ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Armas Biológicas


Enviado por   •  12 de Agosto de 2011  •  508 Palabras (3 Páginas)  •  1.696 Visitas

Página 1 de 3

Ensayo:

Si no tenemos en cuenta a Caín, que según la tradición asesinó a su hermano con la quijada de un burro, los primeros humanos que usaron armas de naturaleza biológica debieron ser los cazadores que, empleando el humo producido por ramas verdes e hierbas húmedas, obligaban a los animales salvajes a abandonar sus cuevas. Pero también el hombre ha utilizado desde tiempos remotos humos, gases, vapores y nieblas artificiales para molestar a sus enemigos y obligarlos a abandonar sus fortalezas y rendirse. Porque, desde los primeros momentos de la historia, el ser humano ha sentido el impulso de luchar contra sus semejantes y para ello se ha valido de todo tipo de armas. En este artículo tratamos del uso de microorganismos o sus productos como instrumento letal, las que ahora llamamos armas biológicas, analizando su impacto en el planeta y las consecuencias de su uso. Bacterias como las que producen el ántrax o el cólera, virus como el de la viruela o el ébola foman parte del infame cuadro de honor de los patógenos que han atraído la atención como posibles armas de devastación humana.

La mayoría de los agentes biológicos patógenos son difíciles de cultivar y mantener. Muchos se descomponen rápidamente cuando están expuestos a la luz solar y otros factores del medio ambiente. Frente a ello presentan la ventaja de su gran eficacia, así una bomba atómica de 12.5 kilotones que explotara encima de una ciudad podría causar 80.000 muertes. Bastarían 100 kilos de esporas del ántrax para matar entre uno y tres millones de personas.

Utilizar la viruela como arma causaría estragos en la población, puesto que al ser considerada una enfermedad erradicada, los esquemas de vacunación ya no la contemplan. Es muy probable que hoy en día todos los menores de 20 años no estén vacunados. Lo que es peor, ya no hay quien produzca esta vacuna a escala industrial, ni existe en almacén en cantidades suficientes como para enfrentar un brote por pequeño que sea. Para apreciar la magnitud del problema, basta mencionar que en 1947 aparecieron en Nueva York ocho casos de viruela; a fin de detener la incipiente epidemia fue necesario aplicar seis millones de vacunas en una semana.

Si el problema se presentara hoy, no habría manera de enfrentarlo. Afortunadamente, conseguir el virus de la viruela es extremadamente difícil, por lo que provocar con éste una epidemia queda prácticamente fuera del alcance de los grupos terroristas, a menos que estén apoyados por un gobierno que cuente con el virus.

Conclusión:

Independientemente de la peligrosidad de su uso potencial como armas de destrucción masiva, los microorganismos patógenos, en tanto objetos de estudio, también constituyen un riesgo para los seres humanos y el medio ambiente. Con el fin de mantener bajo control esta amenaza, existe una serie de medidas preventivas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (3.2 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com