ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Vuelta De Pedro Urdemales


Enviado por   •  25 de Mayo de 2013  •  1.588 Palabras (7 Páginas)  •  1.839 Visitas

Página 1 de 7

La Vuelta de Pedro Urdemales

Maria Fernanda Valdivia Baroni

Resumen

Ficha del libro

Nombre del libro: La vuelta de Pedro Urdemales

Autor: Floridor Pérez

Ilustraciones: Carlos Rojas

Editorial: Alfaguara

Ciudad: Santiago de Chile

Año: 1999

Biografía del autor

Nació en Yates, Chiloé continental, en 1937.

Fué profesor de escuela y universidad.

Escritor y poeta costumbrista, trabajo como

escritor en la revista Zig Zag.

Desde 1988 dirige el taller de poesía de la

Fundación Pablo Neruda.

Otros cuentos del autor

Cielografía de Chile

Navegancias

Cuentos de siempre para niños de hoy

Mitos y leyendas de chile

Biografía de escritores chilenos:

Biografía de Manuel Rojas

Biografía de Francisco Coloane

Biografía de Gabriela Mistral

Biografía de Pablo Neruda

Una verdad del porte de un cerro

Un "pueblino" le pregunta a Pedro Urdemales con cuantas camionadas podría llevarse el cerro más alto del lugar, y Pedro le contesta que depende del tamaño del camión, si el camión es de la mitad del cerro necesitará dos camionadas y si es del porte del cerro sólo una.

La apuesta con un campeón

Un lanzador de bala le hizo una apuesta a Pedro urdemales. le dijo que si podía tirar una bala más lejos que el lo invitaría a comer una parrillada. El deportista trató de engañarlo tirando una pelota de tenis en vez de la pelota de fierro, pero Pedro Urdemales lanzó un gorrión que había salvado de congelarse y que había metido en su bolsillo.

Las tres flores

En el fundo "Las Tres Flores", donde trabajaba Pedro, vivían tres hermosas niñas que nunca tenían permiso para ir a las fiestas del lugar. En vísperas de la fiestas patrias un agricultor apostó con Pedro Urdemales que si las llevaba a la inaguración de las ramadas le daría un caballo ensillado, de lo contrarió el tendría que cosechar gratis una cuadra de trigo a echona.

El Patrón le dijo a Pedro que se había desmoronado un canal de regadío y que, como el estaba tan elegante para ir a las ramadas, le mandara a Ruperto con las tres palas para que le ayudara. Después fué donde las tres hijas y les dijo que el patrón le había pedido que las llevara a la inauguración de las fondas, como ellas no crelleron entonces pedro grito: "Patrón, me dijo que llevara las tres" y el patrón respondió "Sí, las tres y pronto".

Los cerdos empantanados

El patrón lo envió a vender 12 cerdos a la feria, fijándole el precio. Le dijo que si sacaba mayor precio podía quedarse con el saldo. En el camino había un pantano y ahí lo encontró un jinete que le ofreció comprar la piara al preció que su patrón le había dicho, Pedro aceptó con la condición de quedarse con las colas de los cerdos. Una vez que tuvo el dinero y las colas, enterro las colas en la parte más dura del pantano. Después pasó otro jinete que le ofreció comprar a un pequeño precio los cerdos enterrados en el barro. Pedro aceptó y volvió con ganacias.

El charqui pa" Julio

Una abuelita guardaba una bolsa con charqui para comerlo en el mes de Julio. La nieta entendió que lo guardaba para una persona llamada Julio. Pedro Urdemales supo del paquete y un día, cuando la abuela no estaba llegó a la casa y dijo que el era "julio", ante lo cual la nieta le entregó el charqui.

El cartero del otro mundo

Pedro Urdemales llegó a un pueblo montado al revés en un burro que había encontrado. Diciendo que era el cartero del otro mundo. Una viejita creyó el cuento y le envió a su fallecido marido Juancho un traje y alimentos que le sirvieron a Pedro para vestirse y alimentarse.

La ollita de virtud

Estaba Pedro Urdemales calentando su comida a orillas de un camino cuando vió venir a un jinete. Pedro tapó el fuego y comenzó a golpear la olla diciendo: "Hierve, hierve ollita hervidora, que no es para mañana si no para ahora". Cuando el junete comprobó que la olla estaba caliente sin fuego, creyó que la olla era prodigiosa y se la compró a Pedro en mucho dinero.

Ganar mucho y perderlo todo

Pedro Urdemales pasó por una chacra y sacó 4 porotos de una vaina. Los dejó encargados a una señora pero cuando los quizo retirar una gallina se los había comido. Se llevó la gallina y la dejó encargada en una casa, cuando la paso a buscar un chancho la había matado, se llevó el chancho y lo dejó encargado en otra casa, pero cuando lo pasó a buscar lo habían convertido en longanizas por capricho de una joven de la casa. Cuando dijo que se llevaría a la joven el padre le pidió que se quedara a vivir en la casa. Un día que la joven se encontraba en la rivera de un estanque, que usaba como piscina, le pidió a Pedro que tocara el agua para saber si estaba tivia, cuando se agachó la joven

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.2 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com