Contrato Social Rousseau Ensayos gratis y Trabajos

Documentos 1 - 30 de 60

Páginas:      12Próximos 10

Ensayo EL Contrato Social Juan Jacobo Roseau

El ensayo que a continuación desarrollare consiste en el análisis de la obra El Contrato Social escrita por Juan Jacobo Rouseeau. Considero que el estudiar a fondo el contenido de esta obra es de gran valor ya que tiene una gran similitud con las realid ...

Palabras: 1727Páginas: 7Leer Ensayo

Ensayo EL Contrato Social Juan Jacobo Roseau

El ensayo que a continuación desarrollare consiste en el análisis de la obra El Contrato Social escrita por Juan Jacobo Rouseeau. Considero que el estudiar a fondo el contenido de esta obra es de gran valor ya que tiene una gran similitud con las realid ...

Palabras: 1727Páginas: 7Leer Ensayo

Resumen El Contrato Social Juan Jacobo Rousseau

RESUMEN EL CONTRATO SOCIAL JUAN JACOBO ROUSSEAU Juan Jacobo Rousseau, Inicio declarando que la familia es el núcleo fundamental como base de la sociedad, que el hombre nace libre pero se encuentra entre cadenas, además en el primer libro encontra ...

Palabras: 1080Páginas: 5Leer Ensayo

Contrato Social. Rousseau

Juan Jacobo Rousseau Para lograr comprender el contrato social explicado por Rousseau, creo que es necesario antes haber revisado el texto de Discurso sobre el origen de la desigualdad. Debido a que en este apartado se hace referencia a la evolución d ...

Palabras: 877Páginas: 4Leer Ensayo

Contrato Social Rosseu

“Ensayo del Contrato Social de Juan Jacobo Rosseau” Este ensayo consiste en el análisis de la obra El Contrato Social escrita por Juan Jacobo Rouseeau. Pienso que el estudiar a fondo el contenido de esta obra es de gran valor ya que tiene una gra ...

Palabras: 921Páginas: 4Leer Ensayo

Contrato Social Rosseu

“Ensayo del Contrato Social de Juan Jacobo Rosseau” Este ensayo consiste en el análisis de la obra El Contrato Social escrita por Juan Jacobo Rouseeau. Pienso que el estudiar a fondo el contenido de esta obra es de gran valor ya que tiene una gra ...

Palabras: 921Páginas: 4Leer Ensayo

Contrato Social Rosseau

Contenido La obra tiene cuatro libros pero en realidad es un proyecto inacabado, el autor no se veía con fuerzas suficientes para emprender la dificultosa tarea del estudio de los asuntos políticos. A continuación se resumen los temas tratados en ca ...

Palabras: 1277Páginas: 6Leer Ensayo

Contrato Social Rousseau

Capítulo I: Tema de este primer libro El primer libro de los cuatro que componen esta obra, trata sobre el ejercicio de la fuerza y sus efectos, a la vez que destaca la obediencia como obligación, y la libertad. Es una capitulo introductor a lo que v ...

Palabras: 4887Páginas: 20Leer Ensayo

El Contrato Social. Rousseau

ROUSSEAU EL CONTRATO SOCIAL O PRINCIPIOS DE DERECHO POLÍTICO NOTA INTRODUCTORIA Juan Jacobo Rousseau, de origen suizo, nacido el 28 de junio de 1712 en Ginebra, representa una de las más grandes luminarias del pensamiento mo ...

Palabras: 1432Páginas: 6Leer Ensayo

El Contrato Social Rousseau

El contrato social Rousseau “Me he propuesto buscar si puede existir en el orden civil alguna regla de administración legítima y segura, considerando los hombres como son en sí y las leyes como pueden ser. En este examen procuraré unir siempre lo ...

Palabras: 1274Páginas: 6Leer Ensayo

Contrato Social Russo

Instrucciones 1. 1Decide cuál será tu idea principal. Esto es vital y debería determinarse antes de comenzar a planear o escribir. ¿Estás a favor o en contra de los derechos de los animales? Piensa en eso cuidadosamente. Una vez que hayas decidido, ...

Palabras: 609Páginas: 3Leer Ensayo

El Contrato Social De Roseau

Rousseau en el Contrato Social Objetivos Específicos • Analizar el objetivo del por que Roseau la necesidad de un Contrato Social • Identificar las ideas principales de Roseau • Dar a conocer el impacto del contrato social Hipótesis • ...

Palabras: 2193Páginas: 9Leer Ensayo

El Contrato Social: Hobbes, Locke, Rosseau.

s brindara orden y el cumplimiento de las leyes, pero en realidad me parece muy complicado ya que es una negociación acerca de entregar los derechos de uno para que otro garantice el cumplimiento de estos, a cambio de esto ambas partes deberán recibir a ...

Palabras: 958Páginas: 4Leer Ensayo

Ensayo Sobre El Libro Del Contrato Social De Rousseau

la libertad del hombre, que según la ideología de Rousseau, el hombre nace en un estado de naturaleza libre, y en el momento en que nace la sociedad, ésta pasa a ser la principal causa de la perdida de libertad y del derecho natural que se le otorga al ...

Palabras: 1293Páginas: 6Leer Ensayo

Resumen Del Libro “El Contrato Social” De Juan Jacobo Rousseau

los alrededores de la isla y visitar bosques, o un punto denominado Isla Bonita, a 30 minutos de Muisne. Para llegar a la Isla del Encanto el turista puede ir en vehículo hasta la orilla. Allí debe utilizar el servicio fluvial que brindan lanchas afi ...

Palabras: 1325Páginas: 6Leer Ensayo

Contrato Social De Rousseau

il y académica. Los sentimientos y pasiones, sin razón, forman un caos. Respeta la religión, respeta individualmente la forma de cada uno de seguir su luz interior, se distinguen dos dimensiones: - Del hombre, dimensión particular; cree en Dios y en l ...

Palabras: 801Páginas: 4Leer Ensayo

Ensayo De El Contrato Social De Rousseau

de Francia, refugiándose en Neuchatel. Uno de los temas fundamentales de la obra es la soberanía ( tema fundamental de la filosofía occidental de la modernidad). Para el autor soberanía es sinónimo de voluntad general, en tanto que sólo la voluntad ...

Palabras: 4389Páginas: 18Leer Ensayo

Contrato Social De Rousseau

ne la unanimidad. Capítulo VI: Del pacto social. Los hombres no pueden crear por sí solos nuevas fuerzas sino unir y dirigir las que ya están formando una suma de fuerzas capaz de vencer la resistencia. Esta suma de fuerzas sólo puede nacer de la uni ...

Palabras: 3877Páginas: 16Leer Ensayo

Contrato Social De J.J Rousseau

En esta obra Rousseau expuso su forma de entender el necesario proceso creador de la convivencia social, basada en los principios de la democracia. Alejado tanto de la fuerza como de la autoridad divina, que dará lugar a la unión del pueblo en torno ...

Palabras: 2421Páginas: 10Leer Ensayo

EL CONTRATO SOCIAL De J. J. Rousseau

EL CONTRATO SOCIAL Juan Jacobo Rousseau LIBRO III CAPÍTULO VI DE LA MONARQUÍA …………. “ Pero si, según Platón, es tan raro encontrar un rey que lo sea por naturaleza, ¿será fácil que haya uno, en quien la naturaleza y la fortuna con ...

Palabras: 2276Páginas: 10Leer Ensayo

El Libro Del Contrato Social De Rousseau

la libertad del hombre, que según la ideología de Rousseau, el hombre nace en un estado de naturaleza libre, y en el momento en que nace la sociedad, ésta pasa a ser la principal causa de la perdida de libertad y del derecho natural que se le otorga al ...

Palabras: 517Páginas: 3Leer Ensayo

El Contrato Social De J.J. Rousseau

CAPITULO I asunto de este primer libro El hombre es libre, mientras un pueblo se ve forzado a obedecer, esta bien si obedece pero si recobra su libertad por el mismo derecho que se le ha quitado, el orden social es un derecho sagrado que sirve de base a ...

Palabras: 1179Páginas: 5Leer Ensayo

Jean-Jacques Rousseau - EL CONTRATO SOCIAL

INTRODUCCIÓN "La marcha de la razón entusiasma a los hombres de conocimiento que alcanzan a vislumbrar un fin superior en el horizonte histórico, a medida que arrean esta caravana de la inteligencia. Pero en esta época de grandes pensadores, de ho ...

Palabras: 7673Páginas: 31Leer Ensayo

Máximas Políticas De El Contrato Social De Rousseau

MAXIMAS POLÍTICAS QUE CONTIENE EL CONTRATO SOCIAL. *El hombre ha nacido libre y sin embargo, vive en todas partes encadenado. *La más antigua de todas las sociedades y la única natural es la de la familia. *La familia es el primer modelo de las so ...

Palabras: 1190Páginas: 5Leer Ensayo

Del Contrato Social De J.J Rousseau

INTRODUCCION: Jean Jacques Rousseau nació en Ginebra, Suiza, el 28 de junio de 1712. En Ginebra estudió geometría y comenzó a escribir comedias y sermones que no mostraba a nadie. Trabajó como profesor de música, copista de partituras y compositor de ópera; también escribió artículos de música, y en 1750 obtuvo el primer premio de la Academia de Dijon, dos años después su ópera El adivino de la Aldea fue presentada ante la corte en Fontainebleau y la comedia Narcisse en el Teatro Francés. Después vinieron otros ensayos y La nueva Eloisa. En 1762, la publicación de El Contrato Social fue causa de su expulsión de Francia y se refugió en Neuchatel. Los planteamientos que hacía Jean-Jacques Rousseau en esta obra eran la semilla de la Revolución Francesa. Hablaba de la soberanía de la voluntad del pueblo, de los soberanos como mandatarios del pueblo, y de la República como forma perfecta de gobierno. Luego inició la composición de su último libro Las meditaciones del paseante solitario, pero ya cansado y enfermo empezó a buscar asilo que encontró gracias a la caridad del marqués Girardin. Jean-Jacques Rousseau víctima de la apoplejía, el 2 de julio de 1778. Hobbes, Loke, Maquiavelo ya habían escrito acerca del paso de estado natural al estado social. Pero Rousseau le agrega a estas ideas un concepto original: la libertad e igualdad que existen en estado de naturaleza; sigue existiendo la sociedad, pero transformada. Creación de Rousseau es la clasificación de las formas de gobierno y la desconfianza frente al gobierno. Rousseau piensa que la obligación social no puede estar fundada legítimamente en la fuerza, sino, en una convención establecida entre todos los miembros del cuerpo que se trata de constituir en sociedad. En esta convención cada asociado se enajena totalmente y sin reservas, con todos sus derechos, en favor de la comunidad, de modo que la condición es igual para todos y cada uno gana el equivalente de todo lo que pierde y más fuerza para conservar lo que tiene. Así, cada miembro del cuerpo político es ciudadano ("miembro del soberano") pues participa de la actividad de este cuerpo y súbdito, pues obedece las leyes votadas por este cuerpo político, el soberano (del cual forma parte a la vez). Rousseau separa las voluntades particulares, de la voluntad general. El pueblo en cuerpo, el soberano, no puede tener más que una voluntad general, pero cada miembro es hombre individual y hombre social y por lo tanto puede tener las dos clases de voluntad. Así, la libertad es la facultad que posee cada uno de hacer predominar sobre su voluntad particular su voluntad general, de modo que obedecer al soberano significa ser libre. Rousseau considera que si una voluntad contraria a la de un individuo prevalece, esto le dice que se había "enajenado". Esta expresión de la voluntad general es lo que Rousseau denomina leyes. La igualdad natural se recobra equivalentemente con el contrato social. Todos los ciudadanos se comprometen bajo las mismas condiciones y deben gozar los mismos derechos, es decir, que el soberano no puede cargar a un súbdito más que a otro. Pero hay una diferencia, pues sin el paso del estado de naturaleza a estado civil se sustituye el instinto por la justicia y las acciones cobran la moralidad que les faltaba. A esto llama " desnaturación". Cada particular no se cree ya uno, sino parte del todo, se ve forzado a consultar a su razón antes de escuchar a sus inclinaciones, pierde las ventajas de la naturaleza, pero sus facultades se ejercitan y desarrollan, se amplían sus ideas y deja de ser un "anormal estúpido y limitado" para transformarse en un "ser inteligente y un hombre". El poder del cuerpo político sobre todos sus miembros tiene ciertas características. Es inalienable, ya que la voluntad no puede cederse y por lo tanto no puede ser representada, es indivisible, pues la voluntad de una parte no es más que una voluntad particular y no deben existir poderes separados como partes de la soberanía sino como emanaciones suyas. Es infalible, ya que la voluntad general no pueden errar, es imposible que el cuerpo quiera perjudicar a todos sus miembros y no puede perjudicar a ninguno en particular, pues todo acto auténtico de voluntad general, obliga o favorece igualmente a todos los ciudadanos. Finalmente, la soberanía, también es absoluta, ya que obedecer al soberano es obedecer la voluntad propia y preguntarse cuáles son los límites de su poder es como preguntarse hasta qué punto un ciudadano puede comprometerse consigo mismo. La ley, expresión de la voluntad general, tiene para Rousseau un carácter sagrado, pues representa el único modo de eliminar las arbitrariedades de los hombres particulares que tienen el poder. El objeto de las leyes es siempre general, nunca considera hombres ni acciones en particular. La ley no puede ser injusta, pues está hecha por el soberano, el pueblo como cuerpo; es nada más que el registro de la voluntad de cada uno. El pueblo por sí mismo siempre desea el bien, pero no lo ve siempre y hay particulares que rechazan el bien común, de manera que todos tienen necesidad de guías, es decir la necesidad de un legislador, una "ley pública", que una la voluntad y el entendimiento. Este legislador es entonces un ser extraordinario, pero por su cargo, no puede dar fuerza ejecutiva a las leyes que redacta. Sólo el soberano manda a los hombres; él manda las leyes. Otra gran invención de Rousseau en el contrato es la distribución entre soberano y gobierno. Si el soberano es el pueblo en corporación que sabe las leyes, el gobierno es sólo un grupo de hombres particulares que las ejecutan, y representa la fuerza al servicio de la voluntad. El gobierno ejecuta, por medio de actos particulares, el acto general y es sólo un "ministro del soberano". Como cuerpo entero se llama príncipe y cada uno de sus miembros es un legislador o gobernante. Como simples empleados del pueblo, este los puede establecer o destituir cuando quiera. Para Rousseau la ley o derecho de naturaleza no es una imposición, no es una cuestión dada. Señala que "todo lo que nosotros podemos ver con gran claridad respecto a esta ley es que, no sólo para que sea ley es preciso que la voluntad de aquel a quien obliga pueda someterse con conocimiento de ella, sino que es preciso también, para que sea natural, que hable de modo inmediato de la voz de la naturaleza" Rousseau precisa que por naturaleza el hombre, que no ha sido alcanzado por la civilización, es bueno y sociable. Rousseau defiende ardorosamente la sociabilidad y voluntad general, que es la que tiene que decidir la actuación. Expresa el autor que "del concurso y de la combinación que nuestro espíritu puede hacer de estos dos principios (luces y libertad), sin que sea necesario incluir el de la sociabilidad, me parece que se deducen todas las reglas del derecho natural; reglas que la razón está forzada luego restablecer sobre otros fundamentos cuando, a través de desarrollos progresivos, llega hasta recubrir la naturaleza" Si el depósito del poder del soberano es confiado a todo el pueblo un su mayor parte, el gobierno es una democracia. Si es confiado a un pequeño número, es una aristocracia, y si es confiado a un magistrado único, es una monarquía, o gobierno real. En la democracia el pueblo que sabe las leyes es el que las ejecuta, o sea, que el poder ejecutivo está unido al legislativo. Lo considera un mal gobierno "porque las cosas que deben ser distinguidas no lo son", porque el pueblo no puede estar siempre unido y porque es el más propicio para las guerras civiles. Es un gobierno perfecto, pero poco adecuado para los hombres. La aristocracia puede ser natural, electiva o hereditaria. Para Rousseau, el mejor gobierno es la aristocracia electiva, pero exige la moderación en los ricos y el consentimiento en los pobres. La monarquía es el gobierno con más vigor, pues en ella "todo camina hacia el mismo fin" y no hay movimientos opuestos, pero al mismo tiempo, en este gobierno es en el que la voluntad particular tiene más peso y dominan más fácilmente a los demás. De todas formas, por bueno que sea el gobierno siempre está manchado por un vicio esencial que obra en contra de la soberanía. Rousseau propone su religión civil, religiones del ciudadano moderno, con las ventajas de la religión del ciudadano antiguo y sin las desventajas de la intolerancia y el contenido dogmático. DEL CONTRATO SOCIAL DE JUAN JACOBO ROUSSEAU. Desde hace trece o catorce años estando en Venecia en el año de 1973 Juan Jacobo había recibido el despreciativo consejo de Zulietta: ¡deja a las mujeres y estudia las matemáticas!, esto nos revela que Rousseau había estudiado desde entonces no las matemáticas pero si la ciencia política. Esto mismo nos revela que la amplitud del designio inicial del autor del Contrató: sus Instituciones políticas hubieran podido contrabalancear el ánimo de los contemporáneos, la gloria del Espíritu de las leyes. Después del éxito de La nueva Eloísa examino el trabajo de su gran obra y encontrando varios años de trabajo más renuncio a ella. Pero resolvió sacar de las Instituciones políticas abandonadas lo que pudiese separarse, quemando lo demás, y llevando adelante este trabajo sin abandonar ningún otro, en menos de dos años dio conclusión al Contrato Social. Este libro celebre es solo un fragmento destacado y acabado de una obra mucho más vasta, entregada a un abandono definitivo, sus subtitulo es Del contrato social o principios del derecho político. Estos principios sobre los cuales Montesquieu, había resbalado tan rápidamente quería profundizarlos Rousseau para dar a la obra monumental que meditaba por un pórtico ideológico digno de ella. Contrato social. Después de tantos escritores políticos de los que Hobbes y Locke solo eran los más relevantes, que habían propuesto una explicación contractual del paso del estado natural al estado social. Rousseau, según madame Stael, no invento nada sino que lo inflamo todo. Rousseau es el verdadero inventor del contrato social, quien se inspira en sus predecesores como Maquiavelo y Montesquieu, jamás pierde de vista cierto ideal constitucional tomad de la historia de ginebra que le parecía que se apartaba más de su ciudad del Calvino. El resultado de ello es esa gran obra el contrato social, tan diferente de sus demás obras, Rousseau es aquí inferior a Montesquieu en libertad de espíritu y en prudencia política. Pero le es muy superior por el encadenamiento del razonamiento por la unidad de construcción, por la firmeza y belleza del estilo, siempre grave y majestuoso, a veces ardiente como el corazón mismo de Rousseau. ¿Dónde está, pues en esta obra celebre la invención? Hela aquí: esa libertad y esa igualdad cuya existencia en el estado de naturaleza es tradicionalmente postulada pero el autor pretende volver a encontrarlas en el estado de sociedad pero transforma.das habiendo sufrido una especie de modificación química desnaturadas. En la expresión de la obra de Halbwach creación de un orden enteramente nuevo y de un orden necesariamente justo por el contrato o citando a Jouvennel en su admirable ensayo sobre la obra de Rousseau, hay creación de una nueva naturaleza, en el hombre que le permite a este superar la contradicción inherente al estado social, entre sus inclinaciones individuales y sus deberes colectivos. Esta es la primera capital invención de Rousseau. Tiene en él la concepción del ciudadano de la soberanía y de la ley, la cual deriva del contrato social. Rousseau se ve conducido a una distinción radical que es solo suya entre el soberano y el gobierno. Segunda invención decisiva para la evolución del derecho público. Esta constituye el objeto esencial de sus dos últimos libros, que implican una nueva clasificación de las formas de gobierno, así como desconfianza radical frente al gobierno. EL SOBERANO El hombre a nacido libre y por todas partes se encuentra encadenado. ¿Cómo se ha producido este cambio? Lo ignoro ¿qué puede legitimarlo? Creo poder responder a esta cuestión. Aquí el autor trata una cuestión de legitimidad no de historia. La obligación social no podría estar fundada legítimamente en la fuerza, si hay que obedecer por fuerza, no se tiene necesidad de obedecer por deber. La obligación social tampoco está fundada en la autoridad natural del padre ni en otra autoridad de un pretendido jefe natural y nacido para mandar. Estas son tesis anti absolutistas. El pacto social no puede ser legítimo más que cuando nace de un consentimiento unánime. Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección general de la voluntad general, y recibimos en cuerpo a cada miembro como parte indivisible del todo. Esto nos dice que cada asociado se enajena totalmente y sin reservas con todos sus derechos, cada uno se compromete hacia todos, cada uno dándose a todos, no se da a nadie. Cada uno gana pues el equivalente de todo lo que pierde, y más fuerza para conservar los que tiene, cada contratante está ligado, sin estar sujeto a nadie, porque cada uno uniéndose a todos no obedece pero sin embargo antes que si mismo queda más libre que como lo era antes. Así la libertad está a salvo, a la vez la obediencia también lo está. Lo está gracias a frases de Montesquieu las cuales son cortas y limpias sobre la naturaleza de la república democrática: el pueblo en la democracia es en ciertos respectos el monarca en otros es el súbdito. No puede ser monarca más que por sus propios sufragios que sus voluntades. La voluntad del soberano es el soberano mismo. Rousseau nos dice que cada miembro del cuerpo político es ciudadano y súbdito. Ciudadano miembro del soberano en tanto que participa en la actividad del cuerpo político, súbdito en tanto que obedece las leyes votadas por este cuerpo político, por este soberano por el cual es miembro. La voluntad general debe hacerse intervenir por un elemento de moralidad, palabra grata de Rousseau, el cual distingue dos mundos, uno de ellos comparable al mundo del pecado y el otro al mundo de la redención, a la vez el mundo de interese particulares y generales. El mundo de interés general, el de la voluntad general, de los actos generales que son las leyes. Una diferencia radical no de grado sino de naturaleza separa a estos dos mundos. El pueblo tomado en cuerpo, el soberano podría querer más que el interés general, a la vez por el contrato, el hombre social y el individual pueden tener dos clases de voluntad. El hombre individual se ve perseguido a seguir su interés particular, y el hombre social busca y quiere el interés general que elimina el amor así mismo en provecho al amor en grupo. Reducir a la obediencia por la fuerza a quien dominado por su voluntad particular se rehúsa a la voluntad general es forzado a ser libre. La sumisión a la minoría a las leyes votadas por la mayoría, la minoría no ha dado nunca su consentimiento, es realizar la libertad y no violarla. Pues el voto de una proposición de ley no tiene en realidad como fin aprobar o rechazar esta proposición, sino si es conforme o no a la voluntad general, la cual no será conocida sino después del voto, hay que tener en cuenta todavía una distinción capital: distinción entre la dependencia respecto a los hombres y de las cosas. No ceso este susceptible y desdichado Rousseau al sentir el inconveniente de la dependencia, de sufrir con las voluntades particulares, arbitrarias y caprichosas de aquellos de quienes dependía; sus superiores sociales. Sabía bien que la condición humana es dependiente y que el hombre natural esta duramente sometido a la naturaleza física, a la necesidad física de las cosas. Sostiene que la dependencia de las cosas no altera la libertad, pues no es más que la sumisión a la necesidad, a las leyes estables detrás de las cuales no se percibe una voluntad humana individual, caprichosa e inestable. Lo que altera la libertad es el respeto de los hombres de las personas particulares. La ley expresión de voluntad general es capaz por su generalidad, impersonalidad e inflexibilidad de paliar la mayor parte de los males inherentes, para el hombre, con el hecho de depender de otros hombres, la ley y solamente la ley, la dependencia de los hombres puede volver a convertirse en el de las cosas; gracias a ella puede el hombre volver a encontrar la libertad y moralidad y virtud, es decir el equivalente de su libertad natural. La clausula fundamental del contrato social es como se sabe la misma para todos. Todos los ciudadanos se comprometen bajo las mismas condiciones y deben gozar todos los mismos derechos. De destruir la igualdad natural, el pacto fundamental, por el contrario, sustituye por una igualdad moral y legitima lo que en la naturaleza hubiese podido poner en desigualdad física entre los hombre, y pudiendo ser desiguales en fuerza y genio, se hacen todos iguales por convención y de derecho. El estado con respecto a sus miembros es dueño de todos sus bienes por el contrato social, este sirve de base a todos los derechos, el estado les asegura por el contrario, su legítima posición su verdadera propiedad: propiedad-derecho que sustituye a la propiedad-hecho del estado de naturaleza. Mientras que otros tienen demasiado y otros nada, el estado se verá expuesto al tráfico de la libertad pública, uno la compra y otro la vende, y de ahí la tiranía; de ahí la disolución. Si quieres dar pues al estado consistencia, a proximidad a los grados extremos tanto como sea posible; no toleres ni gentes opulentas ni mendigos. Se ve aquí la igualdad moral y legitima, no igualdad de hecho pero tampoco de pura forma, aparente e ilusionaría, que permitiese mantener al pobre en su miseria y al rico en su usurpación. La desnaturalización es la transformación del hombre natural en ciudadano que transformo sus instintos que lo modificaron químicamente. El hombre fue para su bien y para el bien de todos desnaturado por la institución social legítima. El hombre transporto su yo a la unidad común, de suerte que cada particular no se cree ya uno sino parte del todo, he aquí al hombre dotado de nueva naturaleza, he aquí el amor así mismos que les da otra base, para hacerse criar otros frutos: frutos socia La soberanía Los caracteres de la soberanía se desprenden del origen contractual y de la definición del soberano. El soberano, constituido por el pacto social, es el pueblo como cuerpo decretando la voluntad general, cuya expresión es la ley pues la voluntad del soberano es el soberano mismo. Los caracteres de la soberanía o poder del cuerpo político son inalienable, indivisible, infalible, absoluta. Inalienable: el poder puede cederse, transmitirse mientras que de la voluntad no, pues ningún pacto de sumisión es concebible al mismo tiempo que el pacto de sociedad o después de él. El conjunto de los ciudadanos, desde el instante en que hubiese cedido su voluntad, dejaría de ser un pueblo, por la misma razón que no puede ser alineada la voluntad, la soberanía no puede ser representada. Indivisible: por la misma razón que es inalienable. La voluntad es general o no lo es por ejemplo es la del cuerpo del pueblo o solamente de una parte explicando que dicha parte no es más que una voluntad particular. Infalible: la voluntad no puede errar es siempre recta y tiende siempre a la utilidad pública. Mientras que el soberano por el hecho de serlo es siempre lo que debe ser. No estando el soberano formado más que por los particulares que lo componen no tiene ni puede tener intereses contrario al de estos…, es imposible que el cuerpo quiera ejecutar a todos sus miembros aparte no puede perjudicar a ninguno en particular puesto que todo acto de soberanía (todo actos autentico de la voluntad general) obliga o favorece igualmente a todos los ciudadanos. Rousseau se apresuro a precisar ciertas precauciones las cuales son: • Que la voluntad sea verdadera. • Auténticamente general • Que la voluntad no tenga infiltraciones de voluntades particulares. Esto implicaba que cada ciudadano no opine más que según él solo título individual, lo que excluye el la intervención de toda sociedad parcial, asociación, partido, facción que no se constituye jamás sino a expensas de la gran sociedad o asociación general: el cuerpo político. Absoluta: la soberanía se analiza por esencia en un poder absoluto, necesitando del estado el cual es una fuerza universal y compulsiva para mover y disponer cada parte del modo más conveniente para todo. El pacto social da al cuerpo político un poder absoluto sobre todos los suyos. Rousseau se revela en el escindido entre el liberalismo y el absolutismo democrático, al que le dice el verdadero el verdadero despotismo de la voluntad general, es decir prácticamente de la mayaría al cual le conduce la lógica de su construcción. Escindido entre el rigor dialectico del autoritario Hobbes y la ágil ingeniosidad de Locke, individualista liberal. Así es como Rousseau habiendo afirmado la necesidad de la soberanía absoluta, reserva al lado del ciudadano y del súbdito doble faz del hombre social, los derechos del hombre tal como la naturaleza lo hizo. Rousseau se sentía feliz de que el soberano es siempre lo que debe ser pues según él podía venir a salvar todo. Todos los servicios que un ciudadano puede rendir al estado se los debe tan pronto como el soberano se los pida; pero el soberano, por su parte no puede cargar a los súbditos con ninguna cadena inútil para la comunidad, pues bajo la ley de la razón nada se hace sin causa. Halbwachas resume el razonamiento del autor diciendo que el estado nos deja en suma de nuestra libre actividad todo lo que no es necesario para garantizar y asegurar dicha libertad. Después del espíritu de las leyes, que ponía el acento sobre otros valores, el contrato es el desquite de la soberanía. Absoluta, infalible, indivisible, inalienable así es la soberanía agregándose sagrada e inviolable. Rousseau acordándose del absolutismo monárquico comenta que la soberanía de los ciudadanos era completamente abstracta, usurpada de la de dios. Soberanía que opone al estado, del monarca absoluto, el estado somos nosotros, de los gobernadores tomados como cuerpo. La Ley A los ojos de Rousseau la ley participa verdaderamente del carácter de lo sagrado; siente hacia ella un respeto religioso, ve en ella en su generalidad, su impersonalidad el único remedio al capricho, a la arbitrariedad de los hombres particulares detentadores del poder. Únicamente a la ley se deben la justicia y la libertad. Solo ella permitió sujetar a los individuos para hacerlos libres. La ley no podría ser una expresión de voluntad arbitraria del soberano. La ley es para el reflejo de un orden trascendental. Lo que está bien y conforme al orden, lo está por naturaleza de las cosas e independientemente de las convenciones humanas. Toda justicia viene de dios: el solo su fuente; pero si supiésemos recibirla no tendríamos necesidad ni de gobierno ni de las leyes. No hay ley más que cuando la materia sobre la cual se estatuye es general, como la voluntad que estatuye. El objeto de las leyes es siempre general, entendiendo que la ley considerada a los súbditos formando un cuerpo y a las acciones como abstractas, nunca a un hombre como individuo ni a una acción en particular. Así la ley puede estatuir que haya privilegios, pero no puede otorgárselos nominalmente a nadie; la ley puede hacer varias clases de ciudadanos, asignar inclusive las cualidades que darán derecho a clases, pero no puede nombrar a estos y a otros para ser admitidos en ellas, puede establecer un gobierno real y una sucesión hereditaria pero no puede elegir un rey ni nombrar una familia real. Puesto que solo el soberano, que es el pueblo como un cuerpo, está clasificado para hacer la ley, esta no puede ser injusta. Ningún gobierno podría estar por encima de las leyes puesto que todo gobierno es un delegado del soberano, estando sometido a las leyes. Rousseau nos dice que el pueblo sometido a las leyes debe ser su autor, solo pertenece a los que se asocian el regular las condiciones de la sociedad. El pueblo por sí mismo por si mismo quiere siempre el bien, pero no lo ve siempre por sí mismo. Hay que hacerle ver los objetos mostrarle el buen camino que busca, garantizarle contra la seducción de las voluntades particulares. De aquí que nace la necesidad de un legislador. Este no es el soberano, no manda a los hombres solo manda a las leyes. El constituye al estado mas no forma parte de la constitución del mismo. El legislador no podría dar fuerza a las leyes que redacta, solamente el pueblo como cuerpo o soberano lo puede hacer, y aunque este quisiese despojarse de su derecho legislativo no puede ya que según el pacto fundamental nada puede obligar a los particulares más que la voluntad general y no se puede nunca asegurar que una voluntad particular está de acuerdo con la voluntad general. Rousseau lo resuelve apelando a un subterfugio el simulacro de la intervención divina. Todos los grandes legisladores han hecho hablar a los dioses, han puesto en su boca de inmortales las decisiones de su propia razón. Para arrastrar por medio de la autoridad a aquellos a quienes podría mover la prudencia humana, para hacer obedecer a los pueblos con libertad y hacerles llevar dócilmente el yugo de la felicidad publica. El legislador más sabio más grande no da a los pueblos las instituciones que quiere. No consiste todo en redactar las leyes buenas en sí mismas, también examinar si el pueblo al que se destinan tiene las condiciones para soportarlas. Rousseau concluye diciendo que se ven pocos estados bien constituidos. EL GOBIERNO El autor del contrato pone a al ley por encima del hombre, lucho para instituir las leyes fundamentales del estado, aun hombre, es verdad, extraordinario, verdaderamente inspirado, gran alma que asume la más grande de las misiones. Pero al otro extremo de la cadena de la legislación, Rousseau vuelve a encontrar la misma imposibilidad de pararse, prácticamente sin hombres particulares y sin actos particulares. La ley por naturaleza no puede tener un objeto particular e individual, la ejecución de la ley recae sobre objetos particulares, lo que por definición no puede hacer el soberano o el pueblo en cuerpo. ¿Qué es ejecutar la ley? Reducirla a actos particulares, lo que por definición, no puede hacer el soberano o el pueblo en cuerpo y lo hará los hombres particulares ordenaran a los hombres actos particulares. Este nuevo problema lo resuelve Rousseau gracia a una nueva invención, que se ha considerado como la segunda gran invención, se trata de su distinción radical entre el soberano, pueblo en corporación que vota las leyes y el gobierno, grupo de hombres particulares que las ejecutan. Funda una clasificación de las formas del gobierno (no en terminología, sino en su significación) esta distinción lo obliga a buscar y proponer los medios mas eficientes para mantener en su lugar al gobierno, siempre impulsado por la naturaleza, contra el soberano. SOBERANO: es la voluntad general que determina el acto general. GOBIERNO: ejecuta por medio de actos particulares, el acto general, la fuerza al servicio de la voluntad. Debe de ser establecido de manera que ejecute siempre la ley y que no ejecute nunca más la ley. Rousseau dice que es un cuerpo intermedio establecido entre los súbditos y el soberano para su mutua correspondencia, encargando de la ejecución de leyes y del mantenimiento de la libertad, tanto civil como política. Los miembros de este cuerpo se llaman magistrados o reyes, gobernantes y el cuerpo entero lleva el nombre de príncipe. FORMAS DE GOBIERNO La clasificación de los gobiernos legítimos según Rousseau en apariencia reproduce la división clásica, en realidad es radicalmente diferente. Radicalmente diferente porque Rousseau distingue de un modo radical, soberano y gobierno, subordinando a esta distinción la legitimidad del poder. Para el solo esta legítimamente constituido el estado en que el pueblo, como cuerpo, soberano, ejerce directamente el poder legislativo. Las formas legítimas de gobierno por Rousseau se clasifica únicamente según el número de miembros que constituyen el cuerpo intermedio encargado de ejecutar las leyes. DEMOCRACIA Designa la forma de gobierno en que el pueblo no solamente vota por las leyes sino también por las medidas particulares requeridas para su ejecución: en ella el poder ejecutivo está unido al legislativo. Para Rousseau jamás existió la verdadera democracia, ni nunca existirá. El dice " si hubiese un pueblo de dioses, se gobernaría democráticamente. un gobierno tan perfecto no conviene a hombres. (tan perfecto entendemos que existe demasiada perfección, que exige demasiado a los hombres. ARISTOCRACIA Es el gobierno confiado a un pequeño número. Es natural (en las primeras sociedades, donde los jefes de familia deliberan entre ellos sobre los asuntos públicos), electiva y hereditaria. HEREDITARIA: Es el peor de los gobiernos. ELECTIVA: Es el mejor y el mas natural consiste en que los mas sabios gobiernen a la multitud cuando se esta seguro de que la gobernaran para provecho de ella y no para el suyo propio. Y promueven la moderación en los ricos y el contentamiento en los pobres. MONARQUIA El príncipe no es aquí una corporación, sino un hombre real, unidad moral y unidad física coinciden. Así ningún gobierno tiene mas vigor. Rousseau deja de analizar esta monarquía legitima para enfrentarse con la monarquía ilegitima, que existe fuera de todo pacto social, la que preconizaban los absolutistas, son los argumentos de estos a quienes llama POLITICOS REALISTAS. Rousseau dice que se ha disputado mucho, en todo el tiempo, sobre la mejor forma de gobierno, sin considerar que cada una de ellas es la mejor en ciertos casos o la peor en otros. Concluye que la cuestión del mejor gobierno es tan insoluble como indeterminada:"por bueno que pueda ser el gobierno queda por los demás, siempre manchado de un vicio que afecta a su esencia misma. Cuestionario del contrato social de J.J .Rousseau 1.- ¿Según Rousseau el pacto social no puede ser legitimo solo qué? R= nasca de un consentimiento obligadamente unánime 2.- ¿Cuál es la voluntad del soberano? R= Es el soberano mismo 3.- ¿De qué es dueño el estado? R= con respecto a sus miembro es dueño de todos sus bienes por el contrato social. 4.- ¿De dónde se desprenden los caracteres de la soberanía? R= del origen contractual y de la definición del soberano 5.- Constituido por el pacto social ¿Quién es el soberano? R= es el pueblo como cuerpo decretando de voluntad general, cuya expresión es la ley De la pregunta 6 – 11 mencionar a lo que se refiere la palabra según la lectura 6.- Inalienable R= El poder puede cederse, trasmitirse. La voluntad no. 7.- Indivisible R= La voluntad es general o no lo es; es la del cuerpo del pueblo o solamente una parte, y la voluntad de dicha parte no es más que una voluntad particular. 8.- Infalible R= La voluntad general no puede errar; es siempre recta y tiende siempre a la utilidad publica 9.- Absoluta R= La soberanía se analiza por esencia en un poder absoluto. Necesita al estado el cual es una fuerza universal y compulsiva para mover y disponer cada parte del modo más conveniente para todo. 10.- Aristocracia R= Es el gobierno confiado a un pequeño pueblo 11.- Monarquía El príncipe no es aquí una corporación, sino un hombre real. Unidas moral y física 12.- A los ojos de Rousseau ¿la ley participa de donde? R= del carácter de lo sagrado siente hacia ella un respeto religioso. 13.- ¿Cómo es el objeto de las leyes? R= es siempre general 14.- La ley considera a los súbditos y a las acciones como… R= A los súbditos que forman un cuerpo nunca a un hombre como individuo y a las acciones como abstractas, no en particular. 15.- ¿Por qué el legislador no es el soberano? Porque no manda a los hombre. Solo manda a las leyes. 16.- ¿Por qué el pueblo no puede despojarse de su derecho legislativo? R= porque nada puede obligar a los particulares más que la voluntad general y no se puede nunca asegurar que una voluntad en particular está de acuerdo con la voluntad general. 17.- ¿Qué es el gobierno? R= No es más que el ministro del soberano, que un cuerpo intermedio entre los súbditos y el soberano para su mutua correspondencia. 18.- ¿De qué se encarga el gobierno? R= De la ejecución de las leyes y del mantenimiento de la libertad, tanto civil como política. 19.- ¿Cómo se llaman los miembros del gobierno? R= Magistrados o reyes (gobernantes) y el cuerpo entero lleva el nombre de príncipe. 20.- ¿Qué designa la democracia? R= la forma de gobierno en que el pueblo en corporación no solo vota las leyes sino la también decide las medidas particulares requeridas para la ejecución. Bibliografía http://html.rincondelvago.com/formas-de-gobierno_1.html http://www.mailxmail.com/curso-teoria-estado/soberania http://www.mitecnologico.com/Main/ConceptoLeyCaracteristicas http://es.wikipedia.org/wiki/Gobierno http://www.elsoberano.com/ Jacques Chevallier Jean Los grandes textos políticos desde Maquiavelo a nuestros días Edición española 1970 400 pág. ...

Palabras: 5752Páginas: 24Leer Ensayo

Resumen De "El Contrato Social" Jean J. Rousseau

El CONTRATO SOCIAL LIBRO PRIMERO "Quiero averiguar si puede haber en el orden civil alguna regla de administración legitima y segura tomando a los hombres tal como son y las leyes tales como pueden ser. Procuraré unir siempre, en esta ind ...

Palabras: 6066Páginas: 25Leer Ensayo

Ensayo De La Lectura “sobre El Contrato Social” Jean Jacques Rousseau”

Ensayo de la lectura “sobre el contrato social” Jean Jacques Rousseau” Capitulo 1 al 7 El propósito de este ensayo es mirar como Rousseau empieza a pensar y moldear un nuevo modelo social, como orden social que manifieste también el conc ...

Palabras: 1173Páginas: 5Leer Ensayo

COMPRENSION DE LECTURA DEL LIBRO CONTRATO SOCIAL DE JUAN JACOBO ROUSEEAU.

COMPRENSION DE LECTURA DEL LIBRO CONTRATO SOCIAL DE JUAN JACOBO ROUSEEAU. Esta obra escrita por Juan Jacobo Rousseau es un ensayo de filosofía política. En él sus principales puntos rectores son la libertad y la semejanza que existe dentro de c ...

Palabras: 1074Páginas: 5Leer Ensayo

Contrato Social De Juan Jacobo Russeu

Esta lectura determina a la perfección como debería de estructurarse, las funciones y como debería de comportarse cada uno de los actores para tener un pacto social en nuestra sociedad. Rousseau inicia definiendo a la familia como base de la soc ...

Palabras: 841Páginas: 4Leer Ensayo

CONTRATO SOCIAL DE JUAN JACOBO ROUSSEAU

El contexto histórico en el que gira El contrato Social se dirige a un periodo conflictivo y revolucionario que sufrió Francia en la segunda mitad del siglo XVIII, ya que se encontraba con una economía en expansión, que tenía una estructura social co ...

Palabras: 1577Páginas: 7Leer Ensayo
Páginas:      12Próximos 10