ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Obras De Teatro Infantiles NAVIDAD


Enviado por   •  8 de Junio de 2013  •  3.373 Palabras (14 Páginas)  •  1.739 Visitas

Página 1 de 14

El ángel sin cuna

Personajes: Un ángel, luceros, luna y nubes.

Decorado: Un cielo con luna y luceros.

Disfraces: Papel de plata brillante para las estrellas y la luna y papel de seda blanco para las nubes.

Desarrollo

Narrador: El sol ya se había escondido detrás de las montañas y empezaba a anochecer. La luna y las estrellas que iluminaban el firmamento jugaban al escondite con las nubes. De pronto, ¡un angelito! Sí, se encontraron con el angelito que vigilaba el sueño de los niños. Pero también el angelito tenía sueño y a veces hasta se le cerraban los ojitos.

(Se abre el telón y aparecen en escena todos los personajes. El ángel, en el centro, se balancea al compás de una música; puede ser por ejemplo “El vals de las olas”).

Luceros: (Acercándose al ángel)

¿Qué haces angelito

por el ancho cielo?

Vete ya a dormir

¡tienes mucho sueño!

Ángel: No tengo cunita

por eso no duermo

Luna: (Acercándose al angelito)

Con mi resplandor

brillan tus alitas

¡duérmete angelito!

¡duérmete deprisa!

Ángel: No puedo dormir

no tengo cunita.

(Música)

Nubes: (Acercándose al angelito)

Ya se están durmiendo

todos los luceros,

duerme tú también

angelito bueno.

Ángel: No tengo cunita

por eso no duermo.

(Música)

Narrador: A las nubes blancas

les dijo la Luna.

Luna: ¡Vosotras podéis

servirle de cuna!

Narrador: Y acurrucadito

se durmió feliz

mientras que la Luna

le cantaba así.

(Suena una canción)

LOS ANIMALES VAN A BELÉN

Narrador:

Ha corrido la noticia

por el campo y la ciudad

que Jesús ha nacido

en un humilde portal.

Los animales deciden

ir a visitar al Niño,

no le temen a la noche

ni a la nieve del camino.

¿Dónde vas gusanito, con esa luz?

Gusanito:

A alumbrar el camino

para que todos sepan

dónde está el Niño.

Narrador:

Donde vayas, tortuga, no llegarás.

Tortuga:

Aunque soy algo lenta,

yo llegaré al portal,

¿no te das cuenta?

Narrador:

Ardilla saltarina, ¿tú dónde vas?

Ardilla:

Me dirijo a Belén

saltando de alegría

a ver al Rey.

Narrador:

¿Dónde vas tan deprisa, querida liebre?

Liebre:

Voy a ver al niño Dios,

quiero llegar al portal

antes de que salga el sol.

Narrador:

¿Dónde vas tú, conejo, tan sofocado?

Conejo:

Tengo curiosidad

por ver en el pesebre

dormidito al chaval.

CARTAS DE LOS NIÑOS A LOS REYES MAGOS

Los Reyes Magos de Oriente

se sorprendieron ¡Oh Dios!

al abrir aquellas cartas

y ver lo que les pedían

los niños del 2002.

Niña:

Este año, rey Melchor,

sé muy bien lo que te pido,

quisiera que mi mamá

juegue más veces conmigo.

Niño:

Yo quiero que mi papá

me lleve a jugar al parque,

y que me cuente otra vez

esas historias de Marte.

Niño:

Melchor, me siento muy mal,

estoy solo y aburrido,

y quisiera que me echaras

por lo menos un amigo.

Niña:

Yo quiero que mis papás

se rían y estén contentos,

pues a veces se pelean,

y eso es lo que yo más siento.

Niña:

A ti, Gaspar, te lo ruego

después de leer mi carta,

por favor, dile a mis padres

que vuelvan más pronto a casa.

Niño:

Quisiera que mis papás

me contaran algún cuento

y que me escucharan más.

Dicen que no tienen tiempo.

Reyes:

Este año en los camellos

no llevaremos carbón,

pues sabemos lo que quieren

los niños del 2002.

LOS REYES MAGOS DE ORIENTE

Los Reyes Magos de Oriente no tenían camioneta querían ir a Belén montados en bicicleta.

Narrador:

Veinticuatro de diciembre.

¡Ay! qué noche tan oscura...

hacía frío y nevaba.

Salir era una locura.

Melchor (cogiendo su bicicleta):

¡Voy a engrasar los tornillos

y voy a inflarle las ruedas!

que esta noche hay que llegar

por caminos y veredas.

Gaspar (cogiendo su bicicleta):

Se me sale la cadena,

tengo roto el manillar.

¡Echarme una mano, amigos!

¡Que no la puedo arreglar!

Baltasar (mirando a su bicicleta):

Tengo una rueda pinchada,

así no puedo salir.

Ha dejado de nevar

ya nos tenemos que ir.

Melchor:

¿Y qué podemos hacer

para llevar los regalos?

¡Cómo vengan los ladrones

nos van a moler a palos!

Gaspar:

¿Hay ladrones por aquí?

Estoy temblando, lo juro,

¿tú qué dices Baltasar?

Baltasar:

Pues yo... no he visto ninguno.

Melchor:

Alguien corre por el monte,

se oyen pasos a lo lejos.

Gaspar:

Estoy temblando, lo juro.

Baltasar:

No te asustes, son conejos.

Melchor:

Tenemos que salir ya,

porque Jesús nos espera.

Gaspar:

¿Y cómo podemos ir?

Baltasar:

Pues... de ninguna manera.

(De pronto aterriza un avión cerca de ellos, sale el piloto y ellos al verlo se arrodillan)

Piloto:

Por radar hemos oído

toda su conversación

y venimos a traerles

una feliz solución.

¡Vamos! suban la escalera

y recojan los paquetes

que antes de salir el sol

tendrá el Niño sus juguetes.

Narrador:

Los Reyes emocionados

volaron entre las nubes,

Melchor decía a Gaspar:

¡Son blancas! ¡No son azules!

Este viaje en avión

no lo olvidará ninguno

han cambiado los transportes

en el siglo XXI.

DEJA DE RONCAR, ABUELO

El abuelo está sentado en un sillón (en bata y zapatillas) y ronca mientras duerme.

Grupo 1 (moviéndolo):

¡Deja de roncar, abuelo!

que no es hora de dormir,

que ha nacido el Niño Dios

y está muy lejos de aquí.

Grupo 2:

Despierta, que ya es muy tarde.

¡Abre los ojos, abuelo!,

que estará llorando el niño

y queremos ir a verlo.

(Suenan las campanas)

Abuelo (se despereza, se levanta, y va hacia la ventana. Luego mira a los niños):

¿Por qué estáis todos contentos?

¿Por qué tocan las campanas?

¿Y qué es ese resplandor

que se ve por las montañas?

Grupo 3:

Allí está Jesús, abuelo,

y ese resplandor que ves

es una estrella que brilla

en el portal de Belén.

Grupo 4:

¿Y qué te parece abuelo,

si le llevamos al Niño

rollitos de mazapán

y una cestilla con higos?

Abuelo:

¿Una cestilla con higos?

¡Pero si el Niño no come!

Creo que es mucho mejor

que le llevéis biberones.

Grupo 5:

Nosotros le llevaremos

chicles y chocolatinas,

¡seguro que a Jesusín

le gustan la golosinas!

Abuelo (vuelve a asomarse a la ventana y dice):

¿Vais todos bien abrigados?

¡Está fría la mañana!

Todos los niños:

Llevamos bufanda, gorro,

y pantalones de pana.

Abuelo:

Pues andando que ya es tarde,

nos vamos a ver al Niño,

¿os sabéis el villancico

de ‘’Los peces en el río’’?

Niños:

¡Sí...!

(Se van cantando. El abuelo va el primero marcando el compás con su bastón):

Pero mira como beben.....

ALGARABÍA EN EL CIELO

PERSONAJES

ESTRELLA 1

ESTRELLA 2

ESTRELLA 3

ESTRELLA 4

ESTRELLA 4

ESTRELLA 6

ÁNGEL 1

ÁNGEL 2

ÁNGEL 3

ÁNGEL 4

ÁNGEL 5

ÁNGEL 6

ÁNGEL 7

ÁNGEL 8

MARÍA

JOSÉ

MELCHOR

GASPAR

BALTASAR

ESTRELLA 1. ¡Que frío!

ESTRELLA 2. ¿Qué hacemos aquí con tanto frío?

ESTRELLA 3. Eso digo yo. ¿Para qué nos quieren los ángeles?

ESTRELLA 4. Para algo muy importante,.

ÁNGEL 1. ¡Buenas noches, estrellas!

ESTRELLAS. ¿Buenas noches?

ÁNGEL 2. Esta noche va a ocurrir algo maravilloso.

ESTRELLAS. ¿Qué?

ÁNGEL 3. ¡El hijo de dios va a nacer!

ESTRELLA. ¡Oooh!

ÁNGEL 4. ¡Debéis alumbrar más que nunca!

ESTRELLA 5. El cielo será pura luz

ESTRELLA 6. ¡Todas a sus puestos hay que trabajar!

ÁNGEL 5. Yo avisaré a los pastores

ÁNGEL 6. Todos los pueblos vamos a visitar

ÁNGEL 7. Yo iré derechito al portal, donde ha nacido el rey celestial.

“en Belén ha nacido un lucero chiquitín,

Chiquitín es el niño mas lindo del cielo...

Hoy ha nacido un lucero,

Hoy ha nacido Jesús... (Música)

MARÍA. Mira José, ¡qué niño más lindo!

JOSÉ. El más bonito del mundo.

ÁNGEL 8. (Guiando a los reyes.) ¡Vamos, vamos! venid todos al portal.

MELCHOR. ¿Dónde está el tesoro? Yo le traigo oro.

GASPAR. Incienso os trigo yo, mi señor.

BALTASAR. Mirra, para la cara más linda.

Publicado por Teatro Cristiano en 20:54

Etiquetas: alabanza, navidad, niños

3 comentarios:

Narrador

Porque no duermes,

niño de espuma,

si ya en el cielo

brilla la luna.

Narrador

La luna blanca

viene cantando

y en tus ojitos

se va mirando.

Narrador

Por los caminos

del universo

van las estrellas

tirando besos.

Narrador

Besos de cielo,

besos de luna,

que van cayendo

sobre tu cuna.

Narrador

Un angelito

viene riendo

y yo despacio

te voy meciendo.

El camello cojito (Auto de los Reyes Magos)

El camello se pinchó

con un cardo del camino

y el mecánico Melchor

le dio vino.

Baltasar

fue a repostar

más allá del quinto pino…

e intranquilo el gran Melchor

consultaba su ‘Longinos’.

- ¡No llegamos,

no llegamos y el Santo Parto ha venido!

-son las doce y tres minutos

y tres Reyes se han perdido-.

El camello cojeando

más medio muerto que vivo

va espeluchando su felpa

entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar

Melchor le dijo al oído:

- Vaya birria de camello

que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén

al camello le dio hipo.

¡Ay qué tristeza tan grande

en su belfo y en su tipo!

Se iba cayendo la mirra

a lo largo del camino,

Baltasar lleva los cofres,

Melchor empuja al bicho.

Y a las tantas ya del alba

-ya cantaban pajarillos-

los tres Reyes se quedaron

boquiabiertos e indecisos,

oyendo hablar como a un Hombre

a un Niño recién nacido.

- No quiero oro ni incienso

ni esos tesoros tan fríos,

quiero al camello, le quiero.

Le quiero -repitió el Niño.

A pie vuelven los tres Reyes

cabizbajos y afligidos.

Mientras el camello echado

le hace cosquillas al Niño.

Y si os habéis quedado con ganas de más, os dejamos otros dos poemas de Navidad cortos de Gloria Fuertes, que son fáciles de retener por los niños…

Poemas de Navidad de Gloria Fuertes

Hay un Niño que dicen…

Hay un Niño que dicen

que llora música.

¡Vamos a verle todos

con aleluya!

Hay un Niño nacido.

¡Qué resplandores!

¡Vamos a verle todos

no sea que llore!

¡Hay un Niño con alas

en el pesebre…!

Vamos a ir despacio

para que no se vuele.

Villancico del Niño dormilón

No te duermas, Hijo,

que están los pastores.

Ellos te traen quesos,

ellos te traen flores.

Hijo, no te duermas,

que vienen los Magos.

Melchor, si le vieras,

los ojos muy largos,

Baltasar muy negros

y Gaspar muy claros.

Hijo, no te duermas

que nace mi llanto.

No cierres los ojos,

que te está mirando

un pastor sin madre

que vino descalzo

a ofrecerte un cuenco.

Cuenco de sus manos

lleno de azulinas

de las de tus campos.

¡Hijo, no te duermas,

que te están rezando!

Titulo: La estrellita de Belén. Pastorela.

Personajes:

 pastor 1

 pastor 2

 pastor 3

 ángel 1

 ángel 2

 ángel 3

 diablito 1

 diablito 2

 diablito 3

 estrellita de belén.

 Reyes Magos.

 José

 María y Jesús

ACTO 1

En primer plano la estrellita de belén. Al fondo los pastores sentados en circulo , con sus ovejas.

Estrellita: Me siento triste, me siento sola, toda mi vida he brillado y siento que nadie me puede ver…( se acerca a los pastores y ellos no la voltean a ver)

En eso aparece un angelito

Ángel 1:-“estrellita, estrellita, porque estas tan triste?”

Estrellita: es que nadie me ve, nadie se da cuenta de mi luz.

Ángel 1: Tú eres una estrella muy especial, sabes?

Estrellita: No lo creo, toda mi vida he brillado y nadie me voltea a ver.

Ángel 1: Pero esta noche yo te tengo un trabajo, uno por el cual serás recordada por siempre…

Estrellita: (animada) En serio?! Qué es? Dime, dime pronto…

Ángel 1: Pronto el hijo de Dios nacerá en tierras lejanas y a ti te tocará guiarlos hasta él.

Estrellita: Pero es una tarea muy importante… ¿Por qué yo? Que soy tan chiquita.

Ángel 1: Por la gracia de Dios, que apartir de hoy, tu luz será más intensa que nunca.

Narrador: En ese momento la luz de la estrella brillo más intensamente que nunca, y se sintió feliz por la gran tarea que se le había confinado.

Estrellita: Ahora si, los hombres me verán.

-La estrella sale de escena.

ACTO 2

Entran a escena los 3 diablitos, uno de ellos es el jefe, se encuentran muy enojados, y uno de ellos empieza a darle de jalones a los otros dos.

Diablo 2: Que le pasa jefe?

Diablo 1: Como me llamaste?

Diablo 2: Jefito.

Diablo 1: Soy tu majestad, tu alteza, tu jefazo.

Diablo 3: Porque esta tan enojado mi jefito?

Diablo 1: Jefazo!! Jefazo!! Y si estoy muy enojado.

Diablo 2: Tómese un tecito de tila jefazo.

Diablo 1: Qué tila ni que tila, dos cosas me preocupan.

Diablo 3: Díganos jefazo.

Diablo 1: Pronto nacerá el hijo de Dios, y le han encargado a una estrella que guie los pasos de los hombres para encontrarlo.

Diablo 3: Y para donde hay que ir jefazo?

Diablo 1: A ningún lado, tenemos que impedirlo.

(Los diablos se rascan la cabeza y se ven unos a otros)

Diablo2: Y cómo mi jefito?

Diablo 1: (muy enojado) Jefazo, jefazo… déjenme pensar. Ah! Ya se. Tenemos que raptar a la estrella que fue encargada de guiar a los hombres.

Diablo 3 y 2: OOOOOOOHHH!!!!

Diablo 3: por eso es el, jefazo… vamos.

ACTO 3

(al fondo del escenario de un lado deben estar los pastores quienes de vez en cuando señalan la estrella)

(En primer plano, al centro del escenario la estrella)

Estrellita: Que feliz me siento, por fin los hombres me voltean a ver y me señalan.

(la estrella voltea hacia los pastores quienes la señalan)

(Aparece en escena el diablo 1)

Diablo 1: Hola estrellita…

Estrellita: Hola, quien eres?

Diablo 1: Soy un amigo tuyo que ha venido a invitarte a una fiesta.

Estrella: No puedo ir contigo. Tengo una tarea muy importante que hacer.

Diablo 1: Pero te ves cansada, agotada, mira hasta traes polvito. (el diablito saca un plumero y sacude a la estrellita)

Estrellita: De verdad me veo tan mal?

Diablito 1: Si, te ves , te ves, desde lejos. Mmmmm!! (refunfuñando)

Estrellita: No puedo ir contigo.

Diablito 1: GGGRRRRR!!! Diablos a mi. ( aparecen en escena los dos diablitos restantes con una red y atrapan a la estrella)

Diablo 1: Yo no quería usar la fuerza, pero no me dejaste opción.

Diablo 2: A donde la llevamos jefito?

Diablo 1: JEFAZO!!!!, llévenla donde nadie la pueda ver.

ACTO 3

(Aparecen en escena los reyes magos buscando en el horizonte)

Melchor: Oigan, alguno de ustedes ha visto a la estrella que nos venia guiando?

Gaspar: No, la he dejado de ver.

Baltasar: Sigamos buscando, no se puede perder.

(Se quedan buscando y señalando con sus manos, aparecen en escena los angelitos.)

Angel 1: No puede ser, no puede ser…

Angel 2: Qué pasa?

Angel 3: Sí que pasa que estas tan triste.

Angel 1: Ese condenado diablo raptó a la estrella que guiará a los hombres hasta donde ha nacido el hijo de Dios.

Angel 2: Pero no lo podemos permitir.

Angel 3: No, vayamos a rescatarla.

A coro: Si, si, vamos.

(la estrella y los diablos deberán estar en el escenario en segundo plano, los ángeles se desplazan hasta ellos)

Angel 1: He venido a recuperar la estrella que te robaste diablo cobarde.

Diablo 1: Cobarde yo? Que te pasa, si yo soy valiente.

Angel 1: Entonces porqué no dejas que siga su camino la estrella?

Diablo 1: No puedo permitirlo. El hombre conocerá al hijo de Dios.

Angel 1: Así está escrito y así será. ¡Legiones a mi!

(Los angelitos que estarán armados con espadas plateadas le ponen tremenda golpiza a los diablitos y los someten)(los diablos salen corriendo)

Angel1: (libera a la estrella) Ahora si , cumple con tu tarea estrellita.

(Al fondo del escenario estará José, maría y Jesús en un establo, y animales alrededor)

(La estrella va hacia ellos, se posa entre José y maría , los pastores y los reyes magos que estarán en segundo plano se dirigirán hacia el establo hincándose ante él.)(Fondo musical)

Narrador: En ese momento la estrella brilló como nunca lo había hecho y pudo completar la tarea que le fue confinada, la de guiar a los hombres hacia donde nacería el hijo de Dios.

Autoría: Víctor M. Calderón Sarricolea.

El gusanito

(Estamos en mitad del campo. A nadie se ve. Entra Gusanito que se arrastra por el suelo, lentamente).

(Cada vez que el Gusanito entra en escena, la atraviesa en su totalidad y sale por el extremo opuesto al que entró).

(Cuando lleva un rato con su avance, y desde el otro extremo entra Saltamontes, que se acerca al primer personaje).

SALTAMONTES.-

Hola pequeño, ¿hacia dónde vas?

GUSANITO.-

Anoche tuve un sueño.

SALTAMONTE.-

No está mal para ser un gusano. ¿Y…?

GUSANITO.-

En el sueño estaba en lo alto de la gran montaña y veía todo el valle. Fue todo tan bonito, que he decido ir hasta la montaña y realizar mi sueño.

SALTAMONTES.-

Estás loco, pequeñajo; la gran montaña está muy lejos y tu eres diminuto.

GUSANITO.-

(Comienza a caminar de nuevo).

Llegaré si me esfuerzo lo suficiente.

SALTAMONTES.-

¿No te das cuenta de que es imposible? Una simple piedra será una montaña inmensa y un agujero en el suelo será un valle imposible de cruzar.

GUSANITO.-

Tengo que intentarlo.

(Sale Gusanito).

SALTAMONTES.-

¡Estás loco, gusano!

(El Saltamonte sale por el centro).

(Vuelve a entrar el Gusanito, lentamente).

ESCARABAJO.-

(En off, cuando Gusanito lleva un rato con su acción de avanzar).

¿Se puede saber a dónde vas?

GUSANITO.-

Hacia la gran montaña.

(Entra el Escarabajo).

ESCARABAJO.-

La gran montaña, es muy grande y está lejos, muy lejos.

GUSANITO.-

Tuve un sueño y en él yo llegaba a la gran montaña.

ESCARABAJO.-

Los sueños, sueños son; gusano loco.

GUSANITO.-

Prefiero ser loco que estar todo el día con la cara hacia abajo. Adiós escarabajo.

(Sale Gusanito).

ESCARABAJO.-

¿Y qué tiene de malo mirar hacia abajo? Así ves lo que está en el suelo.

(Mira en la dirección en la que salió el gusano).

Pobre gusanito loco.

(Sale por el centro).

(Entran una Rana y el Saltamontes).

RANA.-

No te puedo creer.

SALTAMONTES.-

Yo salto y salto, pero nunca miento, ni lo intento.

(Entra Gusanito, con su esfuerzo, y se le ve más cansado).

Mira, ahí viene.

RANA.-

(Que se acerca a Gusanito).

¿Es cierto que quieres llegar a la gran montaña para poder ver todo el valle?

GUSANITO.-

Ese es mi sueño.

SALTAMONTES.-

¿Está loco o no lo está?

RANA.-

Nunca llegarás. Eres más pequeño que yo y yo jamás lo he intentado.

GUSANITO.-

Y si no lo has intentado, ¿cómo sabes que no llegaré?

SALTAMONTES.-

¿Te dije o no te dije?

RANA.-

No lo he intentado porque soy razonable.

GUSANITO.-

Dejadme. Es mi sueño.

(Sale Gusanito).

RANA.-

Mi sueño es comerme una mosca tan grande como un saltamontes.

SALTAMONTES.-

¿No querrás comerme, verdad?

RANA.-

No eres una mosca.

SALTAMONTES.-

Pero soy tan grande como un saltamontes.

RANA.-

Porque eres un saltamontes.

SALTAMONTES.-

Como intentes comerme, te monto una plaga.

RANA.-

Me estás dando sueño.

SALTAMONTES.-

¿También tu tienes un sueño?

RANA.-

(Qué ríe).

Esa si que es buena… ¡Un sueño!

SALTAMONTES.-

(Ríe. Imita al Gusanito).

Dejadme. Es mi sueño.

RANA.-

Que se convertirá en su pesadilla.

(Salen ambos con sus risas).

(Entra Gusanito que avanza por la escena hasta llegar al centro de la misma, lugar en el que se detiene un instante).

GUSANITO.-

Estoy muy cansado… Muy cansado. Debo seguir. Mi sueño es mío y prefiero morir antes que dejar de intentarlo.

(Sigue avanzando hasta que sale de escena).

(Durante un tiempo en el que la escena permanece vacía, suenan truenos y si existieran posibilidades técnicas la escena se iluminará, como si resplandecieran los rayos en ella).

(Entran Rana y Saltamontes).

RANA.-

¡Menuda tormenta!

SALTAMONTES.-

La mayor que hemos tenido nunca.

RANA.-

¿Qué habrá sido del gusano loco?

SALTAMONTES.-

Ya te puedes imaginar…

(Entra Escarabajo).

ESCARABAJO.-

¿Sabéis algo del gusanito que tenía un sueño?

RANA y SALTAMONTES.-

Ya te puedes imaginar…

ESCARABAJO.-

Yo no imagino nada. Soy un escarabajo y sólo miro hacia abajo.

RANA.-

Seguro que algún día, encontrarás su cuerpito enterrado en el barro.

ESCARABAJO.-

¿Creéis que ha muerto?

RANA.-

Ya te puedes imaginar…

ESCARABAJO.-

Precisamente por imaginar cosas ha muerto ese gusano. Lo mejor es tener siempre los pies en el suelo, y a ser posible también la cara.

SALTAMONTES.-

Cada uno debe conformarse con lo que le ha tocado en suerte.

RANA.-

La vida es como es, y ningún gusano la cambiará jamás.

(Escuchamos una risas de alegría).

(Volando sobre los tres personajes entra una Mariposa, que cuando habla, reconocemos por su voz que es el Gusanito que se ha transformado en mariposa).

MARIPOSA.-

¡Puedo volar!, ¡ahora alcanzaré mi sueño!

RANA.-

¡El gusano se ha vuelto mariposa!

ESCARABAJO.-

¡Qué poca vergüenza!, si uno es gusano, siempre debe seguir siéndolo.

MARIPOSA.-

¡Adiós amigos!, la montaña me espera. Un nuevo mundo se abre ante mi.

(Sale Mariposa).

ESCARABAJO.-

¡No sigas adelante; volverás a morir!

RANA.-

Los jóvenes creen que con volar se arregla todo.

SALTAMONTES.-

¡Si tienes los pies en el suelo, estarás siempre seguro!

(Una red inmensa atrapa a los tres personajes).

NIÑO.-

(En off).

Mamá, he atrapado a tres bichos.

MADRE.-

(En off).

¿Y qué vas a hacer con ellos?

NIÑO.-

(En off).

Los meteré en una caja.

(Sale la red con los tres personajes).

MADRE.-

(En off).

¡Bichos!, ¿cuándo sentarás la cabeza?

(La Mariposa atraviesa la escena y sale).

Fin

...

Descargar como  txt (20.9 Kb)  
Leer 13 páginas más »
txt