ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ética A Nicómaco


Enviado por   •  21 de Mayo de 2012  •  533 Palabras (3 Páginas)  •  631 Visitas

Página 1 de 3

Empecemos plasmando ideas sobre cada término: felicidad, función propia del hombre y virtud ética.

La felicidad, según Aristóteles, es el bien supremo entre todos los bienes que puede realizarse, casi todas las personas saben que este bien es la felicidad; sin embargo, cuando se les plantea la interrogante “¿de qué se trata?”, la mayoría no saben qué responder. La felicidad, si añadirle nada, ya es deseable, siempre la elegimos por sí misma y no por otro fin, mientras que, por ejemplo, los honores se buscan para a su vez encontrar felicidad, pero nunca se busca a la felicidad para llegar a recibir honores.

Para la función propia del hombre, se busca una obra o actividad que le sea propia e innata. Aristóteles al indagar, da finalmente con esta función, que viene a ser la razón, ya que los animales al igual que el hombre, crecen, se nutren, también tienen sensibilidad, pero de lo que carecen es de uso de razón; por lo tanto, esta es la función propia del hombre, la característica que lo diferencia de los demás seres. En consecuencia, la función propia del hombre es una actividad del alma, según la razón y la del hombre bueno, hacerlas bien.

Según Aristóteles, la virtud ética y humana, no es referida a la del cuerpo, sino a la del alma y decimos que la felicidad es una virtud del alma. La ética puede pertenecer a uno de los ámbitos referidos a las pasiones, facultades o hábitos; las pasiones son los afectos que están acompañados de placer o dolor; se entiende como facultad a la capacidad por la cual nos pueden afectar las pasiones y por hábitos aquello en virtud de lo cual nos comportamos bien o mal con respecto a las pasiones. Mediante un ejemplo, la mesura como respuesta a la ira, la pasión sería la ira; la facultad, aquello por lo que seríamos capaces de molestarnos y finalmente el hábito sería la mesura, ya que es la actitud que tomamos ante la ira. Como conclusión podemos decir que la virtud no es ni pasión ni facultad ya que no podemos elegirlas, ambas cosas están presentes en nosotros por naturaleza, mientras que en el hábito podemos elegir entre actuar de una u otra forma y de eso se trata la virtud, de constante elección. Además, toda virtud perfecciona la condición de aquello de lo cual es virtud y hace que ejecute bien su función, ejemplo, la excelencia del oído, hace bueno al oído.

Después de todo lo mencionado, dice Aristóteles, y si se cumple lo dicho en todos los casos, la virtud del hombre será también el hábito por el cual el hombre se hace bueno y gracias a la cual ejecuta bien su función propia, y al ejecutar bien su función, está llegando al máximo de los bienes, que es la felicidad.

La vida moral del hombre consiste frecuentemente de la elección entre el mal y el bien. Aristóteles con su “Ética a Nicómaco”, nos enseña la buena elección, ya que según él, la buena elección nos lleva

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (3 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com