ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Eduardo miguel Díaz montesinos


Enviado por   •  23 de Agosto de 2011  •  Trabajos  •  3.278 Palabras (14 Páginas)  •  428 Visitas

Página 1 de 14

Te amo

15/10/07

Eduardo miguel Díaz montesinos

En una ciudad del siglo XX, donde la contaminación se esta observando, cada día mas, la gente imprudente y hipócrita, tira los desechos que sus inmundas vidas que producen, en la calle, va caminando un adolescente, vestido con su uniforme y una mochila tan grande como su cuerpo. Distraído como todos un día fuimos, viendo entretenidamente, los pechos de las mujeres escotadas, que al ver su mirada, aceleraban el paso sin voltear a ver el morbosismo.

Da una vuelta, hay esta, la escuela que de pura suerte le toco, su primer día es muy difícil aunque solo se presenta con sus compañeros

¿De que escuela viene, si le encantaba comer?

(Tontas preguntas que los maestros realizan, solo con tal de pasar el tiempo y recibir su aguinaldo).

Todos voltean a verlo. Y al observarlos, solo agacho la mirada, no verán mi cara enrojecida, pensaba Arturo, sin saber que una de esas tantas miradas estaba una chica que se había enamorado de el.

A lado de Arturo, Roberto - le entendiste lo que dijo el maestro.

-que dijiste-sorprendido.

-si le entendiste-señalando con sus ojos al maestro de biología,

- no, ¿Por qué?,

- por nada- pensado Roberto en su cabeza, que pendejo eres.

Gracias a dios que a la derecha estaba un amigo que vive en mi calle.

-Carlos-con un grito de alivio habla Arturo.

- ¿que haces?-contesta sin merarme.

-la tarea-metiendo la mano para sacar la libreta.

-no la hice- pásamela-dijo con gran apuro Arturo.

Dando la espalda Arturo a la puerta, -cuando sentí una mano atrás de mi espalda, voltio y era ella.

- hola Inés-dijo Arturo.

-Mirándome que unos ojos negros y brillantes como una estrella - que haces-respondió Inés.

- Agache la mirada y conteste- la tarea.

- a, bueno los dejo pues ya llego la maestra-volteando hacia su asiento.

Entra la maestra de español,- ¿Qué ases Arturo?

-yo- si tú- con una fuerza, saliendo de su boca- tráeme el cuaderno- pero- pero nada, tuviste todo el fin de semana para hacer la tarea, i vienes bien campante a pedírsela a otro.

En el cuaderno tacha escribiendo, no hico tarea, punto y aparte, señor padre de familia, le informo que su hijo, coma, Arturo, no realizo las actividades, coma, por eso es acreedor a una sanción, come, se le mandara un día de descanso, punto y aparte, firma de enterado, punto y final.

-sélo entregas a la directora, que lo firme, y me vuelves a traer- tristemente Arturo, se arrepiente por su estupidez.

Al salir del salón Inés lo acompaña con una mirada, Arturo no tiene las ganas de voltearla a ver.

- Después de que casi me sacan cinco en el primer bimestre, toca el timbre del receso, corrí como si nunca hubiera tenido un minuto de descanso- con emoción de su primer día de descanso, pues después de la suspensión que la directora le otorgó, sus padres tomaron la decisión de que no lo dejaran salir al receso.

-

Arturo sentado en las bancas de la cafetería comiendo unos tacos, se acerca, después de 3 meses, sin hablarme, Omar “el mejor amigo de Inés”.

-disculpa Arturo-me habla ten serio que me saco de onda.

- si-responde Arturo con un poco de nerviosismo.

- no te gusta Inés-hablo.

- ¿Por qué? –sorprendido responde.

-es que ella me dijo que estas bien guapo-riéndose Arturo- en serio.

- y que quisiera andar con tigo-se quedo callado.

Pensando en si no era una broma, Arturo, apretó sus manos, deshaciendo y tirando sus tacos, tragando un poco de saliva y le dijo -es linda y hermoso pero “no”- Dio la vuelta Omar. Y lo siguió con la mirada, subió las escaleras tomando con su mano el barandal, virando hacia la izquierda, hasta llagar al ultimo salón -hay estaba ella-, sonriendo e ilusionada -los dos-, hablando e Inés no la vi ten contenta como siempre.

-Ya no volteaba a verme, al principió no le tome importancia, pero después extrañe su mirada-.

Dos meses más tarde

Todo a transcurrido, con normalidad, dejando atrás, que le mente la madre al Subdirector, espero que se le allá olvidado esa vez, cuando nos sorprendió tomando fotografías, a las chicas, es normal para mi fotografiar las nalgas, que son como un descanso, reposar la cabeza y dormir en ellas.

En la escuela siguen, siendo igual de pendejos, los del “B”, que solo andan chingando la madre, presumiendo que son los mas inteligentes, es mentira, pues solo con su cara de ternura, se gana los maestros, en cambio nosotros

Los del “A”, los saludamos, con un significativo, saludo, serrando los cuatro dedos, y dejando el de in medió parado.

Sigo siendo el desmadre en persona, auque boy bien en la escuela sin presumir, tengo 9 en física, con un poco de complicaciones con el vaivén de las caderas de mi maestra, pues la gravedad, la ha bregado, 9 en química, simpático el viejito, tiene una fortaleza emocional alta, pues cuando estamos hablando -echando desmadre para los desmadrazos- el sigue dando su clase, como si todos estuviéramos tomando nota -que pendejo, no.

No se porque la vida, es tan cruel con migo, “hay sino”, bueno en matemáticas, la maestra, que no quiero o no me acuerdo de su nombre, me puso de coordinado de su materia, a lado de Inés –que culero- yo que, yo la había olvidado.

Ya paso bastante tiempo y se que Inés ya se dio por vencida -Arturo jugando con sus compañeros fútbol, le toca el hombro Omar y le dice:

-te gusta Inés -pensé en contestarle todo afirmativamente.

-si, contesta con confianza.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.6 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com