ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

15 MINUTOS CON JESUS


Enviado por   •  17 de Febrero de 2014  •  912 Palabras (4 Páginas)  •  436 Visitas

Página 1 de 4

No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho, basta que me ames con fervor. Háblame, pues con sencillez, como hablarías al más íntimo de tus amigos, como hablarías a tu madre, a tu hermano.

¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera?

Dime su nombre, bien sea el de tus padres, bien el de tus hermanos o amigos; dime en seguida qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pídeme mucho, mucho; no vaciles en pedir; me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse, en cierto modo, de sí mismo, para atender a las necesidades ajenas. Háblame, pues con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer; de los extraviados que anhelas volver al buen camino; de los amigos ausentes que quisieras ver a tu lado. Dime por todos siquiera una palabra; pero palabra de amigo; palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuchar toda súplica que salga del corazón; ¿y no ha de salir del corazón el ruego que me dirijas por aquéllos a quienes tu corazón más especialmente ama?

¿Y para ti no necesitas alguna gracia?

Hazme, si quieres, una como lista de tus necesidades, y ven, léelas en mi presencia.

Dime francamente que sientes soberbia, amor a la sensualidad y al regalo, que eres tal vez egoísta, inconstante, negligente...; y luego pídeme que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, qué haces para librarte de tales miserias.

No te avergüences, ¡pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos justos, tantos Santos de primer orden, que tuvieron esos mismos defectos! Pero rogaron con humildad, y poco a poco se vieron libres de ellos.

Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales: salud, memoria, feliz éxito en tus trabajos, negocios o estudios: todo eso puedo dar, y lo doy, y deseo que me lo pidas en cuanto no se oponga, antes bien ayuda, a tu santificación. Hoy por hoy ¿qué necesitas? ¿Qué puedo hacer por tu bien? ¡Si supieras los deseos que tengo de favorecerte!

¿Traes ahora mismo entre manos algún proyecto?

Cuéntamelo todo minuciosamente ¿qué te preocupa?, ¿qué piensas?, ¿qué deseas?, ¿qué quieres que haga

Por tus padres, por tus hermanos, por tus hijos, por tus amigos, por tus superiores?, ¿qué desearías hacer por ellos?

¿Y por mí? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien a tus prójimos a los amigos, a quienes tú amas mucho, y que viven quizás olvidados de mí?

Dime qué cosa llama hoy particularmente tu atención, qué anhelas más vivamente, y con qué medios cuentas para conseguirlo. Dime si te sale mal tu empresa, y yo te diré las causas del mal éxito. ¿No quisieras pedirme algo en tu favor? Hijo mío, soy dueño de los corazones, y suavemente

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.5 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com