ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

VICIOS DEL LENGUAJE


Enviado por   •  25 de Octubre de 2012  •  3.282 Palabras (14 Páginas)  •  545 Visitas

Página 1 de 14

INTRODUCCION

El lenguaje o comunicación, como sabemos, es una de las competencias inherente a la vida del hombre que le permite relacionarse con los integrantes de su comunidad inmediata y con la sociedad en general. Por tanto, es muy importante que la persona se interese en emplearlo con la mayor precisión posible, es decir, que llegue al interlocutor sin ambigüedades ni redundancias o expresiones carentes de sentido.

Los vicios de lenguaje se considera como al inadecuado empleo del vocabulario que esto dificulta la mala interpretación de un escrito, existen muchas personas que tiene muy mala dicción y un vocabulario muy pobre y esto hace que los vicios de dicción aumente y que siga destruyendo el lenguaje. Algunos escritores opinan que estos vicios enriquecen el idioma pero no consideran que este uso ha llegado demasiado lejos y cada vez se vuelve más y más común desplazando así a las palabras o expresiones correctas produciendo que esto vaya aumentando cada día más. Suele pasar que muchas personas por ignorancia, descuido, o inercia alteran la esencia del idioma o emplean formas inadecuadas para comunicar sus mensajes. Cuando tales hechos se convierten en costumbre y toman carácter general se constituyen los vicios de lenguaje.

Entre los vicios más frecuentes, se encuentran las alteraciones que van en contra a la corrección, la claridad o el adecuado uso de las formas idiomáticas como son los solecismos, cacofonías barbarismos, anfibologías, extranjerismos, hiato, idiotismo, neologismo entre otros más.

VICIOS DEL LENGUAJE

¿QUÉ SON LOS VICIOS DEL LENGUAJE?

Los vicios del lenguaje son usos o formas incorrectas de hablar o escribir.

ANFIBOLOGÍA

La anfibología es el empleo de frases o palabras con más de una interpretación. También se la llama disemia (dos significados) o polisemia (varios significados) aunque estrictamente hablando una polisemia no es siempre una anfibología.

Una anfibología puede dar lugar a importantes errores de interpretación si se desconoce el contexto discursivo del enunciado anfibológico, también suele ser un recurso para sofisticar.

Una característica casi constante de las anfibologías es la ambigüedad.

Ejemplos:

 Mi padre fue al pueblo de José en su coche (Texto anfibológico) ¿En el coche de quién?

 Mi padre fue en su coche al pueblo de José.

 Mi padre fue al pueblo de José en el coche de éste.

 Se vende mantón para señora de Manila (Texto anfibológico) ¿Quién es de Manila? ¿se trata de un típico mantón de Manila o, por el contrario, de una mujer de Manila?

 Se vende mantón de Manila para señora.

 El perro de Mozart (Conocido título de una canción de Leo Maslíah) ¿Se refiere a que Mozart tenía un perro o que lo es?

 El cerdo del niño (¿El cerdo es del niño o el niño es como un cerdo?).

Se considera que en muchas "mancias" (supuestas artes adivinatorias) uno de los recursos que se dan como respuesta a los consultantes son anfibologías, por ejemplo una respuesta del Oráculo de Delfos podía ser de esta clase: «¡vencerás no morirás!» (la cuestión aquí es dónde debe estar la coma ya que el significado cambia diametralmente si se pone la coma en «¡vencerás, no morirás!» ó si se pone en «¡venceras no, morirás!», en el primer caso se sugiere la victoria del que hace la consulta, en el segundo la muerte del mismo; las llamadas artes adivinatorias suelen manejar estas ambigüedades -es decir anfibologías- para acertar siempre -por opuestas que sean- en el enunciado de sus predicciones.

 El crimen de Juan este tipo de frase es aún hoy una anfibología bastante frecuente sobre todo en los medios de difusión masiva en español ya que no queda claro si «Juan fue víctima del crimen» ó (si por lo contrario) «Juan fue el que cometió el crimen».

BARBARISMO

Barbarismo, según el punto de vista normativo reflejado en el Diccionario de la lengua española (DRAE) de la Real Academia Española (RAE), «es una incorrección que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras, o en emplear vocablos impropios».1 El concepto de barbarismo puede también incluir extranjerismos no incorporados totalmente al idioma; se trata de un caso particular de barbarismo en su primera acepción.

Los barbarismos pueden ser prosódicos, morfológicos y sintácticos, según afecten a la prosodia, morfología o sintaxis.

Los barbarismos acaban a veces siendo aceptados por los órganos reguladores normativos, ya que su uso se generaliza a todos los registros e incluso a la literatura; p. ej.: control (del francés contrôle), hoy aceptado y antiguamente considerado barbarismo.

Ejemplos de expresiones que pasan por barbarismos son:

 abajar por bajar

 accesar por acceder

 aereopuerto o areopuerto por aeropuerto

 aigre por aire

 almuhada por almohada

 ambos dos por ambos

 amolestaciones por amonestaciones

 andé por anduve

 bisted por bistec

 cabo por quepo (del verbo caber)

 captus por cactus

 cóptel por cóctel

 cuete o cobete por cohete

 delicuente por delincuente

 dentrar por entrar

 descambiar por cambiar (cuando se refiere a dinero)

 descomponido por descompuesto

 dividible por divisible

 embraye, embrage, o embriague por embrague

 erupto por eructo

 estuata por estatua

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (22.5 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com