y sin afectar el orden institucional, aunque en algunas oportunidades imponía medidas con severidad y rigor, debido a la conducta de algunos líderes, medidas de corte reaccionario que chocaban con el régimen de libertades que él mismo había establecido, como por ejemplo la suspensión de garantías constitucionales.

Durante el mes de septiembre de 1938 se realizaron las elecciones para elegir los representantes a los Concejos Municipales y Asambleas Legislativas en los Estados Apure, Aragua, Bolívar, Guárico, Mérida Trujillo, Zulia y Distrito Federal, para las demás entidades regionales se realizarían en 1941. En estos comicios los partidos de izquierda obtuvieron el triunfo, pero el gobierno desconoció los resultados.

En el Distrito Federal, la oposición obtuvo el triunfo derrotando al oficialismo en 19 parroquias de 22. La mayoría de los candidatos eran independientes o miembros del Partido Democrático Nacional (PDN), y uno pertenecía al Partido Comunista de Venezuela (PCV). El resultado de estas elecciones confirmaron el impacto social que logró el Partido Democrático Nacional en la sociedad venezolana, para ese momento el máximo líder era Rómulo Betancourt y del Partido Comunista de Venezuela era Juan Bautista Fuenmayor.

En octubre de 1940 se celebraron nuevamente elecciones para integrar las asambleas legislativas y concejos municipales en 13 de los 20 estados del país. A su vez estos elegirían a la mitad de los miembros de las Cámaras de Diputados y de Senadores, cuyo Congreso se encargaría de elegir al nuevo Presidente de la República. En efecto, se realizan las elecciones presidenciales, obteniendo el triunfo el General Isaías Medina Angarita el 28 de abril de 1941.

Proceso político 1941-1948

Este proceso se inicia con el ascenso al poder del General Isaías Medina Angarita, el cual era el candidato apoyado por el Presidente Eleazar López Contreras, quien fue electo el 28 de abril de 1941 y juramentado el 5 de mayo de conformidad a lo dispuesto por el Congreso nacional.

La Acción de Gobierno dio a su régimen una orientación democrática, dirigida al fortalecimiento de las instituciones y a la realización de reformas en los aspectos más importantes para restaurarle al pueblo sus derechos como ciudadano venezolano, su acción de gobierno la dirigió desde el inicio a garantizar las libertades públicas. Apoyo en 1941 al partido comunista, liberado por Gustavo Machado, Juan Bautista Fuenmayor y Olga Luzardo, Legalizó al partido Acción Democrática. Sin embargo, antes de obtener su legalización como partido debió cumplir con el requisito de responder al cuestionario establecido por el gobernador del Distrito Federal Dr. Luis Jerónimo Pietri, sobre la propiedad privada, la familia y la lucha de clase, este partido se convirtió en el principal partido nacional de oposición. Propició la reforma Constitucional y la derogación del inciso VI del artículo 32, otorgó por primera vez el voto a la mujer para elegir y ser elegida como concejales.

En este año se producen las elecciones municipales y para Asambleas Legislativas. En esta oportunidad el partido comunista intentó establecer una alianza con el Partido Acción Democrática pero éste no aceptó, por el gobierno participaba el Partido Democrático Venezolano (PDV) en las elecciones del 1942. Por primera vez en la historia del país, los partidos de oposición, podían participar legalmente en una justa electoral, demostrando con ello que el gobierno medinista desde el primer momento deseaba un cambio democrático, tolerante y respetuoso de la disidencia y de la oposición. Los resultados de este proceso favorecieron al partido oficialista (PDV), el cual obtuvo la mayoría de los votos en esa justa electoral.

El derrocamiento de Medina Angarita se inició con la sublevación de la Escuela Militar, el cuartel san Carlos de Caracas y la Guarnición de Maracay; el gobierno intentó resistir con algunos cuerpos y fuerzas policiales leales a Medina, pero fue imposible dominar la situación, el gobierno estaba en manos de los revolucionarios y a medina no le quedó más remedio que entregar el mando, el 18 de octubre de 1945.

A la caída de Medina Angarita se constituyó una junta Revolucionaria de Gobierno, el cual asume el poder como gobierno provisional, el 15 de febrero de 1948, esta junta quedó conformada por siete miembros de los cuales, dos (2) eran militares y los demás civiles, cuatro (4) pertenecientes al partido Acción Democrática. Los oficiales eran: el Mayor Carlos Delgado Chalboud y el Capitán Mario Vargas; el Doctor Edmundo Fernández de filiación independiente.

En materia electoral y del ejercicio de las libertades políticas, durante el período que transcurrió de la revolución hasta la realización de las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente, se crearon los principales partidos políticos del país. A los pocos meses de la proclamación de la Junta Revolucionaria se organizaron: la Unión Republicana Democrática (URD) partido que adoptó un ideario liberal, nacionalista, y centralista; y el Comité de Organización Política y Electoral Independiente (COPEI), de corriente Social Cristiana en Venezuela.

En 1944, el Partido Democrático Venezolano (PDV) al realizarse las elecciones municipales aceptó la alianza con el Partido Comunista (PCV), ésta decisión provocó la separación de los Lopecistas del PDV, y formaron una agrupación Pro – Candidatura de López Contreras, para las elecciones nacionales de 1946.

En marzo de 1947 se inician las discusiones, entre los tópicos más importantes se encontraban la educación y el tema de la propiedad privada. En cuanto al tema de la educación, se enfrentaban AD y COPEI, mientras el primero abogaba por una educación libre, masiva y conducida por el Estado; el segundo clamaba por el reconocimiento de la función de la Iglesia en la conducción de este sistema.

Los partidos políticos inician los preparativos para la escogencia de los candidatos a la presidencia y a los cuerpos deliberantes. Para la presidencia se presentaron Rómulo Gallegos (AD) Rafael Caldera (COPEI) y Gustavo Machado (PCV); mientras que para las Asambleas Legislativas URD y el recién creado Partido Revolucionario del Proletariado (PRP) postularon sus representantes. La campaña electoral se desarrolló en un ambiente agresivo y agitado, sin embargo a pesar de este ambiente de violencia física y verbal se realizaron las elecciones, el triunfo recayó en el candidato de Acción Democrática Rómulo Gallegos el 14 de Diciembre de 1947.

La tendencia de este periodo presidencial que solo duró nueve meses no varió en relación a los años posteriores. Rómulo Gallegos fue el primer Candidato electo a través del voto directo, universal y secreto. Elegido el 15 de febrero de 1948 hasta el 24 de noviembre del mismo año, en que fue derrocado por un golpe militar promovido por los mismos militares, que en alianza con AD, derrocaron a Medina Angarita. El descontento militar se iba incrementando, con la pretensión de AD de crear nuevas fuerzas armadas entre las filas del partido; esto ocasionó diferencias entre Gallegos y Betancourt.

En marzo de 1948 se realizaron las elecciones para elegir a los representantes para los concejos municipales. A pesar del triunfo de AD, se pudo evidenciar un clima de descontento, ya que la abstención se incrementó y los votos favorables al partido de gobierno disminuyeron. El clima de descontento popular a causa de la crisis económica y la violencia política fue en aumento, el llamado a la “concordia nacional”, parecía fracasar, los pactos y las promesas entre los distintos sectores de la vida no lograron contener el desbordamiento del orden social.

En el proceso político venezolano desde el año 1948 hasta 1958 acontecieron hechos históricos relevantes ocurridos en ese lapso de tiempo; es fundamental señalar como algo comúnmente aceptado que el régimen basado en el predominio del poder y la dominación castrense que se extiende del 24 de noviembre de 1948 hasta el 23 de enero de 1958 representa una etapa fundamental en el proceso político contemporáneo de Venezuela, particularmente en lo que se refiere al período de gobierno personal de Marcos Pérez Jiménez (1952-1958).

Desde la caída de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958 hasta las elecciones democráticas de finales de ese mismo año, el ascenso de masas fue indetenible, produciéndose formas de participación cercanas a la democracia directa, las cuales no se repetirían una vez consolidado el modelo puntofijista siendo un proyecto sociopolítico que descansaba sobre un modelo hegemónico, producto de la coalición entre los principales factores de poder en la sociedad. Con la formalización de este pacto se institucionalizan las reglas del funcionamiento del sistema representativo de partidos, en cuyo acuerdo se reconocen las relaciones de cooperación para el mantenimiento del orden establecido.

La rapidez como se resolvió, por parte del gobierno provisional la realización del proceso electoral, hizo que se movilizaran los principales líderes de los partidos políticos más importantes del momento, las reglas del juego fueron diseñadas y suscritas por Acción Democrática, URD y COPEI, cuyos representantes involucrados fueron Rómulo Betancourt , Rafael Caldera y Jóvito Villalba, además de Gonzalo Barrios , Pedro del Corral, Antonio Requena, Rodolfo Rojas, Jesús Sanoja Hernández , Luis Barrios Díaz, Gustavo Larez y como moderador Lorenzo Fernández.

El gobierno de Betancourt transcurrió en medio de muchas dificultades, enfrentando la fuerte oposición de algunos sectores políticos, especialmente los partidos de izquierda excluidos del Pacto de Punto Fijo, los cuales recibieron una férrea oposición a lo largo del gobierno. En tal sentido, desde el momento que se instauro un sistema democrático en el país, éste y el puntofijismo sirvieron para que surgieran más de 200 organizaciones, nacionales, electorales o grupos de electores, y que las mismas hayan participado al menos una vez en algunos de los procesos electorales que se han llevado a efecto hasta la actualidad. La Constitución de 1961.

Sin embargo, con la llegada al poder de Carlos Andrés Pérez en febrero de 1989 la política nacional marcó profundos cambios en el quehacer nacional. Pérez intentó construir un nuevo lenguaje de la política y a través de la misma cambiar de forma radical el rumbo de la economía nacional y para tal fin anunció las nuevas medidas que conducirían al Gran Viraje de la Nación el cual era el nombre de su programa de gobierno.

En 1992 se planteo nuevamente el debate sobre cinco puntos para la reforma constitucional, pero el esfuerzo fracasó nuevamente. Para 1994 se intentó retomar de nuevo el estudio de la enmienda constitucional por el recién electo Congreso para el período 1994 - 1999, con el fin de darle cumplimiento a la promesa electoral de Rafael Caldera como Presidente de la República para ese período, pero tampoco tuvo éxito.

Sin embargo, para el nuevo período presidencial que se inició en 1999, representado por Hugo Chávez Frías se anuncia un nuevo programa de gobierno llamado Plan Bolívar cuyos objetivos se orientaban hacia el logro del equilibrio político, a través de la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente que permitiera la consecución de una democracia participativa, hacia un equilibrio social en todos los aspectos.

En relación a los partidos políticos, la Constitución de 1961 los consagraba en su actividad al determinar en su artículo 114 que todos los venezolanos aptos para el voto, tienen el derecho de asociarse en partidos políticos para participar, por métodos democráticos, en la orientación de la política nacional. En las disposiciones de esta norma constitucional se afianzaron los partidos tradicionales al igual que otras organizaciones nuevas con la firme intención de integrarse a las actividades proselitistas y a la lucha cívica con el objetivo de lograr posiciones en el gobierno, para poner en práctica sus postulados en defensa del pueblo.

En 1997, se divide Causa R por la designación de Lucas Matheus como Jefe de la fracción ante el veto que impuso Carlos Melo y Pablo Medina, y surgen del ala de esta organización política Patria para Todos cuyo Secretario General es actualmente José Albornoz.

Además de estas nuevas organizaciones políticas han surgido otras más recientes como Proyecto Venezuela , y Primero Justicia las cuales se ha volcado a la palestra política con el fin de buscar equilibrar el juego político, y la crisis de gobernabilidad dejada por anteriores gobiernos y que aún persiste.

Aún en Venezuela, y a pesar del nuevo modelo democrático instaurado en el país a partir de 1999 los partidos políticos siguen siendo el soporte a través del cual, la sociedad civil puede expresar de forma efectiva sus reivindicaciones y aspiraciones al mismo tiempo que participan en la elaboración, discusión, decisión y ejecución de las políticas de interés nacional, de manera que las mismas puedan establecer una serie de equilibrios mediante los cuales se construya una sociedad más justa, más digna y más humana.

CUADROS, MAPAS, GRÁFICOS, ESQUEMAS,

ESTADÍSTICAS DE 1936

PIB petrolero, convencional y PIB no rentístico: 1922-2002

(bolívares de 1984)

Exportaciones petroleras y PIB: el espacio de la renta, 1922-2002

Ingreso nacional/producto nacional neto: Venezuela 1936-2002

Consumo y PIBnr por habitante: 1936-2002

1936=100

Índice de sobrevaluación del bolívar: Venezuela 1934-2002

PENETRACIÓN DEL CAPITAL EXTRANJERO EN VENEZUELA

El país no había dejado de ser colonial y ya comenzaba a ser moderno. El capital extranjero orientado hacia las actividades extractivas solicitaba, además de nuevas y mayores concesiones petroleras, un orden sin hostilidades y un régimen de orden. Pero Gómez no entendía el orden sin la abolición de las libertades democráticas. Desde el ascenso de Gómez al poder hasta 1916, la economía venezolana mantuvo una balanza comercial discretamente favorable.

En 1917 los consorcios extranjeros —ingleses y norteamericanos— iniciaron la explotación comercial de los hidrocarburos en Venezuela. En aquel mismo año, casi al término de la Primera Guerra Mundial, la mitad de la producción petrolera fue destinada a la exportación. Comenzaba entonces la era del petróleo con su carga de conflictos y perturbaciones. Las repercusiones de la explotación petrolera fueron inmediatas y sensibles. El primer rasgo de transformación de la estructura económica del país se localizaba en la composición del comercio exterior: el petróleo pasó a constituir la mayor parte de las exportaciones mientras el café y el cacao declinaban paulatinamente su participación en las mismas: mientras el valor de las exportaciones petroleras aumentó de Bs. 2 millones en 1917 a Bs. 649 millones en 1935, el valor conjunto de las exportaciones de café y cacao disminuyó de Bs. 67, millones en aquel año a Bs. 37,6 millones en este otro. En veinte años el país había cambiado los parámetros naturales de su economía: de país rural o esencialmente agrario se había convertido en país fundamentalmente petrolero. Pero la explotación del petróleo por consorcios extranjeros produjo, a cambio de un desarrollo aparente o ficticio, una dependencia mayor, una mediatización más profunda del país.

Mientras más avanzaba la penetración extranjera y más aumentaba la explotación de la riqueza subyacente, mayor era la concentración del poder político en la persona del déspota. Mientras más poder político centralizaba Gómez, más aumentaba la concentración de la propiedad territorial agraria en Venezuela. Parte de los ingresos derivados de la explotación petrolera fluía al Fisco Nacional como pago de impuestos regulares y ocasionales. Con el aumento de la producción de hidrocarburos aumentaba la capacidad fiscal del Estado venezolano. Pero ésta no se tradujo en inversiones que transformase la estructura de la economía conforme a objetivos preciosos de desarrollo, sino principalmente en gastos burocráticos y contractuales que más enriquecían a los usufructuarios políticos del régimen.

La demanda de fuerza de trabajo en la industria petrolera y en la construcción de obras públicas realizadas por el Estado, determinó un desplazamiento de la mano de obra campesina hacia los centros petroleros y urbanos. No se detuvo en aquellos años el éxodo rural que redujo la fuerza de trabajo en el campo cuando precisamente la producción agropecuaria, se encontraba en situación difícil y precaria.

A raíz de la muerte de Juan Vicente Gómez en 1935, la estructura económica de Venezuela se había tomado interiormente más diferenciada: habían aumentado considerablemente la producción y las inversiones foráneas en el sector petrolero: se había dilatado la miseria en el campo mientras crecía el latifundismo. El torbellino del petróleo había enriquecido a la clase opulenta al mismo tiempo que empobrecido al hombre de la Venezuela rural. El ritmo de la explotación del petróleo resultó desde entonces incontenible, a la vez que las actividades agropecuarias se mantuvieron en relativo estancamiento".

Durante este período puede decirse que se consolida el carácter monoproductor y petrolero de la economía venezolana. En íntima relación con este desarrollo petrolero, comienza a formarse en Venezuela un sector industrial; la inversión extranjera se concentró sobre todo en la extracción del crudo venezolano, mientras que en otras áreas como la agrícola, la ausencia de capitales conspira contra su real desarrollo.

LAS INVERSIONES EXTRANJERAS

En 1936, existían para ese momento unos 8.025 establecimientos industriales que empleaban unos 47.000 trabajadores, con un capital invertido de casi Bs. 300.000.000. Tales cifras son cuestionables en términos de comparación con etapas anteriores, pues incluyen diversos tipos de industrias, desde artesanales hasta no manufactureras. Los ajustes realizados señalan que probablemente, las manufacturas no sobrepasaban las 3.000 empresas, con 26.000 empleados y un capital invertido de Bs. 165.000.000. Uno de los aspectos característicos de ese momento fue la consolidación, expansión y tendencia a la concentración de las industrias grandes ya establecidas, así como la quiebra de algunas industrias medianas y pequeñas.

A partir de 1917, al dar inicio a la explotación petrolera, se abre un nuevo período en la historia venezolana en el cual se opera todo un conjunto de transformaciones significativas en los distintos aspectos de la sociedad, los cuales en la medida extrema han permitido "superar" el estancamiento característico de un país agropecuario.

Este fenómeno traerá consigo las inversiones extranjeras, motor fundamental de ese conjunto de cambios. Estas empresas inversionistas, al principio van a tener participación a nivel nacional en la explotación de hidrocarburos, luego en la mineral de hierro y posteriormente en la industria, el comercio, los transportes y en menor grado, la agricultura, ya que con la apertura de las vías de comunicación, los productos agrícolas aumentaron en el mercado interno fomentando el mayor consumo, constituyendo lo que hasta nuestros días es la economía nacional; si se puede llamar nacional, pues con el fenómeno de la globalización no sabemos que es nuestro y que no lo es.

Con las inversiones extranjeras, nuestras políticas sobre todo las económicas van a depender mucho más de las empresas internacionales y de aquellos países como los Estados Unidos, trasladando al país la técnica y la organización capitalista más avanzada de la época, pero esto conlleva a condiciones de dependencia tecnológica, pues nuestro país no tenía ninguna posibilidad de participar en la producción y desarrollo de la maquinaria y equipo, actividad que se reservan los países desarrollados. Por su importancia el petróleo pasó a ser el factor determinante en aquella prosperidad económica, ya que fue y será la energía vital para el desarrollo industrial del mundo, sobretodo en el momento de la Primera Guerra Mundial donde Venezuela se caracterizó como país exportador de abundante petróleo, con grandes recursos petrolíferos, generando interés de potencias como: (Estados Unidos, Inglaterra, Holanda).

En la primera etapa de otorgamientos de concesiones, la compañía privilegiada fue la Shell de origen anglo – holandesa, ya que en 1912 recibe el permiso de explorar en 12 de los 20 Estados de Venezuela, por un tiempo de 10 años. A partir de 1922 comienzan a llegar las compañías estadounidenses, como la petrolera Sinclair Oil, pocos años después el gobierno de Juan Vicente Gómez (1908 – 1935) otorgará más concesiones a tales compañías, generando el desplazamiento de Shell a un segundo plano.

Ya para 1964 existían más de 25 compañías subsidiarias, que operan en el territorio venezolano, las cuales incrementaron el capital que se ha invertido en la industria petrolera.

IMPORTANCIA DEL PETRÓLEO PARA EL CAPITAL MONOPOLÍSTA

Con la avalancha de transnacionales, buscando participar del festín petrolero en Venezuela, surgieron oposiciones entre ellas la de Alberto Adriani, quien consideraba que la actividad petrolera era una imposición económica extranjera, que nos haría dependientes de políticas y criterios no nacionales. Para reforzar su planteamiento en torno al neocolonialismo, iniciado con la actividad petrolera, Luis Pedro España, hace referencia al planteamiento que al respecto hiciera Adriani, Alberto en su obra Labor Venezolanista.

"No debemos equivocarnos en la apreciación de los cambios que han seguido al auge de la industria petrolera en Venezuela; esta industria es precaria; está en manos extranjeras; es, desde el punto de vista económico, una provincia extranjera enclavada en el territorio nacional, y ejerce una influencia relativamente insignificante en la prosperidad económica de nuestro pueblo. No insistamos sobre lo del petróleo".

Debido a la exportación petrolera, ya para 1936, con el otorgamiento de concesiones a empresas extranjeras para la exploración y explotación del territorio venezolano, el país obtiene por medio de la renta petrolera un ingreso que "servirá" tanto para invertir y generar nuevos capitales, como para cancelar las deudas públicas y crear industrias que produzcan bienes y servicios para satisfacer las necesidades de los habitantes del país. Aunque el Estado con todos los recursos que ha recibido, ya sea en la primera etapa cuando estaban las concesionarias en Venezuela, como en la segunda cuando Venezuela tiene el control de su industria petrolera, no ha podido satisfacer las necesidades de la población.

DESARROLLO INICIAL DE LA INDUSTRIA PETROLERA

En Venezuela las primeras noticias acerca del petróleo se remontan al uso medicinal y utilitario que le daban los primeros pobladores del territorio venezolano, a los afloramientos o rezumaderos naturales de este importante recurso que nuestros indígenas llamaban "Mene”.

Sin embargo, la explotación de este recurso no llegaría sino hasta el año 100 antes de Cristo, cuando los chinos, de una manera bastante rústica extrajeron petróleo de la tierra. Su técnica, si es que así puede llamarse, consistía en buscar un lugar que pareciera adecuado para perforarlo con una caña de bambú y así extraer el petróleo. Sin embargo, a partir de 1850 comienza una etapa que se va a caracterizar por la comercialización, debido al descubrimiento de valiosas aplicaciones para este recurso natural. Por ejemplo, el asfalto no sólo se utilizó para calafatear barcos (impermeabilizarlos), sino que también para la creación de caminos. Asimismo, la parafina era utilizada en la fabricación de velas para iluminación, en el recubrimiento de quesos, pomadas para calzado, entre otros. El kerosén, por su parte, comenzó a ser utilizado en la calefacción y la iluminación.

La industria petrolera venezolana inició formalmente sus actividades a nivel comercial a partir del año 1914, y desde ese momento pasó a ser la más importante del país, pues se constituyó como una fuente estratégica de energía, que le permitió abrirse campo en los mercados internacionales de exportación e inversión. De esa manera, apareció la figura de la concesión, que el Estado brinda a las compañías transnacionales para explorar y explotar el recurso.

En Venezuela la primera explotación data del año 1878, con el otorgamiento de la concesión a Manuel Antonio Pulido para la explotación del hidrocarburo encontrado en su hacienda La Alquitrana, en el estado Táchira. Así fue constituida la Compañía Minera Petrolia del Táchira, cuya producción alcanzaba sólo para obtener el querosén para dotar a los pueblos vecinos. Sin embargo, esta incipiente actividad logró impulsar el inicio de la industria petrolera nacional.

Posteriormente, con el descubrimiento de los pozos Barbabui I (campo de Guanoco, Sucre) y Zumaque I (campo Mene Grande, Zulia), llegaron empresas extranjeras como Creole, Shell, Mobil Oil, Texaco y Royal, con el fin de explotar los yacimientos descubiertos y de esa manera la actividad fue consolidada. Para 1928, el «oro negro» pasó a ser el principal producto exportado y Venezuela se constituyó como uno de los primeros países exportadores de petróleo.

LOS CAMBIOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y POLÍTICOS QUE SE OPERAN EN VENEZUELA A RAÍZ DE LA EXPLOTACIÓN PETROLERA

Debido a la exportación petrolera, ya para 1936, con el otorgamiento de concesiones a empresas extranjeras para la exploración y explotación del territorio venezolano, el país obtiene por medio de la renta petrolera un ingreso que "servirá" tanto para invertir y generar nuevos capitales, como para cancelar las deudas públicas y crear industrias que produzcan bienes y servicios para satisfacer las necesidades de los habitantes del país. Aunque el Estado con todos los recursos que ha recibido, ya sea en la primera etapa cuando estaban las concesionarias en Venezuela, como en la segunda cuando Venezuela tiene el control de su industria petrolera, no ha podido satisfacer las necesidades de la población.

Algunas propuestas presagiaban el futuro de nuestro país, desde el gran auge del capitalismo a través del petróleo.

"Utilizar sabiamente la riqueza petrolera para financiar su transformación en una nación moderna, próspera y estable en lo político ... económico y social; o quedar, cuando el petróleo pase ... como todos los sitios por donde pasa la riqueza azarienta pasa sin arraigar, dejándonos más pobres y más tristes que antes". (Uslar, 1949, 66).

Sin embargo, al principio, los ingresos que se obtenían de la exportación petrolera sólo beneficiaba a las empresas petroleras extranjeras, luego con la aplicación de reglas, en las que la renta petrolera es de todos los venezolanos y se comienzan a aumentar los sueldos y salarios, importación de productos para el consumo, para "mejorar" las viviendas y la ampliación de políticas de salud; es decir, mejorar las condiciones de vida de los venezolanos, así como el crecimiento de la población. Aunque esto no significa que todo está solucionado, puesto que hoy día, debido a la inflación sigue estando presente factores que cada día deprimen más y más a la sociedad, ya que en su contorno se sigue reflejando la inseguridad, la pobreza, la riqueza de una minoría, debido a la ineficiencia del Estado para controlarlos y en su mayor caso capacitarse para una mejor administración económica y social.

Antes del cambio económico, en Venezuela las migraciones exógenas eran pocas por no decir, nulas. Estas se diferenciaban a través del tiempo, de la situación económica del país de origen de estos inmigrantes, y de la política, no sólo la de su país sino también la del lugar de asentamiento o llegada, ya que la idea de tal migración era mejorar su nivel social.

Las migraciones externas se desplazan en las zonas urbanas, por poseer la mayor posibilidad de progreso.

"Los inmigrantes externos están diseminados por todo el país, pero se concentran especialmente en los centros industriales y mineros tales como Distrito Federal, Estado Miranda, Zulia, Aragua y Carabobo". (Chen; 1968, 51).

Para 1950 distintos grupos de personas, provenientes tanto del Continente americano: norteamericanos, colombianos, ecuatorianos, argentinos, y del europeo: italianos, portugueses, españoles como del Medio Oriente: árabes, de Asia: chinos, japoneses y del continente africano.

Durante este mismo año, la inmigración externa era de 461.584, de la cual el 19.1 % pertenecían a Colombia, el 24.6% italianos y el 29.3% españoles, los cuales representaban los principales grupos de inmigrantes extranjeros. Algunos eran trabajadores técnicos y especializados que llegaron junto con alguna empresa para trabajar en Venezuela; otros querían conseguir en este país mejor trabajo y por demás un mayor ingreso, pero que no tenían ninguna especialidad, y por último aquellos que pasaron a englobar a la población inactiva. Para este año, tal movimiento fue positivo, pero años posteriores se convirtió en un aspecto que dependía de la situación económica, puesto que dependía de las perspectivas que existían en el momento. Venezuela, podría decirse se convierte en la "tierra de refugio", donde todo es solidaridad, amabilidad y respeto e incluso, ya en 1936, dentro del programa de gobierno de Eleazar López Contreras, uno de sus puntos principales era el de Inmigración y Colonización en la que consideraba que la misma contribuiría a la formación de una población fuerte y educada. Sin embargo para ello era necesario solucionar los problemas higiénicos, laborales, comunicacionales, educativos, comerciales y agrícolas, por la que Venezuela atravesaba, para que la población extranjera gozara, de un hogar confortable y que en lugar de estar distantes, puedan mezclarse con la población nativa.

EFECTOS DEL PETRÓLEO EN EL DESARROLLO ECONÓMICO

La actividad petrolera ha tenido una gran influencia en los venezolanos, ya que fue un fenómeno que transformó el comportamiento de estos hombres, sobre todo por ser económicamente una actividad que daría paso a una nueva etapa social, cultural, política. En sí fue un proceso de transición que afectó, a todas las estructuras de la sociedad venezolana, alterando arbitrariamente nuestra cultura "propia", la cual, nuevamente es subestimada, así como en el siglo XVI, con la llegada de los españoles, a la cultura indígena le fue impuesta otra, supuestamente superior a la autóctona de la población prehispánica.

El inicio de la actividad petrolera determinó importantes cambios en el poder político del país, en efecto el Estado de la República agropecuaria era desde el punto de vista económico un organismo pasivo cuyos bajos ingresos dependían fundamentalmente de los impuestos al comercio exterior, tales ingresos apenas alcanzaban para mantener la burocracia y el aparato militar. Sin embargo al convertirse en el principal receptor de los ingresos petroleros a través del cobro de impuestos y regalías, el Estado pasa a constituirse en el organismo económico más importante del país.

Surgió un Estado importante que pasara a ser el coordinador entre los ingresos petroleros y el resto de la economía, aumentando su responsabilidad sobre el tipo de desarrollo que va a tener el país, pues de su política económica va a depender en gran medida el tipo de crecimiento que va a tener el país desde entonces hasta nuestros días.

LAS CLASES SOCIALES DE LA VENEZUELA CONTEMPORÁNEA

A partir de 1920 hasta 1935, la sociedad venezolana presentó nuevos estamentos: la clase alta; la burguesía (ricos acomodados); la clase media integrada por profesionales, artesanos y comerciantes; y la clase baja o proletariado integrado por todos los trabajadores en diversas actividades incluyendo el servicio doméstico y el campesino.

Se pueden definir las clases contemporáneas como sigue:

Clase Alta: representa a la Burguesía Comercial, Financiera e Industrial y a los Latifundistas.

Clase Media: Profesionales, pequeños comerciantes, artesanos, pequeños propietarios, empleados públicos y privados.

Clase Baja: Clase Obrera, Servicio Domestico, Campesinado.

CONCLUSIONES

Con la realización de esta investigación hemos aprendido de una manera muy nutriente las características de esta época después de la dictadura de Juan Vicente Gómez hasta nuestros días.

Se trató en este compendio de diferentes tópicos como el proceso político Administrativo de Venezuela a partir de 1936, desde las negociaciones con las diferentes empresas transnacionales hasta el gobierno actual. También se investigó sobre los cambios que se ejecutaron en la sociedad a partir de la explotación petrolera. Características y situaciones que originaron la aparición de corrupción en el arca pública, grandes ingresos fiscales producto de la explotación petrolera, grandes pérdidas a expensas de las compañías transnacionales que pagaban las concesiones a precios de gallina flaca, etc…

Cabe destacar que desde 1936 hasta ahora Venezuela comenzó a sufrir cambios no sólo en su extructura social, sino también en su segmento cultural y arquitectónico. Uno de los hechos más trascendentales fue el cambió hacia un período democrático a partir de 1958, que permitió de una u otra forma más participación ciudadana.

Los años que van de 1958 a la actualidad constituyen uno de los períodos más ricos de la historia democrático contemporánea de Venezuela. En este espacio de tiempo se suceden, con vertiginosidad deslumbrante, acontecimientos capitales, hechos que marcan hito, episodios que dejan su huella de siglos. Se mueven en el escenario nacional una pléyade de personajes que van a estampar en ese momento lo mejor o algo de lo más típico de sus vidas. Se desarrollan debates de ideas y acciones prácticas realmente trascendentales.

Bibliografía

Quintero, Rodolfo. (1968). La cultura del petróleo. Instituto de investigaciones económicas y sociales, Caracas.

R Martínez, Aníbal. (1988). Petróleo crudo. Diccionario de Historia de Venezuela, Fundación Polar, Tomo III. Editorial Ex Libris, Caracas.

Sullivan, William. (1976). Situación económica y política durante el período de Juan Vicente Gómez, 1908 – 1935. Fundación John Boulton, Caracas.

Uslar Pietri, Arturo. (1949). De una a otra Venezuela. Ediciones Mesa Redonda, Caracas.

Zuloaga, Guillermo. (1958). Geografía petrolera de Venezuela. Editorial Grafos, Caracas.