ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

“EL ENCUENTRO CON EL VETERANO”


Enviado por   •  4 de Enero de 2019  •  Ensayos  •  11.158 Palabras (45 Páginas)  •  19 Visitas

Página 1 de 45

Gracias a todos por regalarse unos cuantos minutos de su tiempo valioso, espero este libro sea para el agrado de todos ustedes.

El libro se enfoca en las cosas que puede suceder tan solo en un corto tiempo, no solo cosas también experiencias e historias para reflexionar, al leerlo darán cuenta, sin más que decir les dejo y espero sea para el agrado de todos.

Espero haber sido breve, de nuevo agradecer a todos por su tiempo.

Gracias.


CAPITULO 1

“EL ENCUENTRO CON EL VETERANO”

Érase una vez en el lejano ciudad de “La Villa”, donde jóvenes y adultos estaban alegres porque ya se avecinaba las vacaciones en los colegios, universidades y en las empresas de aquel lugar. Era como una costumbre de la villa; cada año cuando se acercaba ese día tan alegre para todas las personas empezaban a empacar sus cosas para el viaje y lo hacían con mucho ahínco, ellos sabían que era uno de esos días como celebrar un cumpleaños, o una fiesta navideña donde se sienten plácidos por los momentos hermosos y divertidos que pasan.

Es aquí donde había un hombre, su nombre era Morgan pero todos lo conocían como el “pirata” lo decía así porque cierta ocasión cuando él tenía apenas diez años en uno de las celebraciones del día de la navidad pasó algo que sorprendió a todos; su padre el señor Jackie le había comprado juegos artificiales que le costó mucho dinero y por supuesto Morgan estaba contento por ese regalo, a la noche de la navidad salió con sus fuegos artificiales era una emoción tan alegre que él sentía en aquel instante, él había esperado cinco años para poder celebrar su primera navidad, como todo niño saltaba, brincaba y sonreía todo era felicidad hasta que sucedió lo inesperado ; se encontró con su compañero Martín un niño de quince años quien le fastidiaba y en ciertas ocasiones hasta le llegó a pegar; al ver a este chico sintió pánico no solo porque a veces le pegaba además de eso el llevaba un disfraz peculiar que era de una momia; Morgan no solo tenía miedo del chico sino también de los pirotécnicos que llevaba con él en ese momento lo único que pudo hacer fue de escapar; correr tras correr el niño cansado llegó hasta  la plaza san juan donde se sentó en una de las bancas; estaba lejos de casa y no sabía por dónde regresar  y solo grito pidiendo ayuda de alguien que pueda guiarle hasta su casa que quedaba en la cuadra 34 de la av. Ríos, al paso de cinco minutos un veterano que pasaba por ahí  tomó el lugar a lado de Morgan; pronto la gente empezaban a correr lo más rápido que podían era la hora de la noche buena, que emoción dijo Robert así se llamaba el veterano , cómo dijo Morgan, el veterano empezó a contarle su historia de cuando él era joven y como había pasado su primera navidad, y  comenzó, era hace mucho tiempo atrás cuando tenía la ilusión de pasar la noche de navidad con mis amigos y familiares ese mismo año era mi cumpleaños; estuve sentado al lado de los regalos todo el día hasta la noche lo cual era de una emoción me encantaba las sorpresas porque eran algo que me gustaba, siento que en aquel instante estaba tan aferrado a los regalos tanto así que no almorcé solo tomé agua mi ambición era tan grande por abrir los regalos y faltaba sólo horas que horas minutos nada más; al llegar el momento de abrir los regalos lo hice tan rápido que se me olvidó ponerme mi sombrero de papa Noel y  los zapatos blancos que combinaban perfecto, pero me cambie rápido al darme cuenta del error en ese momento aprendí algo que fue de “no apresurarse por más preciado que sea las cosas hacerlas como son y no como parecen”; interrumpió Morgan diciendo disculpe y  ¿eso en que me ayuda a mí? bueno dijo el veterano eso me enseñó de no atesorar los días festivos como si fueran únicas porque llegará otro y cambiara o lo desplazará del lugar que le corresponde a ese artefacto, cosa o maquinas que tienes; gracias por su relato señor ; no hay de qué dijo el veterano agregó diciendo: si quieres puedo ayudarte a llegar a casa pero antes de eso come este caramelo que lo estuve guardando para alguien que necesitara ayuda, Morgan recibió el caramelo y de inmediato se lo comió, que rico dijo Morgan con una sonrisa en la cara, señor dijo Morgan el veterano le respondió diciendo: que pasó jovencito el caramelo que me regalo porque fue ……… ya sé que necesitaba ayuda pero no era la hora de comer dulce a esta hora yo tomo mi loche ;……….el veterano se echó a reír, y dijo: que buen sentido del humor tienes muchacho serias un gran actor de circo; enserio respondió Morgan, si porque no, dijo el veterano, en ese momento Morgan se estaba olvidando del festejo de la navidad casi ya no recordaba de lo que tenía que hacer esa noche ni siquiera no entendía la razón por la cual estaba sentado conversando con el veterano si era un simple desconocido que pasaba por ahí, es donde se imaginaba como sería un circo pensaba que quizá había elefantes, leones; su imaginación de Morgan era tan grande que quería saber de cómo era un circo en realidad y le preguntó al veterano; señor, ¿usted conoce el circo?, por supuesto que si muchacho dijo contento; y murmuro diciendo ¿quieres que te cuente más a detalle sobre el circo?, me encanta la idea dijo Morgan, y el veterano empezó a contarle:

Era un tiempo atrás que yo venía dirigiendo un circo de espectáculos aunque no lo creas lo hacía, la verdadera razón por la cual empecé como director del circo es que mi padre tenía su espectáculo en lugar donde habitada mucha gente y claro pues que les encantaban los shows que dirigiría mi padre hasta que un día de repente mi padre se enfermó; tenía un tumor en el cerebro nadie sabía la razón por la cual padecía de esa enfermedad tan horrible.

Lamentablemente en esos tiempos no había cura para cierta enfermedad; mi padre falleció mi madre y yo nos quedamos solos pero lo que si tenía claro es que yo tendría que hacerme cargo del circo como director, es así que con tan solo dieciséis años comencé a dirigir el circo de mi padre era un cargo tremendo que tenía en mis manos; pues claro como en toda empresa nadie me tomaba enserio en los primeros días, semanas y hasta pasaron meses que fui aprendiendo todo lo que debía hacer en el circo y con los que trabajaban ahí. Morgan estaba emocionado porque sabía que en cualquier momento el veterano iba describir a todos los integrantes del circo y el veterano prosiguió; mi equipo de circo estaba conformado por: tres acróbatas que contrató mi papá por seis años, eran expertos en piruetas, vueltas, saltos, andar por la cuerda y etc.,…………………. Tres domadores de leones y cinco leones; ellos se encargaban de pasar por medio de los aros encendidos de fuego y obedecer todo lo que mande el domador; dos malabaristas que se robaban todo el espectáculo del show los aplausos del público y sobre todo un buen sueldo; Morgan se echó a reír diciendo creo que me encantara conocer el circo; y el veterano prosiguió, y dos payasos que eran la honda se reían de sus propias caras no porque eran feos ni nada por el estilo, era por lo que tenían un gran sentido del humor, con ellos el circo se llenaba de mucha gente y hasta en ciertas ocasiones me recuerdo que no alcanzó lugar para el público, en ese momento pensé que el negocio de mmi padre no solo era ganar dinero porque se ganaba mucho también fue por ver sonreír a las personas que a veces quizá se sentían tristes y claro como era de esperar el circo traía consigo la felicidad es así que decidí expandir el negocio por lo que compré un terreno de mil doscientos metros cuadrados sobre lo que construiría el lugar de la felicidad fue así que en tan solo un año logré mi objetivo esta vez el circo contaba con más personales y de mucho más espacio; pero como en todo negocio hubo problemas con los contratos de colaboradores del circo que querían un aumento o si no se irían a otro circo donde se encontraba mi competencia Davis porte, era un señor de veinte años que me llevaba siempre la competencia y había esperado tanto para que llegar este momento y quitarme mis trabajadores, pero felizmente eso no paso ya que les subí el sueldo a mis muchachos y renové su contrato por un largo periodo; supe levantarme de los golpes de la vida al morir mi madre fue muy duro para mí no podía imaginar tampoco creer que la mujer que me regalo la vida , me vio nacer se iba para no volver y nunca ya no escucharía su voz angelical es ahí cuando dije esto: “ atesora los momentos que vives con tu madre y dale amor, cariño mientras esté viva porque imposible será cuando muera”.Con estas palabras Morgan sabía lo que debía hacer y lo que no debía hacer, porque él pasaba mucho tiempo con su padre y pocas veces con son su madre; salió una lagrima como si su madre se había muerto ya, no llores dijo el veterano creo que yo me sentía el doble de triste cuando perdí a mi madre y a mi padre; ese vacío que tienes no se llena con nada del mundo porque nuestros padres son el tesoro y como tales debemos atesorarlos; tiene razón dijo Morgan haré  de mi vida la más feliz; y ¿cómo así? pregunto el veterano, bueno dijo Morgan ,  iré primero donde está mi madre le daré un abrazo de esos que lo le regalo desde hace tiempo, pasare cada segundo de mi vida junto a ella siempre amándola y brindándole mucho cariño, le agradezco mucho por sus consejos y relatos de su vida me ayudaron mucho, nunca nadie me dijo esas cosas hermosas y desde su corazón; creo que usted también sufrió mucho pero tengo una pregunta; cual será dijo el veterano, ¿cómo hizo para Salir de la tristeza que sentía cuando perdió a sus seres queridos?, la respuesta es sencilla dijo el veterano primero le hice una promesa a la tumba de mis padres con la mano en el corazón y dije será feliz porque que sé que ustedes estarán siempre a mi lado, en ese momento sentí como una brisa que me consolaba al estar llorando supe que fueron mis padres se despidieron y sin que me diera cuenta me decían que no esté afligido por la pérdida de ellos; ellos sabían que eso iba suceder solo que esperaban que su hijo creciera y se convierta un hombre y así pueda soportar el dolor profundo; creo que me desvíe de la pregunta que me hiciste dijo el veterano ahora sí. Lo que hice fue ir a mi casa guardar en un cajón todas las fotos de mis padres para así no recordarlos y no seguir haciéndome daño, luego los puse en uno de mis lugares favoritos su dormitorio al centro de su cama, recuerdo que desde pequeño al salir el sol por las mañanas me subía con un gran salto a la cama de mis padres y ellos como siempre felices de verme, todas las mañanas repetía lo mismo hasta cuando fui creciendo no me aburría y lo quería hacer por el resto de mi vida, quizá porque era el único lugar donde les veía felices a veces después del mediodía o por la noche discutían, hasta en cierta ocasión llegaron a pelear pero por las mañanas estaban alegres eso me hacía feliz a pesar de los problemas que pueda tener uno durante su infancia o cualquier etapa de su vida, al terminar de guardar las fotos hice lo mismo con todas las pertenencias, otras las regale y las demás los que eran importante los guarde en cada lugar favorito de mí, ha se me olvidaba decirte que tenía una abuela con la que pasé casi el resto de mis días tristes y felices, ella me acompañó en mi graduación, olimpiadas y en otras más; como se llamaba su abuela dijo Morgan, respondió el veterano diciendo su nombre era Marcia hasta ahora la recuerdo cuando le hacía renegar, o causaba problemas en el colegio y pobre de ella tenía que ir a resolver los conflictos que yo ocasionaba, fue mucho los desastres que cometí que recibí un castigo, no era uno de esos castigos donde te pegaban, era limpiar toda la casa durante todo un mes, yo te soy sincero a mí no me gustaba limpiar la casa y menos la de mi abuela que no había limpiado hace tiempo estaba lleno de telarañas polvo y muchas cosas que me causaba una sensación de escaparme en ese instante, tenía que hacerlo porque sentía un cariño por mi abuela, que era como mi segunda madre. Así pase mi etapa de la adolescencia junto a ella que me traían recuerdos de mis difuntos padres; hasta entonces ya había superado la perdida de ellos. Me alegra escuchar eso, dijo Morgan con una tristeza que se reflejaba en su cara, y preguntó el veterano, ¿Por qué estas así? ¿No te gusto mi historia?, claro que me encantó añadió diciendo: quisiera que mi abuela fuera igual de linda como la que tuvo usted, pero porque dices eso dijo el veterano, es que ella no me corrige mis errores o no esta las veces que la necesito, y si fuera poco nunca se aparece en mis cumpleaños, respondió Morgan, no te sientas mal por eso si ella no valora a un nieto como tú seguro que tiene un pasado triste o alguien de sus hijos no le dio el amor que merecía y si no fuera así no sé qué podría haberla pasado, dijo el veterano; espera un momento ya recuerdo lo que la pudo afectar, si mi memoria no me falla ella tenía un hijo, mi tío por supuesto su nombre era Ricky; él no estaba al tanto de lo que le pasaba a mi abuela, se iba a fiestas sin avisarla y en ceremonias importantes nunca la llevaba se iba solo como si no  tuviera una madre y nunca al estar con ella mi tío decía que la quería o la amaba esas palabras que mi abuela necesitaba de un hijo ni un beso le daba por último, creo que eso causó que mi abuela no sienta afecto por nadie; que tonto soy pensando que era el único que sufría por cosas como esa, ahora entiendo el comportar de mi abuela así conmigo, y hasta llegue creer que quizá mi abuela me odiaba pero no es odio lo que siente ella es falta de amor; tengo el doble de trabajo ahora dijo Morgan sonriente porque ya sabía cuál era su misión; y prosiguió cuando llegue a mi casa iré de vista primero donde mi abuela no la diré que la amo u otras cosas como esa, comenzare por pasar más tiempo con ella la llevare a cualquier ceremonia y a pasear por el parque, haré de su corazón endurecido uno bondadoso que sienta el amor por los demás; y ¿qué pasó con tu tío Ricky?, preguntó el veterano, no dijo Morgan; él se fue a vivir a Europa con su esposa dejando sola a mi abuela eso si le partió el corazón esa fue la razón que ella no sienta afecto por nadie ni por mis padres, es fría, aunque le das un beso ella no te lo devuelve y todo el día la pasa con su cara de tristeza; pareciera que es una casa donde están penando, a veces no sé qué hacer por dónde empezar y cómo hacer para que ella vuelva ser, la misma de antes.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (59.9 Kb)   pdf (143.5 Kb)   docx (31.4 Kb)  
Leer 44 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com