ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Canción de la vida profunta y teoría pulsional


Enviado por   •  8 de Octubre de 2018  •  Ensayos  •  593 Palabras (3 Páginas)  •  15 Visitas

Página 1 de 3

Canción de la vida profunda y la teoría pulsional

El sujeto (sujetado por el otro y por el lenguaje) siempre está reinventándose, desafiando su existencia. No es un ser estático que permanece o reacciona todas las veces igual, tampoco está sometido exactamente a las mismas situaciones, historias y contextos que otros. Una vez entra al lenguaje y por ende al mundo simbólico, va dejando de responder tanto a las necesidades biológicas y la cuestión empieza a ser más pulsional, pulsión que indica la búsqueda de un objeto fantasmático que produjo cierta satisfacción, pulsión que no es fija, invariable e inalterable.

Hay días en el que el sujeto se levanta con la ilusión de hallarse más cerca al objeto que ha perdido, en psicoanálisis al objeto a, lo habitan las pasiones o la esperanza de la creación.

Otros días amanece bajo el influjo de la in-mundicia que le suscita la existencia, la realidad no hace otra cosa que impedir su encuentro con el objeto, así que no le queda de otra que por una lado negar aquella realidad, actuando por instantes con cierta perversión o destruir al otro que se encuentra como obstáculo o incluso al mismo objeto ya que no lo puede obtener, es decir, se inclina hacia el odio del odioenamoramiento que le produce no poder tenerlo.    

En ocasiones el sujeto parece disfrutar de las representaciones, en aquellas vanas ilusiones en donde pareciera que yace el objeto, creyendo que ha tapado la falta y como el más afortunado hedonista, se place en la satisfacción de una representación, colocándose de tal manera que al parecer nada le hace sufrir.

Están los días también, que el sujeto (así sea por un instante) está más cercano al amor, es decir, empieza a reconocer la falta del objeto de otra manera, que llega por medio de un acontecimiento, en tanto se encuentra con algo imposible de decir, se encuentra más del lado del deseo que de la tortura que le significa gozar en la falta del objeto en cubierta por la imagen especular del yo o la construcción de su cuerpo.

Otras veces, se encuentra anhelando al objeto más que nunca, lo da por perdido para siempre y no le queda de otra que envolverse en melancolía, autodestruirse arrastrándose en el goce mortífero, en la repetición de un desconsuelo o abandono sin fin.  

Siempre bajo la ilusión de estar más lejos o más cerca al objeto que produce la falta pero que al mismo tiempo produce el deseo.  

Indiscutiblemente todo lo anterior lo viene a demostrar por un lado la pulsión, la teoría pulsional sin duda es la teoría de la oposición, que propone que la vida anímica está llena de contradicciones, de conflictos psíquicos, culpable de que en la vida psíquica el sujeto sea lo más impredecible que pueda existir, pues aunque todos estemos regidos por la pulsión (que es lo único fijo), en cada quién según su subjetividad opera de manera diferente, se busca el objeto que representa al objeto primordial, al que cada sujeto ha perdido de manera diferente y  coloca en diversas representaciones, somos cambiantes así como se cambia de representaciones para encontrar –por fin- la satisfacción del primer objeto. Todo es impredecible pues el lenguaje juega y oscila en las pulsiones y significantes, cada quien según la pulsión tiene una manera particular de relacionarse con el otro y el Otro con o mayúscula. Vivimos en una realidad fantasmática (realidad psíquica), llena de objetos fantaseados que nos hace cambiar una y otra vez.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (3.5 Kb)   pdf (56.1 Kb)   docx (10.8 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com