ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Popol Vuh


Enviado por   •  12 de Septiembre de 2011  •  Resúmenes  •  331 Palabras (2 Páginas)  •  964 Visitas

Página 1 de 2

El Popol Vuh es el libro sagrado que poseían los mayas Quiché. Se narraba la historia del pueblo maya desde su creación hasta alrededor del año 1500. En el primer fragmento se narra el origen del mundo con la respectiva creación del hombre, luego las hazañas de sus héroes míticos Hunahpú e Ixbalanqué.

A diferencia de la Biblia, es el libro sagrado para la mayoría de las creencias en la actualidad. Nos relata la creación del universo y a su vez las relaciones entre Dios y el hombre.

En este trabajo describiré el contexto detallado de la relación y semejanza como texto de origen basándome en una comparación con la Biblia misma.

Al inicio todo era silencio con una calma pasiva. No existía nada en la Tierra que tuviese vida, solo existía el cielo y el mar. Todo era oscuro, solo Tepeu y Gucumatz estaban en el agua rodeados de claridad. Ellos son los que disponen de la creación de árboles, del nacimiento de la vida y del hombre.

Su palabra era el origen de la fuerza inexplicable para una creación sin razón. Decían: “tierra” y esta fue hecha en un parpadeo. Así sucesivamente surgieron el día y la noche, montanas y bosques, el agua y los arroyos, toda aquella naturaleza reflejada en una simple pero poderosa palabra.

Luego crearon a los animales, leones, tigres, pájaros, venados, serpientes, víboras, (guardianes). Estos fueron creados con el fin de cuidar a los árboles y a las plantas. Los animales se dispersaron y se multiplicaron, pero los creadores les dieron sus hogares respectivos: el mar, la tierra o el aire.

Como sus creadores deseaban la alabanza, llamaron a sus crías y los llamaron para el acto, pero ni una palabra, ni un insulto o reclamo surgieron de sus hocicos, podían gruñir, rasguñar o cacarear, pero no hubo aquella respuesta anhelada. Entonces, los creadores cambiaron sus moradas porque no lograban la adoración ni la veneración. Trataron de nuevo, pero no hablaron, y así fueron condenados alimento, a morir alimentando a otros.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com