ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Examen De Segundo Grado Segundo Bimestre


Enviado por   •  27 de Septiembre de 2012  •  3.386 Palabras (14 Páginas)  •  1.652 Visitas

Página 1 de 14

SECRETARIA DE EDUCACION Y CULTURA DE COAHUILA.

SUPERVISION ESCOLAR 405

EVALUACION DEL SEGUNDO BLOQUE CICLO ESCOLAR 2011-2012 SEXTO GRADO

NOMBRE DEL ALUMNO: ____________________ ESCUELA: _____________ TURNO: __

ESPAÑOL

I.- LEE EL SIGUIENTE TEXTO Y CONTESTA

LAS PREGUNTAS 1, 2, 3, 4 y 10

Una historia de miedo

Autora: Cristina Leirana

-¿Y del diablo, alguien sabe algún cuento del diablo?, preguntaba Joaquín con insistencia; pero todos se fueron corriendo, pues el diablo sí que da miedo.

Y esa tarde, como todas, la madre de Joaquín, por la fuerza lo metió a la regadera y lo vigiló para estar segura de que él se bañara.

El parecía presumir de ser un niño sucio: cada vez que podía, comentaba lo desagradable que le era asearse.

A lo que siempre prestaba atención era a los relatos de sus amigos: le habían contado que si ponía en sus ojos las lágrimas de un perro, por las noches podría ver a los espíritus, pero del susto perdería la voz, la abuela de un compañero tuvo una amiga que murió cuando a su cabeza le pusieron sal y no pudo unirla de nuevo con su cuerpo.

Joaquín tenía sus propios fantasmas: uno que abría la puerta de su cuarto y que no la cerraba cuando él se lo pedía, sino hasta que al espíritu se le daba la gana.

Otro le cambiaba de lugar las cosas. Cuando el niño iba por sus zapatos –y recordaba claramente haberlos dejado junto a la papelera-, ya no estaban. Rato después los encontraba bajo la cama, a veces, le escondía sus libretas y lo atrasaba en su tarea.

Joaquín sospechaba que era un duende quien hacía esto, pues todos saben que a ellos les gusta causar problemas.

También había un dragón, que acechaba a Joaquín a través de los cristales de la ventana cerrada. Nunca dejó que el niño lo mirara: únicamente le mostraba su silueta entre las hojas de plátano, y en alguna ocasión escupió fuego, sólo para enseñarle que estaba ante un dragón verdadero.

Si Joaquín corría hacía los vidrios, enseguida desaparecía. “¡Chin!, ¿cómo me van a creer mis amigos?”

Ni el dragón, ni el duende, ni el fantasma producían temor a Joaquín; podría decirse que deseaba llevarse con ellos.

Quería tener una historia, algo que contar en el recreo, pero ninguno de esos seres se dejaba ver.

Lo que sí asustaba a Joaquín era el diablo: a él le constaba que podía aparecerse.

Guardado en un huequito en el baño, desde ahí lo observaba. Él le sostenía la mirada: “¡que no se dé cuenta que le tengo miedo!”.

No soportaba estar a solas con él.

Por eso le interesaba oír qué había pasado en otras apariciones, pues tenía la esperanza de encontrar la clave para hacerlo salir, ahuyentarlo, y le daba vergüenza explicar a otros la situación.

Siempre, dentro del baño rezaba; sin embargo, el demonio, de tanto escuchar Oraciones, se hizo inmune, pues no se iba.

Cuando no soportó la comezón por los piojos, Joaquín se decidió a encararlo...

Su mamá no entendía cómo es que ahora él iba a bañarse sin que ella se lo pidiera; mas se alegró y, orgullosa, pensó qué era bueno no tener que pelear con él todos los días.

Inclinado junto al agujero, Joaquín miró fijamente al diablo y le dijo: “Ya no vas a ser el maligno, sino una rata..., una rata flaca que se murió de hambre de tanto estar atorada en este hoyito sin comer...”

Un rato después se da cuenta: dos ojitos y unos bigotes alargados le sostenían la mirada.

Ahora sí que tiene una buena historia, está muy contento. Con la respiración entrecortada deduce feliz:

“A lo mejor siempre has sido una rata y nada más yo creía que eras el diablo”…

Y esta vez tarda mucho tiempo bañándose.

Mientras se jabona los pies, hila los detalles que contará a sus amigos; y ensaya cómo relatar los hechos, para convencerlos de que son verdad. Incluso piensa traerlos a ver el agujero.

Mañana, en el recreo, hablaría en voz alta; todo el segundo año tiene que saber cómo, Joaquín, el desaliñado, le ganó al diablo.

1. ¿Qué tipo de texto es el anterior?

a) Fábula

b) Reportaje

c) Cuento

d) Leyenda

2.- ¿Cuál es la idea central del siguiente párrafo? “También había un dragón, que acechaba a Joaquín a través de los cristales de la ventana cerrada. Nunca dejó que el niño lo mirara: únicamente le mostraba su silueta entre las hojas de plátano, y en alguna ocasión escupió fuego, sólo para enseñarle que estaba ante un dragón verdadero”

a) Un dragón que lanza fuego

b) El dragón que asecha y lanza fuego

c) El dragón que asecha y no se deja ver, solo muestra su silueta

d) Un dragón que escupe fuego para mostrar su presencia

3.- De acuerdo al texto, ¿Cuál es el comportamiento que tiene Joaquín después de que se decidió a enfrentar sus miedos?

a) Cambio su comportamiento desordenado y sucio

b) Siguió siendo desordenado y sucio

c) Era muy juguetón

d) Seguía teniendo miedo.

4.- ¿Cuál de los siguientes enunciados presenta un conectivo para dar suspenso?

a) Un rato después se da cuenta

b) Unos bigotes alargados le sostenían la mirada

c) Tiene una buena historia

d) siempre dentro del baño rezaba, sin embargo el demonio, de tanto escuchar oraciones,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.7 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com