ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LA LEYENDA DE LA NAHUALA.


Enviado por   •  7 de Octubre de 2016  •  Apuntes  •  2.300 Palabras (10 Páginas)  •  1.601 Visitas

Página 1 de 10

LA LEYENDA DE LA NAHUALA

Personajes:

Pablo (se le pierde el gato y va a buscarlo al bosque, pero nunca vuelve)

Jaime (amigo de pablo, preocupado)

Brujo Mazahua

Tere Mama del Pablo  (desesperada por encontrar a su hijo)

Maestra maría  (tranquiliza a los niños)

Sacerdote Juan (amigo de pedro)

Pedro el frutero (observo que pedro salió al bosque)

Historia:

Todo comenzó, a principios del siglo XIX, en el poblado de Jerez de salinas, Zacatecas en los tiempos de Fernando VII, y el virreinato de la Nueva España.

Un día se encontraban Daniela, Jaime y Pablo jugando a la pelota

Pablo: -¡Ándale Daniela pasa la pelota!

Daniela: -¡Ahí va!

Los niños jugaban tranquilos, era una noche común y corriente en el poblado de aquella época. Las campanas llamaban a la misa de 8, la plaza cívica estaba llena de personas que alegremente disfrutan de los juegos y risas de muchos niños que se amontonan en los puestos de dulces y juguetes.

Los padres de los niños salen a buscar a sus hijos para ir a la misa:

Mamá de Pablo: ¡Pablo, hijo! ¡Ya regrésate que tienes que lavarte para ir a misa, recuerda que el padrecito necesita que le ayudes hoy en la noche!

Pablo: -¡No mamá, otro ratito!

Mamá de Pablo: -¡Órale chamaco, que tus amigos también ya se van  a sus casas!

Pablo: -¡Por favor mamá, otro poquito, por lo menos una última jugada cerca del quiosco!

Mamá de Pablo: -¡Ta bueno pues, te voy a esperar en la banquita que está enfrente de la panadería de Doña Toñita!

Pablo: - Bueno chicos ya oyeron mañana nos vemos mañana en la escuela.

Jaime: -Hasta luego pablo nos vemos mañana

Daniela: - Mañana seguiremos jugando no te preocupes

Nuestro querido niño Pablo se dirige con su pelota a jugar cerca del quiosco, pues siempre le ha gustado ir cerca de aquel lugar porque es donde se encuentra Don Pedro vendiendo sus frutas a grandes voces. A Pablito le gusta mucho ir a platicar con Don Pedro sobre las cosas que suceden por todo el virreinato y también en lugares lejanos a él, aunque no siempre se ponen de acuerdo en muchas cosas sobre lo que sucede fuera del lugar.

Don Pedro el Frutero: -¡Hay Naranjas, Manzanas, Sandías, Limones, Cacahuates! ¡Llévele, llévele pa su casa señito, pa’l hambre, pa´l antojo! ¡¿Qué le vamos a dar?!

Pablo:-¡hola don pedro!, ¿Llego la fruta de temporada?

Don pedro. –hola pablo, sí, he conseguido algo llamado granada, ¿Quieres probarla? (le da unos gajos)

Pablo: (los prueba) - ¡wacala¡ está muy acida (escupe algunas cosas blancas)

Don pedro:- jajajajaja ¿Con que no te gusta lo acido? Bueno será para la próxima.

Pablo: -bueno me voy tengo que ir a misa luego nos vemos

Don pedro: -está bien Pablo nos vemos a la salida

Pedro se dirigió rápidamente a la parte trasera de la catedral, entro a una puerta grande de madera, dejo su balón en una esquina y de un armario saco una manta blanca y un chal rojo

Rápidamente se los puso y fue a la otra perta donde lo esperaba el padre.

Saliendo del templo pablo regreso a aquella habitación doblo y guardo sus ropajes y se dispuso a salir dejando hay el balón para jugar al día siguiente, pero abriendo la puerta se encontró con su gata canela, un gato color blanco con manchas café bajito.

 le hizo ruiditos y una señal con la mano para hacer que se acercara, este trato de agarrarlo para regresar a casa junto con él, pero este solo le gruño y se fue corriendo, pablo empezó a perseguirlo, el gato empezó a huir y rápidamente se subió al puesto de frutas de Don pedro, este se sorprendió y trato de alejarlo de la fruta pablo corrió persiguiendo a su gato y le dirigió un saludo a Don pedro, el gato siguió su rumbo hacia el bosque y pablo lo siguió.

Esa noche, en aquella oscuridad del bosque se escuchó el grito de un niño seguido del maullido incesante de un gato que cada vez sonaba más grave.

Lugar: La Escuela

Hora: Muy de Mañana

Los niños Jaime y Daniela se dan cuenta de que su amigo Pablo no está y comienzan a sentirse un poco preocupados.

Jaime: -Oyes Daniela, Pablo no ha llego a la escuela todavía, ¿Crees que se habrá quedando juegando hasta muy de noche en la plaza?

Daniela: -Yo no sé, mi mamá me dijo que después de misa su mamá lo estaba esperando en el portal para irse a su casa

Jaime: -¡Ah, sí cierto, pos si estaba en la misa di ocho con el padrecito!

Daniela: Se me hace raro que no llegue, la mamá de Pablo lo hace llegar muy tempranito todos los días, es de los primeros en llegar a la puerta para entrar a clases.

Maestra María: -chicos siéntense para dar inicio a las clases.

Se puede apreciar a la mama de pedro dormida en las bancas de la plaza, en eso una señora abre su un portón y cuelga un letrero que dice: Panadería Doña Toñita, el ruido producido esta se levanta alarmándola

Mama de pablo: -buenos días doña Toñita, de casualidad vio a mi chamaco anoche?

Doña Toñita: -No señora, no lo he visto. ¿No esta con sus amigos?

Mama de pablo:-No debería de estar en la escuela pero desde anoche no llego a casa y lo estuve esperando aquí pero no llega y estoy muy preocupada-La mama comienza a sollozar-

Doña Toñita:- tranquilícese señora, yo pienso que está en algún lugar bien o ¿con un amigo ya les pregunto? Si gusta les preguntare a mis clientes si no lo han visto y usted tranquila que ya aparecerá.

Mama de pablo: Se relaja un poco – Bueno eso sí, yo quiero suponer que esta con algún familiar o amigo pero pues quiera o no, que no haiga venido a dormir me tiene en enaguas. (Se persina)

La mama de pablo se regresa a su casa para ver si su hijo regreso a casa y se quedó dormido, pero su sorpresa es grande cuando seas da cuenta de que su casa está justo como la dejo anoche.

Al ver eso la mamá se asustó más, fue más apurada a la plaza del pueblo, ahí estaba cerca la primaria y decidió ir a ver si estaba ahí. Ya más asustada la mama habla con la maestra y le comenta la situación.

Mama de pablo: - maestra mi hijo está desaparecido desde anoche y no hay ningún rastro de él, por lo que vengo a preguntar si no lo ha visto o sabido algo de el

Maestra: -no señora no he visto para nada a pablo desde ayer después de la escuela, también me preocupa  porque siempre llega temprano a la escuela y pues hoy no. Me gustaría ayudarla a buscarlo con usted y que tenga algo de apoyo, falta un poquito para que terminen las clases y relájese si lo vamos a encontrar, cueste lo que cueste.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.8 Kb)   pdf (129.9 Kb)   docx (13.9 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com