ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Quien Dijo Que Fué Una Manzana


Enviado por   •  30 de Abril de 2012  •  377 Palabras (2 Páginas)  •  408 Visitas

Página 1 de 2

¿Quién dijo que fue una manzana?

La palabra hebrea tappuach, que generalmente se traduce “manzana”, aparece varias veces en la Biblia. Pero no se usa al describir “el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo” (Génesis 2:9, 17; 3:6). ¿Dónde, entonces, se originó la tradición de que la manzana fue el fruto prohibido?

De acuerdo con la obra Plants of the Bible, de H. N. Moldenke, esta idea “se debió, sin duda, a la influencia de los artistas de la Edad Media y el Renacimiento, quienes así la representaron”. Por ejemplo, respecto a la famosa pintura El jardín del paraíso, de Peter Paul Rubens (1577-1640), que ahora se encuentra en la galería de La Haya, Moldenke dijo: “El fruto que está en el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, en cuyas ramas está enrollada la serpiente, parece definitivamente ser manzanas. Esta pintura es probablemente una de las fuentes a las que debemos la idea errónea que se sostiene generalmente de que la manzana sea una planta mencionada en la Biblia”.

Con relación a la pintura Adán y Eva (véase arriba) por el pintor alemán de la corte Lucas Cranach, llamado el Viejo (1472-1553), en la que se representa la manzana, Moldenke comentó que a los pintores del Renacimiento “les encantaba mantener su derecho de depender de su imaginación cuando se les antojaba hacerlo”. Otros artistas de la época, como Tintoreto y Tiziano, hicieron lo mismo en sus pinturas sobre el mismo tema.

Pero el primero en expresar la idea por escrito fue probablemente el famoso poeta inglés John Milton. En su obra El paraíso perdido (1667), Milton escribió lo siguiente sobre la tentación que la serpiente le presentó a Eva:

“Cierto día, al estar vagando por el campo, subí

a un árbol bueno que había de mirarse desde lejos,

lleno de fruta de una combinación de colores sumamente hermosos,

rojizos y dorados. [...]

Para satisfacer mi vehemente deseo

de probar aquellas excelentes Manzanas, resolví

no tardar; el hambre y la sed a la misma vez—

capaces de persuadir enérgicamente—se apresuraron ante la fragancia

de aquella fruta tentadora, y me instaron con entusiasmo”.

Así, no es de la Palabra de Dios, la Biblia, sino de la imaginación extravagante, y aun descaminada, de artistas y poetas que ha surgido uno de los mitos más populares de la cristiandad.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.3 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com