ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Cuervo Y La Calabaza

Trabajos Documentales : El Cuervo Y La Calabaza. Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 2.323.000+ documentos.

Enviado por   •  25 de Julio de 2012  •  9.261 Palabras (38 Páginas)  •  298 Visitas

Página 1 de 38

El Cuervo y la Calabaza.

La Aldea de Elen Luin se preparaba para decir adiós al caluroso verano y recibir el agradable otoño, los pastizales rebosaban de un verde avivado por las pequeñas gotas de roció que dejaba la niebla que bajaba del bosque de Crussellas, los arroyos bajan saltarines jugueteando malabares con las piedras y los Huertos estaban rebosantes de fresas, maíz, zanahorias, patatas, uvas y sobre todo de Calabazas.

Digo sobre todo porque ya se esperaba la fiesta de otoño donde se hacían concursos del mejor vino y la calabaza más grande entre los pueblerinos y las tierras con granjas cercanas.

Jack el granjero esperaba con ansias ese día ya que sus calabazas acostumbraban a llevarse todos los premios.

- Calabacitas este año será diferente, no porque ganemos o no, si no por como lo haremos, este año no importa cuánto crezcan, todas ustedes serán Ganadoras- les dijo cuando solo eran unas Florecillas adornando el huerto.

Todas las calabazas se sentían Enormes y Soberbias, todas se miraban unas a otras con recelo y desconfianza, todas menos una, una que era Feliz ya que estaba contenta con lo que el Cielo le había dado, para empezar la existencia y para seguir una humilde y discreta belleza, sin embargo las otras calabazas le perdían cuidado, ya que no veían amenaza alguna en ella ya que era mucho más chica que todas

- Está contenta con lo que tiene por qué no tiene que dar para mas, la alegría y la conformidad son de mediocres- pensaban las demás

Sin embargo a ella no le preocupaba, ni siquiera le inmutaba lo que pensaran las demás, ella sabía que siendo agradecida con lo poco o mucho que le ofrecía la vida, rendiría respuestas sirviendo para algo especial, tal vez un budín para el gran festejo, tal vez enriquecer y rellenar con su dulzura las tiernas empanadas de miel para las abuelitas del pueblo y quien quite y hasta ganar el concurso de la calabaza más grande y enorme de la temporada, nadie lo sabía, ella era feliz y haría lo mejor que podía así que no había de que preocuparse, en realidad no entendía por qué las otras calabazas se afanaban en ser mejor que otras y se preocupaban la existencia.

- Crees que estamos preocupadas por ti calabacilla insignificante? Pues no es así, No eres tu quien nos preocupa, ni siquiera nuestras hermanas calabazas sino los Malditos y Horrorosos Cuervos del Norte, son despiadados, soberbios, malos, quien fuera como ellos que solo llegan y arrasan con nosotras tan indefensas, cuando llegara el día en que una calabaza pueda escapar de las garras y picos voraces de los cuervos? o mejor aun soñamos con que una de nosotras pudiera tener el valor de hacerles frente y vencerlos, ahuyentarlos, defendernos, pero eso es imposible, no sabemos cómo es que tú no te preocupas al respecto, basta solo un picotazo de esos picos ennegrecidos y malévolos para que nosotras dejemos de valer y nos abandones para que nos pudramos bajo el sol y entre la tierra- se lamentaban quejumbrosas las enormes calabazas.

Y tenían razón, eran un problema las plagas y los cuervos que bajaban del norte del bosque a comer y abastecerse acabando con los sembradíos y devastando las cosechas, ese no era un problema solamente de las calabazas sino de los granjeros quienes tenían sus esperanzas depositadas en sus cultivos para poder pasar el invierno que se avecinaba.

Pues el otoño llego y con ellos el dorado de los álamos y alisos y el amarillo y fuerte rojizo de los abedules, un buen otoño se pronosticaba en el pueblo, todos estaban contentos y felices, pero muchas veces la vida nos prepara las pruebas sin que las hayamos pedido.

- Son ajustes necesarios – nos diría el universo – así como ustedes, también tengo que existir y para hacerlo, necesito dar cambios, hagan igual, que solo lo que se adapta al cambio Prevalece, es infinito.

Y el Universo tenga o no tenga razón es perfecto y sin preguntarle a nadie lo hace, cambia constantemente y sigue su curso, ya depende de nosotros los seres con conciencia Aprender, Renovarse y Seguir o quejarse, arrepentirse, maldecir y morir.

Después de una tarde lluviosa llego una fría Noche, parecía que el vaho helado de la muerte rondara y azotara con sus garras, la noche fue oscura casi como la boca de un lobo, parecía querer ocultar algo más negro que su alma y así fue cuando el sol decidió descubrirla, los granjeros despertaron y se asombraron muy preocupados ya que se lo temían, bandadas y parvadas de cuervos habían llegado, por cientos y cientos, tantos que en el suelo parecía que el manto de la noche había caído a la tierra, y cuando volaban parecían Tornados enfurecidos, cuervos grandes y enormes hambrientos.

Las Calabazas de nuestro pobre Jack estaban inconsolables, tenían terror de los grandes cuervos, serian devoradas sin compasión y así fue, los cuervos sin tocarse el corazón comenzaron a picotear toda calabaza que tenían enfrente, aun las más grandes calabazas tenían miedo y terror, su pesadilla se había convertido en realidad, siempre temieron pero nunca hicieron algo al respecto, todo se lo dejaron al destino y al universo y como ya vimos no se detiene a ver a quien salva.

Las calabazas mas grades, jugosas y soberbias fueron las primeras en morir devoradas, toda su vanidad y hermosura se convirtió en su desgracia, solo la calabacita Humilde no tenía miedo y se paraba digna sin temor a los cuervos, las calabazas a su alrededor no lo podían creer y desorbitadas maldecían a los Cuervos, al destino y a su hermosura.

- Como es posible que no tengas temor calabacilla, si el maldito destino nos trajo esta desgracia, los cuervos acabaran con nosotras y no hay nada por hacer- dijo una

- Déjala, no tiene miedo porque es tan mediocre que no tiene nada que temer por que no tiene nada que perder, valiente es cualquiera cuando poco se vale- dijo otra

La calabacilla no hacía caso y sonreía valiente y se decía para sus adentros

- Tengo que hacer frente a estos cuervos, no solamente para salvarme yo, sino para salvar a todas mis hermanas, es verdad que cualquiera es valiente cuando no se tiene nada que perder, pero yo tengo algo que perder y esas son mis hermanas calabazas y quien es Valiente cuando se tiene mucho que perder ya vale Doble-

La calabaza más grande que por ahí se encontraba la alcanzo a escuchar y dijo

- Ahora resulta que la calabacilla nos va defender, tan poco vale y tan fea es que ni aun los cuervos podrían fijarse en ella para devorarla jajaja- dijo soberbia y todas las demás rieron también.

Eso poco importo a nuestra humilde y feliz calabacilla, ella estaba satisfecha con lo que valía y con eso mismo daría

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (52.3 Kb)  
Leer 37 páginas más »
Generador de citas

(2012, 07). El Cuervo Y La Calabaza. ClubEnsayos.com. Recuperado 07, 2012, de https://www.clubensayos.com/Filosofía/El-Cuervo-Y-La-Calabaza/239402.html

"El Cuervo Y La Calabaza" ClubEnsayos.com. 07 2012. 2012. 07 2012 <https://www.clubensayos.com/Filosofía/El-Cuervo-Y-La-Calabaza/239402.html>.

"El Cuervo Y La Calabaza." ClubEnsayos.com. ClubEnsayos.com, 07 2012. Web. 07 2012. <https://www.clubensayos.com/Filosofía/El-Cuervo-Y-La-Calabaza/239402.html>.

"El Cuervo Y La Calabaza." ClubEnsayos.com. 07, 2012. consultado el 07, 2012. https://www.clubensayos.com/Filosofía/El-Cuervo-Y-La-Calabaza/239402.html.