ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Un Ensayo La noche boca arriba Julio Cortàzar


Enviado por   •  5 de Octubre de 2015  •  Ensayos  •  432 Palabras (2 Páginas)  •  97 Visitas

Página 1 de 2

Leonel Valentín Acosta     656

La noche boca arriba

La estructura de este cuento es una parte fundamental para su entendimiento. La narración no es lineal, sino que se mueve entre dos realidades de manera alterna. Llamemos A al plano que correspondería en el tiempo con la actualidad y B al que corresponde con las Guerras. A pesar de que el relato comienza en la realidad A aparece ya un pequeño epígrafe al principio que deja en al lector una parte del plano B. A partir de este punto son varios los elementos que provocan los saltos de una realidad a la otra, comenzando con la anestesia puesta en el hospital, lo cual lleva al protagonista a un profundo sueño: el plano B. Un salto en este último plano lo hace volver a la realidad A, para ser llevado por la confusión nuevamente al B. Una convulsión, “causada por la fiebre”, lo regresa a la realidad A, donde se encuentra boca arriba. En la misma posición, tras apagarse la luz, retorna a la realidad B, donde es prisionero. Para intentar evadirse, regresa al plano A y finalmente, cuando el sueño lo vence y regresa a la realidad B, en ese momento es cuando ambos planos se unen y el protagonista es consciente de ello.

Desde el momento en que aparecen estos dos planos es necesario delimitar cual es el real y cuál es el imaginario. Es algo que necesitan hacer tanto el protagonista como el lector y lo hacen en distintos momentos de la narración. La distinción entre real e irreal en el cuento se refleja en varios elementos. El primero es la luz, en relación con el tiempo. Es ella la que le da, primero al lector y luego al protagonista, la sensación de que algo no va por el buen camino. El plano A comienza su narración a las nueve de la mañana y finaliza por la noche, algo reflejado en la evolución de la luz a lo largo del día. La luz va disminuyendo, a la vez que disminuye la consciencia del protagonista en esta realidad.

Por el contrario, en el plano B, donde transcurren menos horas, es permanentemente de noche y la luz se manifiesta al final, como el reflejo de la luna, la luz de las antorchas de los aztecas y la llegada de la muerte. El protagonista en esta realidad espera la llegada de otra luz, la luz diurna que supondría su salvación, que no alcanza a llegar. Mientras que uno de los planos pasa de lo real a lo irreal el otro realiza la trayectoria contraria.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (2.3 Kb)   pdf (32.5 Kb)   docx (10.4 Kb)  
Leer 1 página más »
Disponible sólo en Clubensayos.com