ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Еl cuento de Рinocho


Enviado por   •  14 de Marzo de 2012  •  Trabajos  •  1.485 Palabras (6 Páginas)  •  442 Visitas

Página 1 de 6

EL CUENTO DE PINOCHO

La Masonería Forestal y la Carbonería disfrazada en un cuento.La mayoría de los cuentos encierran mensajes ocultos, algunos de ellos que inclusive, no conocemosaún a cabalidad todas las implicaciones que encierran, sus enseñanzas si bien se encaminar a unamoral, también implican enseñanzas psicológicas de transformación. El cuento de Pinocho no es laexcepción, en este comunicado trataremos de decodificar muchos de sus rasgos de este cuento. Estecuento hoy es conocido por millones, y se ha adaptado fácilmente a casi todas las culturas. Y hoyesta impreso en la formación psicológica de muchos seres humanos que desconocen que Pinochofue una creación Masónica. Para entender el cuento Masónico de “Pinocho”, inmortalizado en el cine por Disney, debemosremontarnos a la Italia del siglo XIX y dedicar unas líneas a su autor, Collodi. Carlo Collodi (Carlo Lorenzini) nació en Florencia en 1826. Influido por los ideales políticos deGiusseppe Mazzini, Collodi plasmó en sus obras la doctrina liberal de este gran líder de la ItaliaUnificada.La influencia de Mazzini en los literatos era evidente, ya que este insistía que debían influir filosóficamente en sus lectores, creando conciencias y educando al pueblo. Al igual que muchos literatos, Carlo Collodi ingresó a la Masonería a mediados del siglo XIX. Estaorganización fue otra influencia importante en la obra de este autor, y en su obra más notable(“Pinocho”) encontramos interesantes simbolismos iniciaticos que son el objeto de estudio de esteartículo.La nueva Italia unificada al igual que el resto de Europa tenía una fuerte influencia masónica, dadoque sus grandes líderes (Garibaldi y Mazzini Además de Carbonarios) pertenecían a esta fraternidad.El Papa por fin había sido arrinconado en un rinconcito de Italia, el Vaticano, que era lo poco quequedaba de los enormes Estados Pontificios. Sin embargo, aunque la Religión Católica estaba siendoatacada, el espíritu de Cristo seguía vigente y como bien dijo un francmasón italiano “en aquel tiempode resurgimiento se sentía la necesidad de conciliar a Cristo y a la Masonería, la iglesia y la sociedadsecreta”.En este convulsionado contexto italiano, Collodi escribió “Le avventure de Pinocho”, publicado en1882. Un análisis superficial de la obra nos revela una apología de la educación del pueblo y unadenuncia del vicio y la holgazanería.

Gepetto había pasado toda su vida deseando un hijo (deseo real), y es por eso que al ver brillar en elcielo la Estrella Azul pidió con todo fervor que su deseo le fuera concedido(contactar con algo de nivelsuperior). Aquella noche, mientras Gepetto dormía, hizo su aparición el Hada Azul y dio la vida almuñeco advirtiéndole que debía portarse bien para llegar a ser un niño de verdad. Para que leaconsejase sobre su comportamiento nombró a Pepito Grillo conciencia de Pinocho.El muñeco de madera (recordemos que Gepetto trabaja sobre la madera para hacer sus títeres) quecobraba vida era amoral, tonto y estúpido, carecía de consciencia objetiva, y un personaje secundario(Pepe Grillo) intenta aconsejarlo y convertirse en la voz de su conciencia si bien externa. En la obraoriginal, Pinocho se molesta con su compañero y lo aplasta y mata de un manotazo. Detrás de lahistoria de Pinocho hay “otra” historia, con un profundo contenido iniciatico y espiritual que Collodi –aligual que otros escritores de cuentos clásicos- supo manejar con maestría.

Simbolismos francmasónicos carbonarios del cuento

Sabemos que Pinocho fue la creación del Maestro carpintero Gepetto, quien elaboró a partir del leño(la materia prima) una obra de arte. El trabajo fue realizado con un amor tan profundo y que fuecanalizado, logrando dar vida al muñeco de madera, un hombre de buena madera. La idea básica esindependiente a si es piedra o madera. En el sentido alegórico la madera pertenece a un reinosuperior al mineral. Pinocho tenía vida pero, sin embargo, carecía de libre albedrío pues estaba dormido. Desconocía elsendero de la virtud y la liberación, pues era un “muerto viviente”.Lamentablemente, la mayoría de los seres humanos son como Pinocho. Siguen el camino más fácil yno saben que existe algo mejor, en este momento todos somos como Pinocho.“La verdad es que hay sólo dos clases de hombres en todo el mundo: los pocos que se han dado yacuenta del poderoso esquema divino, y la inmensa masa que todavía no lo conoce. Los últimos vivenpara ellos mismos, y están muy esclavizados por sus pasiones; los primeros viven para Dios y para laevolución, que es Su Voluntad, ya se llamen budistas o indos, musulmanes o cristianos,librepensadores o judíos”.Pinocho es esclavo de sus “agregados

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.4 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com