ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

¿ Quien soy ?


Enviado por   •  11 de Febrero de 2019  •  Reseñas  •  4.015 Palabras (17 Páginas)  •  19 Visitas

Página 1 de 17

“¿Quién soy?”

I

EL ORIGEN

Transcurre la Inglaterra de finales del siglo XIX, enmarcada en los valores Victorianos de fuerte represión sexual, baja tolerancia ante el delito y un estricto código de conducta social que dictaba las pautas de la sociedad de esta época.

Todos estos valores y el apego estricto a la tradición familiar de los Morrison, como miembros de la nobleza del Reino Unido, eran los principales legados a transferir a su único hijo James, sin dejar de considerar las acaudaladas riquezas que formaban parte del patrimonio familiar.

James Morrison es un hombre instintivo y deductivo de 30 años, impulsado por estas características de su personalidad, se convierte en uno de los mejores detectives, no solo del Reino Unido sino de todo el Imperio Británico; pero, ¿cómo comenzó este amor por la investigación?

Para eso nos debemos remontar al principio de la vida de nuestro protagonista.

James nació en el año 1884, al trascurrir sus primeros años de vida, tuvo la suerte de ser hijo único de los Morrison, gracias a esto ostentó prácticamente todos los lujos que se evidenciaban en ese entonces, pero él casi siempre se sentía deprimido por alguna extraña razón, razón que sus padres no comprendían del todo.

Una de las cosas que más alegraban a James eran las historias de misterios, investigaciones, detectives, entre otros relatos donde se requiriera el análisis, la intuición y la búsqueda de información.

La familia de nuestro introvertido amigo, James, era muy numerosa e importante, sus primos menores muy juguetones, sus abuelos muy cariñosos, todos muy alegres, pero él sentía diferente, algo dentro de él le decía que no pertenecía allí, muchas cosas no encajaban en sus pensamientos y hasta en su propio trascurrir día tras día.

II

LA FATALIDAD

Al James cumplir sus 15 años sus padres le convidaron ir, junto a ellos, a una fiesta familiar organizada todos los años, a una hora de su casa, en la casa de la tía Jessica, pero él rechazo la invitación. Sus padres para nada sorprendidos respetaron su decisión; antes de irse la madre de James le dijo que cuando volviera hablarían de un tema de suma importancia, luego de decirle esto partieron ella y su marido a la fiesta en su automóvil.  

Era una noche muy callada, donde el camino era solo iluminado por la luz de una sorprendente luna llena, algo en el funcionamiento del vehículo inquietaba de manera incesante al señor Morrison; la preocupación reinante en sus ojos incomodaba a la señora Morrison que a cada instante le preguntaba:

  • ¿qué ocurre?

A lo que el señor Morrison respondía:

- Tranquila, todo anda bien.

Pero él presentía que algo ocurriría de un momento a otro.

A mitad de camino el señor Morrison se dispone a tomar una pronunciada curva  y es en ese preciso instante en el auto de los Morrison tiene una falla en el sistema de frenos, sin embargo la pericia al volante del señor Morrison logra contener a medias el control del automóvil pero a pesar de todos sus esfuerzos y debido al aumento en la velocidad por la imperfección del sistema de frenos el vehículo volcó, quedando en el medio del camino, los esposos Morrison, aunque mal heridos, aún con vida, hacen un esfuerzo por salir del auto que resulta imposible, ambos muy mal heridos, sólo les queda esperar que algún otro vehículo pase por el camino.

En estos incesantes de espera, los esposos Morrison entienden que hay momentos que uno no debe postergar en la vida y que lo más importante ante todo es hablar con la verdad.

Verdad que le sería revelada al adolescente James Morrison por su madre al momento de retornar de la fiesta a donde jamás llegarían, generando una gran incertidumbre acerca de la vida del joven.

La agonía de los Morrison a pesar de ser muy corta, tan solo veinte minutos, para ellos representó una eternidad, el primero en fallecer fue el señor Morrison que, a pesar de no expresarlo y tratando de darle fuerza a su esposa, se encontraba herido de muerte con un pedazo de metal desprendido del vehículo al momento del volcamiento.

La señora Morrison negada a perder a su esposo albergaba la esperanza de que aun éste se encontrara con vida, pero poco a poco su condición también fue empeorando progresivamente hasta alcanzar el estado de inconsciencia.

Este fue un suceso extremamente sorprenderte, sabiendo que en los años anteriores no hubo ningún inconveniente ni para dirigirse a la fiesta ni para volver a la casa al terminar la misma.  

Muchos se preguntaban en la casa de la tía Jessica acerca de la ausencia de los esposos Morrison a la fiesta familiar y comenzaba a crecer la incertidumbre entre los familiares por la ausencia de tan puntuales familiares.

Un turista que conducía por la misma ruta que los Morrison, evidenció el accidente minutos después de haber ocurrido, deteniendo su auto para intentar auxiliar a las personas involucradas en el accidente.

Todos sus esfuerzos fueron en vano, ya que las dos personas presentes dentro del vehículo se encontraban inconscientes y prácticamente presas dentro del vehículo.

El turista, preocupado grandemente por la situación ocurrida, conduce de manera inmediata hasta la población más cercana para dar anuncio a las autoridades respectivas acerca del incidente suscitado en el medio del camino.

 La emergencia es atendida con la inmediatez respectiva mediante el envío de una ambulancia al lugar del accidente.

El personal que atendería el hecho generaba teorías acerca del estado de los afectados; el conductor del vehículo de emergencias manifestaba en voz alta y con mucha esperanza:

  • Llegaremos a tiempo para salvar a estos infortunados ciudadanos, así será, ya lo verán…

Mientras que el enfermero era un poco más pragmático y sostenía que no llegarían a tiempo para salvar a los protagonistas del accidente ocurrido.

Luego de veintitrés angustiantes minutos llega la ambulancia al lugar del accidente, el cual parecía una escena de película de terror, un amasijo de metal era en lo que se había convertido el vehículo de los Morrison, un hilo de sangre alimentaba un gran pozo al lado del vehículo volcado y el olor a muerte se hacía presente de manera silenciosa en el lugar.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (22.4 Kb)   pdf (158.2 Kb)   docx (324.5 Kb)  
Leer 16 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com