ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La opinión de la iglesia católica sobre la sexualidad


Enviado por   •  4 de Marzo de 2018  •  Informes  •  1.074 Palabras (5 Páginas)  •  57 Visitas

Página 1 de 5

La opinión de la iglesia católica sobre la sexualidad

La iglesia católica enseña que la vida humana y la sexualidad humana son ambas inseparables y sagradas.  Por tanto la iglesia no considera al sexo como pecaminoso o como un obstáculo para una vida plena en la gracia

La iglesia considera la expresión de amor entre marido y mujer como la forma más elevada de actividad humana, al unirlos como lo hace en un completo y mutuo autodarse y abrir su relación a la creación de nueva vida (hijos). Estos actos, con los cuales los esposos se unen en casta intimidad, y a través de los cuales se transmite la vida humana, son, como ha recordado el concilio, "honestos y dignos".

La iglesia católica considera pecado:

  1. La actividad sexual extramatrimonial conyugal antes del matrimonio
  2. Adulterio porque viola el propósito de la sexualidad humana al participar en el acto
  1. Que el ser humano practiquen la masturbación. La Iglesia siempre ha condenado como un grave desorden moral la masturbación,  Se reitera que cualquiera que sea el motivo, la masturbación contradice la finalidad propia de la facultad sexual.
  2. Que tenga relaciones de  fornicación, la iglesia considera fornicación como un acto contra el bien de su propio cuerpo por una excesiva resolución y deshonra, y una excesiva asociación con otro.
  3. Que el ser humano vea  pornografía, la iglesia considera la Pornografía como un sustraer de la intimidad de los sujetos actos sexuales reales o simulados, con el propósito de mostrarlos deliberadamente a terceros. Es una grave ofensa a la dignidad de los que en ella participan (actores, distribuidores y público), ya que cada uno se convierte en un objeto para el placer y beneficio ilícito de otros.
  4. Que se dedique la prostitución, la iglesia la considera como una  conducta atenta contra la dignidad del hombre. Peca también quien paga por obtener placer sexual de otro. Aun cuando siempre será un desorden moral grave, algunos factores como la extrema pobreza, el chantaje o la presión externa pueden disminuir la culpa pero igualmente sigue siendo un pecado grave. 
  5. Que el ser humano realice  violación sexual, Se entiende por violación el obligar con violencia a tener una relación sexual. Daña el derecho al respeto y a la integridad moral y física de cada uno produciendo una secuela que puede durar toda la vida. Reviste especial gravedad cuando son los padres o educadores que violan a sus hijos o alumnos.
  6. Que el ser humano cometa actos homosexuales, la iglesia católica opina que las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.
  7. Que las mujeres se realicen abortos, el catecismo recuerda que, por motivos justificados, la pareja podría espaciar la generación de nuevos hijos. Tras verificar que tal deseo no proviene del egoísmo sino del sentido de la paternidad responsable, podrán observar continencia sexual periódica o métodos de regulación que se basen en el autoconocimiento de los períodos infecundos.

Los más conservadores también critican el sexo oral, y finalmente los métodos anticonceptivos.

Opinión de la iglesia sobre la sexualidad en la antigüedad

Anteriormente la iglesia para los años 600 al 1200 los sacerdotes tenían otros conceptos más severos sobre la sexualidad y existía el libro penitencial.  

El libro penitencial  decía sobre  la moral sexual  los siguientes puntos:

  1. Los actos conyugales  son únicamente aceptables entre los matrimonios y a su vez si existe una posibilidad de procreación efectiva en cada una de las relaciones.
  2. Las relaciones sexuales en el matrimonio son ilegítimas para aquellas personas casadas que por las razones que sean  son incapaces de procrear.
  3. Son asimismo inmorales las relaciones sexuales en el matrimonio sin intención expresa de procreación.
  4. La sexualidad no puede considerarse como una realidad capaz de ser portadora de valores humanos y religiosos.

Referimos algunos autores que corroboren la síntesis anterior. Como lo es tertuliano que llega a considerar las relaciones conyugales como algo repugnante, aunque las acepta pues son necesarias para la conservación de la raza humana. Esta visión doctrinal de la sexualidad humana se ve corroborada por un conjunto de prácticas que expresan mejor que las teorías la idea negativa de la sexualidad humana.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (6.7 Kb)   pdf (85.4 Kb)   docx (14.9 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com