ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Albert Einstein - La Convención Sobre El Desarme De 1932


Enviado por   •  18 de Enero de 2012  •  1.008 Palabras (5 Páginas)  •  457 Visitas

Página 1 de 5

Albert Einstein - La convención sobre el desarme de 1932

Berlín, 4 de septiembre de 1931

Todos los logros que ha alcanzado el genio inventivo de la humanidad a lo

largo de los últimos cien años nos habrían permitido vivir en un estado de

despreocupada felicidad si la capacidad organizativa del hombre hubiera

corrido paralela a los avances técnicos. Dado el estado de las cosas, los

cuestionables logros obtenidos por nuestra generación en la era de las

máquinas son tan peligrosos como una cuchilla de afeitar en manos de un

niño de tres años. La posesión de unos medios de producción

extraordinarios no ha aportado libertad, sino preocupaciones y hambrunas.

Lo peor de todo es el desarrollo técnico que posibilita los medios para la

destrucción de la vida humana, y los productos de laboratorio creados con

tanto esfuerzo. Los que contamos con más años ya pasamos por aquello,

muertos de miedo, en la Guerra Mundial. Pero la inútil servidumbre a la

que la guerra ha arrastrado a las personas se me antoja aún peor. ¿No es

terrible que la comunidad nos obligue a efectuar acciones que cualquier

persona consideraría los delitos más terribles? Muy pocos tienen

suficiente altura moral para resistirse; a mis ojos, son los verdaderos

héroes de la Guerra Mundial.

Pero queda un rayo de esperanza. Tengo la impresión de que los dirigentes

más responsables de los distintos países, en general, tienen la sincera

intención de acabar con la guerra. La oposición a este avance, cuya

necesidad es incuestionable, se encuentra en las desafortunadas

tradiciones que se transmiten de generación en generación, como una

enfermedad hereditaria, a causa de nuestro defectuoso aparato educativo.

Ni que decir tiene que esta tradición se sustenta principalmente en la

formación militar y en las grandes industrias. No puede haber una paz

duradera sin desarme; por el contrario, la prolongación del armamento

militar, como se entiende actualmente, conducirá sin lugar a dudas a

nuevas catástrofes.

De ahí que la convención sobre el desarme que se celebrará en Ginebra en

1932 vaya a ser decisiva para la generación actual y la venidera. Si

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (4.7 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com