ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Eulalio González


Enviado por   •  27 de Junio de 2011  •  414 Palabras (2 Páginas)  •  729 Visitas

Página 1 de 2

Eulalio González es un hombrecito menudo, sin porte y sin carisma, de hablar tenue y sosegado, de piel marrón por la intemperie y por raza, que no necesita decir que es boliviano ni tampoco merece fama porque jamás robó a mansalva, no descubrió ninguna pólvora, no encabeza ningún rating, no coimeó en el Senado, no fue torturador, nunca tuvo un desmayo que pasó por paro cardíaco ni se puso a contar cómo volvió de la muerte.

Así lo describe a Eulalio -alguien que reúne todas las características para no ser jamás personaje de un reportaje-, el poeta, ensayista y dramaturgo mendocino Rodolfo Braceli, en la edición del 11 de mayo de 2008 de la revista dominical de La Nación.

El título de la imponderable nota, El escritor más feliz de la Tierra, me cautivó de inmediato con un fuerte “garrotazo de candor”, acaso el mismo golpe de efecto que le produjo a Braceli aquella personita de inmensa humanidad, “dueña de todo el tiempo del mundo”.

De día, Eulalio hace armados en hierro, coloca cerámica e impermeabiliza techos. De noche, anota los versos que afloran de su ser.

“Entendámonos -dice Braceli, en sus Hojas del Caminante Quieto-: Eulalio hace poesía no con lo que escribe, sino porque lo escribe. El encanto de su hablar no alcanzó a su escritura; ésta es apenas elemental, pero resulta prodigiosa si pensamos que se elevó desde el subsuelo de varias generaciones atravesadas casi por el analfabetismo”.

Celebro profundamente: que la historia de Eulalio González -que, al margen, está escrita como los dioses- haya sido publicada en un medio gráfico; escuchar a un escritor de la talla de Braceli decir que para hacer poesía no es necesario ser poeta; que alguien con apenas segundo grado de escuela primaria se siente a volcar los versos que le dicta el corazón y, además, consiga dinero de sus vecinos -tan o más pobres que él- para publicarlos en modestas pero dignísimas ediciones; contar con Igooh para poder difundir y destacar el ejemplo de Eulalio, como aliento para que otras almas que quieran expresarse abiertamente también lo hagan; que estas palabras puedan alegrar y entusiasmar a otras personas… Y, por último, celebro también el mensaje amoroso de Eulalio, rebalsado de paz y sabiduría: “Hay mucha gente buena; lo que pasa es que los tiempos han cambiando y esa gente está a la defensiva. La necesidad nos ha puesto así, pero debajo de nuestra piel hay bondad, hay bondad. Si uno no se impacienta se encuentra con eso”.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.5 Kb)   pdf (51.8 Kb)   docx (9.2 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com