ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cuenta Una Antigua Leyenda De La época Virreinal En México, Que Beatriz Montoya, Era Una Bella Joven Que Vivía En La Calle De La Soledad (de La Ciudad Capital) Y Estaba Enamorada Del Apuesto Caballero Juan Navarra. Él, Por órdenes Del Virrey, Tuvo Qu


Enviado por   •  28 de Agosto de 2013  •  1.197 Palabras (5 Páginas)  •  1.774 Visitas

Página 1 de 5

Cuenta una antigua leyenda de la época virreinal en México, que Beatriz Montoya, era una bella joven que vivía en la calle de la Soledad (de la ciudad capital) y estaba enamorada del apuesto caballero Juan Navarra. Él, por órdenes del virrey, tuvo que embarcarse rumbo a Perú para cumplir una misión, cuando fue a despedirse de Beatriz, ella le pidió que se casaran, pero él dijo que lo harían a su regreso, ella insistió pues su padre quería casarla con el médico de la corte; pero Juan no atendió los ruegos de su amada y ese mismo día partió a Sudamérica.

Un par de meses después, el padre de Beatriz le informó que ya todo estaba listo para su boda con el médico don Fernán Gómez, y aunque ella rogó e incluso pidió mejor ir a un convento, el padre se negó porque no iba a perder la oportunidad de casar a su hija y sin tener que entregar una dote.

Aunque para su boda don Fernán no escatimó en gastos, pero las cosas no empezaron bien para la pareja. Beatriz no lo amaba así que se negó a consumar el matrimonio. Tuvieron que pasar varias semanas hasta que ella finalmente aceptó hacer vida matrimonial con su esposo.

Tras tres años de ausencia, don Juan regresó de Perú, al enterarse que su amada se había casado, con la sirvienta le mandó decir que quería verla para despedirse de ella definitivamente, ya que el virrey le había ordenado viajar a España.

Beatriz pidió a su criada que le dijera a don Juan que no deseaba verlo. A causa de esto Beatriz enfermó y se recluyó en su alcoba, don Fernán la revisó y no halló en ella enfermedad alguna. Ella sintió el impulso de decirle la verdad respecto a don Juan, pero no era correcto decir a su marido que el recuerdo de otro hombre era el motivo de su tormento.

Pero lo que Beatriz sí hizo, fue pedir a su esposo que la dejara dormir sola. El, ofendido se dispuso a salir de la habitación, pero ella arrepentida lo abrazó y le pidió que no se fuera, que se quedara a su lado. Aunque don Fernán pensó que ella le ocultaba algo, aquella noche fue más feliz que nunca, sin imaginar que la pasión con que su esposa le correspondió, fue despertada por el recuerdo de otro hombre.

Al día siguiente, el virrey pidió a Fernán que lo acompañase a la Villa Rica de la Vera Cruz (hoy Veracruz) y, Fernán aceptó a pesar del gran deseo que tenía de permanecer cerca de su esposa.

La criada dijo a don Juan que su ama no quería verlo, pero él la convenció, con una bolsa llena de oro para que esa noche dejara abierta la ventana de la alcoba de su ama.

Esa noche Beatriz se disponía a dormir, cuando de pronto sintió que alguien estaba detrás de ella... Era don Juan que le tapó la boca para que no gritara y ella al verlo, indignada lo corrió de su alcoba y le dijo que llamaría a su marido para que la defendiera. Pero don Juan sabía que el marido no estaba así que la abrazó y besó ardorosamente. Ella se resistió al principio, pero no pudo controlarse más y pronto comenzó a devolver los besos apasionadamente.

Pero don Fernán regresó al palacio virreinal antes de lo previsto, debido a que durante el camino el virrey enfermó y no pudo continuar el viaje. Al llegar al palacio, el virrey le dijo

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.4 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com