ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

A QUIEN LE DUELE LO PUBLICO?


Enviado por   •  27 de Julio de 2012  •  1.752 Palabras (8 Páginas)  •  332 Visitas

Página 1 de 8

A QUIEN LE DUELE LO PÚBLICO?

EN COLOMBIA LO PUBLICO ES ALGO QUE TIENE POCOS DOLIENTES Y UNA PRUEBA DE ESO ES QUE EN NUESTRO PAIS PARA ALGUNOS, ES UN NEGOCIO ROBARLE AL ESTADO, PORQUE COMPROBADO ESTE HECHO LAS PENAS IMPUESTAS POR LOS ADMINISTRADORES DE LA JUSTICIA, TERMINAN SIENDO MÍNIMAS E IRRISORIAS.

Si nos ponemos a pensar qué deseaban nuestros dirigentes en la época de la colonia, por qué se asustaron tanto cuando Antonio Nariño, tradujo los Derechos del Hombre, tomados de Francia, y los promulgara a los cuatro vientos, por qué tanto revuelo entre los gobernantes de ese tiempo. Estos dirigentes políticos sólo de pensar que esos pensamientos pudieran ser atendidos por todo un pueblo, se pusieron a la tarea de perseguir a cada una de las personas que seguían a Antonio Nariño. No era más que impedir que el pueblo se diera cuenta que le estaban robando sus riquezas, que tenían derecho de recibir parte de ese botín que los dirigentes obtenían de los impuestos, que tenían derecho de tener una mejor calidad de vida, que tenían derecho a recibir una paga por su trabajo.

Sabemos que desde los inicios nuestros gobernantes buscaban el bien propio, no el bien común, en esa época aquellos que peleaban por conseguir que se cumplieran los derechos del hombre fueron desplazados, los gobernantes fueron subyugados por el poder y las riquezas que de él recibían, se dieron a la tarea de enriquecerse, olvidándose de su pueblo: ese mismo pueblo que los llevó a la victoria, ahora se veía oprimido por sus propios compatriotas.

Tuvo que ser un extranjero, quien movido por el espíritu de libertad, los libertara y los guiara hacia un mejor mañana, y luego, amparados en una Constitución Política que respetara sus derecho, pero que a la vez, le dictaba sus deberes para con ellos y su patria, se puso punto final a esa opresión mal sana que el régimen español primero y coterráneo después quiso mantener durante muchos años.

Luego tuvimos una época de buen manejo de lo público, los gobernantes trataban de dar al pueblo lo necesario, pero al correr de los tiempos vieron la mejor forma de llenarse los bolsillos, desangrando al Estado mediante contratos y ordenes de servicios a nombre de personas que sólo se veían al momento de cobrar el sueldo, aquello a lo que se le llamaba muy folclóricamente, una corbata. Es así como, los nuevos dirigentes de nuestro país se llenaron los bolsillos a costillas del Estado, dejando de lado lo que realmente necesitaba el pueblo, lo público se convirtió para el gobernante en la forma de hacerse más rico cada día. Malversación de los fondos públicos, los cuales estaban dirigidos a satisfacer las necesidades básicas de la gente, aquellos que un día confiaron en ellos para que los dirigieran, como dice la constitución política de Colombia, con honor y orden.

Como lo hemos visto hasta nuestros días, los dirigentes que hemos montado en el poder no tienen la más mínima intensión de dar al pueblo lo que es del pueblo; No, tienen sólo el deseo de enriquecer sus arcas para poder hacer de sus empresas más competitivas en el mercado global que estamos enfrentando en estos momentos. El pueblo no es más que una justificación para que aquellos que se creen dioses puedan tener más de lo que realmente se merecen, a costas de un pueblo hambriento, un pueblo que clama día a día por un poco de pan, educación, salud, empleo, vivienda, vestidos y muchas otras cosas básicas como son alcantarillado, acueducto y alumbrado público.

El pueblo está cansado que vengan nuevamente los extranjeros a llevarse nuestras riquezas e incluso están acabando con el respeto por la dignidad humana. A caso no fueron ellos quienes se llevaron los bienes materiales que constituían nuestras riquezas como el oro y las esmeraldas; ahora vienen a robarnos también nuestra dignidad.

Como lo digo al inicio, a quién le duele lo público, a nadie, ni el mismo gobierno que teniendo los deberes de velar por su pueblo lo hace, entonces, mucho menos a los extranjeros que vienen a comprar nuestras empresas, a precios exorbitantes, pero qué se hace con esos dineros, qué se hace con los dineros de los impuestos, acaso los están invirtiendo en el pueblo o los están gastando en compra de terrenos para beneficio particular. Por ejemplo, es posible que la venta de una entidad como las empresas públicas pueda hacer tanto daño a un pueblo, pues sí, porque ahora el pueblo tiene que pagar el triple de lo que pagaba cuando esta empresa el Estado.

Veamos, hagamos un examen exhaustivo de lo que ocurre con la salud, la mayoría de los hospitales públicos, destinados al pueblo, los están acabando, es el caso del Hospital Universitario de Cartagena, donde los estudiantes de medicina de la Universidad de Cartagena ejercían sus practicas, apoyando con sus conocimientos a los médicos de base, jóvenes que daban todo de sí para cada día ser los mejores médicos. A ellos se les quitó este privilegio, debido a que el gobierno quiso privatizarlo, y ahora, qué pasa con ese hospital, ni para unos ni para otros, se ha convertido

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.1 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com