ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Abuso Sexual Infantil


Enviado por   •  29 de Marzo de 2012  •  1.996 Palabras (8 Páginas)  •  612 Visitas

Página 1 de 8

Jornadas de abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil es un violentamiento de todas las cargas de energía libidinal, a tal punto que ese violentamiento le impide estar vinculado. Esto afecta toda la integridad de la vida del niño.

Se sabe que los niños elaboran diferente a los adultos, pero en los casos de abuso la conmoción en el cuerpo y el miedo los paraliza y no pueden poner en palabras aquello que les esta ocurriendo, por lo general es a través de la batería de test proyectivos ,en otros datos, en donde se podrá ver algún indicio de abuso .El test del hombre bajo la lluvia por ejemplo nos muestra la imagen corporal del individuo bajo condiciones desagradables, tensas, en las que la lluvia representa el factor perturbador y así podemos observar que tipo de defensas utiliza.

El niño utiliza recursos simbólicos para expresarse. Otras de las formas que encontramos como manifestación es el empobrecimiento de la capacidad de jugar, hay un grado de tristeza enorme, de desconfianza y hay actos impulsivos que se dan en momentos y situaciones determinadas.

La instalación de conductas que sugieren la existencia del abuso surge luego de un tiempo de haberse iniciado el mismo. En el caso de aquellos de edad preescolar observaremos: Inquietud, irritabilidad y llanto aparentemente injustificado, conductas regresivas, incluyendo retraso en el lenguaje, enuresis y encopresis secundarias. Miedos excesivos centrados en ciertas personas, lugares o acciones. Juegos sexuales repetitivos e inapropiados a su edad. Masturbación compulsiva. Trastornos del sueño, como pesadillas, terrores nocturnos, dificultad para conciliar el sueño. Dependencia excesiva de ciertas personas, estableciéndose ansiedad de separación.

Lo primero que hace un niño en situación de abuso es recurrir a un objeto privilegiado (su madre) para poder descargar esa tensión. De formas simbólicas, el niño pide ayuda a esta, el problema es que la madre de un niño en situación de abuso es una madre muy peculiar, esta suele responder descalificando al niño y diciéndose a si misma: “esto no puede ser”, por lo general se cree que el niño fábula o miente porque quiere llamar la atención .Los niños no pueden fantasear sobre algo que desconocen, no tienen una madurez genital para inventar esas situaciones. Es importante que alguien los escuche, de la misma manera que es urgente frenar la situación de abuso, por eso , considerando que se trata de madres peculiares, cuando se detecta una situación de abuso en terapia, se debe tratar con mucho cuidado la forma y el momento en que le comunicamos a esta madre de la situación que esta atravesando su hijo, ya que una de las reacciones que puede tener la mama es la de negación y de esta manera puede dejar de asistir a terapia , y así el niño pierde el único ámbito que tenia a su alcance para ser escuchado.

El niño no es un objeto de uso, es con el psicoanálisis que empieza a tener importancia y pasa a ser un sujeto.

El abuso sexual infantil se da en el intercambio libidinoso Uno de los aportes mas importantes de la teoría freudiana es acerca de la sexualidad, Freud nos dice que esta sexualidad es constitutiva del sujeto humano. Y que, en particular, las huellas que ésta deja en la infancia son, no sólo perdurables, sino el punto donde irán a asentarse los elementos que configuran al psiquismo del adulto, más allá o más acá de toda diferenciación clínica ulterior. Aprovechemos para despejar un malentendido corriente: la sexualidad no es el sexo. Por ese motivo la sexualidad humana debe entenderse en forma de cómo se ordenan los goces del cuerpo humano, no es lo mismo que la genitalidad.Pero tampoco somos únicamente una gran zona erógena, también somos humanos y aquello que nos humaniza es una prohibición ancestral que es la prohibición del incesto, esta significa la perdida de un goce, a partir de esta prohibición es como se ordenan los goces ,la satisfacción de todo lo que hacemos con nuestro cuerpo dependerá de esta primera prohibición. De aquí es que se regula muchas acciones como por ejemplo que un hombre o una mujer deben estar con su pareja y no con un niño .La sexualidad humana esta marcada por la pulsion y no por el instinto, el cual se califica como un comportamiento animal fijado por los esquemas filo-genéticos hereditarios, caracterisitico de la especie y adaptado funcionalmente a su objeto. La pulsion no tiene un objeto fijo y hay quienes buscan los objetos en cualquier lugar, por ejemplo en los niños .La pulsion sexual tiene como característica que busca satisfacción no dilatada, es constante, continua, persistente, y aquello que hace que no se abalance depende de cómo la pulsion se enlace a la ley, para el psicoanálisis a la castración, esta es la que hace que la pulsion se enlace a la ley. En la infancia, esta ley se incorpora gracias a la función paterna, la cual primero debe proteger para luego recortar y normalizar. Sin la función paterna, la individualidad del hijo quedaría alienada en la realización del deseo materno, por eso es eficaz impartir la norma, la ley de prohibición del incesto como regulador fundamental del complejo de Edipo, el efecto es apartar al niño del cuerpo de la madre y parirlo a la cultura, pero para que este padre pueda aplicar su función, este debe saber regular sus propios goces. Al hablar de abuso sexual infantil, tenemos que hablar de perversiones, siguiendo la línea de Freud, la perversión es el negativo de la neurosis, el neurótico edifica sus síntomas en contra de sus satisfacciones pregenitales, en tanto que el perverso se entrega a ellas. Las perversiones sexuales se describen como comportamientos sexuales regresivos que sustituyen, con predilección y a veces en forma exclusiva, las condiciones normales del orgasmo o a las conductas relacionadas con el. Las perversiones sexuales no solo se manifiestan a través de sus prácticas sexuales, sino también a través de su carácter, su personalidad y su actuar en la vida social.

Desde la psiquiatría, las perversiones sexuales representan perversiones “parciales”, ya que están constituidas por formas sustitutivas o simbólicas de “preferencias” o “inclinaciones” sistemáticas. En esta clasificación de las perversiones , encontramos aquellas en donde se presenta una deformación de la imagen de pareja, aquí hay una anomalía en la elección objetal, en esta categoría situamos a la pedofilia, el autoerotismo, la gerontofilia, el incesto, la

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.4 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com