ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Pedro Urdemales


Enviado por   •  26 de Marzo de 2013  •  2.318 Palabras (10 Páginas)  •  989 Visitas

Página 1 de 10

CONTENIDO

Introducción

El Árbol de la Plata

La Piedra del Fin del Mundo

El Cura Coñete

Las Tres Palas

La Huasquita de Virtud

La Ollita de Virtud

La Flauta que Resucitaba Muertos

El Huevo de Yegua

El Sombrero de los Tres Cachitos

El Burro que Cagaba Plata

El Entierro

Los Chanchos Empantanados

La Perdiz de Oro

El Raudal

Los Tres Frailes

Dóminus Vobíscum

El Cartero del Otro Mundo

El Saco

Las Apuestas con el Gigante

La Gallina

--------------------------------------------------------------------------------

Bajar documento:

Parte 1

--------------------------------------------------------------------------------

Escribir @ Antonio

--------------------------------------------------------------------------------

Introducción

Nacionalidad de Pedro Urdemales

No es raro encontrar en los refranes y dichos, cuentos y tradiciones, juegos y poesías populares, nombres o apodos de personas que realmente han existido, la mayor parte de las cuales, por su insignificancia u otros motivos, no han dejado de si otro recuerdo.

¿Podría alguien decimos, por ejemplo, quién fue ña Rafela, cuyo nombre es un verdadero comodín que se aplica a lo bueno y a lo malo, a lo hermoso y a lo feo, a lo grande y a lo chico y que tanto sirve para un barrido como para un fregado? ¿Y Moya, el generoso, el de la frase Moya paga, de la cual han nacido después Cucho paga, y el Fisco paga? ¿Y Martín Porras, el de la expresión etcétera, Martín Porras? ; ¿Doña Juana Alfaro y ña Pancha Lecaro de los aros de la cueca?

¿El triste Juan de Montoya, el de la lotería, juego que a tantos y tantas reúne alrededor de una mesa en las noches de invierno? ¿Y la Peta Guargüero, el chuche Bohórquez, el ciudadano Zamora, el zambo Videla, el boticario Fermín, Chuchoca y demás compañeros mártires sacados a la vergüenza pública en aquellas décimas que comienzan:

Cuando Judas Iscariote

Andaba de chacarero

tan populares en la mitad del siglo pasado y que aún suelen entonarse al son de la guitarra, sin que el cantor sepa jota de las personas a que en ellas se alude?

Y esto que ocurre con personajes que vivieron no hace cien años, sucederá mañana con la Antonina Tapia, con Silva y otros que ayer no más murieron y que ya han pasado al dominio del folclore en las expresiones Las verdaderas sobrinas de la Antonina Tapia y aquí está Silva, si el compañero Blanchard— Chessi, tan apasionado de inquirir desde los más altos hechos, hasta las más insignificantes minucias de nuestra historia, no nos dice, como ya lo hizo en ocasión anterior, el amigo Barahona Vega respecto del doctor de la Ronda, quiénes eran tan distinguidos ciudadanos. Si bien es cierto que los personajes recordados son chilenos, exceptuando tal vez a Martín Porras, de quien no tengo datos, andan, sin embargo otros nombres que no corresponden a paisanos nuestros, no obstante de que muchos los tengan por tales. Voy a citar dos solamente de los más conocidos: Don Lucas Gómez y Pedro Urdemales.

Acerca del primero, que tan popular ha hecho Martínez Quevedo con su comedia Don Lucas Gómez o el huaso en Santiago, un diario de esta capital decía hace años :

"En vista de esta tendencia de los escudriñadores parisienses, creo que no está lejos el día en que lleguen a disputarnos la nacionalidad de don Lucas Gómez".

Y sin embargo don Lucas es español, como lo prueban el epigrama y la cita que sigue, tomados de libros españoles:

"Lucas Gómez, sandio a fe,

que en política servía,

apenas firmar sabía

y alcalde nombrado fue

Su nombramiento anunció

el Cabildo del lugar,

y al ir su nombre a estampar

Laca Gamos escribió".

"Cuando más se empeñaba en componerla Doña Lucia, pidiendo perdón de lo íntimo de su corazón a la Academia por emplear en sus razonamientos vocablos y franceses que no reconoce ésta en su diminuto inventario, pero usadas por todo el mundo que sabe hablar con propiedad, tanto mas la ensuciaba al querer eludir lo que es ineludible de suyo, a saber, la tiránica influencia ejercida por el señor don Uso...; así es que tenía que pagar forzosamente a cada paso el condigno tributo a otro tiranuelo ...harto prosaico llamado Lucas Gómez, y a quien, por rendir parias a la brevedad, apellida el vulgo con el dictado de Lucagome ". SBARBI, Doña Lucia, p. 86).

Respecto al segundo, a quien los libros españoles llaman Pedro de Urdemalas, los chilenos leídos, Pedro Urdemales y el vulgo chileno Pedro Urdimale, Ulimale o Undimale, se le nombra en la Lozana Andaluza, famoso libro español publicado en los comienzos del siglo XVI; y el maestro Gonzalo Correas, que escribió su Vocabulario de Refranes en el primer tercio del siglo XVII, dice de él:

"Pedro de Urdimalas. (Así llaman a un tretero, de Pedro de Urdimalas andan cuentos por el vulgo de que hizo muchas tretas y burlas a sus amos y a otros); (p. 389, c. 2); y antes, a la p. 287, c. 1, trae este refrán: "Dice Pedro de Urdemalas, que quien no tiene ovejas no tiene bragas.

Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo publicó a mediados del siglo XVI la primera parte de una obrita titulada El sutil Cordovés Pedro de Urdemalas , que no conozco

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.5 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com