ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ÉTICA, VALORES Y MORAL COMO FUNDAMENTO DEL DERECHO


Enviado por   •  5 de Abril de 2017  •  Documentos de Investigación  •  29.157 Palabras (117 Páginas)  •  148 Visitas

Página 1 de 117

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

UNIVERSIDAD FERMIN TORO.

DECANATO DE POSTGRADO.

ESPECIALIZACIÓN EN DERECHO PROCESAL PENAL.

NÚCLEO GUANARE, ESTADO PORTUGUESA.

“LA ÉTICA Y LOS VALORES EN EL PROCESO PENAL VENEZOLANO”

Profesor: Dr. EDMUNDO JOSÉ RAIDE RICCI.

GUANARE, PORTUGUESA 2015.

ÉTICA, VALORES Y MORAL COMO FUNDAMENTO DEL DERECHO.

El tema del presente trabajo se refiere a la ética, a la moral y a los valores como fundamento del derecho. Para tratar dicho tema hemos procedido a definir los conceptos tanto de la ética, la moral y el derecho, explicando a demás las características de cada uno, señalando la relación de uno y otros, y destacado el carácter coercitivo de la norma jurídica así como el hecho de estar ligada a la constitución del estado. De manera breve sucinta hemos hecho los planteamientos sobre la correlación existente entre la ética, la moral y el derecho, conceptos que es difícil aislarlos el uno del otro por cuanto regulan el comportamiento humano y pautan las normas por el bien común y nadie puede negar que la norma jurídica acoge y promueve determinados valores morales, conclusión a la que se llega después de analizar el fundamento de cada uno al sopesarlos a luz de nuestros textos legales.

INTRODUCCION

El derecho, la moral y la ética constituyen tres conceptos cercanos, análogos y unidos entre su fundamento. En cuanto a su fundamento se refiere ya que en todos ellos subyace una idea común, relacionada con la rectitud, la corrección, la búsqueda del bien, lo justo, lo razonable o lo fundado. Etimológicamente, Derecho proviene del latín directus o derectus, propiamente "directo" o "recto"; Moral, deviene del latín moralis, derivado a su vez, de mos o moris, que significa "uso", "costumbre" o simplemente "manera de vivir". Finalmente ética, del griego hqikoV (Ethikós), es "moral", "carácter" o "manera de ser". El Derecho es el Instrumento por excelencia de la justicia y la justicia se fundamenta en un orden que tiene que ver con la esencia misma del hombre. El Derecho va directamente al comportamiento social, tiende a buscar el orden, convivencia social y contiene amenaza y sanción. El Derecho se establece para asegurar un orden entre personas y de ésta a la sociedad o de la sociedad y del estado a las personas. La moral realiza los valores éticos que gravitan sobre la conciencia personal y sobre la conducta de forma interna y no contiene en si amenazas, ni sanción externa, sus actos se interiorizan más que los actos jurídicos. La moral se dirige al sujeto obligado por el deber en el derecho hay un sujeto titular de pretensión frente al obligado por el deber y ese sujeto puede utilizar todos los medios coercitivos para su cumplimiento. En el ámbito del deber, los deberes pueden referirse a la conducta externa o a la interna pero solo la conducta externa es la que puede ser impuesta. La coacción es una propiedad del derecho: un derecho perfecto tiene que ser coercitivo para que pueda hacerse obedecer. La rectitud de la conducta interna es una conformidad autónoma en la ley moral que me dicta mi propia conciencia, en cambio la rectitud de la conducta jurídica será pura y simplemente una conformidad material con lo que la ley mande sin atender a la disposición de conciencia. El derecho no puede colocarse fuera de la moral ya de hacerlo así lo haríamos ininteligible; mientras la normas morales trazan normas de conducta frente al prójimo dirigir sus acciones hacia el bien, pero para cumplir con las normas morales, el hombre debe quererlo, pero su cumplimiento no es obligatorio contractualmente, el no cumplimento de ella, no alteran el orden público. Es un deber moral ayudar al desvalido o socorrer al necesitado pero si no lo hago, no existe una sanción que me obligue hacerlo, ni se crea una relación contractual entre el necesitado, o el desvalido, contra el que no lo ayudó, en cambio si yo compro un automóvil surge una obligación legal el uno de pagar el precio y del otro entregar de la cosa, si una de las partes no cumple con su obligación, la contra parte acudirá a los tribunales a reclamar el cumplimiento; pero en si toda norma jurídica envuelve una norma moral; es más las normas morales o éticas en un momento de su desarrollo necesitan ser formulada como normas jurídicas. Algunas legislaciones admiten el aborto pero otras en cambio lo rechazan, la legislación Dominicana, no admite el matrimonio entre personas de un mismo sexo (dos mujeres o dos hombres) sino de un hombre y una mujer; pero en el fondo de esa disposición legal existe un fundamento moral. Sobre la ética podemos decir que la ética propone objetivos de valides general como pueden ser los valores o las virtudes en cuanto ideales a conseguir- aunque su dinamismo radique más en la libertad que en la norma, más en la espontaneidad que en la coacción. Subjetiva no quiere decir arbitraria, de modo que el hombre se invente cualquier regla como norma moral, sino que hay que vivirla, ejercerla libremente, pues de lo contrario no hay propiamente conducta ética. La ética es la ciencia de la razón práctica por oposición a la razón teórica, pues tiene que ver con el obrar no con el razonar o con el pensar en sí, algo puramente especulativo. El conflicto permanente, actual o virtual, entre ética y moral se resuelve dentro del Estado (en tanto él mantiene integrados a grupos humanos heterogéneos con normas morales propias: familias, clases sociales, profesiones, bandas, iglesias...) a través del ordenamiento jurídico. La fuerza de obligar de las normas legales deriva del poder ejecutivo del Estado que, a su vez, es la esfera de la vida política. Desde el punto de vista de los conceptos de ética, moral y derecho (al que reducimos la política de un «Estado de derecho») que utilizamos, resultará, desde luego, innegable que es imposible la vida política a espaldas de la vida ética de los ciudadanos, y este es el fundamento que puede tener la apelación, una y otra vez, a la necesidad de reforzar la «educación ética» de los ciudadanos a fin de hacer posible su convivencia política. Ahora bien, lo que, desde la política, suele entenderse por «educación ética» es, en realidad, el «moldeamiento moral» de los ciudadanos y, en el límite, la conminación legal a comportarse «éticamente», por ejemplo, pagando los impuestos, bajo la amenaza de penas legales, con lo cual, dicho

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (178.8 Kb)   pdf (247.1 Kb)   docx (79.5 Kb)  
Leer 116 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com