ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La conquista espiritual de América durante los primeros años de la presencia española


Enviado por   •  6 de Diciembre de 2018  •  Ensayos  •  3.333 Palabras (14 Páginas)  •  23 Visitas

Página 1 de 14

La conquista espiritual de América durante los primeros años de la presencia española

Jair A. Miranda Tamayo

jair.miranda1995@gmail.com 

Resumen:

La evangelización fue un proceso que, conducido por la Iglesia española, permitió la conversión masiva de los indígenas americanos al cristianismo. Dicho proceso dio característica a lo que se conoce como la conquista espiritual de América, cuyas consecuencias persisten hasta la actualidad. El presente ensayo expone brevemente los principales factores que permitieron el desarrollo de la evangelización en América durante los primeros años de la presencia española.

Palabras claves

Evangelización, conquista espiritual, América española, Iglesia, naturales.

Introducción

La evangelización fue un proceso que, conducido por la Iglesia española, permitió la conversión masiva de los indígenas americanos al cristianismo (Malamud, 2012, pág. 103). Puede ser entendida también como los distintos esfuerzos llevados a cabo en Iberoamérica, entre los siglos XVI y XVIII, tanto en el ámbito regional como específicos locales, por parte de la Iglesia diocesana o regular, el Estado o individuos determinados, para arraigar poco a poco el catolicismo (Armas, 2009, pág. 9). Dicho proceso dio característica a lo que se conoce como la conquista espiritual de América.

La conquista espiritual dio paso a un proceso de aculturación y occidentalización del aborigen, además de sincretismo en varios aspectos de la vida. Pero esa no fue la única consecuencia. La expansión de la fe a través de la evangelización justificó el sometimiento y la explotación de los indígenas, lo cual queda explícitamente concretizado con las distintas bulas y leyes que se fueron dando durante el siglo XVI, sin dejar de lado el debate entre Las Casas y Sepúlveda en Valladolid entre 1550 y 1551.

Como menciona Macello Carmagnani (2004, p. 24), el bagaje cultural de los invasores ibéricos, cuyo fundamento de acción y política y social es la religión, desempeña un papel no secundario en la interacción entre conquistadores y conquistados, por lo que analizarlo en el presente trabajo es de suma importancia para entender cómo se gesta la conquista espiritual. Tampoco podríamos comprender el proceso si dejásemos de lado aspectos legales, como son las bulas o leyes, las cuales son resultado a su vez del desarrollo de los acontecimientos en el Nuevo Mundo.

  1. España y la República cristiana

El persistente enfrentamiento de los reinos cristianos españoles con los musulmanes durante el proceso de reconquista se puede datar desde el siglo VIII hasta 1492, año de la conquista del reino de Granada, último reducto musulmán. Siglos de enfrentamiento trajo como consecuencia que los hábitos adquiridos durante la Alta Edad Media fueran profundamente asimilados y constituyeran el bagaje espiritual con que España hizo su irrupción en la escena europea moderna desde el siglo XV. Es así que vemos a una España imbuida en la idea de la misión divina de liberar al territorio español de los infieles, con un sentimiento de cruzada que expulsa a los judíos (1492) y convierte forzosamente a los recién conquistados moros granadinos (1499).

El etnocentrismo español era más profundamente reconocible, ya que tenían la experiencia, antigua y reciente,  en el trato con grupos radicalmente diferentes desde el punto de vista racial, lingüístico y religioso (Lockhart, 1992, pp. 17-18), lo cual atenúa las relaciones de alteridad o cultura del otro entre Viejo Mundo y Nuevo Mundo, perfectamente explicado en los ensayos de Tzvetan Todorov (1998).

De esta forma, el clima de cruzada heredado de la reconquista peninsular y la fuerte cultura del otrotuvo un evidente impacto tanto sobre los conquistadores como sobre los conquistados y a lo largo y ancho del continente “la cruz y la espada caminaron de la mano” (Malamud, 2012, p. 103): existe un ideal paternalista de evangelizar a los infieles del Nuevo Mundo, una tarea asignada por Dios a España. En palabras de Carmagnani (2004, p. 24), se puede sintetizar lo mencionado en la idea de una República Cristiana.

  1. Las Bulas Alejandrinas: el título de propiedad

Para la mayoría de los españoles, el título de propiedad del Nuevo Mundo era el donativo papal de 1493 conocido como Bulas Alejandrinas, cuando Alejandro VI, precisamente un español, cedió a los Reyes Católicos el dominio de las islas y tierras de la mar océano, encargándoseles la conversión de sus habitantes. “De este modo el Papa confiaba, delegaba en los reyes de España una función fundamental de la Iglesia, una función propiamente eclesiástica: la de «ir a enseñar y bautizar a todos los pueblos»” (Dumond, 2009, p. 35). España era considerada como apta para dicha misión, aspecto fortalecido por la conquista de Granada, el cual era un testimonio de los eminentes servicios de los soberanos españoles a la Iglesia cristiana (Brading, 1991, p. 98). Esta consideración es explicita en las Bulas Alejandrinas. Por ejemplo, en la bula Eximiae Devotionis del 3 de mayo de 1493, una de las cuatro bulas alejandrinas, menciona lo siguiente en sus líneas según la traducción de Alfonso García (1958, p. 808):

La sinceridad de la eximia devoción y la íntegra fe con que a Nos y a la Iglesia romana nos reverenciáis, dignamente merecen que os concedamos favorablemente aquello con lo que vuestro santo y laudable propósito y la obra iniciada de buscar tierras e islas lejanas y desconocidas de las Indias, mejor y más fácilmente, para honra de Dios omnipotente, propagación del imperio cristiano y exaltación de la Fe católica, podáis proseguir.

Como hoy, todas y cada una de las tierras firmes e islas lejanas y desconocidas hacia las partes occidentales y existentes en el Mar Océano, por vosotros o vuestros enviados para ello […] descubiertas y que se descubran en adelante, que bajo el actual dominio temporal de otros señores cristianos no estuviesen constituidas, con todos los dominios, ciudades, fortalezas, lugares, villas, derechos y jurisdicciones de ellas; en todo a vosotros y vuestros herederos y sucesores los Reyes de Castilla y León, a perpetuidad, por propia decisión y a ciencia cierta y con la plenitud de la potestad apostólica, donamos, concedimos y asignamos, tal como en nuestras Letras sobre ello redactadas se contiene más plenamente […].

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.4 Kb)   pdf (209.7 Kb)   docx (21.6 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com