ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Discurso De Oratoria


Enviado por   •  2 de Septiembre de 2014  •  390 Palabras (2 Páginas)  •  454 Visitas

Página 1 de 2

Esa ventana que se ha instalado en nuestros hogares y con nuestro consentimiento, nos da la posibilidad de asomarnos al mundo y nos informa de lo que acontece en cualquier parte de forma inmediata. Pero no todo lo que sale por esa ventana tiene carácter educativo, así que los padres deben estar atentos para que sus hijos reciban los mensajes y la información correctamente.

La televisión no es mala ni buena, todo depende del uso que se le dé. Los padres deben tener las ideas claras en cuanto al uso que le den sus hijos y al tiempo que le dediquen. Hay que tener en cuenta que las televisiones se mueven por audiencias y van a emitir lo que más beneficio económico les proporcione.

De los padres depende que este poderoso medio de comunicación social se convierta en un peligro o en una gran riqueza.

Si vemos la televisión en familia y nos damos un tiempo para hablar, pensar, intercambiar opiniones, etc., sobre lo que vemos, hasta de la peor programación podemos extraer experiencias positivas obteniendo el mensaje correcto de acuerdo a nuestras convicciones y valores.

Si por el contrario, se tiene a la televisión como la niñera que entretiene a los retoños, mientras los padres se ocupan de sus cosas, la formación de los hijos estará en peligro.

El mal uso de la televisión puede hacer daño a niños y mayores. El buen uso y la selección apropiada de programas pueden ser formativos y enriquecedores.

Ante esta realidad se hace necesario, por el bien de los hijos, cumplir con la misión especial de padres que es el de saber defender y proteger a toda costa los derechos de la familia, para ello hay que regular el uso de los medios de comunicación determinando la cantidad de tiempo que van, los hijos, a pasar junto a la televisión.

Como sabemos la familia es el lugar privilegiado para el aprendizaje y para la transmisión de valores. Por ello, la vigilancia, sensatez, cordura e inteligencia, ante esta realidad magnífica en sí misma, pero tan destructora en tantas ocasiones deben estar alertas.

El futuro de las niñas y los niños es uno de los siete principales problemas que enfrenta el mundo de hoy… cada día, las niñas y los niños corren el riesgo de que sus vidas les sean arrebatadas debido a la crueldad y la indiferencia de los adultos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.2 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com