ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Tipos De Novela


Enviado por   •  22 de Septiembre de 2014  •  1.816 Palabras (8 Páginas)  •  132 Visitas

Página 1 de 8

La doble vida.

Era un día soleado, muy cansado y agotador, por como los rayos del sol alumbraban. Justo cuando papá llego desbastecido por la jornada muy agotadora, decidió recostarse un rato para descansar. Un poco extrañado al no haber encontrado a mamá en casa, pues estaba a punto de nacer yo. A pocos segundos de quedarse totalmente dormido, empezó a sonar el teléfono una y otra vez, mi papa ya fastidiado porque quería dormir opto por contestar.

-Bueno?

-Buenas tardes, con el señor Alfredo?

-Sí, el habla, dígame.

-Habla la enfermera Sofía

-A si, dígame en que la puedo ayudar

En ese momento la enfermera, le dijo al señor Alfredo que si se podía presentar urgentemente, qué se trataba de su esposa y de su hijo

-Pero, ¿Dónde?¿Cómo? (Sin poder creerlo)

-Lo siento señor, se encuentra internada en el OCA hospital, habitación 34-A, piso 7

Al llegar al hospital no encontraba en donde poder estacionar su automóvil, con toda la desesperación en la que se encontraba tuvo que dejar estacionado a media calle porque llevaba prisa por saber las condiciones en las que nos encontrábamos mamá y yo. Estaba muy asustado y su corazón latía a mil por hora

Corriendo directo a la entrada del hospital, volteando hacia el cielo pidiéndole a Dios que todo estuviera bien. Entrando al hospital se acerca con la señorita que tiene el orden de las habitaciones

-¡Señorita, señorita! ¡Mi hijo! ¡Mi esposa! ,(Tartamudeando)

-Tranquilo señor, dígame el nombre de su esposa

-Elena López, hace unos minutos hablo una enfermera a mi casa y me dijo que mi esposa acababa de dar a luz a se encuentra muy grave, que está en el piso 7

-¿Usted es Alfredo?

-Si soy Alfredo, su esposo (no lograba tranquilizarse)

-Venga conmigo es por acá.

Mi padre junto con la enfermera llegó rápidamente al piso 7 a la habitación donde se encontraba mi madre muy enferma. En ese momento papá empezó a llorar sin poder evitarlo, estaba muy triste al saber que nosotros, su familia nos encontrábamos al borde de la muerte. La enfermera le pidió que se tranquilice y saliera de la habitación. Papá atendiendo a las órdenes de esta persona. Abandono la habitación y espero unas horas impacientemente en la sala de espera, pidiéndole a Dios que hiciera un milagro para mí y para mi madre, después de una larga espera llega una enfermera y empezó a hablar con mi padre de lo que había sucedido.

-Señor me permite hablar con usted?

Papá, atento y esperanzado acepta de inmediato,

-Claro que si-, le dijo con lágrimas en los ojos,

-señorita dígame!-

-Quiero decirle que su esposa y su hijo han respondido de muy buena manera al tratamiento que le aplicamos.

El muy contento, agradecido con Dios por haber escuchado sus suplicas

–Gracias por las buenas noticias señorita! Comento mi padre con una gran sonrisa en el rostro

-Su esposa estará bien, comento la enfermera, al igual que su hijo. En unas cuantas horas tendrán su recuperación, el tratamiento en que les aplicamos es muy fuerte y por esa razón necesitan unas horas de completo reposo.

-Muy bien señorita, seguía agradeciendo.

-Estamos para servirle señor.

Mi padre al escuchar a la enfermera, se encontraba ya más tranquilo. Esperó, esperó y esperó, hasta que por fin le dicen que mamá había despertado y ya se encontraba consciente. El muy feliz corrió a la habitación donde estaba mamá, entró, la abrazo y le dijo lo mucho que la amaba, estaba muy contento por su recuperación, ahora solo faltaba lo más importante, la situación en la que me encontraba yo.

Los doctores que me estaban atendiendo a mi decían que tenía que quedarme unas dos semanas, por lo que había sufrido cuando mi madre dio a luz. Mis papas estaban muy tristes y preocupados, tenía problemas para respirar y otras cosas que no permitían que yo pudiera estar en casa.

Al pasar dos semanas de lo sucedido, estuve en observación en una incubadora mama sufría mucho al verme ahí y a papa parecía que ya no le importaba porque mama me dedicaba todo el tiempo a mí, a lo largo del tiempo lograron darme de alta y fuimos a casa.

Todo parecía estar bien entre la familia y más porque a papa lo habían ascendido del trabajo le subieron el sueldo el único problema es que mi papa estaba muy distante y viajaba mucho casi no convivíamos con él, mama se sentía muy triste y sola ocupaba de una compañía que le brindara la misma atención y cariño que le daba papa antes de su nuevo trabajo.

Un día mi mama y yo fuimos a visitar a un viejo amigo de ella llamado Roberto que eran muy buenos amigos de la infancia, ahí ella se refugió en él y encontró ese cariño y ese afecto, ahí empezaron a salir más y más y ella comenzó a sentir atracción hacia él.

Un día por la noche era navidad mama y yo nos encontrábamos dormidos cuando de pronto un olor extraño se expandió por toda la casa.

Mama:¡Auxilio mi casa se quema!

Roberto

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.3 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com