ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS, SUS EFECTOS E IMPACTO EN EL DESARROLLO BIO-PSICO-SOCIAL DEL INDIVIDUO


Enviado por   •  26 de Agosto de 2011  •  1.344 Palabras (6 Páginas)  •  1.150 Visitas

Página 1 de 6

LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS, SUS EFECTOS E IMPACTO EN

EL DESARROLLO BIO-PSICO-SOCIAL DEL INDIVIDUO

Todos los días nos enfrentamos con algún desafío; en el hogar, en el trabajo, incluso en los momentos de ocio, nos encontramos con una serie de demandas extraordinarias para nuestras mentes y nuestros cuerpos, cuando percibimos por primera vez el desafío, se da una reacción en cadena de los procesos fisiológicos que desata instantáneamente la energía y la fuerza necesaria para prepararnos a luchar o a huir. En el comienzo de nuestra historia evolutiva la capacidad de utilizar esta reacción de huida o lucha era lo que marcaba la diferencia entre morir y seguir viviendo. Incluso hoy en día es necesaria en ciertas situaciones pues nos permite satisfacer demandas extraordinarias de la mejor manera posible. Los reflejos gracias a los cuales, la mente y el cuerpo se disponen a correr una carrera, a actuar en público, o a cumplir un plazo, son idénticos a aquéllos que ayudaban a nuestros antepasados a hacer frente a los ataques de los animales salvajes o de las tribus enemigas.

De igual forma, se estima que la manera de pensar puede hacer la diferencia entre vivir bien, o solo sobrevivir en un entorno, por ello, en los últimos tiempos, han cobrado relevancia los estudios acerca de los efectos de los pensamientos en el desarrollo bio-psico-social de los individuos, pues se dice que mientras los pensamientos positivos te generan confianza, seguridad y bienestar, los pensamientos negativos siempre son peligrosos y hacen daño, ya que siempre produce impulsos negativos, por lo que estos impulsos influyen en la salud y el ambiente, de ahí que, se llegue a la conclusión de que el pensamiento tiene una estrecha relación con las emociones, al extremo de poder, más que simplemente influirlas, llegar incluso a determinarlas.

Más allá de la mala alimentación, la falta de descanso y esos conocidos hábitos nocivos - como consumir el alcohol y cigarrillo-, existen otros factores de peso que tienen un efecto negativo sobre nuestra salud: los pensamientos negativos.

Las emociones desfavorables como la tristeza, el miedo, la angustia, la aprensión y el odio -entre otras tantas- no sólo pueden abonar a desarrollar trastornos mentales, sino también serias enfermedades físicas, y es que, según apuntan, hay una estrecha relación entre los factores psicológicos y el sistema inmunológico.

Los buenos pensamientos potencian la salud, las emociones negativas tienden a disminuirlas, de ahí que, existen -por un lado- emociones que son balsámicas e incluso favorecen la longevidad, y -por el otro- sentimientos tóxicos que perjudican gravemente nuestro bienestar físico y mental.

Según estudios de la Universidad de Harvard -así como de otras instituciones de enseñanza en Rusia, Francia y el mismo Estados Unidos-, se ha demostrado que un pensamiento tóxico equivale a una onza de veneno de serpiente. Eso va afectando el sistema inmunológico y, por lo tanto, si no nos deshacemos de esos pensamientos tóxicos, nos enfermamos igual que si estuviéramos viviendo una vida desenfrenada.

Se dice que entre los dolores más frecuentes asociados con los pensamientos perjudiciales figuran la alta presión, los problemas renales, las inflamaciones del hígado, las enfermedades cardiacas, los derrames cerebrales y los trastornos gástricos y que por otro lado, las emociones negativas como la ira, el descontento y la ansiedad -por mencionar sólo algunas- pueden deteriorar el sistema muscular y nervioso, los pulmones, la epidermis e, incluso, la vitalidad general de la persona y provocar la muerte, pues es en el mismo cerebro donde los pensamientos tóxicos provocan una especie de desbalance. Ahí, específicamente en el sistema nervioso cerebral, estos pensamientos suscitan lo que algunos estudiosos del tema han denominado como “una explosión”.

El pensamiento, se ha dicho desde hace milenios, tiene un poder espectacular. Su influencia ha sido tratada por especialista y expertos en busca de alcanzar una visión científica que permita proponer leyes válidas universalmente, que nos sirvan para comprender los diversos fenómenos relacionados, guiar la acción racionalmente y predecir resultados.

Muchas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.5 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com