ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Jose Juan Ponce Muñoz


Enviado por   •  1 de Diciembre de 2014  •  1.380 Palabras (6 Páginas)  •  617 Visitas

Página 1 de 6

La palabra carácter posee múltiples significados. En un determinado contexto, hablar del carácter de un hombre permite hacer mención a su personalidad y temperamento. Se trata de un esquema psicológico, con las particularidades dinámicas de un individuo.

El carácter no es algo que se traiga desde el seno materno, sino que se ve afectado rotundamente por el medio ambiente, la cultura y el entorno social donde cada persona se forma.

El investigador Santos expresa que el carácter es aquello con nos diferencia de nuestros semejantes y que es el resultado del aprendizaje social, las cuales están relacionadas con los hábitos de cada individuo y la forma en la que reacciona frente a las experiencias. El carácter no termina de formarse sino hasta el final de la adolescencia.

Es importante aclarar que no es lo mismo carácter que temperamento, este último reúne los aspectos biológicos del carácter y está vinculado con el proceso fisiológico y aquellos factores genéticos que colaboran significativamente en las conductas sociales de los individuos. El carácter, por su parte, es el conjunto de aspectos psicológicos que se moldean con la educación, el trabajo de la voluntad y los hábitos y permiten una reacción del individuo frente a las experiencias. Es importante señalar sin embargo, que el carácter está íntimamente ligado al temperamento y que actúa en consecuencia de él en la mayoría de las personas.

Definición de, Word press

La formación del carácter

El carácter inicia su formación desde el nacimiento; la forma en que un bebé expresa sus necesidades y logra satisfacerlas, marcan una pauta clara del estilo de características innatas que lo acompañan, si llora suavemente o grita a voz en cuello. Si llora y se calma fácilmente o pareciera que llora con enojo.

Sin embargo estas características genéticas pueden modificarse a través de la interacción con su medio ambiente, especialmente con su medio familiar. El tipo de estímulos y consecuencias a que sea expuesto modificarán y educarán su temperamento.

Los primeros años se caracterizan por un sentimiento natural de egocentrismo, el niño se percibe a sí mismo como el centro de la familia y prácticamente de cualquier grupo social donde se mueve. Demanda atención, tiempo y cosas materiales sin medida porque en su inmadurez emocional sólo sus necesidades son importantes.

El contacto con las primeras reglas y límites le dará un esquema claro de su espacio físico y emocional, permitiéndole conocer también el espacio de las otras personas, provocando de esta forma que desarrolle la capacidad de empatía.

Este descubrimiento natural de otros seres valiosos con derechos y necesidades lo situará en un grupo afectivo donde aprenderá a ceder su lugar, a esperar, a negociar y en ocasiones a perder, enfrentándolo así a sus primeras frustraciones.

Gradualmente aprenderá a soportar la incomodidad de recibir un resultado distinto al esperado al tiempo que irá desarrollando mecanismos importantes que fortalecerán su carácter.

La motivación es el motor que provoca que un hombre persiga sus sueños hasta alcanzarlos, para sentir motivación es preciso ”desear” algo y sólo la ausencia o privación de ese algo puede motivarnos.

Cuando un niño recibe todo lo que pide e incluso lo hace de forma gratuita se le está privando de la capacidad de entender y sentir ese deseo que motiva.

Pero cuando un niño aprende a postergar el placer, cuando debe esperar para comer ese dulce o conseguir ese videojuego está instalando en su carácter las bases de la templanza que en la adolescencia se podrán traducir en la capacidad de rechazar una droga o involucrarse en alguna conducta peligrosa para él.

La frustración es una emoción que fortalece el carácter, cada vez que nos topamos con una puerta cerrada nos provoca a buscar otra puerta o una ventana abierta. Los primeros encuentros con la frustración arrancan lágrimas que funcionan como una válvula de escape; pasado el momento del llanto, el niño descubre que la vida sigue y al encontrarse de nuevo con un evento frustrante lo hará con nuevos recursos.

Aprenderá que un fracaso es sólo un proceso de retroalimentación, un ensayo previo a la conducta final, la oportunidad de intentarlo de nuevo con nuevas estrategias o modificando el estilo previo.

Una vida sin tropiezos impide el desarrollo de mecanismos saludables de defensa; un niño que enfrenta la pérdida de un partido de futbol o la niña el concurso de baile se traduce en adolescentes que enfrentan positivamente los tropiezos y buscan esforzarse de nuevo.

Y en la edad adulta tendremos profesionistas que manejarán saludablemente el estrés, en contraposición con quienes, al nunca haberlo enfrentado, ante el primer fracaso amoroso o la pérdida de un negocio buscan escapar

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (8.7 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com