ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen Del Ultimo Grumete De La Baquedano


Enviado por   •  23 de Septiembre de 2011  •  1.071 Palabras (5 Páginas)  •  2.008 Visitas

Página 1 de 5

• Resumen del libro en primera persona con el personaje escogido anteriormente

La Baquedano hace su ultimo viaje, y yo no quede en el, aún cuando mi madre hizo todo lo posible, por que yo fuera un grumete. Ese día estaba lista a zarpar desde mi ciudad Talcahuano, cuando yo sabía que debía ir en ese viaje, mal que mal había prometido a mi madre, que sería un grumete, y que viajaría al Sur a encontrar a mi hermano, Manuel. Mi desesperación fue tal, que redacte dos cartas donde pedía disculpa por haberme embarcado escondido en la corbeta escuela, una a mi madre y otra a mis profesores. Durante un buen rato estuve escondido en un pañol del barco, cuando me encontraron, ya que obviamente algún día me iban a pillar, y los marinos que me pillaron, me llevaron donde el comandante Calderón. Al contrario de lo que pense que podía pasarme uno de mis sueños se cumplía en ese momento: fui nombrado grumete, “Ultimo Grumete”.

Era un grumete, el ultimo pero al fin y al cabo, un grumete en el ultimo viaje de la Baquedano, así que sería el ultimo, puesto que la Chanchacomo se le llamaba, no tendría mas grumetes que educar. Al principio no fue nada agradable, por mi inexperiencia al contrario de mis pares. Algunos al otro día me miraron mal, muy despectivos, otros fueron mas bromistas, y uno que otro fue muy agradable y comprensivo y estuvo dispuesto a informarme de cómo funcionaban las cosas.

Dentro del buque en el viaje, aprendí muchas cosas, tuve anécdotas muy divertidas, como la de los tres bultos a estribor, etc. También aprendí y me interesó mucho la radio, un sub oficial me estuvo enseñando algo. Conocí tierras muy lejanas, costumbres marinas desconocidas para mi, leyendas que contaba el Sargento Escobedo, ya que había sido un marino toda su vida y casi toda en la Baquedano, de ahí a que después quedara medio loco con la noticia de que la Chancha quedaba fuera de servicio y que jamas volvería a viajar en ella.

Aún entre aprender tanto y estar tan jubiloso, por ser un grumete de la Baquedano, me faltaba algo, que tal ves era lo mas importante para mi, y era que no había encontrado a mi hermano. Cuando por primera ves llegamos a tierra a una ciudad, en Punta Arenas, recuerdo que estaba muy feliz, y me puse a pensar en esto, y buscándolo en todas las partes donde podía estar, no estaba. Entonces le escribí a mi madre para que no se preocupara ella, tanto como estaba yo, aunque se lo escondí. Realmente estaba preocupado, porque la único que quedaba era buscar donde yo menos creía que podía estar, regiones desoladas, llenas de loberos, contrabandistas, y buscadores de oro. Partimos hacia el Cabo de Hornos.

Después partimos al lugar llamado “Detrás de los Témpanos”, nombre que e pusieron los yaganes, donde pasamos por unos canales muy estrechos; en un momento se decidió que no había que seguir navegando, porque el canal no estaba apto y era inseguro. De pronto, como me contó mi amigo que estaba de

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.9 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com