Leer Ensayo Completo Resumen De La Historia Minima De Mexico

Resumen De La Historia Minima De Mexico

Imprimir Documento!
Suscríbase a ClubEnsayos - busque más de 1.931.000+ documentos

Categoría: Historia

Enviado por: poland6525 15 abril 2011

Palabras: 3488 | Páginas: 14

...

ltores, sacerdotes, guerreros y gobernantes.

Poco a poco las diferentes tribus o culturas se fueron haciendo notorias, pues ya no eran solo los olmecas, sino varias culturas más a lo largo y ancho de nuestro país, tanto así que el valle de México comienza a notarse los procesos de urbanización entre otras cosas, es decir, varios y muy importantes avances.

México como país tiene una diversidad increíblemente extensa por antecedentes étnicos, tradiciones y ecología, puesto que varía de una región a otra.

Una de las divisiones más antiguas que se le pudo dar al territorio fue determinado por su capacidad de agricultura, por su clima, y las actividades que llevaban a cabo, tal es el caso del territorio que llamamos Mesoamérica.

Las culturas que se hicieron presentes en esta época fueron de gran importancia durante la época colonial, puesto que a pesar de la conquista aun permanecen vigentes ricas tradiciones inculcadas en el pueblo mexicano.

La información recaudada a través del tiempo hace que se tenga más información de Mesoamérica y de sus civilizaciones encontradas al centro y sur.

Esta región poseía avances destacables que van desde su aprendizaje a domesticar el maíz, división de clases, la expresión de religiosidad a través de ceremonias y construcción de templos, el intercambio de mercancía e incluso el manejo de actividades deportivas como lo fue el juego de pelota.

Existen pruebas de que desde el año 35 000 a.C. existieron presencias humanas en el territorio mexicano.

Se ha dado una clasificación a los horizontes en este territorio para facilitar su estudio:

Etapa lítica

Se caracterizo por ser predecesora a la agricultura y se desarrolla en la era glaciar, en la cual grupos humanos domestican el frijol y el maíz. Estos grupos se descomponían en grupos más pequeños en meses de escases para subsistir por ellos mismos, mientras que en meses de más abundancia se reúnen en masa para cazar, intercambiar y defender territorio.

Posterior a esto se desarrollan las armas de punta y se perfecciona la recolección y con ello la domesticación de varios frutos y con esto aparecen en los humanos muelas para triturar granos.

Horizonte Protoneolítico. Se da la experimentación y adaptación en las prácticas antes mencionadas.

En México encontramos diferencias sociales, diversidad étnica, cultural y ecológica. La división más antigua y determinante para la historia, es la que se dio entre una civilización agrícola extendida en la mitad meridional del territorio y los pueblos inestables en su agricultura, cazadores – recolectores que habitaron en el norte árido. Los pueblos meridionales con gran peso demográfico y político, como nahuas, zapotecas y mayas, contribuyeron a la supervivencia e integración del nuevo orden a raíz de la conquista española, ellos lograron insertar costumbres, imágenes, memoria, en la historia nacional. Los tarahumaras y los seris, sobrevivieron en los bordes de las barrancas, en el límite de la historia. La frontera septentrional de Mesoamérica en su mayor expansión hacia el año 900 d.C. fue resultado de un largo proceso histórico que empieza con la domesticación del maíz y otras plantas, el desarrollo de técnicas agrícolas, la división de la sociedad en clases, redes de intercambio de cientos de kilómetros y la invención de centros ceremoniales.

LOS CAZADORES-RECOLECTORES.

América inicia su poblamiento alrededor del año 40,000 a.C. el hombre inicia su historia al mismo tiempo en América y el resto del mundo, esto fue posible ya que el nivel de los mares era bajo (característico de la era geológica pleistoceno). Durante la última glaciación de esta era, la Wisconsiniana (c. 100 000 a. 8000 a.C.). En el territorio mexicano hay indicios de la presencia humana en el año 35 000 a.C. entre esta fecha y el año 5000 a.C. se inicia el proceso de domesticación de maíz, fríjol existían bandas de cazadores-recolectores y pescadores. Las bandas eran agrupaciones versátiles, propensas a descomponerse en sus partes.

Capitulo 2: La época colonial hasta 1760.

La Época Colonial hasta 1760

La época colonial es la segunda gran etapa de la historia de México, que corresponde a los años de la dominación española, en los que el país adquirió unidad política bajo el nombre de Nueva España, que dio inicio tras la caída de México-Tenochtitlan en 1521 y concluyo con la proclamación de independencia tres siglos después.

Pero tal precisión cronológica, es valida solo en lo relativo a la existencia formal de la Nueva España como unidad política y no es aplicable en aspectos como en lo económico, social, democrático o cultural. La economía de mercado, se fue transformando paulatinamente a medida que los españoles expandían sus actividades comerciales, agropecuarias y mineras.

El inicio de la Época colonial tuvo una seria de acontecimientos que comenzaron con la llegada de los españoles, y su penetración a Mesoamrica; con ello empezó la conquista, que debe entenderse como un complejo proceso de enfrentamientos y acomodos que se prolongo hasta alrededor de 1560; en si la conquista cubrió poco mas de cuarenta años, repartidos en una fase inicial y de consolidación, tras los cuales pasaron todavía otros cincuenta para que el producto de la conquista en nueva España, dejara atrás los años formativos de su periodo fundacional para entrar a una fase de madurez.

Pero antes debe hacerse una reflexión sobre el contexto en que ocurrieron los acontecimientos iniciales; esto nos remite a la expansión de la economía y la cultura en Europa a partir de las exploraciones marítimas portuguesas a mediados del siglo xv, llevaron al establecimientos de enclaves comerciales como en costa de África, india, sudeste asiático etc. Estos movimientos estuvieron alentados por la demanda de especias, sedas etc. El deseo de los reyes de castilla por participar de manera mas activa en esto fu lo que los llevo en 1492 a financiar el viaje de Cristóbal Colon en busca de la India, con los resultados que ya conocemos.

Capitulo 3: Reformas borbónicas

Reformas Borbónicas fueron los cambios introducidos por los monarcas borbones de la Corona española, Felipe V, Fernando VI y, especialmente Carlos III, durante el siglo XVIII, en materias económicas, políticas y administrativas, aplicados en el territorio peninsular y en sus posesiones ultramarinas en América y las Filipinas.

Estas reformas de la dinastía borbónica tienen su base en la Ilustración. Dichas reformas se fueron aplicando dentro del margen del gobierno ilustrado, bajo todo el poder de un monarca absoluto. Entre 1760 y 1808 se fueron implementando cambios en materia fiscal, en la producción de bienes, en el ámbito del comercio y en cuestiones militares. Estos cambios procuraban aumentar la recaudación impositiva en beneficio de la Corona, reducir el poder de las elites locales y aumentar el control directo de la burocracia imperial sobre la vida económica. Las reformas intentaron redefinir la relación entre España y sus colonias en beneficio de la península. Aunque la tributación aumentó, el éxito de las reformas fue limitado; es más, el descontento generado entre las elites criollas locales aceleró el proceso de emancipación por el que España perdió la mayor parte de sus posesiones americanas en las primeras décadas del siglo XIX.

Contenido * 1 Historia * 1.1 Cambio en la casa real

* 1.2 Expulsión de los jesuitas * 2 Las reformas en América

* 2.1 Reforma administrativa * 2.2 Lucha por el control del comercio

* 2.3 Privilegios para los peninsulares

* 2.4 Las reformas en Nueva España Historia

Las reformas fueron iniciadas por Felipe V (1700-1746), continuadas por Fernando VI (1746-1759) y desarrolladas principalmente por Carlos III (1759-1788). Los objetivos fueron, básicamente, recuperar la hegemonía comercial y militar de España, y explotar y defender mejor los ingentes recursos coloniales.

Capitulo 4: De la independencia a la consolidación republicana 1808 a 1876

En México, inicialmente el movimiento que se desarrolló entre 1808 y 1821 no fue urbano sino rural pluriétnico y multisocial, dirigido por el cura Miguel Hidalgo y Costilla, se difundieron las sociedades secretas. Este líder dio el grito de independencia en Dolores, Guanajuato. El movimiento se extendió a través de la región del Bajío, atrayendo a más de cien mil campesinos desarrapados seguidores. Fue derrotado por el ejército realista y fusilado en Chihuahua (30-VII-1811). Tras su ejecución cogió el liderazgo de la insurgencia el párroco de Carecuaro José María Morelos, organizando los grupos armados y el ejército revolucionario, luchando entre 1812-1814, declaró oficialmente la independencia de México el 6 de noviembre de 1813 y aceptó todos los logros de la Constitución Doceañista. Lamentablemente el absolutismo conservador volvió a España y todos los liberales fueron perseguidos y encarcelados. El virrey Calleja derrotó al movimiento de José María Morelos, reprimió a los insurgentes y uso el puño de hierro contra todos los luchadores por la independencia.

Otros patriotas prosiguieron con el movimiento popular independentista; no obstante, todo fue inútil porque las fuerzas realistas los aplastaron.

En ese contexto de cambios políticos en la península, Agustín de Iturbide propuso el Plan de Iguala (24-02-1821), mediante el cual proponía la sucesión de México como imperio separado, con monarquía constitucional con triple garantía: independencia, libertad religiosa, unión de mexicanos y españoles. El nuevo virrey O’Donjú aceptó el proyecto. El 22 de octubre de 1821 se proclamó la independencia de México y se acordó ofrecer el trono mexicano a Fernando VII, en caso se su negativa cualquiera de sus hermanos. La república mexicana nacía así conservadora.

Capitulo 5: El Porfiriato

Es el período de 34 años en el que el ejercicio del poder en México estuvo bajo control de Porfirio Díaz. Este período comprende de 1876 (al término del gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada) a mayo de 1911, cuando Díaz renunció a la presidencia por la Revolución encabezada por Francisco I. Madero, Francisco Villa, Emiliano Zapata y los hermanos Flores Magón. El Porfiriato fue un periodo que provocó grandes desigualdades entre la población mexicana, y generó estabilidad económica y política al costo de la concentración de la riqueza en un pequeño grupo y la supresión de numerosas libertades civiles.

Presintiendo que el presidente Lerdo de Tejada intentaría reelegirse, Porfirio Díaz volvió a levantarse en armas. Formado en las Luchas por la Reforma y contra la intervención extranjera, Díaz gozaba de gran prestigio entre los militares y de renombre en los círculos políticos del país. Con el triunfo del Plan de Tuxtepec, el cual lo llevó a la Presidencia de México para gobernar el periodo que comprende de 1876 a 1911 con un breve intermedio durante el gobierno de Manuel González.

En los 31 años del Porfiriato se construyeron en México más de 19 000 kilómetros de vías férreas con la inversión extranjera; el país quedó comunicado por la red telegráfica; se realizaron inversiones de capital extranjero y se impulsó la industria nacional.

A partir de 1893 se sanearon las finanzas, se mejoró el crédito nacional y se alcanzó gran confianza en el exterior, y se organizó el sistema bancario, que se invalidó durante la década de 1940, en el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río.

En este periodo se continuó el esfuerzo iniciado con Manuel González por superar la educación en todos sus niveles; hombres de la talla de Joaquín Baranda, Ezequiel Chávez, Enrique C. Rébsamen, Ignacio Manuel Altamirano y Justo Sierra Méndez le dieron lustre a este proceso que incluyó desde los jardines de niños hasta la educación superior, pasando por la formación de maestros.

Aunque Porfirio Díaz reiteraba que ya el país se encontraba listo para la democracia, realmente nunca quiso dejar el poder y en 1910, a la edad de 80 años, presentó su candidatura para una nueva reelección, la cual fue rechazada por el público obrero. Ante estos hechos, Francisco I. Madero convocó a la rebelión, la cual surgió el 20 de noviembre de ese año, y terminó con la entrada triunfal a la ciudad, derrotando al dictador.

Chihuahua fue el principal escenario de las derrotas porfiristas ya que Pancho Villa y Pascual Orozco conquistaron Ciudad Guerrero, Mal Paso, venció en la batalla de Casas Grandes, Chihuahua y la toma de Ciudad Juárez, por el Sur,Emiliano Zapata al frente de sus tropas campesinas, amagaban la capital y derrotaron en Cuautla el 5to. Regimiento de Oro (el mejor batallón del ejército foderal) aunque irrelevantes en el plano militar, fueron las batallas que facilitaron el camino de los revolucionarios hacia la victoria contra la dictadura. Habiendo tenido esos fracasos en el terreno militar y otros en el plano de las negociaciones, Díaz prefirió renunciar a la presidencia y abandonó el país en mayo de 1911.

El 13 de mayo de 1891 se promulgó una Ley expedida por el Congreso, virtud a la cual se establecía la distribución de los quehaceres públicos del Poder Ejecutivo en siete Secretarías de Estado, entre las que figuraba por primera vez la de Comunicaciones y Obras Públicas, lo que viene a significar un cambio en la política de construcción de caminos, considerándose que las carreteras y su desarrollo eran indispensables para impulsar la economía del país.

A fin de organizar las instancias administrativas dispersas que atendían los servicios de comunicación nacional, quedaron incorporados a este nuevo Ministerio 12 sectores: Correos Internos, Vías Marítimas de Comunicación o Vapores, Faros, Unión Postal Universal, Telégrafos y Teléfonos, Ferrocarriles, Monumentos, Carreteras, Calzadas y Puentes, Lagos y Canales, Consejería y Obras con el Palacio Nacional y Chapultepec, y Desagüe del Valle de México.

Esta Secretaría (llamada por muchos autores Ministerio) de Comunicaciones y Obras Públicas conservó su estructura institucional durante el período revolucionario

Capitulo 6: La revolución

El proceso de nuestra historia conocido como revolución, que fue un acontecimiento de grandes cambios en el gobierno de nuestro país, seguido por el gran periodo que estuvo en el poder Porfirio Díaz.

El país, entro en una lucha, pero como en todo creo que fue más bien como un gran conflicto de intereses, de diferentes ideologías.

México experimento, en esta etapa un periodo de cambio no solo político, sino también cultural, económico y social, a pesar de que el país ya había alcanzado una cierta estabilidad durante el periodo del porfiriato. Este fue el punto central, todo comenzó cuando en la entrevista que realizó James Creelman a Porfirio Díaz, el menciona que el país estaba listo para un nuevo representante, por lo que todos sus opositores lo tomaron como una señal de que tenían una oportunidad.

El Primero fue Francisco I Madero, quien con su libro la sucesión presidencial de 1910 hacia una crítica al gobierno de Díaz.

Creo que este movimiento tuvo tanto cosas buenas como malas, porque en si lo que las personas quieren siempre es poder, Porfirio Díaz se me hizo un personaje hasta cierto punto sensato, yo creo que se percato que su gobierno y su popularidad ya no funcionaba del todo bien, de hecho después de todo el mismo fue el que renuncio.

Pero también gracias a esto hubo una gran inestabilidad en el país, en si todos querían el poder, y la forma de ganarlo era esa, luchando entre sí. Creo que la elección de Madero no fue tan democrática, después de su elección, hubo más levantamientos ahora en su contra.

Como ejemplo esta la decena trágica, que es un golpe de estado encontrar de Madero, organizado por Félix Díaz, creo que como siempre, Estados Unidos tuvo que ver con este levantamiento ya que lo apoyaban, terminaron asesinando a Madero, entonces tomo el poder Victoriano Huerta, que se volvió un dictador, y disolvió la democracia con el poder del ejército.

Fue un conflicto armado que tuvo lugar en México, dando inicio el 20 de noviembre de 1910. Históricamente, suele ser referido como el acontecimiento político y social más importante del siglo XX en México.

Los antecedentes del conflicto se remontan a la situación de México bajo el Porfiriato. Desde 1876 el general oaxaqueño Porfirio Díaz encabezó el ejercicio del poder en el país de manera dictatorial. La situación se prolongó por 34 años, durante los cuales México experimentó un notable crecimiento económico y estabilidad política. Estos logros se realizaron con altos costos económicos y sociales, que pagaron los estratos menos favorecidos de la sociedad y la oposición política al régimen de Díaz. Durante la primera década del siglo XX estallaron varias crisis en diversas esferas de la vida nacional, que reflejaban el creciente descontento de algunos sectores con el Porfiriato.

Cuando Díaz aseguró en una entrevista que se retiraría al finalizar su mandato sin buscar la reelección, la situación política comenzó a agitarse. La oposición al gobierno cobró relevancia ante la postura manifestada por Díaz. En ese contexto, Francisco I. Madero realizó diversas giras en el país con miras a formar un partido político que eligiera a sus candidatos en una asamblea nacional y compitiera en las elecciones. Díaz lanzó una nueva candidatura a la presidencia y Madero fue arrestado en San Luis Potosí por sedición. Durante su estancia en la cárcel se llevaron a cabo las elecciones que dieron el triunfo a Díaz.

Madero logró escapar de la prisión estatal y huyó a los Estados Unidos. Desde San Antonio proclamó el Plan de San Luis, que llamaba a tomar las armas contra el gobierno de Díaz el 20 de noviembre de 1910. El conflicto armado tuvo lugar en primera instancia al norte del país y posteriormente se expandió a otras partes del territorio nacional. Una vez que los sublevados ocuparon Ciudad Juárez (Chihuahua), Porfirio Díaz presentó su renuncia y se exilió en Francia.

En 1911 se realizaron nuevas elecciones donde resultó electo Madero. Desde el comienzo de su mandato tuvo diferencias con otros líderes revolucionarios, que provocaron el levantamiento de Emiliano Zapata y Pascual Orozco contra el gobierno maderista. En 1913 un movimiento contrarrevolucionario, encabezado por Félix Díaz, Bernardo Reyes y Victoriano Huerta, dio un golpe de Estado. El levantamiento militar, conocido como Decena Trágica, terminó con el asesinato de Madero, su hermano Gustavo y el vicepresidente Pino Suárez. Huerta asumió la presidencia, lo que ocasionó la reacción de varios jefes revolucionarios como Venustiano Carranza y Francisco Villa. Tras poco más de un año de lucha, y después de la ocupación estadounidense de Veracruz, Huerta renunció a la presidencia y huyó del país.

A partir de ese suceso se profundizaron las diferencias entre las facciones que habían luchado contra Huerta, lo que desencadenó nuevos conflictos. Carranza, jefe de la Revolución de acuerdo con el Plan de Guadalupe, convocó a todas las fuerzas a la Convención de Aguascalientes para nombrar un líder único. En esa reunión Eulalio Gutiérrez fue designado presidente del país, pero las hostilidades reiniciaron cuando Carranza desconoció el acuerdo. Después de derrotar a la Convención, los constitucionalistas pudieron iniciar trabajos para la redacción de una nueva constitución y llevar a Carranza a la presidencia en 1917. La lucha entre facciones estaba lejos de concluir. En el reacomodo de las fuerzas fueron asesinados los principales jefes revolucionarios: Zapata en 1919, Carranza en 1920, Villa en 1923, y Obregón en 1928.

Actualmente no existe un consenso sobre cuándo terminó el proceso revolucionario. Algunas fuentes lo sitúan en el año de 1917, con la proclamación de la Constitución mexicana,[][][] algunas otras en 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta[ ]o 1924 con la de Plutarco Elías Calles.[ ]Incluso hay algunas que aseguran que el proceso se extendió hasta los años 1940.