ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Cerebro Humano Y Su Evolución


Enviado por   •  16 de Junio de 2011  •  2.369 Palabras (10 Páginas)  •  2.306 Visitas

Página 1 de 10

EL CEREBRO HUMANO Y SU EVOLUCION

En nuestro cuerpo hay un algo único que nos convierte en la especie animal más poderosa de la tierra, nos ha permitido gobernar el mundo natural, nos ha dado la posibilidad de aventurarnos en los confines de la tierra, incluyendo el espacio; incluso hemos conseguido explorar el interior del cuerpo, reparar dentro del mismo. Todos los triunfos del esfuerzo del hombre provienen de un mismo órgano, de la parte más misteriosa del cuerpo humano y que sin embargo domina nuestra forma de vida: el cerebro.

El cerebro humano es un milagro de la evolución, es el objeto más complicado que el universo ha conocido; y permanentemente queremos entender cómo funciona, de donde viene.

El cerebro de nuestros antepasados era muy pequeño, del tamaño del de un chimpancé; el cerebro humano de hoy es 3 veces mayor, para esto pasaron alrededor de 3 millones de años. Ha aumentado en millones de neuronas más en cada generación. Al ser más grande tiene también un consumo mayor, utiliza más energía para funcionar que cualquier otro órgano del cuerpo. Invertimos más en el cerebro debido a su importancia, es lo que nos convierte a todos en quienes somos. A diferencia de otras especies, nosotros necesitamos del cerebro toda la vida. Es donde sentimos, pensamos y amamos.

Durante siglos los científicos han luchado por entender en consiste este objeto. El filósofo griego Aristóteles creía que el cerebro ayudaba a regular la temperatura del cuerpo, cuando a alguien le goteaba la nariz, era porque se le escapaba del cerebro el líquido refrigerante. Hoy día esto suena muy gracioso. También se dijo que el corazón latía más de prisa cuando se estaba alterado y que por ende era el responsable de nuestros pensamientos y sentimientos. A pesar de todo esto se considera que Aristóteles fue la primera persona que pensó seriamente en como funcionaba el cuerpo humano.

Hoy día podemos ver dentro de un cerebro vivo, los escáneres utilizados en medicina demuestran que el cerebro es donde realmente pensamos y sentimos. Cuando una zona específica en el cerebro se está esforzando mucho fluye sangre adicional por las arterias para proporcionar energía a las neuronas activas. El escáner puede detectar estos cambios en el flujo sanguíneo, lo que abre una ventana totalmente nueva al fascinante mundo de la mente. Usando esta técnica podemos ver el cerebro mientras funciona, en el cerebro hay zonas distintas para todo. Pero qué sucede en lo más profundo del cerebro?

Es una historia fascinante pero complicada, Todo empieza con una estructura en forma de árbol, una célula nerviosa o neurona. Las neuronas son los diminutos bloques de construcción que en el cerebro hacen algo tan sorprendente que activan todos nuestros pensamientos, disparan un impulso eléctrico. Hoy día gracias a la tecnología podemos ver como se disparan, la electricidad recorre la neurona a 400 Km por hora. Nuestro cerebro tiene nada menos que cien mil millones de estas neuronas, las ramas de las neuronas están conectadas a otras neuronas, están atadas entre sí. En realidad no están unidas físicamente, si no que hay una diminuta separación; para saltar este hueco las neuronas liberan pequeñas cantidades de productos químicos cada vez que se disparan, intermediaros químicos que influyen en nuestros pensamientos.

El coctel de productos químicos que circula por el cerebro debe estar equilibrado para controlar la actividad del cerebro. Como el equilibro es tan precario es muy fácil alterarlo, la gente lo hace a diario con un surtido de diversas drogas. Las personas llevan miles de años bebiendo alcohol, pero sorprendentemente los científicos han descubierto con precisión como funciona hasta hace un par de años, a diferencia de lo que cree la mayoría, no es el alcohol lo que afecta el cerebro, por el contrario en cuanto entra en el cuerpo, se descompone en una cadena de reacciones químicas complejas. Uno de los productos secundarios de estas reacciones denominado compuesto de ácidos grasos, es lo que emborracha a la gente, cuando se consume alcohol el tiempo de reacción de la persona comienza a volverse más lenta, hay un buen motivo para que las reacciones se hagan más lentas; el equilibrio químico del cerebro se altera a medida que estos ácidos grasos pasan a la superficie de las neuronas; estos ácidos grasos solo atacan partes del cerebro, los que controlan el habla, el humor y la memoria.

Y cómo pueden provenir de unos cuantos compuestos químicos y neuronas todos los pensamientos y la conducta de una persona?

Algunos comparan al cerebro con un ordenador o computadora, pero quizás sea más apropiado compararlo con un termitero, tiene relación con el hecho de que el todo es mayor que la suma de las partes. Una colonia de termitas es extraordinaria, es tan compleja como una ciudad pequeña, puede dominar zonas completas de un campo y guerrear contra otros insectos; pero sobre todo puede crear estructuras colosales, con columnas y sofisticados conductos de aire acondicionado.

Dónde se guarda el conocimiento para esta extraordinaria organización? No es en una termita individual, estas son tontas con el cerebro del tamaño de la cabeza de un alfiler, tampoco en la enorme y trémula reina productora de huevos, su cerebro es aún menor que el de las obreras. El complejo comportamiento de la colonia de las termitas tiene su origen en el esfuerzo colectivo de todas ellas. En cooperación logran construir. Claramente el cerebro humano es totalmente distinto a un termitero, pero ambos son capaces de realizar proezas extraordinarias, que aunque se basan en bloques de construcción, termitas o neuronas van mucho mas allá de cada una de ellas individualmente. No tiene sentido buscar la raíz del conocimiento en una única neurona o en una única termita, el ingenio de ambas proviene de muchos millones de elementos que actúan en cooperación.

Nuestras aptitudes se deben a equipos de neuronas que actúan al unísono, cada equipo situado en una región concreta del cerebro asume una actividad distinta, desde nuestras aptitudes humanas más avanzadas, como el lenguaje y la memoria, hasta las más básicas como el movimiento. Como caminamos, corremos y agarramos inconscientemente, no pensamos en cómo es posible una precisión tan asombrosa; pero esto exige mucho al cerebro. La razón de que aprendamos nuevas tareas y llevarlas a cabo de forma automática, se encuentra en una parte del encéfalo llamada cerebelo o pequeño cerebro, aquí se almacenan todos los movimientos que aprendemos por la práctica, ya sea montar en bicicleta, tocar el piano, etc. Un ejemplo asombroso es el de los astronautas que tienen que practicar horas dentro de una piscina gigante hasta que sus movimientos bajo el agua sean automáticos,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.3 Kb)   pdf (98.2 Kb)   docx (14.3 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com