ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Arquitectura


Enviado por   •  10 de Julio de 2011  •  2.511 Palabras (11 Páginas)  •  988 Visitas

Página 1 de 11

Introducción_

«Aquí tenemos también un arte, la arquitectura, nacida de un modo de

mirar, porque de estas mínimas peculiaridades depende a lo mejor el arte de

un pueblo, y sus costumbres, y su política, y hasta su manera de entender el

cosmos» (Ortega y Gasset, 1982).

Existe un modo de construir cuyo génesis es el momento en que el hombre

crea su hábitat, no responde a estilos, no representa épocas, no necesita de

arquitectos, son quienes las habitan los encargados de modelarlas, ha estado

allí, testigo de la cultura de los hombres: la arquitectura vernácula.

La arquitectura autóctona (que ha nacido o se ha originado en el mismo lugar

donde se encuentra), popular (perteneciente o relativo al pueblo), tradicional

(que sigue las ideas, normas o costumbres del pasado), autóctona (que ha

nacido o se ha originado en el mismo lugar donde se encuentra), son algunos

de los conceptos mas utilizados para referirnos a esta arquitectura. A mi parecer,

vernáculo (doméstico, nativo, de nuestra casa o país), engloba las definiciones

anteriormente descritas.

Hablamos de un tema que por mucho tiempo ha sido desarrollado por áreas

de investigación cercanas al estudio del hombre, antropólogos, etnógrafos,

historiadores y arqueólogos, que sólo a partir del movimiento moderno cobra

interés en el área de la arquitectura y la construcción.

Muchos autores coinciden en que la arquitectura vernácula es un sistema social

y cultural complejo, que nace de la relación hombre-entorno, y que refleja

de una forma directa, las maneras de habitar. Cada definición hace hincapié

en alguno de los factores determinantes. Para algunos el tema social toma

protagonismo: «un auténtico sistema que procede del cuerpo de los hombres

que habitan los lugares diseñados» (Fernández Alba, 1990). Para otros los materiales

y el entorno: «Tales viviendas, profundamente unidas al suelo, al clima

y al paisaje, moldeadas por estos factores, hállanse en dependencia inmediata

del medio, perfectamente adaptadas a él, siendo verdaderos precipitados

geográficos, resultando de una transformación, en la que el suelo proporciona

la primera materia y el hombre la actividad transformadora» (Torres Balbás,

1934). Una obra popular donde el destinatario participa en mayor o menor escala.

Los materiales y sistemas constructivos son creados por el hombre y para

el hombre. Responde al principio modernista «la forma sigue a la función»,

las soluciones son de un pensamiento racionalista privado de decoración.

Aunque muchas de las condicionantes sociales, culturales y de territorio

pudieran coincidir entre diferentes localidades, siempre originará singulares

resultados marcados por las interpretaciones de cada individuo, «la

arquitectura popular no representa nunca un precipitado geográfico en el que

datos de partida semejantes deban conducir, inexorablemente, a soluciones

coincidentes. Teniendo en cuenta tales objetivos, el arquitecto popular se

concede siempre un margen para sus propias y peculiares decisiones» (Carlos

Flores, 1996).

Las arquitecturas vernáculas estudiadas corresponden a periodos

preindustriales, en que los constructores locales y el desarrollo de los oficios

cumplen un protagónico rol. García Grinda critica la falta de honestidad de

las llamadas «arquitecturas populares recientes» que emplean materiales

industriales de deshecho insertos en un medio rural.

Las definiciones de arquitectura vernácula antes reseñadas pudieran ser

aplicadas a diferentes territorios, en estas reflexiones, acotaremos el estudio a

los casos analizados en España y Chile.

12 A r t í c u l o

El estado de la cuestión_ «Hay pueblos que parecen enfermos crónicos, caseríos que semejan fantasmas, y aldeas (y hasta ciudades) que fingen el doloroso gesto del pájaro herido que no puede volar» (Camilo José Cela, 1965). Con la industrialización se inicia el despoblamiento de localidades rurales, se pierden los oficios, se transforman los materiales y las técnicas constructivas tradicionales desaparecen, se importan modelos ajenos del habitar, aniqui-lando singulares relaciones del hombre con el territorio. Existen localidades que aún conservan su arquitectura tradicional, ayudadas muchas veces por el aislamiento y el olvido, pero la falta de mantenimiento ha generado un progresivo estado de degradación. Otro de los «padecimientos», y de los más perjudiciales, es el mal enten-dimiento de lo vernáculo, cegados por el romanticismo de lo rural. En una bucólica visión, se ha registrado que en la casi totalidad de las reformas a edificaciones para el albergue de programas terciarios, se produce la parcial o completa destrucción de los espacios interiores, conservando en algunos casos solo las fachadas, muros de una escenografía rural. Cuando es demolida, las nuevas arquitecturas que ocupan su lugar se «visten» de tradición, utilizan materiales modernos cubiertos de piedras y madera. Lo vernáculo no es un escenario de volúmenes pintados de añil, sino un complejo ignorado sistema socio-espacial-constructivo,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.8 Kb)   pdf (108.4 Kb)   docx (15.9 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com