ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La Homosexualidad Femenina


Enviado por   •  28 de Mayo de 2011  •  1.414 Palabras (6 Páginas)  •  665 Visitas

Página 1 de 6

LA HOMOSEXUALIDAD FEMENINA ¿UNA CATEGORIA

LACANIANA?

Sabemos que no es infrecuente encontrar la asociación de perversión y de homosexualidad, sin

embargo, la elección homosexual de objeto en ningún modo define la perversión. En nuestro

recorrido por los textos de Freud y Lacan que tratan el tema veremos como la homosexualidad

femenina no responde a una estructura clínica concreta si no que la podemos encontrar en

diferentes tipos clínicos. Veremos como no se puede afirmar de ningún modo que la

Homosexualidad femenina responda a nuestro concepto de perversión. Siguiendo a Lacan en sus

diferentes aportaciones sobre el tema, y particularmente en el Seminario "ou pire" nos

detendremos en la particular relacion de la homosexualidad femenina con el falo, el amor, y el

goce femenino.

Sabemos que no es infrecuente encontrar la asociación de perversión y de

homosexualidad, sin embargo, la elección homosexual de objeto en ningún modo define

la perversión.

Siguiendo a Freud

Si seguimos al Freud de "Tres ensayos para una teoría sexual" la homosexualidad como

elección de objeto no es más que un avatar del proceso de decisión del comportamiento

sexual. La homosexualidad debe ser considerada un fenómeno transclínico que puede

tomar diferentes modalidades. Más adelante, ya en los años 20, Freud introduce la

asimetría entre el varón y la hembra en función del Complejo de Edipo y la castración.

Entonces la homosexualidad femenina puede ser considerada como una solución a

priori ya que para Freud el verdadero problema en las mujeres es la heterosexualidad y

la manera en que se separan las niñas de su objeto primordial, la madre, es decir por qué

misterio la pulsión emigra del seno al pene en la mujer.

Si nos referimos al caso de la joven homosexual de 1920 Freud no considera la

homosexualidad femenina como un paradigma, sino: "un amor soportado por un

discurso, el discurso del amor cortés"1. Freud interpreta el estilo caballeresco del amor

de la joven homosexual en función de la presencia de un tercero, el padre. Su actuación

muestra la revancha contra el desprecio, la humillación que su padre le ha hecho sufrir,

lo que desencadena el comportamiento galante de la chica identificada al falo heroico,

con un estilo masculino pero sin necesidad de satisfacción.

Por fin en los años 30, Freud destacará la importancia de la fase pre-edípica en la mujer,

como una especificidad de la posición femenina.

Siguiendo a Lacan

Una cuestión que Lacan nos aclara es que la elección de un objeto del mismo sexo, no

define la homosexualidad: "llamamos heterosexual por definición, a aquel que ama a

las mujeres, sea cual sea su sexo propio" 2. No es el sexo del sujeto el que decide. La

mujer no es nunca lo mismo y amar a una mujer es ponerla en posición de Otro

absoluto3.

La homosexualidad femenina no es simétrica a la masculina, no tiene la misma

estructura. No dice Lacan, como Jones, que la joven homosexual es idéntica a su padre

y por eso ama a las mujeres, sino que aclara que el concepto de identificación no es lo

suficientemente amplio para explicar la homosexualidad femenina. Para ello habrá que

remitirse a la estructura lo que encontramos en el Seminario XIX "...ou pire". En él, la

homosexual es definida como l' homoinzune: la al menos una que sostiene el error de

hacer que lo natural sea consistente. Solo la homosexual femenina sostiene el discurso

sexual con toda seguridad. Es por ello que Lacan invoca el testimonio de Las Preciosas,

movimiento cultural y literario del siglo XVII que se caracterizó entre otras cosas por un

exagerado refinamiento en el lenguaje que evitaba cualquier palabra malsonante

sustituyéndola por complicadas metáforas. Según Lacan, Las Preciosas definen

admirablemente el Ecce Homo, el exceso4 en la palabra de amor. Ellas no se arriesgan a

tomar el falo por un significante. Degradan el falo a su significación, cuestionando su

valor de significante del deseo. Rompiendo el falo a la letra, buscan un goce que no

tenga el falo como barrera.

La homosexual femenina quiere acceder al goce femenino, su pasión, rehusando pasar

por el falo, rehusando ser no-toda, desmenuzando el significante a la letra. Esto les

impide el discurso analítico que supone que uno se encuentre a cada paso con el falo. El

discurso analítico implica que uno se someta a la ley de la castración. El análisis pondría

pues a la homosexual en un intento permanente de romper el falo a la letra cada vez que

se lo encuentra. Además esto las hace

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.1 Kb)   pdf (79 Kb)   docx (14 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com