ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Poderes Facticos Y Sistema Politicos De Honduras


Enviado por   •  22 de Octubre de 2011  •  2.418 Palabras (10 Páginas)  •  688 Visitas

Página 1 de 10

Poderes Facticos y Sistema Político de Honduras

Ensayo

En nuestro país, el avance que se da de una manera silenciosa, de grupos ligados al poder económico, político y administrativo del país, en una plaga imparable y devastadora dispuesta a pisotear y quitar de su camino a todo y todos los que les represente amenaza a sus intereses ambiciosos e inhumanos, son grupos de personas que tienen en sus manos la toma de decisiones de toda una nación, decisiones que solo vienen a beneficiar a unos pocos, ponen a personas en puestos estratégicos dentro de la administración pública, personas que hacen todo lo que ha estos grupos les convienen, este tipo de grupos son los maestros de la manipulación y amenaza, hacen que estas personas piensen, actúen como a ellos les conviene, lo que les garantiza el poder en las estructuras partidarias y estatales.

Dos tipos de fuerzas controlan el poder político, según analistas consultados. La primera es de los poderes económicos de familias tradicionales que se han vigorizado y están copando las estructuras partidarias y puestas de decisión en el gobierno.

"Ellos son los grupos de poder legal, por así decirlo. Pero están los otros, ocultos y ligados al crimen organizado, especialmente el narcotráfico, que tiene una fuerte presencia en el país", "Estos grupos que no sólo paralizan sino que mediatizan reformas políticas necesarias para el país, están generando crisis de gobernabilidad y debilitando el sistema de partidos, son los que deciden los candidatos político garantizando con ello nunca perder el poder en cada uno de los sectores del país.

Las familias que ejercen mayor influencia son exponentes de comunidades de origen árabe y judío, identificadas en sectores económicos como la maquila, la energía térmica, las telecomunicaciones, el turismo, la banca y las finanzas, los medios de comunicación, la industria cementera y el comercio.

Estas familias son un clan maligno que nunca termina ya que van de generación en generación y no permiten que ninguna persona ajena a sus fines ingrese a sus grupos de oligarquía y poder. Estos grupos se apoderan de las regiones como un fantasma, y de esta manera son los que conforman los partidos políticos.

Los empresarios de la comunidad de origen árabe Miguel Facussé Barjum, inversor y agroindustrial, su yerno Fredy Nasser, Schucry Kafie, magnate de la energía térmica, y el banquero, industrial y comerciante Jaime Rosenthal son las personas más poderosas de Honduras.

Nasser y Kafie controlan el centro de la energía térmica, y la ramificación de los negocios, del primero se extiende a la concesión de los principales aeropuertos del país, así como a acciones en compañías telefónicas, entre otros. En esa línea de grupo económico sigue en importancia el empresario de la madera y accionista de bancos y de combustibles José Lamas, de origen cubano.

Y qué decir de los medios de comunicación, cuya influencia cobró fuerza, en la década de los 90, se destacan los empresarios Rafael Ferrari, Carlos Flores Facussé, ex presidente del país (1998-2002) y sobrino de Miguel Facussé, y Jorge Canahuati Larach.

Estos grupos "se interrelacionan entren sí y a nivel del sistema político hondureño, donde su mediación es muy fuerte, al grado de afirmar que ponen gobernantes, dictan la agenda informativa, dándola de una manera la información distorsionada, y solo lo conveniente y necesario para el logro de sus objetivos, estos medios de comunicación son los principales aportantes de las campañas políticas".

"La presencia de apellidos, unos en el Congreso (legislativo) y otros en el Poder Ejecutivo, no es casual. Ellos saben cómo intervenir, pedir y demandar. El Estado parece presa de ellos, y los gobiernos son el instrumento para obtener poder y ganancias", cuenta mi abuelo que antes estos grupos poderosos disimulaban mejor su ambición, y sus deseos devastadores para los pueblos más desposeídos del país, en la última década han manifestado más su deseos de enriquecimiento, y parece que aun viendo tan herido el país, habiéndolo despojado y despedazado, aun les representa ganancias con los cuales llenar sus bolsillos, se han apoderado de todas las riquezas naturales de nuestra nación, son poseedores de las mejores tierras, y del mejor patrimonio de nuestra querida Honduras.

De los siete punto cinco millones de hondureños, 65,3 por ciento vivían en la pobreza y 53,4 por ciento en la total miseria en 2005, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Estos grupos son insaciables, piden y piden. Nunca se conforman entre más tienen más quieren y cada día despojan y quebrantan más al pueblo hondureño. Ante estos grupos nadie tiene el derecho de preguntar, de pedir cuentas, de cuestionar las decisiones que estos toman, de dar ideas, y mucho menos que quiera trabajar y apoyar a su pueblo. No hay cabida a personas con ideas diferentes y a favor de los pueblos a los que se les garantice la educación, la salud, la seguridad, el empleo, la estabilidad, ya que entre menos educado este el pueblo más ignorara todas las bajezas cometidas por este tipo de grupos de poder, y con lo cual siempre tendrán sometido y cada vez más pobre a los hondureños, y que los mismos se muestren siempre sumisos y pasivos ante tanta injusticia.

Estos grupos tienen una forma muy peculiar de convencimiento e influencia hacia las personas que representan al país, en ocasiones los extorsionan y ofrecen lo que sea por tener a estos de su lado, y que decreten leyes siempre a su propia conveniencia y de no ser así hasta los amenazan haciéndolos ver que todos ellos están ahí porque ellos los colocaron en la cima y recalcándoles en todo momento que son temporales, en cualquier momento los apartan del camino, y ellos al poseer el poder absoluto se creen intocables y eternos, les hacen ver que son los dueños del absoluto del poder en todos los sectores del país. Estos grupos influyen en todas las decisiones, adquieren los contratos millonarios y participan y ganan todas las licitaciones, opinan sobre algunos nombramientos de funcionarios públicos y contratos de publicidad con el Estado.

El gobierno de Zelaya, iniciado en enero de 2006, soporta desde entonces roces con algunos de los grupos más poderosos del país, pues en su gabinete hay exponentes del sector empresarial judío que encabeza el banquero y político Rosenthal, enfrentado a las más influyentes familias árabes citadas.

Rosenthal, ha sido un aspirante presidencial en cuatro oportunidades, pertenece al gobernante Partido Liberal y tiene intereses en medios de comunicación, la industria del cemento, la exportación de carne y de lagartos, la banca, los seguros

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.1 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com