ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Embarazo Adolescente


Enviado por   •  23 de Agosto de 2011  •  2.279 Palabras (10 Páginas)  •  1.425 Visitas

Página 1 de 10

EMBARAZO ADOLESCENTE

Estructuración subjetiva de la adolescente embarazada

Como bien sabemos, la adolescencia es una etapa crítica. En el caso de la adolescente embarazada hay una superposición de dos procesos contradictorios:

Por un lado lograr la individuación y consolidación de la identidad, propia de su momento evolutivo y por otro lado, alcanzar la simbiosis con su bebé (Jesús de José Gonzales Núñez, p. 10). Este aumento de movilización interna hará que la economía psíquica de la adolescente esté puesta al servicio del conflicto, agotando los recursos para el propio desarrollo. Por otro lado, como dice Joan R. Leff, el embarazo invalida el axioma de singularidad personal (en Moisés Lemlij, 1994), así podemos suponer que el caos interno que se está generando en la estructura psíquica de la adolescente, es prácticamente aniquiladora, dado que la crisis propia de la adolescencia, está intentando ser procesada, entonces, no puede hacerle frente a esa interacción con su bebe que es parte de su cuerpo y de su pie. Ella, no podrá, cómo se espera de las madres, ser continente ni transformadora de las variadas y complicadas fantasías y necesidades de su bebe y lo más probable es que no ofrezca el ambiente facilitador del que nos habla Winnicott ( Delia Levin, 2000)

El embarazo y el parto son normales y naturales y representan la última etapa de maduración, sin embargo implica a la madre hacer ajuste psíquicos pasajeros, que ciertamente complicarían más a la adolescente. Hacerle frente a esta transición le demandará mucho esfuerzo precisamente en el momento en que tiene sus capacidades disminuidas para la vivencia de una maternidad sensible, razón por la cual requerirá de apoyo externo para salir triunfante. Si la adolescente no ha sido criada en un ambiente seguro y/o no ha logrado un apego seguro con mínimas angustias o sentimientos de culpabilidad, los propios cambios homeostáticos precipitarán secuelas y patologías.

Estos nuevos, variados y aumentados cambios provocan nuevas capacidades de pensamiento que surgen en esta etapa. El embarazo propiamente dicho y sus particulares movimientos homeostáticos inciden en una mayor o menor ambivalencia y bienestar, además que interfieren también en los procesos propiamente somáticos. Sin embargo no puede afirmarse que todos los problemas son normales. Un embarazo difícil es indicio de conflictos que no están únicamente en el plano fisiológico y cómo es lógico suponer, en el caso de la adolescente se exacerbarán.

Así tenemos que, muchos temores del embarazo remiten a temores más profundos y a fantasías arcaicas en las que entran en juego vivencias experimentadas a lo largo de toda su existencia. La maternidad no se inicia con la formación del óvulo, el núcleo psicológico de la maternidad se inicia en la infancia, en la relación con su propia madre, en el modelo que de ella recibe y en sus propias fantasías ( Jackeline Amati, et al, 2006) Por lo tanto la historia infantil de la adolescente, sus vínculos parentales, especialmente el que tuvo con la madre, condicionará su posición subjetiva frente a la maternidad. La seguridad o inseguridad sobre la propia capacidad para el desempeño de la función materna, estará así ligada a la experiencia de vínculos y apegos que fue capaz de desarrollar hasta ese momento.

Algunos autores señalan que la madre al identificarse con su feto revive su propia vida intrauterina( Carmen Zelaya et al, 2006), pero además, al movilizar sus pulsiones el feto podría representar esa madre buena o la madre mala, lo cual incidiría directamente en sus angustias y trastornos somáticos, que muchas veces, se los naturaliza, es decir se los toma como normales en este periodo de vida (vómitos, nauseas, estreñimientos, amenazas de abortos), pero que En el caso de las madres adolescente podemos suponer que su propia situación desencadenará –además- mayores fuentes de angustia y éstas podrían ser explosivas y aniquiladoras, si viene de una historia infantil ausente de vínculos parentales o con escaso “holding o handling” (Leonor Valenti, 2006, p.217)

Durante el embarazo se reviven y se reeditan fases y conflictos edípicos de su desarrollo temprano. Una adolescente, aún niña, que no ha sido adecuadamente contenida o no ha vivido el Reverié de Bion, tendrá en el embarazo, un motivo para exacerbar y no aceptar “sus cosas salvajes” (Joan Leff). Si siempre la embarazada regresiona debido a la complejidad que supone el proceso, el sentirse niña aún, además hija y de paso madre, complejiza la regresión presionando a la función adaptativa del Yo.

.

Por otro lado, con respecto del ideal maternal, esa idealización masiva que presenta a la maternidad cómo poseedora de afectos únicamente positivos (Matilde Ureta, Estela Welldon, 2001) pone a la adolescente, como toda madre, en ejercicio y búsqueda de interiorización de ese conjunto de preceptos y exigencias que normativizan la experiencia de la maternidad sublime y feliz. Ella intentará dejar de lado las pulsiones sexuales y agresivas (Carmen Zelaya et al, 2006) para alinearse a las prohibiciones y prescripciones culturales pero en su interior luchará contra ellos, lo cual le causará una suerte de enajenación mental, entre el rechazo abierto, la autocensura y la necesidad de ocultar y negar sus propias dudas, ansiedades y ambivalencia. Si ella está en proceso de duelo por la pérdida de su propio cuerpo, ¿cómo puede vivir estos cambios con la presencia de otro cuerpo dentro de ella?

¿Por qué la adolescente se embaraza?

Muchos estudios estudio muestran las hipotéticas variables que podrían estar en la base la maternidad adolescente. Este hecho, normalmente se vincula directamente, con los factores económicos, laborales y, sobre todo, con el acceso a la educación, la información y a la salud.

La variable información es una y se dice que no tuvieron alguna educación sexual. Y se llama a las familias, a ofrecer una educación sexual, que muchas veces se niega a aceptar que la niña, dejó de serlo y que el respeto hacia ella pasa por una educación e información adecuada que respete la sexualidad de esa adolescente. En segundo término se convoca a las políticas a generar programas adecuados de información para adolescentes, porque los que existen, o no son coherentes o no llegan a todos los adolescentes. Sin embargo esta es una variable que, está perdiendo valor. En muchos casos no existe desconocimiento o falta de información sobre métodos anticonceptivos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.9 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com