ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

10 INDICACIONES DE MARíA EN EL AÑO DE LA FE


Enviado por   •  13 de Marzo de 2014  •  1.426 Palabras (6 Páginas)  •  221 Visitas

Página 1 de 6

10 INDICACIONES DE MARíA

EN EL AÑO DE LA FE

1. Pronuncia un "sí" cuando tengas que responder afirmativamente en aras a la justicia y al bien común. Por el contrario, recuerda que a veces un "no" a tiempo, es -a la larga- un "sí".

2. No huyas de tus responsabilidades. Hay cosas que, si tú no las haces, nadie las realizará por ti. Nadie somos imprescindibles, pero todos necesarios. En Nazaret, Dios, me hizo ver, en mi pequeñez, mi papel a desempeñar.

3. Sal de ti mismo. No te cierres en tus problemas, inquietudes o alegrías. Cuando yo me enteré de que estaba llena de Dios, sin pensarlo dos veces, marché corriendo para ayudar a mi pariente Isabel.

4. No te preocupes por lo qué dirán de ti o qué pensarán de ti. Por sorpresa recibí el anuncio del ángel y con muy poca compañía, acogí el nacimiento de mi hijo Jesús. Lo importante es tener y ser feliz con lo que uno ama. Lo demás, es secundario y te quita energías.

5. Deja que los demás disfruten de tu alegría. Cuando ésta se comparte, se multiplica. Los pastores y los reyes, me hicieron ver que el gozo hay que vivirlo con los primeros que llaman a tu puerta.

6. Protege a los tuyos. Sobre todo si crees que el peligro puede frustrar su felicidad, su trabajo, su fama o su destino. Con José y Jesús, camino de Egipto, aprendí que no es bueno instalarse en la comodidad.

7. Intenta comprender y entender las ideas que, más allá de la ideología, fomenten la fraternidad y la presencia de Dios. De Jesús, en más de un momento, me costó asumir sus palabras, actitudes y comportamiento. Luego, concluí, que Dios andaba por medio.

8. Potencia la verdad de la fiesta. No te conformes con una fiesta maquillada y rocambolesca. El éxito de un banquete no lo da lo que llena la mesa, sino la suma de todas las actitudes de los comensales. En Caná, con una indicación, me sumé a lo que podría haber sido un fracaso. Jesús quiere una auténtica diversión para vosotros.

9. Muéstrate agradecido. No te importe decir gracias mil veces o las que hagan falta. La gratitud, además de producir bienestar en la otra persona, hace que nuestro interior quede más relajado y con la conciencia más tranquila. Cuando Dios me visitó, lo único que le dije es: ¡gracias!

10. No olvides de "estar ahí" en los momentos donde, otras personas, sufran, lloren o mueran. La soledad es una de las peores cruces que el hombre de la sociedad moderna lleva. Mi hijo murió, en la dureza de una cruz, abandonado, pero conmigo a sus pies. Miles de hombres siguen muriendo sin otros tantos percatarse de esa tragedia.

Este decálogo, mariano, se resume en una frase: no olvidemos que -la sociedad- puede emerger de verdad, si la sabemos sembrar de valores cristianos. María nos ayuda en este Año de la Fe

¿CÓMO VA EL AÑO DE LA FE?

¿Renovamos nuestra fe en la Eucaristía centro de nuestra vida cristiana?

¿Conocemos y nos situamos en cada momento de nuestra principal celebración?

¿Promovemos la renovación de la celebración eucarística dominical y valoramos el Domingo como el Día del Señor?

¿Oramos en torno a la presencia real de Cristo dándole culto fuera de la Misa, especialmente en la adoración al Santísimo Sacramento?

¿Nos dejamos iluminar permanentemente por la Palabra de Dios, principalmente en la Eucaristía. Las lecturas constituyen una conversación que el Señor quiere tener con cada uno. Dejamos que su Palabra penetre profundamente en nuestro corazón?

¿Comulgamos cada domingo? Esto significa vivir la mayor experiencia de comunión con Jesús, y por medio de El, con nuestros hermanos. Es vivir en EI y El en nosotros.

¿Por qué nos cuesta tan poco arrodillarnos ante los "grandes" del mundo y, en cambio, nos cuesta arrodillarnos en el momento de la consagración?

¿Vinculamos la vida cotidiana a la Eucaristía? ¿Unimos fe y vida?

¿Contagiamos a otros nuestra vivencia de la fe? La Eucaristía no puede quedar como una mera experiencia personal o privada. Hay que dar testimonio durante la semana, ser más solidarios con nuestros hermanos, especialmente con los más pobres y sufrientes. "Tuve hambre y me diste de comer..estuve enfermo..estuve preso..Lo que hiciste con el más pequeño conmigo lo hiciste.." (Mt 25)

¿Procuramos llegar un momento antes de la celebración para prepararnos interiormente?

Una vez finalizada la Eucaristía ¿somos conscientes que, en silencio, hemos de dar gracias a Dios por el pan recibido?

ORACION

Tu, Señor, que hiciste de Dios el centro de tu vida:

Haz que la Eucaristía

sea motor de nuestro caminar cristiano

Que seamos conscientes

de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.6 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com