ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La pesadilla de recordar


Enviado por   •  23 de Noviembre de 2021  •  Tareas  •  589 Palabras (3 Páginas)  •  38 Visitas

Página 1 de 3

La pesadilla de recordar

¿Qué hago aquí? Pregunto mientras una borrosa imagen se transmite en mis ojos, una sensación amarga que raspaba mi garganta, que acompañada de un dolor de cabeza que me dejó aturdido por minutos. Al poco tiempo de recomponerme, me observé tirado en el suelo, junto a pilas de botellas de alcohol, ahí fue que me percaté que de nuevo había estado ebrio.

Aun intentando mantener el equilibrio, me agarro frente a un mostrador, entonces mirando a mi alrededor vi que estaba en un bar, pero no cualquier bar, el mismo bar que se encontraba a 10 calles de mi casa, y que siempre frecuentaba con mis amigos en la escuela hace 10 años.

No había duda de que era ese el lugar, pero me encontraba completamente solo a excepción del barman, pero a pesar que le preguntaba e incluso gritaba que hacía aquí, tan solo me sonreía y decía: Lo espero en su próxima visita Señor Frank.

Enfurecido, no solo por el hecho de que el barman ni me tomara enserio, sino de preguntarme que hacía ahí y de que cosa estoy olvidando. Mi mente estaba llena de dudas, ¿cómo llegué ahí?, ¿que hora es?, ¿dónde está mi familia?

Decidí tomar rumbo hacía mi casa, a pesar del fuerte dolor de cabeza, la memoria no me fallaba, me sabía el recorrido como la palma de mi mano. Al poco tiempo llegué a mi casa, busqué mis llaves y ni bien entrar, se sintió un aire frío y desolador. Revisé todas las habitaciones y lo poco que había se encontraba empolvado o muy desordenado. No había absolutamente nadie, ni mi esposa, ni mi hija y, por si fuera poco, ni sus teléfonos funcionaban.

Ya desesperado, intenté hacer varias llamadas a sus teléfonos, pero no sirvió de nada, no sabía por dónde buscarlas y no había resuelto ninguna duda. Fue entonces que simplemente decidí sentarme a esperar, pasaban los minutos que luego se volvieron horas, y seguía sin pasar nada, fue entonces que, en medio de la oscuridad, vi papeles debajo de la puerta trasera y algunos pocos que estaban muy arrugados en el piso.

Se encontraban varios recibos, deudas sin pagar, pero destacaba un papel que estaba tirado en el suelo, muy arrugado, en el cual no pude creer lo que veía. Era un recorte de un periódico, donde no solo aparecía yo, estaban mi esposa y mi hija. La noticia va de un taxi que chocó brutalmente contra un auto que iba a demasiada velocidad, mi hija y mi esposa iban en ese taxi, pero yo, manejaba el otro auto.

Lloré, me descontrolé, era tanto el dolor que tenía que destruí repisas, muebles y todo lo que encontraba, la culpa se apoderaba de mi cuerpo mientras poco a poco recordaba todo lo que había pasado, pero no, no quiero repasar mi memoria, no aguanto este dolor. Salí corriendo sin rumbo alguno de mi casa, intentando escapar de mis recuerdos, mis pecados, y mi culpa. Pasaron horas corriendo en la noche, dando vueltas por la ciudad, devastado y cansado. Fue entonces que miré alrededor mío y solo encontré el bar donde desperté, ese bar que siempre me acompañó en mi adolescencia. Entré con el fin de tan solo ahogar mis penas, y encontré al barman que dijo: Bienvenido de vuelta Señor Frank, siempre a la misma hora todos los días. [pic 1][pic 2]

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (3.3 Kb)   pdf (150.4 Kb)   docx (113.7 Kb)  
Leer 2 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com