ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Immanuel Kant


Enviado por   •  24 de Febrero de 2012  •  Biografías  •  2.335 Palabras (10 Páginas)  •  452 Visitas

Página 1 de 10

INTRODUCCION:

Immanuel Kant es (1724-1804) fue uno de los filósofos europeos más influyentes después del Renacimiento. Gran parte de su obra está encausada hacia la educación y las normas por las cuales se debe regir esta. A pesar de que nunca buscó escribir un tratado sobre esta si creyó pertinente reunirlas en una sistematización llamada reflexiones sobre la educación, tomándose como una guía para su uso, sin que haya sido este su principal interés.

Cabe destacar que la Filosofía de la educación kantiana es la base y fundamento de todos los textos, incluido el antes citado. En ella Kant señala que la meta de la educación es formar gente que guie su vida mediante el imperativo categórico. Por ello en la labor educativa, la razón y la experiencia tienen un papel primordial.

Para Kant la educación es estética. La culminación del proceso educativo es la educación moral que se extiende a través de la vida del individuo hasta convertirlo en un ser moral.

La máxima kantiana “entrenar a la mente a pensar” es un largo proceso en el cual se ven involucrados varios aspectos que dan como resultado la formación del carácter de la persona. En ello se ve involucrado la cultura, que se entiende como el conocimiento de lo que es correcto y lo que no; el razonamiento mediante el cual tomamos las decisiones y que derivan en la consecución de los objetivos de la acción humana, los cuales al ser éticos provienen del carácter y al no serlos, proviene de la obstinación (obtención de fines moralmente reprobables).

La máxima es racional, no cambiante, al conocerse se hace prescriptiva y debe seguirse siempre. Lo cual nos dice que para que una máxima sea considerada como tal, debiera ser aceptada de manera universal y sin dar pie a controversia. Esto propicia que la educación deba basarse en las máximas, no en la disciplina.

Kant nos plantea la idea de que se educa al individuo para ser un ciudadano del estado perfecto. Así se propicia el mejoramiento social. No se trata de educar al individuo para que viva en su mundo, sino que trascienda a este. El aplicar este razonamiento nos lleva a la resolución de que la educación es un proceso global que busca la continua mejora del individuo como miembro de la sociedad y por ende, de esta en sí.

Siguiendo la tendencia planteada con anterioridad Kant nos dice que el principal problema humano es la falta de educación. Esta como tal, depende de la penetración del conocimiento del educador y esta a su vez del educador mismo.

Lo anterior nos sitúa dentro de un complejo proceso al cual daremos el nombre de “círculo educativo” que pudiera ser vicioso si como tal nos resulta en una caída de la curva del aprendizaje general o virtuoso si nos lleva al continuo perfeccionamiento a través de las generaciones. En dicho proceso cada individuo involucrado juega ambos papeles en determinado momento de su vida, el del educando cuando en una etapa es el receptor de los conocimientos de otro y el de educador, cuando a su vez le llega el momento de impartir lo que a lo largo de su vida y mediante sus diversas experiencias a acumulado.

Lo único que puede ser bueno sin restricciones es la voluntad. Esta no pudiera ser consideraba como una máxima, puesto que está sujeta a la aplicación de dicha voluntad y a la consecución de los actos mediante dicha voluntad,

El hombre es el único ser que necesita educación. Esto lleva implícito una superioridad del ser humano para con las demás criaturas con las cuales comparte el mundo, aunque no por ello llega a ser total, ya que los animales pueden actuar por su instinto mientras que el hombre debe recibir una educación.

Los rasgos naturales del hombre son solo disposiciones y requieren del proceso educativo para su encauce. Al no contar el hombre con un instinto que lo guie en su andar, debe formar un plan para su vida, el cual debe adaptarse al de su semejantes y llevarlo a integrarse a la sociedad en pos de la mejora de esta.

La naturaleza humana se adquiere cuando el hombre, guiado por la razón se sujeta a la ley en ello radica su diferencia con los animales. En consecuencia los animales actúan por instinto y el hombre mediante el uso de la razón.

El hombre ama la libertad y es tan fuerte el lazo hacia ella que si que si desde su infancia no se desprende de ella, nunca más lo hará. En esto se diferencia el pensamiento de Kant al de Rousseau y su romántica idea de que el hombre ama de manera noble dicha libertad, puesto que lo liga más a su naturaleza animal.

La naturaleza humana es la sujeción a los mandatos de su razón. Por ello es que desde las primeras sociedades han sido necesarias una serie de reglas y normas que nos dicten la conducta apropiada que deben seguir los individuos unos con otros. Es la fuerza educativa la que transforma al animal humano en una persona y como tal es el motor de la humanización.

Las capacidades humanas unas son impartidas al hombre por la educación y otras desarrolladas en el hombre por la educación.

La tendencia natural del hombre hacia el bien es otro de los rasgos característicos. La Providencia ha creado al hombre libre para elegir al bien, no al mal. Pero es mediante el uso de la razón que este debe elegir cuál de los dos seguir.

El deber humano consiste en adquirir disciplina, cultivar la mente y regirse por la ley moral.

En el desarrollo de la educación infantil encontramos más similitudes de las resoluciones de Kant con las Rousseau. “No necesitamos agregar nada a lo dado por la naturaleza, meramente ver que tal previsión sea debidamente cumplida.

El objetivo de la educación infantil consiste en hacer de los niños seres sanos y fuertes. Aunque en un particular punto de vista estas son solo herramientas para la consecución del objetivo principal, que sería formar a un individuo moral.

La disciplina convierte la naturaleza animal en naturaleza humana. Tal es la importancia que confiere Kant a inculcar la obediencia de las reglas en los niños. Ello restringe la naturaleza animal y es la condición de la posibilidad de alcanzar el destino humano. La conducta mala, moralmente hablando, es el resultado de que la naturaleza animal no se ha controlado por la disciplina.

La primera etapa de disciplina es aprender la sumisión. Aquí nos dice que los niños empiezan a ir a la escuela a aprender a escuchar y obedecer, haciendo más fácil la posterior etapa en la cual

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.8 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com