ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

No Hay Casualidad Sino Destino Y Ese Destino Solo Depende De mí


Enviado por   •  20 de Octubre de 2014  •  1.051 Palabras (5 Páginas)  •  102 Visitas

Página 1 de 5

No hay casualidad sino destino y ese destino solo depende de mí

Recuerdo que cuando estaba pequeña y me preguntaban que quería estudiar cuando fuera grande, no sabía que contestar. Con el paso del tiempo me fui dando cuenta que era lo que me gustaba hacer, en que cosas era buena y que de plano no podía hacer. Me di cuenta que me gustaba mucho la biología humana y cuando alguien de mi familia se cortaba, se caía o se enfermaba a mí me gustaba curarlos y cuidarlos, también cuando iba a la feria y jugaba a las canicas siempre pedía un juego de doctor o le decía a mi mamá que me lo comprara porque me gustaba jugar con mis muñecas a que estaban enfermas y yo era la doctora que las curaba.

Entonces fue ahí cuando me di cuenta que quería estudiar algo relacionado con la salud. Al principio decía que quería estudiar medicina porque se me hacia una carrera como de muy alto nivel porque cuando veía a un médico o una médico, las veía como personas con mucho porte y educación, pero después me di cuenta que no es así porque en varias ocasiones me tocó ver a médicos muy arrogantes que solo se dedican a checar a su paciente y recetarles el medicamento y que hasta en ocasiones llegan a ser groseros con ellos y los insultan solo por el simple hecho de que tienen una profesión. Pero no todos los médicos son así, tengo una vecina que también estudio medicina y tiene su propio consultorio. Ella a comparación de los demás médicos que he conocido, no tiene nada que ver, ella es una persona muy sencilla y humilde. Sinceramente es una de las personas que admiro y respeto porque nos ha ayudado bastante a mi familia y a mí. Otra cosa por la que también quería estudiar medicina fue porque todos me decían que ganan muy bien y como yo soy de una familia que ha carecido de recursos pues me llamo más la atención ya que uno de mis mayores anhelos es darle a mi familia en un futuro lo que en este momento hemos carecido y pues trabajar en algo que me gusta y ganar bien me pareció una excelente opción.

Pero bueno, conforme iba pasando el tiempo me di cuenta que estudiar medicina no sería una buena elección para mí, a pesar de que admiro mucho a mi vecina decidí ya no seguir con esa idea. Yo me considero una persona sencilla que sabe valorar el esfuerzo y trabajo de las demás personas y pues no me gustó mucho la actitud que tienen algunos médicos hacia sus pacientes, así que esa fue una de las razones por las que cambie de opinión.

“El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino” (Crane, 1893) En una ocasión acompañe a mi abuelito al hospital del ISSSTE, estando ahí me percaté de que el trabajo de una enfermera es muy bonito, vi que tenían más relación con los pacientes y que se dedicaban más en su trabajo, aunque antes ya había visto a una enfermera trabajar nunca había puesto tanta atención en lo que hacían como ese día, fue así como si me hubieran hipnotizado y que solo me llamara la atención todo lo que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.8 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com